El sí de las niñas; Leandro Fernández de Moratín

Literatura española. Siglo XVIII. Teatro neoclásico. Comedia

  • Enviado por: Xapa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

LOCALIZACIÓN:

El Sí de las niñas es técnicamente la comedia más perfecta de Leandro Fernández de Moratín. Su estreno en 1806 fue el acontecimiento dramático más importante en esos años. La comedia escrita en tres actos y en prosa sorprende por lo preciso y acertado del diálogo en cada situación, las palabras están medidas, situadas en su lugar exacto y supone una concepción moderna. Moratín plasma en esta obra la realidad diaria en que vive; aparecen de nuevo los vicios y virtudes de la sociedad burguesa. Dos son los temas esenciales: el derecho a la libertad de elegir pareja y la educación de la mujer. El Si de las niñas se desarrolla en una posada de Alcalá de Henares, en un tiempo que abarca desde las siete de la tarde a las cinco de la madrugada del día siguiente.

El Sí de las niñas es el máximo exponente de la comedia neoclásica, las reglas se cumplen estrictamente; los tres actos se corresponden con el contenido: planteamiento de la situación, desarrollo y desenlace que, además de ser didáctico agrada, todo ello trazado de forma matemática. Los personajes están bien delineados y son plenamente españoles. Todos ellos están comprometidos con sus problemas sociales, desde los criados hasta la viuda burguesa que es doña Irene, la más criticada de la obra. En esta comedia de Moratín, quizá reflejo de su propia intimidad tan defendida. Se plasma su contradicción humana, su lucha entre razón y sentimiento que se resuelve con el triunfo de este último. Esta obra cierra la producción original de Moratín, culpando de ello a las críticas y ataques que recibió pero, era muy difícil, superar la precisión de reglas, argumento y lenguaje que se da en su última obra.

TÉCNICA Y ESTILO:

La comedia moratiniana se adapta por completo a las normas estéticas del Neoclasicismo. De El Sí de las niñas se extraen lecciones morales, pero es, además, una comedia divertida que provoca a menudo la risa o la sonrisa del espectador. Se debe a que el autor domina el arte de presentar las cosas de un modo cómico, pero dejando translucir en el fondo de ellas una rigurosa seriedad.

­­En El Sí de las niñas, la acción se desarrolla en un único escenario: “una sala de paso con cuatro puertas de habitaciones para huéspedes” de una posada de Alcalá de Henares. Moratín puntualiza cada obra el tiempo de duración de la misma: “la acción empieza a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana siguiente”. Así el espacio y el tiempo de esta comedia son limitados; esto constituye un acierto teatral, ya que el espacio y el tiempo contribuyen a intensificar la acción. Lo reducido del espacio ha permitido que don Diego se entere por casualidad natural de la verdad de los hechos, y ese mismo reducido espacio es el que permite el sosegado coloquio con la muchacha primero, en esta escena, y a continuación, con su sobrino y con doña Irene, en escenas sucesivas. La acción es concentrada, sin acciones secundarias que distraigan al espectador, y contribuyen a ello el tiempo y el espacio reducidos. De la concentración de la acción surge en esta obra la tensión dramática, consustancial a toda obra teatral.

El diálogo cobra en esta comedia una importancia decisiva. Todo ocurre a través de él, y la feliz solución final vendrá precisamente porque los personajes han sabido dialogar sosegada y civilizadamente.

Clasificar como realista e teatro de Moratín quiere decir que este autor ha elegido un conflicto, un ambiente y unos personajes pertenecientes a la vida cotidiana. La comedia neoclásica tiene una finalidad moral y pretende ajustarse a las normas de naturalidad y racionalidad. Por ello, lo fantástico, lo alegórico o lo espectacular están excluidos. La consecución de los fines morales que Moratín pretende, lleva consigo elegir un tema enraizado en la problemática de los hombres de su tiempo y unos personajes y ambientes fácilmente reconocibles por el público. Así ocurre en esta comedia: el casamiento entre un anciano y una jovencita era corriente en la época, pero se derivaban una serie de desajustes sociales. Así mismo, todos los personajes de la obra son perfectamente verosímiles.

