El señor de los anillos; John Ronald Reuel Tolkien

Literatura universal contemporánea siglo XX. Narrativa fantástica de aventuras. Las Dos Torres. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Ynjurie
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

El Señor de los Anillos: Las Dos Torres

Aragorn subió la colina en busca de los hobbits (Merry y Pippin), cuando llegó a la cima oyó gritos que venían de allá debajo de la colina, eran gritos de orcos, y escuchó también el cuerno de Boromir, y acudió en seguida.

Lo encontró a una milla de la colina; su cuerpo estaba lleno de flechas y su arma estaba rota. Boromir (un humano) le dijo a Aragorn (un humano) que le había intentado quitar el anillo a Frodo (el hobbit que llevaba el Anillo Único), pero Frodo no se lo dio y huyó, y después de decir eso él murió. Después llegaron Legolas (un elfo) y Gimli (un enano), y Aragorn les contó todo y después fueron a sepultar a Boromir, pero como no contaban con los materiales, lo subieron en un bote y lo dejaron ir por el río, con todas sus armas y las armas de los orcos que había matado.

Cuando vieron los botes, les faltaba uno, y sacaron la conclusión de que Frodo se había ido con Sam (un hobbit), y después se dirigieron en la búsqueda de Merry y Pippin.

Los tres compañeros cruzaron por sobre una colina, y luego llegaron al valle que estaba del otro lado, y allí descansaron. Después de ponerse de acuerdo, siguieron por un riachuelo que había en el valle y encontraron algunos orcos muertos. Después sacaron la conclusión de que otros orcos habían matado a aquellos orcos. Después buscaron y encontraron las huellas de los orcos, y subieron una colina, y desde hay Aragorn vió Gondor, que era la tierra de los hombres. Descendieron y divisaron unas sombras a lo lejos, y fueron a perseguirlos, y encontraron entre las huellas de los orcos algunas huellas de los hobbits, y también encontraron un broche del cinturón de Pippin, y luego decidieron descansar en la noche y partieron por la mañana sin mucho éxito.

Al amanecer partieron, cruzaron una colina y luego volvieron a dormir. En la mañana partieron, y después de un rato Aragorn vio una sombra y los tres se echaron a tierra, y después Legolas logró ver que eran jinetes, muchos jinetes. Los esperaron y cuando llegaron, Aragorn habló con el que los conducía y consiguió que le prestaran tres caballos. También al jinete, que se llamaba Éomer, les contó que el había matado a los orcos, pero no se vió ningun hobbits con ellos. Partieron los tres en buscas de los hobbits, y de vez en cuando, encontraban orcos muertos en el camino, y llegaron al lugar donde los jinetes habían matado a los orcos, pero no vieron ningun cuerpo que pudiera ser el de los hobbits.

Cuando iban a dormir, ven a un tipo con una capucha apoyado en un bastón, y cuando se levantaron, desapareció y los caballos huyeron, y después de eso durmieron.

Y por otro lado, Pippin soñaba que estaba atrapado por orcos, y cuando despertó se dio cuenta de que era verdad, y de que Merry estaba atado (al igual que él) un poco mas lejos. Pippin después se acordó de todo, cuando él y Merry huyeron de los orcos, y Boromir los ayudó, pero no fue suficiente y lo raptaron.

Pippin se empezó a preguntar si Merry estaba bien, y porque los orcos no los habían matado. Los orcos se le acercaron y les dijeron que descansaran (pero se lo dijeron de mala gana), porque el camino era muy largo.

Después escuchó que los orcos discutían, y se dio cuenta que eran tres tribus de orcos, las tres de diferentes lugares. También se dio cuenta que los orcos no los habían matado porque pensaban que ellos tenían el Anillo Único.

Después de una larga caminata, y de muchas discusiones, una de las tribus de los orcos se separo. Después esa tribu volvió y se dieron cuenta que los jinetes venían a matarlos, y acabaron con algunos orcos, pero los mas hábiles escaparon.

Cuando los jinetes estaban a algunos metros de los orcos (en la oscuridad) los dos hobbits se dieron cuenta de que un orco, que era el jefe de la tribu que se había escapado, los estaba tocando para ver donde tenían el Anillo, supuestamente. Los dos hobbits astutos lograron engañar al orco y este los desamarro y los llevo lejos, y hay un jinete lo mato, y el orco lanzo un terrible grito, que los demás orcos lograron escuchar, pero los otros orcos igual los mataron. Los dos hobbits, Merry y Pippin, huyeron lo más rápido posible y llegaron muy lejos y así escaparon de los orcos.

Después llegaron a un bosque, y hay se pusieron a descansar y a beber agua del río que había hay.

