El señor de las moscas; William Golding

Narrativa inglesa contemporánea. Novela infantil y juvenil. Argumento. Personajes. Supervivencia. Isla desierta

  • Enviado por: Xochi
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Evaluación de castellano
"El señor de las moscas"

Lo que el autor trata de plasmar en esta obra es que el corazón humano no es puro; ni siquiera el de un niño. William Golding trata de crear en esta novela un mundo hecho exclusivamente de niños, el cual contiene la variedad de problemas del mundo adulto. Esta novela está ambientada en el marco temporal de la Segunda Guerra Mundial, esto resalta las barbaridades que se cometían en ambos mundos.
Los instrumentos más importantes a destacar son:

  • La caracola, que posee un valor simbólico muy importante ya que representa la unión y el orden. El que la poseía en las asambleas tenía el derecho a hablar y no ser interrumpido. Cuando la caracola se rompe, la unión y el orden llegan a su etapa máxima de decadencia.

  • La hoguera, que representaba la esperanza de ser rescatados. Era muy difícil mantenerla encendida; con un muchacho no bastaba, por lo tanto, durante las noches, dos debían quedarse a vigilar que no le pasara nada.

  • La cabeza del cerdo, que representaba la barbarie humana, que la había colocado Roger cuando se comenzaba a convertir en un salvaje y que le revela a Simon en un ataque de epilepsia quienes son las verdaderas bestias. Son ellos, porque una bestia solamente se preocupa en comer y dormir, y eso es tal cual lo que hacen ellos

Los personajes más importantes de la novela son:

  • Ralph, que es el primer personaje descripto. Aliado de Piggy, este chico atractivo y carismático, es elegido como jefe al comienzo de la novela, pero tiene un conflicto con Jack, que le impide continuar con su mandato. Este último había cambiado su turno de vigilancia en la hoguera, para ir a cazar. A raíz de esto la hoguera se apaga en el momento en el cual estaba pasando un barco, y no los pudieron rescatar. Más tarde la tribu se dividiría en dos: los salvajes y los no salvajes.

  • Piggy, que es gordo, por lo cual, blanco de todas las burlas del grupo también. Posee unas gafas con las que se enciende la hoguera, debido a su alto grado de aumento. Es inteligente y práctico. Tiene asma, cosa que le impide realizar ciertas actividades. Es asesinado por Roger, quien arroja la roca que se había puesto como defensa en la cima del acantilado, y le parte la cabeza. Junto con él, se rompe la caracola.

  • Jack, quien es muy particular. Luego de la pelea generada con Ralph y de la división del grupo en dos, este muchacho conduce el grupo de los salvajes. Es obstinado y sólo se preocupa por cazar para comer, todo lo contrario a Ralph, que se preocupa de construir refugios, mantener encendida la hoguera e ir a cazar en menor medida. Está en desacuerdo con la sociedad organizada por leyes.

  • Simon, que padece de epilepsia, es el artista del grupo, quien ve todo lo que pasa desde un punto de vista más sensible y filosófico. Es asesinado por la tribu de los salvajes en un ritual de guerra.

  • Sam y Eric (Samyeric), quienes son gemelos temerosos, y realizan todas las actividades juntos, por eso los llaman Samyeric. Descubren al paracaidista muerto, y lo confunden con la fiera. Cuando la tribu de los no salvajes se dirige al sector de la otra tribu, para pedir las gafas robadas de Piggy, son detenidos por Jack y obligados a quedarse.

Las asambleas eran diarias y en ellas se debatían temas de interés general, cosas o problemas que les ocurrían a los niños, y también se organizaba el calendario de tareas necesarias para vivir en sociedad.
A diferencia de otras obras del mismo tema, "El señor de las moscas" presenta una visión extremadamente realista de la situación de estar perdido en una isla. Los muchachos tratan de matarse entre ellos por causas ideológicas.
Cuando Percival no recuerda su nombre se oponen dos afirmaciones razonables: el hecho de que éste era muy pequeño para recordar "esa fórmula encantada que se había desvanecido por completo", como bien lo describe Golding, o bien, si tenemos en cuenta que el pequeño estuvo demasiado tiempo con los salvajes, puede explicar este conflicto, entonces dando por afirmativa esta segunda razón, Percival Wemys Madison se había convertido en un salvaje.
Mi opinión es que el narrador no colocó mujeres en esta obra, porque la mujer tiene una visión más delicada de los hechos, por lo tanto, si hubiera colocado mujeres no hubiera pasado lo que pasó. Habría más orden, y no hubiera quedado el saldo de dos muertos.