La lengua utilizada en los diálogos es completamente moderna. Hay pocas diferencias con el español actual. Se puede destacar la eficacia dramática de la misma. Don Diego es un caballero de edad madura, buena posición, educado culto. Todas estas características se reflejan en su forma de expresarse, que es mesurada, correcta y fluida. Las réplicas de doña Paquita son cortas, correspondientes a una persona que tiene dificultades para expresarse libremente ante sus mayores. Luego, el diálogo se ajusta perfectamente a cada situación. Los cambios de tonalidad y las pausas que interrumpen el diálogo contribuyen a ahondar el contenido sentimental de la situación. Hay que señalar la adecuación del lenguaje al tono realista de la obra. No se encuentran frases grandilocuentes, declamatorias o efectistas, sino que el diálogo discurre por derroteros de sencillez cotidiana. Conviene decir, en elogio del autor, que los propósitos morales de la obra no le han hecho incurrir en el abuso de discursos doctrinales.

ESTRUCTURA:

PARTE INTERNA:

Es la parte donde se desenvuelve el inicio de la historia, el transcurso del desarrollo y el desenlace de ésta.

INICIO: se hace una presentación de la situación física, pero a la vez explicativa. También se introduce a los personajes. Y es en donde se empieza a introducir el tema de que tratará toda la obra, los personajes principales de la introducción son Don Diego y Doña Irene, los cuales empiezan a planear la boda entre él y su hija.

NUDO: en esta parte se empieza a ver la trama de la historia, y es en donde se percibe la participación de los personajes sean principales o secundarios.

DESENLACE: se trata de la parte final del argumento, es decir, en donde se resuelven todos los conflictos, y en donde participan todos los personajes.

PARTE EXTERNA:

Primero (capítulos: I-IX)

“El sí de las niñas” está fragmentado en tres actos

Segundo (capítulos: I- XVI)

Tercero (capítulos: I- XIII)

ÉPOCA:

El sí de las niñas” fue escrito en la época del neoclasicismo. Esta época es una corriente literaria y artística, dominante en Europa en la segunda mitad del siglo XVIII, la cual aspira a restaurar el gusto y normas del clasicismo.

El nuevo código teatral, defendido por los reformistas, se basaba en:

  • La lucha por la verosimilitud

  • El ataque al confusionismo

  • La defensa de la unidad de Acción, lugar y tiempo

PERSONAJES:

La obra posee pocos personajes ya que la acción ocurre en un mismo lugar y en muy poco tiempo, estos son:

  • Don Carlos, es el sobrino de Don Diego, prometido de doña Paquita. Contrasta su valor en la batalla y su timidez ante su tío. Es un joven apasionado y valiente que no dudará en luchar por su amor contra Don Diego y contra la opinión de la sociedad.

  • Paquita es una muchacha coqueta y discreta que es obligada a casarse con un hombre mayor que ella. Es la causante del nudo de la obra, ya que debido a su educación no es capaz de demostrar sentimientos y esto la llevara a arriesgar el amor que siente por Don Carlos.

  • Don Diego es el personaje que desencadena la acción. Se le puede considerar el verdadero protagonista de la obra.

  • Doña Irene, madre de Doña Paquita, representa un personaje autoritario y ridículo que refleja la autoridad de los padres de la época sobre sus hijos.

  • Rita es la criada de Doña Irene

  • Simón es el criado de Don Diego

  • Calamocha es el criado de Don Carlos

RESUMEN POR ESCENAS:

· ACTO I

Escena I -

Don Diego, Simón

Don Diego está impacientado por la llegada de su sobrina, también está preocupado por su próxima boda.

  • Escena II -

Doña Irene, Doña Francisca, Rita, Don Diego

Rita, Doña Irene y Doña Francisca acuden a la casa de Don Diego. Francisca ha venido del convento y se ha traído consigo algunos recuerdos del convento.

