El sí de las niñas; Leandro Fernández de Moratín

Literatura española del siglo XVIII. Teatro neoclásico. Ficha técnica. Argumento. Época. Ambientación. Personajes

  • Enviado por: PeTaRdO
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en gestión de empresas de servicios turísticos
Churruca Formación
El sector turístico se caracteriza por constituir una actividad económica fructífera y repleta de posibilidades....
Solicita InformaciÓn

Formación Superior en Dirección y Gestión de Alojamientos Turísticos
EducaciOnline
Haz tu curso a distancia de Formación Superior en Dirección y Gestión de Alojamientos Turísticos y Hoteles....
Solicita InformaciÓn

publicidad

El sí de las niñas (Leandro Fernández de Moratín)

I-.Ficha técnica:

-Autor: Leandro Fernández de Moratín.

-Nacionalidad: Nació en Madrid en el año 1760.

-Titulo de la obra: El sí de las niñas.

-Género literario: Teatro, comedia neoclásica.

-Editorial: Anaya.

II-.Argumento de la obra:

ACTO 1

Este primer acto trata de que Don Diego, de acuerdo con Doña Irene (madre de Doña Francisca) han concertado el matrimonio de Don Diego con Doña Francisca, sin consultar para nada la voluntad de la niña, a quien la madre arranca el “sí” de un modo violento sabiendo que la niña siempre la obedece por encima de todo. Pero Doña Irene está enamorada del sobrino de Don Diego, al que conoce por Don Félix, llamado realmente Don Carlos, sin saber esto Doña Francisca.

En este acto se observa que ha servido al autor para plantear el enredo: Doña Paquita ama a otro hombre, un tal Don Félix, que le va a salvar del matrimonio con Don Diego. Con este pequeño relato de como está la situación, comienza a palparse la intriga y la emoción que caracteriza este acto.

ACTO 2

Doña Francisca se encuentra nerviosa y presionada por su madre, en una conversación en la que aparece Don Diego preguntando por el amor de la pareja queriendo saber si el amor era verdadero y si la relación llevaba buen camino, pero Doña Irene no le deja contestar y prácticamente le obliga a responder que todo va bien, sin tener en cuenta los sentimientos de su hija. Más tarde Don Carlos le declara su más sincero amor y se dirigen rápidamente a cenar.

En la cena, Simón (criado de Don Diego) se encuentra a Don Carlos y a Calamocha (criado de éste) preguntándoles que qué hacían en el mismo hostal.

Después tras hablar el tío y el sobrino, Carlos se ve obligado a marchar a Zaragoza o a pasar la noche fuera de la ciudad. Todo esto origina el enfado de Doña Francisca quien acude al cuarto de Don Carlos y ve que no está.

Este final triste y preocupante contrasta vivamente con el esperanzador y alegre del Acto I y consigue dejar en suspense la atención del espectador que ve deshechas las posibilidades de que se reúnan los amantes.

ACTO 3

Doña Francisca se muestra resuelta al no ceder ni a ruegos ni a amenazas cuando llegue el momento de pronunciar el “si”definitivo; pero los dos enamorados se encuentran perdidos al enterarse Don Carlos de que su rival es Don Diego, su tío y bienhechor. La amorosa pareja renuncia a su felicidad, resignándose a su triste suerte; pero Don Diego, enterado del sacrificio que se habían impuesto, desiste de sus propósitos y convence a Doña Irene de que debe casar a su hija con Don Carlos, no sin que la testaruda señora proteste de que la muchacha sea capaz de querer a otro hombre que no sea designado por ella.

Así termina el acto III y la obra entera. El acto está montado en torno a la figura de Don Diego que pasa de ser amante correspondido a burlado, y posteriormente a ser juez y abogado de los jóvenes y de la sociedad en general. Final edificante, con arrodillamientos, lágrimas y perdón, que deja un sabor melancólico por la abnegada renuncia de Don Diego, que a costa de sacrificarse personalmente permite la felicidad de la pareja

III-.Época y ambientación:

Esta obra es escrita en el siglo XVIII y toda la obra se da en una posada.

IV-.Personajes:

Esta obra consta de solo siete personajes que son:

  • Don Carlos: es un joven instruido, buen chico y sumiso ante su tío. Su arrojo se revela casi al final de la obra, en el momento en que Doña Irene experimenta un ataque de ira.

  • Doña Irene: es una señora avasalladora, que se mueve por un sentido práctico que raya en egoísmo; habla sin parar y, cuando descansa, escribe cartas.

  • Doña Francisca: es una muchacha obediente y juiciosa, que finge ser ingenua, pero que se siente culpable porque vive la emoción del amor contrariado.

  • Don Diego: es el personaje que interviene en más escenas. Siendo un caballero razonador, franco, generoso y comprensivo, se siente atado a la opinión de la gente por el paso que va a dar.

  • Rita, Simón y Calamocha: estos tres personajes son los tres criados, los tres tienen caracteres muy cómicos.

V-. Ideas más destacables:

La idea mas destacable de de esta obra es el matrimonio por interés.

VI-.Estilo del escritor y de la obra:

Con el triunfa la formula de la comedia neoclásica, que tan rechazada fue por los defensores del teatro barroco. “El si de las niñas” es una comedia en prosa.

VII-.Opinión personal:

Bueno, es un libro que en parte me ha gustado y en parte no. Porque no comparto las ideas de la protagonista Paquita, ni mucho menos las de su madre. No podría someterme a algo así sólo porque lo ha decidido mi madre. Me enfada la actitud de doña Irene durante la obra.

Me ha gustado mucho porque ha tenido que ser precisamente un hombre quien solucione la situación, incluso sabiendo que es el mayor perjudicado. Y el único que va a salir perdiendo. Me gusta que dé fe por el amor verdadero y libre y que lo reivindique contra los matrimonios de conveniencia tan abundantes en esa época, (y hoy en día).

Creo que todo se resuelve gracias a la suerte pero pienso que debía haber sido Paquita quien se rebelara ante su situación y hacer comprender a su madre que ya está enamorada, pero de otra persona, que tiene vida propia y es ella misma quien tiene que decidir su camino para eso es la que luego tendrá que atenerse a las consecuencias de sus decisiones.

Pero, claro, como lo que manda es el dinero, en aquella época era una de las formas de conseguirlo por las mujeres que se veían en una situación como esta.