Después ellos se adentraron en el bosque, y subieron una colina, y hay se encontraron con un ent (los ents son árboles que pueden hablar y moverse, y son seres muy antiguos y sabios). Los hobbits le dijeron muchas cosas al Ent. Le informaron de la muerte de Gandalf, y después ellos dijeron que tenían hambre, y el ent los tomó y los levanto en sus ramas, llevándolos a la sala del manantial, dentro del bosque.

Hay el ent, que tenía el apodo de Barbol, les dio de tomar y de comer. Después los hobbits le contaron toda su travesía, sin nombrar el Anillo. Barbol estaba sorprendido, pero a la vez se sentía traicionado por Saruman.

Barbol les empezó a hablar a los hobbits sobre los orcos, y de que por culpa de ellos, muchos ents habían muerto, y de que de los ents antiguos quedaban 3: Él, Finglas y Fladrif, como los llamaban los elfos, pero las demás criaturas les llamaban Zarcillo y Corteza. Pero Zarcillo esta cada vez más dormido y Corteza vive en la falda de las montañas, cerca de Isengard, que es la tierra de Saruman, y hay Corteza a sido herido por los orcos.

También les contó a los pequeños hobbits que ellos eran pocos porque no se podían reproducir, ya que las ents-mujeres se habían ido, y nunca más las encontraron, y después de la historia se fueron a dormir. Al despertar, Barbol les dijo a los hobbits que irían a la Cámara de los Ents, que era un lugar en el que se reunían los Ents. Partieron hacia la Cámara de los Ents, Barbol llevaba en cada brazo a un hobbit, y llegaron. Era un lugar con forma de tazón, y allí ya habían llegado algunos Ents. Cuando llegaron todos los ents, empezaron el consejo, y Barbol les dijo a los hobbits que fueran a un manantial de por hay cerca ha refrescarse, ya que los Ents son criaturas muy calmadas, y por ende, lentas para hacer sus cosas. Hay fueron los hobbits, y empezaron a preguntarse entre ellos cosas como donde estaba Isengard, como era, y como los Ents, que eran tan calmados, podían atacarlo. De repente aparece Barbol con otro ents de apariencia mas joven y Barbol les dijo que se llamaba Bregalad, y que venia a hacerle compañía a los hobbits.

Bregalad, o Ramaviva como se le llamaba en el lenguaje de los hombres, los llevo a dar un paseo, después los llevo a su casa entica, que era parecida a la de Barbol, y hablaron de su antiguo hogar, que había sido devastado por los orcos, y Ramaviva les canto una canción sobre su antiguo hogar, y los hobbits se durmieron. Al día siguiente igual estuvieron con Ramaviva, pero no se fueron muy lejos de la casa, y no hablaron mucho, y volvieron a dormir. Al tercer día se reunieron con los ents, y partieron hacia Isengard, y en el camino cada vez mas ents se integraban al grupo

Por otro lado, Gimli, Aragorn y Legolas encontraron una cuerda cortada, y sacaron la deducción de que al menos uno de los hobbits había logrado sobrevivir, y siguieron buscando huellas, hasta que llegaron al bosque de Fargorn, y se adentraron en este, cuando de repente ven a un hombre viejo, parecido al que les robó los caballos, y ellos se pusieron a la defensiva, cuando se dan cuenta de que ese individuo era Gandalf.

Con Gandalf hablaron sobre las cosas que habían pasado. Gandalf les contó como había logrado sobrevivir: Cuando él iba cayendo con el Balrog, se montó en él para no morir al final del precipicio en el que había agua. El Balrog ahora era solo barro, y Gandalf lo siguió hasta que salieron de las Minas de Moria. Después Gandalf lo mató y estuvo mucho tiempo desnudo y sin comida, hasta que Gwaihir, El Señor de los Vientos, lo rescató (el era un águila enorme). Después lo llevó a Lothlórien y desde hay fue hasta que encontró a los tres compañeros. También les contó que había visto a Pippin y Merry, así que Aragorn, Legolas y Gimli dejaron de preocuparse por ellos, y partieron a Edoras.

Allá, en Edoras, se dirigieron al castillo de oro, en busca de su rey. Antes de entrar, un guardia los detuvo y fue a preguntarle al rey si podían entrar, y el rey le dijo que si, pero tenían que dejar sus armas afuera del castillo. Gandalf se enfadó y entró, sin obedecer la regla del rey, con su vara.