 

EL SEÑOR DE LAS MOSCAS
William Gerald Golding
 

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 

SINOPSIS

Al naufragar en una isla desierta, una treintena de muchachos solos en una isla desierta tratan de sobrevivir y mantener el orden ante la falta de una imagen adulta. Sin embargo, la situación extrema en la que se encuentran provoca la agresividad criminal entre los instintos básicos del hombre, como una reacción ante la requisitoria moral contra una educación represiva, que no hace sino preparar futuras explosiones de barbarie y violencia entre ellos. 

 

ARGUMENTO

En una isla desierta, un grupo de muchachos ingleses son los únicos sobrevivientes de una catástrofe aérea. Ralph, poco mayor de 12 años, reúne a todos los niños gracias a que hace sonar una caracola que encontró junto con Piggy, otro muchacho, en la playa. La edad de los sobrevivientes oscilaba entre los 6 y 14 años, entre los cuales, los más grandes eran Ralph, Piggy, los mellizos Sam y Eric, Jack Merridew (líder del coro de la escuela), Henry, Bill, Roger, Robert y Simon (integrantes del coro). Por votación, los niños nombran a Ralph como líder del grupo, pero también Jack deseaba ese puesto. Sin embargo, Ralph lo nombra jefe de los cazadores y le da el encargo de mantener una hoguera siempre encendida para ser rescatados por algún barco.

Los niños se alimentaban de frutas y nueces, vivían en refugios que construyeron, en su mayor parte, Ralph, Piggy y Simon y se bañaban en la laguna de la isla.

La discordia entre Ralph y Jack aumentaba día con día, ya que un barco pasó cerca de la isla y Jack descuidó la fogata para irse de cacería, causando disgusto y malestar en aquellos que deseaban ser rescatados.

Entre el grupo existía un temor generalizado ante la presencia de una bestia en la isla; Simon decía que dicha bestia eran ellos mismos; Piggy se negaba a creer en fantasmas y los más pequeños, tenían pesadillas casi todos los días.

Una noche, mientras todos dormían, un hombre en paracaídas aterrizó en la montaña. Sam y Eric cuidaban de la fogata y al ver ese ser extraño en la noche ante sus ojos, huyeron al campamento y avisaron que la bestia estaba en la montaña. Ralph, Simon, Maurice y Jack deciden investigar si la fiera está oculta en algún área inexplorada de la isla, sin embargo, al no encontrarla por ningún lugar, Jack propone ir de cacería. Esa tarde, al intentar cazar un jabalí, el pequeño grupo explorador experimentó el éxtasis de la cacería, la violencia, la sangre y la ceremonia tribal. Casi al anochecer, el grupo se dirigió a la montaña, en la cual, Jack, quien sube primero, avisa que ha visto algo que se infla; posteriormente, Ralph sube a comprobar lo dicho y el grupo regresa a los refugios para informar que han localizado a la bestia en la montaña y por ello, el lugar de la hoguera debía de cambiar.

Jack, molesto porque Ralph asegura que él y su grupo son niños con palos incapacitados para vencer a la bestia, decide marcharse al peñón del castillo y formar su propia tribu de cazadores, a la cual se unen Maurice, Roger, Robert y Bill.

Al día siguiente, Jack roba fuego de la hoguera de Ralph para hacer un festín con el jabalí recién cazado. En este evento tribal y ceremonial participan todos los niños para comer, jugar a la cacería y cantar: "¡Mata a la fiera! ¡Córtale el cuello! ¡Derrama su sangre!". Simon, quien descubrió que la bestia en la montaña era el cuerpo de una persona en descomposición, trata de advertirles sobre esto, sin embargo, es atacado y asesinado por todos, pues lo confunden con la fiera de la isla debido a la embriaguez del ritual.

A la noche siguiente, Jack y su tribu ideó otra treta, pues ahora habían golpeado a Ralph y a los mellizos para robar las gafas de Piggy y hacer su propia fogata para cocinar.

Consecuentemente, Ralph, Piggy y los mellizos (los más grandes del grupo de Ralph) fueron al peñón del castillo para recuperar las gafas, sin embargo, Piggy muere cuando una piedra grande, desenganchada por Roger, lo derriba hasta el acantilado; los mellizos Sam y Eric son tomados como prisioneros y Ralph consigue huir.

