El show de Truman; Peter Weir

Cinematografía. Cine Americano. Comedia. Realidad o Ficción. Crítica social. Filosofía. Estereotipos. Tema: Libertad. Intimidad privada, Sinceridad. Argumento

  • Enviado por: Clara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

EL

SHOW

DE TRUMAN

1º bachillerato F

LA PELÌCULA

Truman vive en un mundo de ficción creado por Christopher, un productor de televisión. Christopher ha creado un inmenso plató cinematográfico, del mismo tamaño que una ciudad pequeña, y decorado como si lo fuera, en el que todas las personas son actores. Christopher ha estado grabando a Truman con pequeñas cámaras de televisión y emitiendo su vida en forma de serie televisiva desde que nació. Truman se da cuenta de que todo su mundo es una mentira porque conoce a una chica llamada Silvia que vive en Fidji, y al intentar ir a buscarla nota que la gente se comporta de manera extraña, que no puede salir de su ciudad, hace averiguaciones, ata cabos y al final acaba topándose con el estudio desde donde Christopher controlaba todo.

MORALEJA

En la vida hay muchas cosas que se nos presentan como reales, correctas o apropiadas, pero que no lo son. Algunos ejemplos son: el alcohol, el tabaco, las drogas, el nivel económico o los estereotipos de belleza.

El alcohol. Hay mucha gente, especialmente los jóvenes, que lo usa como medio habitual de diversión. Por ejemplo, cuando se sale por la noche con los amigos a pasárselo bien, el principal sitio al que se va es a una zona de bares de copas.

El alcohol como medio habitual de diversión, a la larga no sólo no provoca disfrute sino que lo quita. Puede crear adicción si se toma con bastante frecuencia, por lo que se considera una droga, y si se toma en grandes cantidades puede ocasionar serios problemas en incluso la muerte (en casos extremos). Las personas tímidas suelen tomarlo para desinhibirse ante la gente que les rodea, para relacionarse con otras personas o para mostrarse alegres, divertidos y sociables cuando en realidad están llenos de vergüenza, con lo que el alcohol les priva de su verdadera personalidad y les impide presentarse ante los demás como realmente son. La timidez debe vencerse gracias a la fuerza de voluntad y a las ganas de relacionarse con los que nos rodean, no mediante el alcohol. Tomarlo de vez en cuando no sería apenas dañino, pero sí si se toma de manera compulsiva.

El tabaco. El tabaco no priva de la personalidad como hace el alcohol, sin embargo también crea adicción y es igual de perjudicial para la salud que el mismo.

Algunos fumadores justifican su hábito diciendo que los cigarrillos les producen un aumento de la energía, sobre todo a la hora de despertarse por la mañana o para mantenerse despiertos a cualquier hora del día. La nicotina es un estimulante cuyo efecto es parecido al de la adrenalina, y es un compuesto adictivo. El grado de adicción depende de cuánto se ha fumado y de cuánto tiempo se lleva haciéndolo. Esta adicción, para la mayoría de los fumadores es tanto física como psicológica, y su elemento fundamental es la pérdida de control: la nicotina hace sentirse tan bien al fumador que éste no puede controlar su deseo de consumirla. Una persona puede no ser capaz de dejar de fumar, aun sabiendo que el tabaco es muy perjudicial para su salud. La nicotina puede causar tanta adicción como el alcohol, la heroína y la cocaína.

Ciertas personas fumadoras aseguran que cuando están nerviosas, fumar les tranquiliza y les proporciona algo que hacer con las manos, e incluso que les da seguridad.

La mayoría de la gente que fuma empieza a hacerlo en la adolescencia, y hay más posibilidades de que una persona comience a fumar si sus padres y amigos también lo hacen. La mayoría de los adolescentes que fuman había estado en contra de hacerlo cuando eran más jóvenes.

Las drogas. Las drogas de las que una persona puede hacerse adicta son, entre otras: compuestos de cannabis, alucinógenos, drogas de diseño, opiáceos y opioides, depresores del sistema nervioso central, estimulantes del sistema nervioso central, e inhalantes.

El abuso de medicamentos de prescripción, sobre todo de analgésicos y tranquilizantes, está muy extendido. Una persona que tenga una dependencia de medicamentos puede obtenerlos a base de solicitar recetas de distintos médicos.

Las drogas ilegales, como la marihuana, la cocaína, los alucinógenos (LSD y PCP), la metanfetamina y los narcóticos se usan para relajarse, experimentar euforia, relazar la actividad sexual o realzar los sentidos. Algunos atletas también las consumen para mejorar su rendimiento. Pueden ser extremadamente peligrosas para la salud debido a su naturaleza, su potencia desconocida y el riesgo de contaminación de otras sustancias peligrosas. La mayoría son muy aditivas.

El sociólogo y filósofo español Antonio Escohotado insistía en la legalización de las drogas. Opinaba que había que conocer muy bien las drogas y controlarlas para que no te dominen. Según él, si no se era lo bastante responsable para ejercer control sobre las drogas, era mejor no probarlas. Sería peligrosísimo extenderlas a todo el mundo, especialmente a los jóvenes y adolescentes, ya que éstos no son aún muy conscientes de los riesgos que entrañan.

Nivel económico. En la sociedad actual existe la creencia de que una carrera universitaria es imprescindible para encontrar un trabajo “bueno”, cuando una persona puede preferir hacer un módulo profesional, o estudiar un ciclo de grado técnico en lugar de ir entrar en la Universidad. También se considera más importante tener un trabajo bien remunerado antes que tener una profesión que realmente nos guste y con la que nos sintamos satisfechos, es decir, que se valora más el “tener” que el “ser”.

Esta primacía del “tener” sobre el “ser” hace que se dé más importancia a los bienes materiales que se tienen que a las relaciones afectivas entre la gente o a la manera de ser de cada uno; alguien puede haber tenido mucho éxito social y haber triunfado en todo lo que se ha propuesto y sin embargo ser una persona mediocre, o no tener a nadie que lo aprecie por cómo es realmente como persona.

Los estereotipos de belleza. Hace 30 ó 40 años el estilo de belleza era muy distinto del actual: Marilyn Monroe, “Sex symbol” de su época, no tiene nada que ver con las modelos actuales; ella es una mujer más bien rellenita, con muslos y caderas anchas, mientras que las modelos actuales son mujeres altas, rubias y muy delgadas.

Por influencia de la moda actual, enfermedades como la anorexia y la bulimia hacen mella en la población joven; la mayor parte de las personas que sufren una de ellas son mujeres, que por lo general son más susceptibles a la moda que los hombres.

A nivel personal, lo que realmente importa no es el aspecto físico, sino la belleza interior, y cómo nos valoramos a nosotros mismos.

Se puede parecer atractivo/a al sexo opuesto, pero cuando se está con la pareja lo que realmente importa es el mundo interior, si se es inteligente, culto, amable, etc.; y eso es algo que la moda no transmite especialmente.

En la película, Truman encuentra la verdad de su mundo porque empezó a buscar a Silvia, que era el sentido que le había dado a su vida; si queremos encontrar aquellas cosas que se nos presentan como verdaderas, que en realidad son falsas, debemos darle un sentido a nuestra vida y, como Truman, luchar por él hasta conseguirlo.