Ya adentro, fueron y encontraron en un salón a un hombre sentado en un trono, y con el estaban un hombre y una mujer, uno de cada lado del rey. Al principio, el rey fue muy grosero con Gandalf, ya que decía que cuando el venia, una catástrofe ocurría, y el hombre que estaba con el rey, que se llamaba Grima, o lengua de serpiente como le decían todos los demás, ya que decían que el manipulaba al rey y le lavaba el cerebro, empezó a decirle lo mismo a Gandalf, pero Gandalf le dijo al rey que grima era un traicionero, porque era aliado se Saruman, y le pidió ayuda a Théoden, que era el nombre del rey, y grima lo confesó, y el rey le dio 2 opciones: Quedarse e ir a la guerra con ellos, o la otra, escapar, pero si lo volvían a ver no le iban a perdonar la vida, y el prefirió escapar. Después todos descansaron, el rey les pidió disculpas por la descortesía con que los había recibido. Después de comer y descansar, ellos llamaron a los hombres y niños que supieran cabalgar, para que fueran con ellos a combatir las fuerzas de Saruman, en Isengard, donde se encontraba la torre de Orthanc, pero antes irían al Abismo de Helm.

Cuando iban camino al Abismo de Helm, Gandalf le dice a Théoden que sigan sin él, ya que tenía que hacer algo importante. En el transcurso del camino, ellos se dieron cuenta de que los orcos los seguían de cerca, así que se apuraron y lograron llegar. Allí se reunieron con los soldados que habían hay, pero no eran suficientes para derrotar a los orcos. Cuando las esperanzas se vieron perdidas, vieron que el rey Théoden, Gimli y algunos caballeros, habían desaparecido. Pero cuando los orcos iban a entrar a la base, llegó Gandalf, el rey Théoden, Gimli y los caballeros, pero ahora venían más que antes, y mataron a todos los orcos.

Después de esa gran victoria, ellos habían recuperado las esperanzas de poder derrotar a Isengard. Partieron todos, menos algunos caballeros que se quedaron resguardando el Abismo de Helm.

Cuando estaban cerca de Isengard, vieron que todo estaba destruido, y cuando llegaron a las puertas de Isengard, vieron que habían dos personas de tamaño pequeño, y cuando los vieron bien, se dieron cuenta de que eran Pippin y Merry. Ellos los recibieron, y Gandalf con el rey Théoden fueron donde Barbol y los demás ents, mientras que Gimli, Legolas y Aragorn se fueron a una sala de Isengard a conversar con los hobbits. Los hobbits les contaron que los ents esperaron a que los orcos se fueran al Abismo de Helm para atacar Isengard. Ellos cambiaron el curso del río Isen (el río que cruza Isengard), para inundar todo, y dejaron a Saruman encerrado en la torre de Orthanc. También les dijeron que fue lengua de serpiente a ver a Saruman, y los ents lo dejaron, aunque le dijeron que no iba a poder salir después de Orthanc.

Después los hobbits fueron con Aragorn, Legolas y Gimli a ver a Gandalf. Hay Gandalf, Théoden, los hobbits, Aragorn, Legolas, Gimli y algunos caballeros fueron a las escaleras de Orthanc. Desde allí Gandalf llamó a Saruman, y este se asomo por la ventana y empezó a decirle a Gandalf, con una voz muy amable, que lo perdonaran. Después le dijo a Théoden que se unieran para hacer una alianza, y Théoden lo rechaza de forma contundente. Después Saruman le dijo lo mismo a Gandalf, y Gandalf lo rechazo de una forma más contundente que Théoden.

Después Gandalf se enojo, y le dijo que el ahora era Gandalf el blanco, y le dijo a Saruman que lo iba a dejar sin color, y en ese momento rompe la vara de Saruman, y por el enojo, lengua de serpiente toma una bola de cristal y se la tiro a Gandalf, pero fallo y Pippin la alcanzó a tomar, y Gandalf se la quito y se fueron.

Partieron de Isengard hacia el Abismo de Helm. Después de un buen rato de cabalgata, todos pararon a descansar, y justo en ese momento aparece un nazgul, que era un jinete alado, pero se va, y Gandalf grita, y les dice a los demás que tienen que partir inmediatamente, pero no al Abismo de Helm, sino que a minas tirith , y siguieron.

Por otra parte, Frodo (el portador del anillo) y Sam (su acompañante), no encontraban un camino seguro para salir de Emyn Muil, que eran las montañas donde se separo la comunidad del anillo. Intentaron bajar por una quebrada, pero les fue muy dificil, hasta que Sam saco su cuerda y pudieron bajar. Allá abajo, en la noche, estaban descansando, cuando de repente escuchan como si hubiese alguien cerca, bajando por la quebrada. Los dos hobbits van cautelosamente a ver que era, y era Gollum, un ser repugnante que había tenido el anillo, pero el anillo lo controlo, y el ahora quería recuperar el anillo, o como el lo llamaba, su tesoro. Cuando bajo, los hobbits le saltaron encima, y con la cuerda le ataron un pie con un extremo, y del otro extremo lo sujetaba Sam para que no escapara. Después Frodo le ofreció soltarlo, con la promesa de que lo llevaría a Mordor, y Gollum acepto.