Los mellizos le advierten a Ralph que corra lejos y se cuide, ya que Jack y Roger planean cazarlo al amanecer.

Jack y su tribu, con los rostros pintados, melenas largas y lanzas afiladas, salen en busca de Ralph e incendian toda el área rastreada para evitar que se oculte. Tras una larga persecución, sin otra alternativa para huir, junto a la playa, Ralph observa unos marineros, con pistolas y uniformes, que advirtieron el fuego en la isla y vinieron para rescatarlos. 

 

 

RESUMEN X CAPÍTULOS

1. El toque de la caracola

Ralph, un niño poco mayor de 12 años, se encuentra en una isla desierta junto con otro niño gordito, apodado Piggy. Ambos encuentran una caracola sobre la playa y Ralph la hace sonar para comprobar quiénes más sobrevivieron al accidente aéreo que sufrieron debido a la guerra. Al poco tiempo comenzaron a reunirse varios niños entre seis y catorce años, entre ellos, unos mellizos: Sam y Eric. Posteriormente llegó un grupo de niños vestidos con capas y boinas negras, quienes pertenecían al coro de la escuela; entre ellos, Jack Merridew quien era el líder de dicho grupo; Simon, Bill, Robert, Harold, Henry y Roger también eran parte del coro.

La treintena de niños descubren que son los únicos sobrevivientes del accidente y deben nombrar a un líder para poner orden, como en la escuela. En un principio, Jack se auto nombra líder del grupo, sin embargo, Henry, el más callado del coro, sugiere que haya una votación para elegirlo, de la cual sale triunfante Ralph, tanto por su físico como por haber sido el que reunió a todos los niños con la caracola.

Simon, Jack y Ralph deciden explorar el área para saber si están en una isla, asimismo, Jack es nombrado líder de los cazadores. En medio de la selva, atravesando campos de flores y escalando la montaña, descubren que están en una isla desierta, sin ningún adulto cerca que los pueda auxiliar.

 

2. Fuego en la montaña

De vuelta con el grupo, Ralph informa que la isla está desierta, que habrá reglas como en el colegio para controlarse y que su padre, quien es marino, vendrá a rescatarlos tarde o temprano. La caracola servirá para que cada cual hable en el turno que le corresponde. Un niño de tan sólo seis años, con una cicatriz de nacimiento en la cara la cual lo distingue de los demás, trató de decir algo, pero la crueldad de los niños es evidente y todo aquel que es distinto a los demás, es marginado por el grupo. Lo mismo pasó con Piggy, quien intercede por el pequeño para que lo dejen hablar, pues quiere informar que ha visto una enorme fiera con forma de serpiente. Jack aclara que de ser así, los cazadores la matarán, al igual que a los jabalís de la isla. Ralph ordena hacer una fogata en la montaña para ser vistos en caso de que un barco esté cerca. Precipitadamente, todos corrieron hacia la montaña para conseguir madera y hojas secas; a Piggy lo acorralaron para quitarle sus gafas y poder encender la hoguera. Al poco tiempo el fuego proveniente de la fogata se había esparcido por el bosque cercano a la montaña. Piggy tomó la caracola y comenzó a recriminar dichos actos, pues ahora quemaban la comida, no sabían cuántos niños había en total, lo primero que debían haber hecho es construir refugios, pero para ese entonces el niño de la cicatriz había desaparecido.

 

3. Cabañas en la playa

Ralph y Simon trataban de construir refugios, sin embargo, les resultaba difícil terminarlos porque la mayoría de los niños se habían ido a jugar, a cazar, a nadar o a comer. La discordia entre Ralph y Jack se hace cada vez más fuerte porque Ralph siente que nadie le ayuda excepto Simon, mientras que Jack y su grupo están obsesionados por cazar un jabalí; no obstante ambos concuerdan en que todos tienen miedo, pues los pequeños tienen pesadillas y esto se lo atribuyen a la serpiente de la que hablaba el pequeño con la cicatriz, como si una bestia estuviera al acecho.

