El señor de las moscas; William Golding

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Alegoría de la crueldad humana. Valores sociales. Organización y liderazgo. Argumento

  • Enviado por: Garcy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
publicidad

RESUMEN DE “EL SEÑOR DE LAS MOSCAS”

El señor de las moscas es un libro que trata sobre unos niños que sufren un accidente, y aterrizan en una isla desierta en la que no hay nadie y crean sus propias leyes y bases morales. Comienza de la siguiente manera:

Ralph es un muchacho rubio, delgadito y sensato, el cual se encontraba solo por la isla y que por casualidad se encuentra con un muchachito gordo y muy inteligente, al cual le pone el nombre de Piggy. Los muchachos entablan conversación y tras las presentaciones se van a bañar a una laguna en la cual se encuentran una caracola, la que iba a causar muchos problemas mas adelante. Cuando la recogió de la laguna Ralph la hizo sonar, ya que Piggy no podía a causa de su asma.

Cuando éste la hizo sonar, aparecieron muchos muchachos de todas partes, y entre ellos unos chicos con capas, los cuales eran cantantes de un coro de un colegio, y a su cabeza venía Jack, el jefe del coro, con carácter autoritario, orgulloso y mandón. Nada mas llegar allí, uno de los chicos que llegó con Jack se mareó, y obligó a Jack a romper las filas. Tras esto comenzaron una reunión en la que tenían que decidir quien sería el líder, y de ahí salió Ralph, con desacuerdo de Jack, aunque este seguiría siendo el jefe de los de la capa.

Después, los dos jefes y Simon (el chico que se mareó) salieron hacia la montaña para ver si en realidad era una isla. Al verificarlo volvieron con los demás y se lo contaron.

Para evitar pasar allí el resto de sus días, Ralph pensó que lo mejor era hacer una hoguera en la cima de la montaña para que si venía algún barco pudiera verles, pero la hoguera debía estar encendida todo el día, por lo que se necesitaban encargados. Se repartieron los trabajos. Una vez recaudada la madera le quitaron las gafas a Piggy y las utilizaron para encender el fuego con un efecto de lupa. Esta duró muy poco y se apagó pronto y Piggy dijo: “hay que echar ramas verdes para que salga mucho humo” y eso fue lo que hicieron a partir de ese momento. Mas tarde a Piggy se le ocurrió la brillante idea de construir unos refugios, los cuales empezaron a construir todos, pero con el tiempo se cansaban y lo iban dejando, y la última fue construida tan solo por Ralph, Simon y Piggy, los cuales luego se lo echaron en cara al resto.

Jack, siempre que podía se escapaba para ver si podía cazar algo, cosa que a Ralph no le gustaba mucho, porque se descuidaban de sus tareas, a partir de ese momento empezaba a haber un ambiente tenso entre ellos dos.

En la isla había dos ambientes, uno era el de los peques, los cuales estaban muy contentos porque hacían lo que les daba la gana sin darle explicación a nadie y por otro lado estaba la vida de los mayores, llena de reuniones aburridas y de trabajo.

Un día, Ralph vio humo en el mar, lo cual le pareció un barco, y miró hacia la cima de la montaña para ver el humo que había, pero cual fue su sorpresa que no había humo allí, salió corriendo a la cima donde no había nadie vigilando la hoguera, éste se desesperó, y esperó a que vinieran todos. Al poco tiempo llegó Jack con los cazadores, que venían muy contentos porque habían cazado un cerdo salvaje. Una vez tranquilizados empezaron a discutir el líder y el aspirante a líder. Ralph le echaba en cara a Jack que había dejado sola la hoguera, cosa que no debía hacer ni en broma y el otro se defendía diciendo que necesitaban carne para vivir, y que necesitaba a gente para conseguirla. Piggy salió en defensa de Ralph, cuando Jack le propinó un puñetazo en la cara, el cual hizo volar las gafas de Piggy y al impactar contra una roca se rompieron un cristal, ahora Piggy solo tenía un ojo. El jefe decidió hacer otra reunión para discutir el tema. El ambiente estaba cada vez mas cargado. En la reunión se habló de todas las cosas que se habían incumplido, citando también lo del fuego, y dijo que el fuego era lo mas importante de toda la isla, y que por nada podían consentir que se apagara.

También se habló del miedo que algunos peques y mayores pasaban, creían que en la isla habitaba una fiera, a lo que Jack contestó que no podía existir tal fiera, porque si no la habrían visto ya que habían recorrido la isla muchas veces, a lo que un chico contestó que la fiera podía vivir en el mar por el día y en tierra de noche. Otro peque añadió que una noche se levantó y escuchó y vio algo entre los matorrales (todos se estremecieron), pero al final se descubrió que esa cosa que había visto era Simon dando una vuelta por la isla.

