El sí de las niñas; Leandro Fernández de Moratín

Literatura española del Siglo XVIII. Teatro neoclásico. Argumento. Tema. Personajes

  • Enviado por: J. Nebreda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

El sí de las niñas

Autor: LEANDRO FERNANDEZ  DE MORATIN

Marco histórico y Social
Durante el reinado del ilustrado Carlos III (1759-1788), la influencia
francesa en España condujo a la adopción de formas artísticas
neoclásicas y a una nueva manera de ver e interpretar el mundo. Los
españoles ejercieron una política centralista, encaminada a potenciar el
poder del estado. La preocupación  de los nobles por prosperidad
económica del país a llevar una política proteccionista, la agricultura,
la industria (sobretodo la textil y la construcción naval) las
comunicaciones y el comercio.
Estas tendencias, que no llegaron a ser aceptadas por el pueblo, fueron
introducidas en la literatura dramática española por Leandro Fernández
de Moratín, cuya obra más famosa es El sí de las niñas (1806). Por otra
parte, don Ramón de la Cruz continuó la tradición española con sus
sainetes (comedias de un solo acto sobre temas populares).
Los neoclásicos españoles demuestran por lo general un conocimiento muy
limitado del arte del siglo de oro; su poesía lírica refleja influencias
tanto extranjeras como de ciertos poetas renacentistas españoles, en
especial fray Luis de León, y emplean la métrica tradicional española.
Las contribuciones más duraderas a la literatura durante este periodo se
encuentran en las obras de Nicolás Fernández de Moratín y  destaca tanto
por su poesía y su obra dramática como por sus ensayos, entre los que se
incluyen las Cartas Marruecas (publicadas sueltas en el Correo de Madrid
de 1788 a 1789 y en volumen en 1793), que ofrecen una visión crítica de
la sociedad española. La polémica en torno a los méritos de la tradición
y la cultura española es característica de este periodo.
La invasión napoleónica (1808) y el régimen absolutista (1814-1833) de
Fernando VII coartaron la actividad literaria durante las tres primeras
décadas del siglo XIX.

BIOGRAFÍA
Fernández de Moratín, Leandro (1760-1828), dramaturgo español creador de
la comedia neoclásica.
Nació en Madrid en 1760. Hijo de Nicolás Fernández de Moratín, estuvo en
contacto con el grupo de intelectuales y literatos del Madrid de la
época de s Carlos III. Fue amigo de Jovellanos y, como él, liberal y
defensor de las ideas de la Ilustración, lo que le costó algún
destierro. Viajó por Francia, Inglaterra e Italia, países en los que se
interesó por los últimos movimientos teatrales y sobre los que escribió
interesantes libros de viajes.
Además de su sátira en prosa, La derrota de los pedantes (1789), sus
obras teatrales más importantes son La comedia nueva o el café (1792),
en la que somete a crítica al teatro dominante en su época, y El sí de
las niñas (1806), obra que ataca sin paliativos la educación severa y
poco formativa que recibían las mujeres en la época y preconiza la
libertad de las jóvenes para elegir marido, tema ya visible en El viejo
y la niña, de 1790. El barón es de 1803 y La mojigata de 1804. En 1825
se editaron en París sus Obras dramáticas y líricas. Importante para
estudiar la evolución del teatro en España es su ensayo sobre los
Orígenes del teatro español, que se publicó póstumamente, en 1883.
Tradujo Hamlet de Shakespeare en 1798 y adaptó a la escena española dos
obras de Molière: La escuela de los maridos y El médico a palos. Murió
en 1828 en París, y está enterrado en el cementerio de Père Lachaise,
entre Voltaire y La Fontaine.

ESTUDIO DE LA ESTRUCTURA Y CONTENIDO

con don Diego. Facilita la unidad de acción el escaso número de
personajes y, aunque en la obara Estructura:

El í de las niñas conta de tres actos, que suponen la presentación del
problema, la complicación del enredo, y el desenlace, con una
distribución equilibrada de los climax. Aunque los actos están divididos
en escenas, puede descubrirse otra división interna en secuencias
dramáticas.