 

4. Rostros pintados y melenas largas

Existía una clara división de edades entre los niños, unos eran los grandes (Jack, los cazadores, los mellizos, Ralph, Piggy y Simon) y los más pequeños que denominaron los "peques". Estos últimos pasaban el día jugando, comiendo y durmiendo. Esa tarde, Ralph alcanzó a ver un barco a lo lejos, rápidamente, junto con Simon, fue a la montaña, pero la fogata estaba apagada. Poco después, Jack regresó junto con un grupo del coro y los mellizos, con un jabalí que acababan de cazar. Ralph le recriminó a Jack que dejara la fogata sola, pues su única oportunidad de ser rescatados se había perdido en el horizonte. Piggy también se molestó con Jack, ya que por culpa de sus obsesiones carniceras, el barco no pudo ver la fogata prendida. Jack, molesto ante semejante impertinencia del niño gordito, lo golpeó en la panza, provocando la ruptura de uno de los lentes de sus gafas. Pasada la cólera entre Ralph y Jack, todos se dispusieron a hacer una nueva fogata para comer el jabalí.

 

5. El monstruo del mar

Ralph, después de meditar todos los problemas que enfrentaban, convocó a una asamblea para solicitar orden en varios aspectos: el lugar para ir al baño eran las piedras junto al mar, no en cualquier sitio junto a la comida; la construcción de los refugios era imperativa y la hoguera debía estar siempre encendida. Otro tema importante que discutieron fue la supuesta presencia de una bestia, de la cual, Percival, uno de los peques, afirmó haber visto en el mar. Simon pidió la palabra para decir que probablemente esa fiera eran ellos mismos. Piggy tomó la caracola para decir que los fantasmas no existen, pero la evidente hostilidad que Jack siente por él, provocó una nueva pelea entre los dos, la cual concluyó en un enfrentamiento y lucha de poder entre Jack y Ralph, quien defendió a Piggy. Como era costumbre, todos se marcharon de la asamblea sin haberla concluido. Ralph, cansado de la indisciplina, consideró renunciar al puesto de jefe del grupo, sin embargo, Piggy le ruega que no lo haga, de lo contrario, Jack abusaría de su autoridad y los lastimaría porque los odia; Simon también pide que no renuncie, pues de ser así, sólo estarían preocupados por cazar y ser salvajes y no por sobrevivir y ser rescatados.

 

6. El monstruo del aire

Mientras todos dormían, en el cielo se podía observar la explosión de un avión en el aire y cómo descendía, hacia la isla, una persona en paracaídas.

En la montaña, Eric y Sam estaban de guardia para cuidar la hoguera; ambos comentaban acerca del enojo de Ralph y lo comparaban con un maestro del colegio, cuando de pronto vieron varias chispas y ambos, por el miedo que les provocó semejante visión, huyeron del lugar y avisaron que habían visto a la fiera en la montaña. Ralph despertó al grupo, convocó una asamblea y tomó la determinación de que los grandes fueran a explorar la parte de la isla que restaba, pues la fiera podría estar allí oculta; entre tanto, Piggy permanecería en el refugio cuidando a los peques.

Ralph, Simon, Jack y Maurice llegaron a las rocas rosadas al otro extremo de la isla, allí Ralph, como buen jefe valiente, tomó la determinación de bajar al acantilado; Jack le acompañó en la expedición, pero no encontraron más que una cueva que podría servir de fortaleza. Sin embargo, para los ojos de Ralph estaba demasiado sucia y descuidada para ser un refugio. Ralph decidió que debían ir a la montaña tanto para averiguar si la fiera seguía allí como para hacer humo y mantener la hoguera encendida.

 

7. Sombras y árboles altos

Rumbo a la montaña, Jack propuso ir de cacería. Ralph consiguió herir un jabalí, no obstante éste alcanzó a huir. Robert comenzó a gruñir como si él fuera el jabalí y todos, siguiéndole el juego, se le abalanzaron encima como cazadores, lo cual les provocó un gozo particular por lastimarlo. El sol estaba a punto de ponerse y todavía faltaba ir a la montaña, sin embargo, Ralph estaba preocupado por regresar para avisarle a Piggy y cuidar a los peques. Ante esto, Jack lo retó y le dijo que era un cobarde. Finalmente Roger, Ralph y Jack subieron a la montaña y pudieron observar, entre la sombras y la oscuridad, que algo se inflaba.