Lograron salir de Emyn Muil, y se dirigieron a Mordor a través de las Ciénagas. Allí descansaron, y Frodo se quedo dormido, y Sam descansaba con los ojos cerrados, y oyó hablar a Gollum con su otra personalidad, que se llamaba Smeagol, y discutían sobre quitarle o no el anillo a Frodo, y cuando estaba a punto de decir si Smeagol a Gollum (porque Smeagol se podría decir que era Gollum antes de haber tenido el anillo), Sam, que había escuchado todo, abre los ojos y le pregunta la hora a Gollum, y Frodo despierta y siguen su travesía. Cuando caminaban a través de las putrefactas aguas, vieron muertos bajo estas, y los dos hobbits se alarmaron, y Gollum les dijo que eran las almas de los que murieron en las guerras disputadas cerca de Mordor, y que por eso recibía el nombre de la “Cienaga de los Muertos”.

Después, llegaron a Mordor, a unos doscientos metros de la entrada, y cerca de hay había una roca, donde se refugiaron, y hay estaba Frodo, preguntándose por donde entraría, cuando ven un ave a lo alto, y era un nazgul, pero ellos no lo sabían, pero igual se agacharon y se escondieron. Después de ese susto, escuchan el ruido de unos pasos, que después se vuelven mas fuertes, y se escuchaban espadas y armaduras. Los dos hobbits se escondieron y Gollum miro asomado a la roca, que se trataba de gente alta, rubia y con arcos de oro que estaban entrando a Mordor, y Sam le preguntó si había visto algún Olifante, y Gollum le dice que no, porque no sabía que era eso, y Sam recito un poema donde le explicaba que era, y después Frodo decidió ir con Gollum y Sam por un camino que Gollum conocía.

Esperaron a que oscureciera y partieron. Fueron a través de un campo y siguieron. En una de las tantas veces que se detuvieron, Frodo se echo a dormir, y Sam le pidió a Gollum que fuera en busca de algo que comer, después de un momento Gollum llego con dos conejos, y a Sam se le ocurrió preparar guiso de conejo, y le pidió a Gollum que fuera a buscar un pequeño listado de plantas que el le había dicho, pero Gollum se rehusó, ya que el prefería el conejo crudo y le dijo que el no comería, así que tuvo que ir el mismo Sam a buscarlas, después de haber dejado el agua en una olla calentando. Después de prepararlo, despertó a Frodo y se lo comieron, y Gollum se había ido. Después de dormir una siesta, Sam se dio cuenta de que no había apagado bien el fuego, y estaba humeando, entonces aparecieron cuatro hombres físicamente parecidos a Boromir. Uno de ellos era Faramir, el mas alto de ellos, y era el capitán de Gondor, y el los interrogo, y ellos le dijeron que estaban hay porque eran viajeros que habían partido con una mision, también les preguntaron por el tipo pequeño y repugnante que se encontraba por hay cerca, y Frodo les dijo que el era Gollum, y que le perdonasen la vida y que lo llevasen hacia el si lo veían, ya que era una criatura miserable y vagabunda. Faramir se sorprendió cuando le contaron que venían con Boromir, y Faramir les contó que Boromir era el alto guardián de la torra blanca, y su capitán general. Después de eso Faramir se fue, pero dejo a dos hombres vigilando a los hobbits: Mablung y Damrod. Después de un rato, llego Faramir con un centenar de caballeros, y se fueron hacia el refugio de ellos, pero un poco antes de llegar a la mitad del camino, les vendaron los ojos a ambos hobbits. Al llegar les quitaron las vendas: era un lugar hermoso, y platicaron un buen rato con Faramir y todos los hombres.

Frodo tuvo la precaución de no hablar sobre el anillo, ya que pensaba que los hombres, al igual que Boromir, no resistirían la tentación de tener el anillo, pero a Sam se le salio, ya que se había entusiasmado mucho hablando, pero Faramir hay pudo entender mejor todo, por que ahora sabia porque Boromir había atacado a los hobbits, porque los hobbits se dirigían a Mordor, y porque se habían separado se los demás, pero dijo que no era apropiado seguir hablando sobre el anillo delante de todos los demás hombres, así que les dijo que se fueran a dormir tranquilamente.