De acuerdo con la preceptiva, Moratín respeta las tres unidades
clásicas. En cuantro a la  unidad de tiempo, los sucesos abarcan un
período de diez horas: la acción comienza a las siete de la tarde y
termina a loas cinco de la mañana siguiente. La luz juega un papel
simbólico en el desarrollo de la comedia, que comienza con el paulatino
oscurecimiento del día y termina con las luces del alba, que simbolizan
el triunfo de la razón y el buen sentido. Se ese modo, las referencias a
la luz actúan como elemento deunidad a lo largo de la comedia.

La unidad de lugar exigía que todos los personajes confluyeran en un
punto determinado, donde se desarrollaría la acción. Esto, que podría
poner en peligro la verosimilitud en pro de la casualidad, lo salva
Moratín eligiendo como lugar de reunión uno que lo era en la vida
cotidiana: la sala de una posada, que por sí misma es un lugar de paso,
lo que permite la confluencia verosímil de los diferentes personajes de
la acción. Además, la posada es el marco oportuno para hablar de viajes
y de otros lugares geográficos, como lo hacen los personajes, de manera
que, sin faltar a la unidad de lugar, los diálogos ensanchan el marco
espacial que delimitan las reglas.

La unidad de acción viene dada por un único problema que resolver: el
futuro matrimonio de Paquita, enamorada de don Carlos, y coaccionada por
su madre a csarse aparecen amos y criados, éstos no son , como podía
ocurrir en el Siglo de Oro, protagonistas de una acción paralela, sino
que están en función de la principal. Moratín emplea varias veces un
recurso que, además de evitar la posible monotonía derivada de una
acción única, aporta perspectiva a los hechos que el espectador
contempla en presente. Consiste en que un personaje relate a otro hechos
sucedidos fuera de las diez horass que abarca la comedia,
introduciéndolos por medio de fórmulas como <<ya te acuerdas>>  y otras.



Contenido:

El tema de El sí de las niñas responde a un problema frecuente en la
época, el de los marimonios desiguales, unido a una equivocada educación
de la mujer. El matrimonio desigual no era tan frecuente en el aspecto
social, de cónyuges de distinta clase, como en cuanto a la edad de ambos
contrayentes

En El sí de las niñas una muchacha joven se ve obligada a casarse con un
hombre de bastante más kl--ledad, por la coacción de su madre, viuda y
en mala situación económica, que buscando colocar a su hija, no cuenta
con sus sentimientos. Paquita, la protagonista, está enamorada de don
Carlos, que resulta ser sobrino de don Diego, lo que posibilita el final
feliz una vez resuelto el enredo, ya que no sólo Paquita, sino también
su madre, ven colmados sus objetivos. De otro modo, también don Diego
consigue su propósito, pues a lo que verdaderamente aspiraba era a una
vejez en compañía.

La obra está escrita en prosa, como La comedia Nueva (1792). Las
anteriores comedias de Moratín - El viejo y la niña (1790), El barón
(1803) y La mojigata (1804)- están en verso.

A continuación referiré el resumen por cada acto y escenas que  lo
componen:


ACTO PRIMERO

Escena primera
Don Diego y  Simón

Don Diego y  su sirviente Simón se encuentran en una posada de Alcalá de
Henares. Don Diego se quiere casar con doña Francisca pero el prometido
de doña Francisca es don Carlos.


Escena segunda
Doña Irene,doña  Francisca, Rita y  don Diego.

Don Diego da la bienvenida a Irene y Francisca. Doña Francisca dice que
a dormido muy mal ha causda de los mosquitos. Le muestra a don diego los
abalorios que ha traido del convento.


Escena tercera
Don Diego , doña Irene,doña  Francisca

En esta escenas están todos  delante de casa charlando sobre las cosas
del pueblito y del dia.


Escena cuarta
Doña Irene, don Diego

Don Diego pregunta a doña Irene sobre las inclinaciones de su hija, qué
opinión tiene de él y de su próxima boda. Le pregunta qué opina su hija
sobre la diferencia de edad entre ambos. Doña Irene le responde que su
hija está muy complacida con la boda y que todo le parece bien y que eso
es normal en su familia ya que cuando ella se casó su marido era
bastante más mayor .


Escena quinta
Simon, doña Irene y don Diego

Don Diego quiere dar un paseo por el campo. Antes, queda de acuerdo con
Doña Irene para salir todos el día siguiente de viaje, sobre las seis de
la mañana.