 

8. Ofrenda a las tinieblas

Ralph comentó con Piggy lo que habían visto, Jack afirmaba que él y sus cazadores podrían subir a la montaña y eliminar a la fiera, sin embargo, Ralph le recuerda que sólo son un grupo de niños armando con palos, lo cual ofende a Jack. Entonces, Jack tomó la caracola y convocó una asamblea, acusando a Ralph de cobarde y mal líder. Asimismo se postuló como nuevo jefe, no obstante, nadie le hizo caso y Jack optó por abandonar el grupo e invitar a aquellos que quisieran unírsele para formar otra tribu.

Ralph y Piggy decidieron hacer una hoguera allí mismo, pero tenían un inconveniente para mantenerla prendida, los grandes (Maurice, Bill, Roger y Robert) habían abandonado al grupo también.

Jack y los que se unieron a él cazaron un jabalí hembra, a la cual le cortaron la cabeza para dejarla como ofrenda ante la fiera de la isla. Entre tanto, Simon vio la cabeza del jabalí y la denominó el "Señor de las Moscas" debido a la gran cantidad de moscas que volaban sobre de ésta. Simon alucinaba que la cabeza le hablaba y le reprendía como un director de escuela, afirmándole que todo terminaría mal.

Por la noche, Jack, Maurice y Roger robaron fuego de la hoguera de Ralph e invitaron al grupo a un festín para comer el jabalí.

 

9. Una muerte se anuncia

Una tormenta se avecinaba. Simon se levantó después del desmayo que sufrió frente a la cabeza y fue a la montaña; allí descubrió que la supuesta fiera era el cuerpo de un hombre en descomposición, así que decide ir a avisarle a los demás.

Entre tanto, todos, excepto Piggy y Ralph, estaban en el festín, pero ellos también terminan uniéndose al grupo para comer. Jack vuelve a invitar a todos a su tribu, sin embargo, Ralph argumenta que él es el líder y lo más importante ahora es mantener la hoguera encendida para ser rescatados. 

Jack alienta al grupo para iniciar un ritual de cazadores; incluso los más pequeños realizaron su círculo de danza mientras que todos cantaban: "¡Mata a la fiera! ¡Córtale el cuello! ¡Derrama su sangre!". En ese momento, Simon llegó a tropezones anunciando la muerte de un hombre en la colina, pero nadie se percata de ello y en medio de la euforia, la oscuridad y la confusión, se le abalanzaron encima y lo atacaron brutalmente, mientras continuaban con sus cantos y sus danzas. La lluvia esperada se soltó a cántaros y todos corrieron a buscar un refugio. El cuerpo del paracaidista nuevamente voló y cayó sobre el mar. A la mañana siguiente, el cuerpo de Simon yacía muerto sobre la playa.

 

10. La caracola y las gafas

Piggy y Ralph, al comprender el acto homicida del cual formaron parte la noche anterior, acordaron actuar como si ellos no hubieran estado dentro del círculo, pues creen que lo ocurrido se debe a la confusión y a un penoso accidente. Sam y Eric tampoco hablaban al respecto, sin embargo, estaban conscientes de los hechos y de su participación en éstos. Entre los cuatro decidieron mantener la hoguera encendida únicamente de noche, debido a la dificultad que representaba conservarla prendida entre tan pocos.

Durante la noche, Jack y su tribu atacaron al grupo de Ralph para robar las gafas de Piggy y así poder utilizarlas para obtener fuego.

 

11. El Peñón del Castillo

Ralph convocó una asamblea para planear la recuperación de las gafas de Piggy. Entre todos acordaron llevar la caracola consigo y hablar con la razón, pues no eran salvajes, eran un grupo de niños ingleses. Al llegar al peñón del castillo se toparon con la tribu de Jack, quienes tenían las caras pintadas como salvajes e impedían el paso de los visitantes. Ralph intentó hablarles con razón y argumentos viables para ser rescatados, sin embargo, Jack se le enfrentó y ambos iniciaron una pelea. Piggy, quien trataba de imponer la razón, la ley y las reglas para la salvación, fue derrumbado por una piedra enorme que Roger soltó con una palanca y cayó por el acantilado hasta el mar; los mellizos Sam y Eric fueron atados y tomados como prisioneros y Ralph, herido y derrotado, al ver de lo que eran capaces de hacer estos salvajes, huyó.