Antes del amanecer, Faramir despertó a Frodo y lo invito a ver la luna, y Frodo acepto, pero cuando iban saliendo, Sam se despertó y los siguió. Llegaron a una ancha plataforma que se ubicaba a la punta de un pequeño monte. Desde allí, Faramir le pregunto a Frodo que si el conocía a esa criatura repugnante y Frodo le dice que aquel ser era Gollum.

Frodo le dijo a Faramir que no lo mataran, pero Faramir no le sintió confianza a Gollum, así que le dijo a Frodo que lo fuera a buscar, para amarrarlo e interrogarlo, y eso hicieron.

Después Frodo decidió partir hacia la Montaña del Destino, que era el volcán de Mordor donde había sido forjado el anillo, y era el único lugar donde se podía destruir. Faramir le dijo que ahora el y Sam podrían cruzar el camino por el cual llegaron al refugio de los hombres sin vendas, pero Gollum no. Pero Frodo, para hacer que Gollum aceptara, tuvo que ir vendado, al igual que Sam.

Después de cruzar el camino, se despidieron de Faramir y de los hombres que los acompañaron, y cruzaron el bosque, hasta llegar a un círculo de árboles en el que habían cuatro caminos: a espaldas de ellos se encontraba el que llevaba a Morannon, delante de ellos seguía al sur, a la derecha estaba el camino de la antigua Osgitialh, y el cuarto era el que ellos tomarían, el camino de Minas Morgul, o a la Ciudad de los Espectros del Anillo.

Cuando los dos hobbits y Gollum llegaron a Minas Morgul, vieron dentro de esta un puente blanco muy hermoso, y Frodo, como si estuviese hipnotizado, quería cruzarlo, pero Sam lo sostuvo y le dijo que no lo cruzara, ya que por primera vez le encontraba la razón a Gollum, que había dicho que siguieran otro camino que el conocía.

Avanzaron mucho, cuando de repente escucharon ruidos de cascos y muchos pasos, y se esconden y ven que esos ruidos eran de los orcos que iban a la guerra, y los hobbits esperaron a que se fueran. Después siguieron su camino, subieron unas escaleras y siguieron por un camino oscuro y un poco más angosto, y subieron otras escaleras, y descansaron en ese lugar. Después llegaron hasta la guarida de Ella-Laraña, que era una caverna con muchos túneles, pero los hobbits no lo sabían, y Gollum si.

Después siguieron el camino y Gollum desapareció, y después de unos momentos, los hobbits ven que por detrás viene un ser mounstroso, con forma de araña, pero con el tamaño de una gran bestia, era Ella-Laraña, y los hobbits avanzaron rápidamente, y Frodo sacó un frasco que guardaba, que se lo había obsequiado Galadriel, la Dama de Lorien, y que poseía el cristal de estrella, y cuando se lo obsequiaron le dijeron que podía alumbrar hasta en la oscuridad absoluta, y cuando lo ocupo, la araña desaparecido, y ellos siguieron y se encontraron con que el camino estaba cerrado con telarañas muy resistentes, y Frodo uso a Dardo, su espada, para cortarlos.

Ella-Laraña quería comerse a los hobbits, y Gollum se los había llevado, ya que antes el había sido capturado por Ella-Laraña, y este le prometió que si lo liberaba le iba a traer alimento de verdad, ya que ella no encontraba muy apetitosos a los orcos, y Gollum también quería que se comiera a los hobbits, para poder quitarles el anillo. Después de correr, Sam, que tenia el frasco, lo guardo, y aparece Ella-Laraña entre Sam, que iba mas atrás, y Frodo, y la araña se tiro encima de Frodo, y Sam lo iba a ayudar, pero Gollum lo tomo por el cuello y lo detuvo, pero Sam se enfureció y se lo quito de encima, y Gollum huyo, y Sam atacó con todas sus fuerzas a Ella-Laraña y esta igual huyo. Cuando llego donde Frodo, lo vio en el piso, y lo creyó muerto, así que contra su conciencia, le sacó el anillo y la espada a Frodo, y siguió él el camino, pero al poco rato oyó ruidos de pasos, por delante y por detrás, así que sin otra opción, se puso el anillo, y los orcos no lo vieron, pero si vieron a Frodo y lo recogieron y se lo llevaron, y Sam los siguió, y se lamentaba no haberse quedado con Frodo, ya que escucho que el veneno de Ella-Laraña no mataba, sino que los dejaba inconscientes por un tiempo, y los orcos entraron a una habitación, que era donde dejaban a los intrusos, y cuando Sam iba a entrar, le cerraron la puerta en su cara.