Escena sexta
Doña Irene y Rita

Ddoña Irene le pregunta a Rita, la sirvienta, si ha realizado sus
labores y cómo se encuentra el tordo. Rita continúa con sus tareas.


Escena séptima
Calamocha

Calamocha , el ayudante de don Carlos entra en escena. Aparece por el
foro con botas, látigo y unas maletas.


Escena octava
Rita, Calamocha

Calamocha se encuentra con Rita en la pensión. Ella le pregunta qué
hacen allí él y don Carlos. Calamocha le responde que don Carlos al
recibir la carta de doña Paquita, lleno de amor salió corriendo en su
busca. Le pregunta por el pretendiente de docha Paquita. Rita le habla
de un señor que ha venido con sirvientes.


Escena novena
Doña Francisca, Irene

Doña Francisca aparece con signo de haber llorado y le comenta a Irene
que la causa es que su madre le sigue obligando a casarse con un señor
al que no quiere.



ACTO SEGUNDO

Escena primera
(Teatro oscuro)

Doña Francisca espera y mientras piensa que conoce el verdadero sentido
del amor


Escena segunda
Doña Irene, doña Francisca

Doña Irene aconseja y atosiga a su hija para que se case con don Diego
pese a la negativa reiterada de su hija



Escena tercera
Rita ,doña Irene ,doña Francisca

Doña Irene manda a Rita varias tareas. Doña Francisca le pregunta a Rita
si ha llegado el hombre al que ama y erita le responde que ya vendrá.
Continúa la espera.
 .

Escena cuarta
Irene,  doña Francisca

Irene insiste a doña Francisca para  que se casa con  don Diego y le da
muchas razones.


Escena quinta
Don Diego, docha  Irene y doña  Franciscaa

Don Diego viene de tomar chocolate y bollos. Al ver a doña Francisca muy
triste, le pregunta qué le pasa. Su madre le responde que está nerviosa
por la boda. Don Diego le promete amor, respeto y felicidad.


Escena sexta
Rita, doña Francisca

Rita le imforma a doña Francisca que Don Carlos acaba de llegar a la
posada.


Escena séptima
Don Carlos, doña Francisca

Don Carlos se encuentra con doña Francisca. Besos y abrazos. Doña
Francisca le indica que en la misma pensión se encuentra su madre y el
hombre con el que quieren casarla a la fuerza.


Escena octava
Rita, don Carlos y doña Francisca

Rita le dice a doña Francisca que su madre pregunta por ella y la cena
está lista.  Le sugiere tambien a don Carlos que se despidan  ya que el
día siguiente conocería a su competidor.


Escena novena
Don Carlos, Calamocha y Rita

Don Carlos maldice el futuro matrimonio de un viejo con dinero y doña
Francisca. Don Carlos y Calamocha se van a cenar y en el camino observan
a  Simón  el sirviente de don Diego. Van a internar sonsacarle  qué es
lo hace en la posada.


Escena décima
Simón, don Carlos y Calamocha

Don Carlos y Calamocha se hacen los encontradizos con Simón y le
preguntan qué está haciendo allí y si viene con  su amo. Simón responde
a la pregunta con otra pregunta  a don Carlos. Él no le aclara nada. Lo
que quiere saber es dónde está su tío.


Escena undécima
Don Diego, don Carlos, Simón y Calamocha

Don Diego se encuentra con su sobrino don Carlos en el mesón en que
ambos se hospedan.  Extrañado le pregunta el por qué de su presencia
allí y cómo es que le han dejado salir de la guarnición de Zaragoza. Don
Carlos le dice que su única razón es el verle a él. Don Diego le ofrece
dinero  y le ordena volver a Zaragoza.


Escena doce
Don Diego y don Carlos

Don Diego le da dinero a don Carlos  y ordena a sus sirvientes que le
ayuden con su equipaje y se aseguren de que regresa a Zaragoza. Ambos se
despiden.


Escena trece
Don Diego

Piensa que todo ha salido demasiado bien, luego lo sabrá de enhorabuena.