 

12. El grito de los cazadores

Ralph comprende que las cosas se han complicado mucho y que se encuentra en una encrucijada, pues ahora está solo y desconfía de las nuevas actitudes salvajes que han tomado los otros niños. Silenciosamente y a escondidas, regresa al peñón y observa que están comiendo un jabalí. Sam y Eric, torturados por Roger y Jack, terminan por unirse a la tribu, sin embargo, al ver a Ralph le informan que debe esconderse y marcharse pronto, ya que al día siguiente tenían planeado cazarlo. 

Ralph se oculta cerca del peñón para dormir un poco. A la mañana siguiente, comenzó la persecución de la tribu, con las caras pintadas y armados con lanzas. Ralph se percató que debía huir por su vida, asimismo, descubrió que estaban incendiando la isla conforme se acercaban a él y éste tomó la lanza que estaba en el cráneo del jabalí para defenderse. Una vez acorralado y sobre la playa, observó que unas personas habían llegado a la isla. Un marinero dijo que habían visto el fuego y por ello llegaron allí, asimismo preguntó cuántos eran y si había muerto alguien. Ralph, tímidamente, respondió que no sabía cuántos eran en total y que tres personas habían muerto. Finalmente todos se fueron de regreso a casa en el barco.

 

 

PERSONAJES

Ralph: personaje principal. Niño poco mayor de 12 años, de cabello rubio y ojos claros. Sensato, inteligente, impulsivo, compasivo, considerado y con don de liderazgo.

Piggy: personaje principal. Niño regordete poco mayor de 12 años. Padece de asma y usa gafas. Es inteligente y representa en la historia la voz de la razón, la ciencia, la precaución, la moral y la sensatez.

Jack: personaje principal. De cabello rojizo, ojos claros y con pecas. Jefe del coro de la escuela y de los cazadores en la isla. De carácter fuerte, controlador, cruel, insensato, fatuo, salvaje, instintivo y egoísta.

Simon: personaje principal. De cabello y piel obscura. Representa la voz de la naturaleza, lo místico, la fábula y lo mágico, así como la crítica a los instintos humanos.

Roger: personaje secundario. Cruel, salvaje, instintivo e insensato. Apoya en todas sus locuras a Jack.

Sam y Eric: personajes secundarios. Mellizos que hacían todo juntos. No mayores de 12 años. Graciosos y humildes.

Bill, Robert, Maurice: personajes secundarios. Se dejan llevar por la influencia de Jack y por el momento sin preocupaciones.

Los Peques: personajes incidentales. Los niños más pequeños de la isla, dedicados todo el día a jugar, comer y dormir. Con miedo y fantasiosos.

 

 

PA' QUE TE LUZCAS

  • El Señor de las moscas es una brillante hipótesis que explora los límites y niveles que constituyen la conducta humana y hasta dónde éstos se pueden alternar unos con otros cuando se está en una situación extrema. Dichos límites se pueden asociar con tres personajes: Piggy (la razón, la ciencia, la cordura), Jack (los instintos animales) y Simon (lo místico, el alma). Ralph es una especie de mediador, un ser humano común que mantiene un equilibrio entre estos tres niveles, sin embargo, potencialmente alterable en escenario distinto al habitual.

  • Esta novela también representa una parodia a todas aquellas novelas de aventuras en las que después de un naufragio, los sobrevivientes llegan a una isla desierta y logran formar una comunidad que les permite sobrevivir y aprovechar todo lo que la naturaleza les da para cubrir sus necesidad. Dentro de estas novelas se encuentran "Dos años de vacaciones" de Julio Verne y "Robinson Crusoe" de Daniel Defoe.

  • William Gerald Golding nació en Inglaterra en 1911. Estudió letras inglesas y filosofía en Oxford. Durante la Segunda Guerra Mundial prestó sus servicios en la Armada Real. A partir de entonces se desempeñó como maestro y catedrático hasta su muerte acaecida en 1993. En 1983 ganó el Premio Nobel de Literatura. Sus novelas hacen mucho uso de las alegorías y alusiones a la literatura clásica, la mitología y el simbolismo cristiano. Golding se concentra mucho en los rasgos de maldad del ser humano, por lo que varios de sus personajes poseen lo que se ha llegado a llamar "optimismo oscuro".

  • Sus principales obras son: El señor de las moscas (1954, posteriormente fue llevada al cine en 1963), Los herederos (1955), Caída libre (1959) y Ritos del paso (1981).

 

Decislava Dudeva

 

 Derechos Reservados Colnet, S.A de C.V.