Esa noche los mellizos (Sam y Eric) se ocuparon de la hoguera, pero se quedaron dormidos, justo en ese momento se produjo una batalla en el aire, de la cual cayó un paracaidista (muerto) que quedó atrapado, y cuando el aire soplaba este se erguía. Cuando los mellizos se despertaron y fueron a por leña vieron el paracaídas, pero ellos creían que era la fiera y salieron corriendo hacia los refugios y le contaron a todos lo que habían visto. Dicho esto, Jack y algunos mas se fueron a buscarla por la única zona de la isla por la que nunca habían estado.

Cuando llegaron al sitio buscado Ralph y Jack prendieron marcha en busca de la fiera, los dos querían demostrar su valentía pero no vieron absolutamente nada, y volvieron al campamento y volvieron a encender la hoguera. Una vez en la cima decidieron ir a decirle a Piggy y a los otros que llegarían tarde porque se adentraron otra vez a buscar a la fiera, pero esta vez solo irían tres: Jack, Ralph y Roger (uno de los cazadores). Cuando los tres estaban en la cima (tras pequeños problemas entre ellos) se preparaban para matar a la bestia cuando de repente se infló el paracaídas y los tres, asustados, salieron corriendo hacia el campamento.

Al día siguiente Jack convocó una asamblea con la caracola, y en ella empezaron a discutir otra vez los dos jefes, por el simple echo de que Ralph había dado a entender a Jack que sus cazadores no eran mas que unos muchachos pintados con palos en las manos.

La cosa topó su fin, y Jack, se marchó del grupo diciendo que el no quería seguir siendo del grupo de Ralph, que quien se quisiese ir con el fuera. Una vez se fue Ralph sugirió hacer la hoguera en la playa para no tener que subir a la cima y encontrarse con la fiera.

Poco a poco los chicos empezaron a irse al grupo de Jack, y al final se quedaron: Ralph, Piggy y los mellizos (Samyeric) y Simon, que no se sabía dónde estaba.

Jack, por el otro lado, se fue a cazar con su tribu “pintarrajeada” y cazaron un jabalí, cuya cabeza clavan en un palo y la clavan en el suelo para dejarlo de ofrenda a la fiera, así pensaban que les dejaría en paz. Simon, que se encontraba por ahí cerca, se quedó mirando la cabeza y empezó a mantener una conversación con la cabeza, a la que el llamaba “El señor de las moscas” (creo que la llamaba así porque estaba cubierta de moscas hambrientas”. Esta conversación transformó a Simon, el cual cayó desplomado en el suelo.

Mas tarde, los salvajes (tribu de Jack) fueron a los refugios a robarle el fuego a sus

ex - compañeros y aprovechando la ocasión les invitaron a participar en el festín que se iban a dar con el jabalí.

Simon se despertó, y se levantó medio inconsciente y hablando solo. Y fue entonces cuando por suerte tropezó con las cuerdas del paracaídas del hombre muerto, y vio que al soplar el viento éste se erguía, y se dio cuenta de que esa era su fiera, no había que tener miedo a nada. Cogió el paracaídas y bajó corriendo al sitio donde divisó la hoguera para comunicárselo a lo los demás.

Ralph y Piggy acudieron al festín, y Jack les acogió con gusto y les dio carne. Hecho esto, también les dio la oportunidad de unirse a la tribu, pero Ralph dijo que no lo haría porque el era el jefe. Los salvajes comenzaron a danzar gritando lo siguiente: ¡Mata a la fiera! ¡Córtale el cuello! ¡ Derrama su sangre! Cada vez más y más fuerte. De repente Simon salió del bosque con el paracaídas sobre el cuerpo, todos se lanzaron hacia el creyendo que era la fiera, la empezaron a apalear y golpear hasta que la sangre brotó por la arena. Todos callaron, y se dieron cuenta de que no era la fiera, sino Simon. Ralph llegó a los refugios destrozado por lo que habían hecho

Jack salió y dijo a sus súbditos que a la mañana siguiente irían de caza y que después tendrían un banquete en el que comerían mucho. Uno de los muchachos preguntó que como iban ha encender el fuego porque el que tenían la otra noche se había apagado entonces Jack dijo que irían al campamento de Ralph y le robarían unas algunas ramas. Al ir a robar, entraron en el refugio donde aguardaban los mellizos, Piggy y Ralph, y tras una paliza arrebataron las gafas a Piggy y se marcharon. Los cuatro se sentían impotentes, y ahora Piggy no veía nada, estaba “ciego”. Decidieron ir a ver a los salvajes para que les respetaran y para que le devolvieran sus gafas a Piggy, el cual estaba muy alterado.

Los cuatro llegaron al estrecho, y antes casi de que pudieran dar un paso en él una voz que provenía de un rostro pintado les echo el alto y les pidió que se identificaran. Ralph desde abajo le dijo que sabía quien era él y que quería hablar con el jefe. Al momento llegó Jack a la cabeza de un grupo de salvajes que traían un jabalí decapitado en una gran estaca. Jack le pregunto por su presencia allí y entonces llego el momento de Piggy.