Escena catorce
Doña Francisca y Rita

Salen del cuarto de doña Irene y comentan el silencio existente en el
pasillo. No oyen la voz del enamorado de doña Francisca y suponen que
estará descansando. Comentan que cuando lleguen a Madrid ocurrirá lo
importante. Rita se va a atender al tordo ...


Escena quince
Simón y doña Francisca

Doña Francisca sale de su habitación y se encuentra con Simón. Le
pregunta si ha llegado gente nueva a la posada y Simón le responde que
han llegado un teniente coronel y su ayudante, que  despacharon la
comisión que traían y que se han vuelto a Zaragoza..

Escena dieciseis
Doña Francisca y Rita

Doña Francisca se asusta mucho , porque Rita viene muy cansada y
sudorosa, llevando la jaula del tordo. En ese momento se dan cuenta de
que don Carlos se ha marchado. Doña Francisca se siente ofendida por la
huida del hombre que al abandonarla se convirtió en  indigno, cobarde y
mentiroso.




ACTO TERCERO

Escena primera
Don Diego y Simón

Don Diego y Simón comentan cómo han dormido la noche anterior . Simón
comenta que don Carlos salió de la posada bastante triste. Don Diego
considera que merece un castigo por haber vuelto sin su permiso. Durante
la conversación oyen que alguien toca con un instrumento de cuerda. Es
desde el patio interior de la posada. Alguien empieza a cantar. Parece
que lo hace bien. Ellos no quieren saber quien es pero doña Francisca
sí, y por eso se asoma a la calle.


Escena segunda
Doña Francisca, Rita, don Diego y Simón

Doña Francisca  por la canción reconoce que el  que canta es su
enamorado. Rita a modo de señal da tres palmadas. Le responden.  Le dice
a Rita que vigile mientras ella se asoma. Le tiran una carta pero no la
encuentra  Rita oye ruidos y se apresura a retirarse de la ventana. Va
a  volver a su cuarto pero tropieza con Simón.  Tras decir ¡ay! Se
encierra en su cuarto.


Escena tercera
Don Diego y Simón

Don Diego le pregunta Simón quién es el dueño del quejido. Simón
responde que una de las damas que se asomaron.  Don Diego que ha visto
que del patio tiraban una carta le dice a Simón que la busque  cerca de
la ventana. Simón la encuentra y se la entrega. Lee la carta y se da
cuenta que va dirigida a la mujer con la que espera casarse.


Escena cuarta
Don Diego

Don Diego no sabe a quien culpar, a la madre a la hija o a ambas. De
todos modos se da cuenta de que está completamente celoso.


Escena quinta
Rita, don Diego y Simón

Rita vuelve a la ventana a buscar la carta en el mismo momento en que
Simón llega con una vela. Don Diego le pregunta a Rita qué hace allí.
Ella le contesta que fueron los ruidos lo que  le despertó. Don Diego le
pregunta si su ama está dormida y ella le responde que sí.


Escena sexta
Doña Francisca y Rita

Doña Francisca le pregunta a Rita si ha encontrado la carta. Rita le
dice que no. Añade que a quien sí encontró fue a don Diego y su criado.
Doña Francisca asume que la carta la tienen ellos y que ya no le pueden
ocurrir maayores desdichas.


Escena séptima
Don Diego, Simón, doña Francisca y Rita

Don Diego ordena a Simón que ensille su caballo, alcance a los dos
hombres y les traiga a la posada.
Don Diego ve a doña Francisca  muy madrugadora y le preguanta por su
madre.


Escena octava
Don Diego y doña Francisca

Doña Francisca se levanta con aire de no haber pegado ojo. Don Diego le
pregunta si se encuentra bien y ella responde que sí aunque ha psado una
mala noche. El le ofrece su confianza para que le confiese  lo que le
pone triste y ella le dice que no le pasa nada. El le pregunta si está
contenta con el matrimonio y con el echo de casarse con un viejo y ella
le dice que no le importa. El le dice que lo que queire es euqe sean
buenos amigos y que lo primero que debe hacer es arreglarse para no no
le vea su madre  así como está.


Escena novena
Simón y Don Diego

Vuelve Simón y le dice a Don Diego que pudo alcanzar  en el camino a los
dos hombres. Que siendo uno su sobrino le indicó que debían volver y se
encuentran en la entrada de la posada esperando.