  • Escena III -

Doña Irene, Doña Francisca, Don Diego

Doña Irene y Don Diego mantienen una conversación que trata sobre la educación básica.

  • Escena IV -

Doña Irene, Don Diego

Doña Irene y Don Diego tienen una conversación sobre sus anteriores matrimonios e hijos.

  • Escena V -

Simón, Doña Irene, Don Diego

Don Diego sale a dar una vuelta por el campo, pero antes queda para verse con Doña Irene para charlar.

  • Escena VI -

Doña Irene, Rita

Rita hace sus labores, mientras Doña Irene le pregunta lo que ha hecho hasta ahora.

  • Escena VII -

Calamocha

Calamocha llega cargado y cansado y deja todas sus cosas en la mesa, después oye a Rita cantar.

  • Escena VIII -

Rita, Calamocha

Calamocha se encuentra a Rita y empiezan a interrogarse. Calamocha le dice que ha venido con la pareja de Doña Francisca.

  • Escena IX -

Doña Francisca, Rita

Doña Francisca está llorando porque su madre le ha dicho que tiene que querer a Don Diego. Cuando Rita le dice que va a llegar Don Carlos, se impresiona mucho.

· ACTO II

  • Escena I -

Doña Francisca

Doña Francisca se encuentra enamorada de Don Carlos.

  • Escena II -

Doña Irene, Doña Francisca

Doña Irene riñe a su hija por haber dejado a su madre sentada y no haberla llamado. Doña Irene le dice que no le está riñendo, si no aconsejando.

  • Escena III -

Rita, Doña Irene, Doña Francisca

Llega Rita con las velas. Doña Irene le dice a Rita que le lleve una carta al mozo de la posada. Pero al final dice que se la lleve a Simón. Doña Irene pide a Rita la cena.

  • Escena IV -

Doña Irene, Doña Francisca

Doña Irene le dice a su hija que Don Diego no llega aún porque se habrá entretenido con alguien. Doña Francisca le dice a su madre que nunca se apartará de ella.

  • Escena V -

Don Diego, Doña Irene, Doña Francisca

Llega por fin Don Diego, su retraso se debe a que se tropezó con un rector y un doctor. Después mantienen un diálogo prematrimonial. Al final todos acaban llorando de emoción.

  • Escena VI -

Rita, Doña Francisca

Rita le dice a Doña Francisca que ya ha llegado.

  • Escena VII -

Don Carlos, Doña Francisca

Don Carlos le dice a Doña Francisca que si realmente se quiere casar con Don Diego. Ella dice que no lo ignora. Don Carlos le va a decir a Doña Irene que Doña Francisca no se quiere casar con Don Diego, si no con él.

  • Escena VIII -

Rita, Don Carlos, Doña Francisca

Don Carlos y Doña Francisca se despiden.

  • Escena IX -

Don Carlos, Calamocha, Rita

Don Carlos dice que no le quitarán a Doña Francisca, y que este arrebato se debe al capital. Calamocha le dice que se vaya con él a cenar. Ven a llegar a Simón.

  • Escena X -

Simón, Don Carlos, Calamocha

Se saludan y empiezan charlar. Don Carlos le pregunta a Simón que donde está su tío, Don Diego.

  • Escena XI -

Don Diego, Don Carlos, Calamocha

Don Diego y Don Carlos se saludan. Don Diego cree que le ha pasado algo. Don Diego echa de su casa a Don Carlos y a Calamocha.

  • Escena XII -

Don Diego, Don Carlos

Se despiden formalmente.

  • Escena XIII -

Don Diego

Don Diego dice que Don Carlos es muy dócil.

  • Escena XIV -

Doña Francisca, Rita

Doña Francisca y Rita comentan el silencio que hay en la casa.

  • Escena XV -

Simón, Doña Francisca

Simón le dice a Doña Francisca que se han ido Don Carlos y Calamocha hace unos minutos. Simón se va a dormir.