Piggy empezó a hablar y por una extraña razón nadie le cortaba como hacían siempre, quizás sería porque tenia la caracola en su poder. Pero después Jack empezó ha meterse con él. Fue el momento que todos estaban esperando. Jack y Ralph se enfrentaron de nuevo, pero esta vez no fue una discusión sin más, los dos rapaces, que ya demostraban una cierta madurez se enfrentaron en una pelea con sus lanzas.

Cuando la pelea que no resolvió nada hubo terminado. La tribu de salvajes capturó a los dos mellizos y lanzaron la gran piedra que fue a parar contra el cuerpo de Piggy, que estaba llamando a Ralph, el cuerpo fue a parar 15 metros más abajo a una roca que sobresalía en el mar. Nadie excepto los presentes podría ser testigos de los dos asesinatos cometidos por la tribu de salvajes, porque el mar se los había tragado.

Ralph echaba de menos a Piggy al final se había dejado querer, porque era uno de los pocos que no le habían fallado, y además, era el muchacho más inteligente y con más sentido común que había en toda la isla.

Al llegar la noche Ralph trepó hasta donde se encontraban los centinelas (los mellizos) y le dijeron que se marchara, que ahí corría peligro, y que al día siguiente iban a hacer una línea por toda la isla para encontrarle, pero no le quisieron decir que le pasaría, le dijeron: “Jack ha afilado la lanza por los dos lados” Los mellizos le dieron un trozo de carne y se fue, pero antes de irse les dijo donde se iba a esconder para que los salvajes no se acercaran ahí.

Cuando Ralph despertó se encontró con que uno de los mellizos le había traicionado, les estaba diciendo a los salvajes donde estaba escondido, Ralph salió corriendo. Los salvajes habían prendido toda la isla para obligar a Ralph a salir. Se escondió en otro sitio y ahí salió y le clavó su lanza a un salvaje, corrió hasta que por suerte se encontró a una persona mayor, un marinero, que había visto el humo de la isla y fue a ver que pasaba y por fin fueron rescatados. Le dijeron que había habido dos muertes y se marcharon de la isla.

COMENTARIO DEL LIBRO

El libro da a entender la famosa frase de: “EL hombre es un lobo para el hombre” con esto quiero decir que por culpa del poder, de la avaricia, los chicos del libro se empezaban a enfrentar entre ellos. Debido al desacuerdo de los chavales llevaron los pequeños asuntos a formar distintas sociedades, las cuales tenían distintos valores:

  • En la primera (la banda de Ralph) los valores fundamentales eran: la sensatez, las buenas formas y el trabajo en equipo.

Ralph trataba sensatamente a todos, admitiendo sus sugerencias, y admitía que la gente le aconsejase.

  • En la segunda (la tribu de Jack) los valores fundamentales eran: la diversión, cazar para darse festines y no se tenía en cuenta lo que opinasen los demás. Jack no trataba bien a la gente, lo único que hacía para que los chavales estuvieran contentos con el era darles de comer carne, y no respetaba ninguna opinión.

Para mi Jack era muy autoritario, y para mi no sabía llevar una sociedad. No respetaba lo que opinasen ni los valores de los demás solo se hacía lo que el pensaba y decía, y quien no estuviera a su favor lo pagaba bien caro.

Por otro lado también hay que tener en cuenta la formación que tenían los muchachos antes del accidente. Antes eran todos unos niños bien formados (ingleses) muy educados y con una educación muy elevada, y de ser unos niños bien formados habían pasado a matarse entre ellos por el “tonto” echo de bien quien está por encima de quién. Y eso les llevó a estar como estaban, en una anarquía.

En la historia yo creo que el autor también intenta reflejar que los instintos del hombre son muy fuertes. Aunque el hombre esté en una sociedad, y adquiera una forma de ser y unos valores básicos, siempre hay situaciones en las que sale a la luz los instintos del hombre. En este caso Jack empieza a dejarse llevar mucho por sus instintos agresivos y violentos, llega a un punto en el que solo piensa en matar a jabalíes para sobrevivir. Y más tarde aplica la ley de nuestros antepasados “la ley del mas fuerte”, lo que quiere decir que vive uno u otro, pero no puede haber dos jefes. Yo creo que lo que ha dado a entender el autor principalmente es eso, que la agresividad, la violencia y el ansia de poder son instintos básicos del ser humano.

Por otro lado tiene otra virtud, y es que no hace valoraciones de lo que sucede aunque todo el libro es una valoración sobre la minisociedad que se habían montado en aquella reducida isla.

OPINION PERSONAL

El libro me ha gustado mucho, aunque es un poco lento. Creo que el autor tiene razón con lo de los instintos básicos, pero me parece que lo ha exagerado todo, lo que yo principalmente veo es que el hombre es muy peligroso para el mismo cuando trata de adquirir poder. Que el poder es muy avaricioso y muy peligroso dentro de una sociedad, ya que pone a esta en peligro. Y por último que las sociedades se generan por una serie de líderes, los cuales tienen unos valores y unas creencias y que la gente perteneciente a ella comparte los mismos valores o los adquieren del líder.