Escena décima
Don Carlos y Don Diego

Don Diego le pregunta a don Carlos sobre sus intenciones con doña
Francisca. Don Carlos responde que su deseo es casarse con ella y que
ella le amay está de acuerdo.
Don Diego le replica que minutos antes ella le dijo que estaba dispuesta
a darle su mano .  Don Carlos responde que le daría su mano , pero no su
corazón.
Don Carlos quiere irse para no llegar a encontrarse con doña Paquita ,
pero su tio le ordena que entre  en una de las habitaciones.


Escena undécima
Doña Irene y don Diego

Doña Irene le pregunta a don diego si ya es el momento de desayunar y al
poco partir.
Don Diego le responde que tiene novedades. Que la hija de ella ama a
otra persona. Y como prueba de todo ello le enseña la carta que recogió
la noche anterior.
Doña Irene llora pensando que don Diego intenta romper su compromiso.
Finalmente llama a su hija para pedirrle una explicación.

Escena doce
Doña Francisca, Rita, doña Irene y don Diego

Don Diego le lee la carta a doña Francisca. Su madre la quiere matar.


Escena trece
Don Carlos, don Diego, doña Irene, doña Francisca y Rita

Don Carlos, pensando que están insultando a doña Francisquita, sale de
la habitación en su defensa. La madre se queda aturdida. En cambio el
tío explica quien es quien y finalmente une a los dos enamorados. Todos
contentos.

Personajes:

Don Diego: Es el verdadero protagonista de la obra, y en sus manos está
todo el desarrollo de la acción. Es un hombre culto e ilustrado en el
que prevalece la razòn sobre el sentimiento, aunque no carece de éste, y
que es generoso al sacrificarse buscando la felicidad de los jovenes
antes que la suya propia.

Don Carlos: Es presentado como el prototipo del galán ilustrado, que no
sólo es un buen militar, valiente en la gerra y leal a la patria sino
que tiene una formacion científica y aún estando enamorado, es capaz de
dominar la pasión con la razón. En cualquier caso, no es la personalidad
mejor trazada de la comedia.

Doña Irene: Resulta ser el personaje cómico de la pieza mucho más que
los criados en quienes recaiga este papel en a comedia del Siglo de Oro.
Es verdad que Rita y Calamocha contribuyen a los efectos cómicos por la
agudeza de sus diálogos, pero en Doña Irene se llega a la comicidad por
el ridículo en cualquier caso los efectos cómicos son necesarios desde
el punto de vista funcional, para que la comedia no caiga en extremos
sentimentales: También en esto se ha de mantener el equilibrio exigido
por los presupuestos neoclásicos.

Doña Francisca: Sin perder su carácter también es una figura común en su
tiempo:
La hija de familia, educada en las monjas, que se supone que no conoce
el mundo ni el amor: Sin embargo, como ocurriría tantas veces mantiene
un noviazgo secreto con Don Carlos, y lee con la complicidad de Rita,
novelas de amor a hurtadillas. En la comedia Doña Francisca  es un
personaje tratado con simpatía por Moratín , que la llama por boca de
sus personajes con diversos apelativos cariñoso: Paquita, Currita
Frasquita...

Rita: amiga y confidente de Paquita haría buena pareja con Calamocha, el
asistente fiel a don Carlos joven y chistoso en contraste con la
gravedad de Simón , criado y consejero de don Diego.



Opinión:

Obra característica del Neoclasicismo
 Porque cumple con casi todas las caracteristicas del neoclasicismo.
España condujo a la adopción de formas artísticas neoclásicas y a una
nueva manera de ver e interpretar el mundo. Estas tendencias, que no
llegaron a ser aceptadas por el pueblo, fueron introducidas en la
literatura dramática española por Nicolás Fernández de Moratín y más
tarde por su hijo Leandro Fernández de Moratín, cuya obra más famosa es
El sí de las niñas (1806).
Los neoclásicos españoles demuestran por lo general un conocimiento muy
limitado del arte del siglo de oro; su poesía lírica refleja influencias
tanto extranjeras como de ciertos poetas renacentistas españoles, en
especial fray Luis de León, y emplean la métrica tradicional española.