  • Escena XVI -

Rita, Doña Francisca

Doña Francisca cree que Don Carlos la ha engañado.

· ACTO III

  • Escena I -

Don Diego, Simón

Don Diego se va a dormir al cuarto de Simón porque en el suyo no se puede. Simón se despierta y comentan el tema de Don Carlos y Calamocha. Después oyen una canción procedente de la calle.

  • Escena II -

Doña Francisca, Rita, Don Diego, Simón

Doña Francisca y Rita saben que es Don Carlos. Después se van a otra parte.

  • Escena III -

Don Diego, Simón

Don Diego le dice a Simón que busque una carta por el suelo.

  • Escena IV -

Don Diego

Don Diego no sabe sobre quien ha de caer la cólera.

  • Escena V -

Rita, Don Diego, Simón

Rita busca la carta y se tropieza con Don Diego y Simón, éstos le preguntan que hace a esas horas.

  • Escena VI -

Doña Francisca, Rita

Doña Francisca le pregunta a Rita que si ha aparecido la carta. Rita dice que no.

  • Escena VII -

Don Diego, Simón, Doña Francisca, Rita

Don Diego le dice a Simón que vaya a ver si ya han salido Don Carlos y Calamocha.

  • Escena VIII -

Don Diego, Doña Francisca

Don Diego le dice a Doña Francisca Que le diga lo que le pasa. Doña Francisca le dice que si su elección para elegir marido fuese libre no se casaría con nadie.

  • Escena IX -

Simón, Don Diego

Simón ve a Don Carlos y a Calamocha ya en camino y Simón le dice que vayan a ver a Don Diego.

  • Escena X -

Don Carlos, Simón

Don Diego le pregunta a Don Carlos que donde ha estado. Don Carlos le dice que ha estado en el mesón de afuera y que entró un momento en la ciudad. Don Diego se entera que a Don Carlos le gusta Doña Francisca y Don Diego le pide explicaciones. Don Carlos le dice a Don Diego que Doña Francisca nunca le entregará el corazón, y que ella llora por Don Carlos. Don Diego se enoja. Doña Irene se acerca y Don Diego le dice a Don Carlos que no se vaya y que se esconda.

  • Escena XI -

Doña Irene, Don Diego

Don Diego le dice a Doña Irene que Doña Francisca está enamorada de Don Carlos y le dice que se case con él, no con Don Diego. Doña Irene llama a Rita y a su hija.

  • Escena XII -

Doña Francisca, Rita, Doña Irene, Don Diego

Doña Irene le pide explicaciones a su hija y leen la carta. Después la madre dice que la va a matar.

  • Escena XIII -

Don Carlos, Don Diego, Doña Irene, Doña Francisca, Rita

Llega Don Carlos y Don Diego acepta que los dos se casen. La madre también acepta el casamiento de Don Carlos y Doña Francisca.

OPINIÓN PERSONAL:

Bueno, es un libro que en parte me ha gustado y en parte no. Porque no comparto las ideas de la protagonista Paquita, ni mucho menos las de su madre. No podría someterme a algo así sólo porque lo ha decidido mi madre. Me enfada la actitud de doña Irene durante la obra.

Me ha gustado mucho porque ha tenido que ser precisamente un hombre quien solucione la situación, incluso sabiendo que es el mayor perjudicado. Y el único que va a salir perdiendo. Me gusta que dé fe por el amor verdadero y libre y que lo reivindique contra los matrimonios de conveniencia tan abundantes en esa época, (y hoy en día).

Creo que todo se resuelve gracias a la suerte pero pienso que debía haber sido Paquita quien se rebelara ante su situación y hacer comprender a su madre que ya está enamorada, pero de otra persona, que tiene vida propia y es ella misma quien tiene que decidir su camino para eso es la que luego tendrá que atenerse a las consecuencias de sus decisiones.

Pero, claro, como lo que manda es el dinero, en aquella época era una de las formas de conseguirlo por las mujeres que se veían en una situación como esta.