El secreto de los zapatos viejos; Dick Lyles

Relaciones interpersonales. Empresa. Relaciones sociales. Trabajo en grupo

  • Enviado por: Bc
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Filosofía

“El Secreto De Los Zapatos Viejos”

V año

16 de Septiembre del 2002

CONTENIDO

Todos los seres humanos estamos concientes, en mayor o en menor grado, de que necesitamos a los demás para lograra nuestra realización personal. Cada uno de nosotros influye en los demás y a su vez es influido por ellos. La sociedad nos ayuda a crecer biológica, psicológica e intelectualmente.

Si prestamos atención por un instante a cada una de las cosas que realizamos a diario, podemos constatar que todas nuestras actividades siempre están referidas a los demás.

Nuestras relaciones con las personas son de diversas índole como por ejemplo: relaciones afectivas ya sea de amistad o noviazgo, interdependientes, profesionales y ocasionales.

Todo lo que hacemos, aunque nos parezca muy personal, lo hacemos en función de otros.

Si el ser humano está aislado de la sociedad no puede aprender cultura alguna, y por ello, puede perder muchas características radicalmente humanas.

Tal es el caso del relato de Dick Lyles el celebérrimo autor de “El secreto de los zapatos viejos” un libro que nos habla acerca de cuatro fórmulas fáciles de asimilar para obtener excelentes resultados trabajando bien con los demás.

Las cuatro fórmulas que puso en práctica Albert, el Ingeniero en Sistemas recién graduado que tiene serios problemas para relacionarse con sus compañeros de trabajo son las siguientes:

  • No tenga miedo de otorgar o ceder poder.

  • La colaboración es mejor que la competencia.

  • Todo puede verse desde dos perspectivas.

  • Los problemas deben resolverse con miras al futuro, no al presente o al pasado.

SECRETO #1

  • Haga que los demás se sientan más fuertes y no más débiles.

Por este concepto podemos comprender que mientras más poder demos a los demás, más poder obtendremos.

Esto se pude hacer utilizando el poder de forma positiva fortaleciendo a los demás y haciendo que estos se sientan motivados, más fuertes y no más débiles.

Reconociendo la inteligencia, las ideas, el esfuerzo y las contribuciones que los demás han hecho, respetándolos a ellos y a su trabajo. Y si el trabajo no es tan eficiente, debemos valorar el esfuerzo que la persona hizo tratando de ayudar, de esta forma se puede inspirar a una persona para que su desempeño sea mejor.

Para tener una buena relación con los demás no debemos sentirnos superiores aunque tengamos un nivel social, económico e intelectual más alto, sino que debemos ponernos en una especie de balanza y darnos cuenta que a la hora de tenerle respeto a alguien todos “pesamos lo mismo” reconociendo que siempre habrá diferencia tanto en las personas como en su desempeño.

También, a la hora de tomar decisiones debemos tener en cuenta los pensamientos e ideas de los demás, ya que no todas las personas piensan igual a nosotros y lo que deseamos es llevarnos bien con todos.

Debemos siempre ver los valores positivos de los demás, sus mayores cualidades y explotarlas al máximo y no estar buscando defectos en los demás que perjudiquen nuestra relación.

Si vamos a trabajar en grupo debemos halar todos para el mismo lado y no en contra de ellos. Todo esto debemos ponerlo en práctica sin caer en la adulación, hipocresía y la manipulación.

Sin olvidar nuestra autoestima y recordar que somos una parte importante para alcanzar un buen desarrollo en el trabajo en equipo, sabiendo que en nuestras manos tenemos el poder de ceder poder a los demás.

SECRETO #2

  • Los camellos son buenos...

Este concepto nos habla de que en los proyectos en grupo las personas deben ayudar a que todos los demás se destaquen, haciendo un equilibrio de talentos y no intentando de acaparar toda la atención en un solo miembro del equipo, esto si se desea triunfar a largo plazo.

De esto se trata construir un “camello”, hacer una propuesta en la que participen todas las prioridades individuales de cada miembro. Y aunque este “camello” no presente respuestas prontas es muy eficiente a largo plazo.

Cada miembro sabe lo que esta tratando de lograr, pero no siempre piensa en lo que los demás miembros del equipo quieren alcanzar por lo que es recomendable tener una buena comunicación y realizar una reflexión en grupo y buscar la prioridad del grupo y no del individuo. Este es el trabajo que se consigue con un camello que aunque tome más tiempo y más esfuerzo, en la mayoría de las situaciones resulta efectivo.

Los constructores de camellos o mejor conocidos como líderes son los responsables del futuro del grupo, ya que combinan los puntos fuertes y la visión de todos los miembros del equipo para crear una propuesta que todos puedan apoyar. A veces se gana y a veces se pierde pero la organización siempre termina triunfadora.

A la hora de construir un camello, el líder del grupo no puede olvidar las sugerencias de todos los miembros del equipo ya que esto los hace sentir mejor, valorados y que están siendo tomados en cuenta en algo importante.

Este camello debe estar construido en torno a la realidad del grupo, a la meta que este pretende conseguir, los objetivos generales y las necesidades de todos.

SECRETO #3

  • Evitar las trampas del pensamiento basado en dos valores excluyentes.

A mi criterio este es uno de los conceptos más importantes ya que nos habla de que debemos ver las cosas desde dos perspectivas.

A la hora de trabajar en grupo la cuestión no es quien tiene la razón o quién esta equivocado. Por lo general ni siquiera se tarta de qué es correcto y qué está equivocado. Casi siempre la cuestión es qué es lo mejor dependiendo de las circunstancias.

Para esto debemos dejar al lado el ego, y darnos cuenta de que la mayoría de las decisiones implican múltiples valores, dependiendo de la situación y que esta situación debe analizarse desde varias perspectivas.

Nosotros podemos tener las mejores intenciones para tratar de ayudar a nuestro equipo tomando en cuenta las opiniones de todos, pero a veces no lo hacemos de forma correcta. Y es entonces cuando debemos buscar otra forma de obtener buenos resultados tomando en cuenta la situación que se nos presenta.

A veces debemos dar nuestro brazo a torcer, es decir olvidar nuestra idea aunque haya sido buena y oír a los demás miembros del grupo que quizá tengan una idea mejor y nosotros no la vemos ya sea por creer que estamos en lo correcto y que la otra persona esta equivocada; y no se trata de quien está en lo correcto ya que ambos pueden estarlo, sino en que es lo más conveniente dependiendo de las circunstancias.

Hay que ser objetivo, y buscar nuevas formas de atacar el problema y buscar la solución, llevándonos bien con el equipo. No olvidemos que dos cabezas piensan mejor que una y que no debemos intentar de cambiar la forma de pensar de la otra persona, ya que quizá sea buena.

Siempre vamos a necesitar de los miembros del grupo para llegar a nuestra realización como profesionales.

SECRETO #4

  • Influir sobre el futuro...

Para alcanzar este concepto debemos asegurarnos de que nosotros y las personas con las que convivimos trabajen en metas y propósitos que coincidan.

Debemos resolver problemas futuros sin mirar atrás sino hacia delante sin culpar a nadie del grupo por algún fracaso en el pasado. Tenemos que ver como podemos superar el obstáculo para no fracasar en el futuro y alcanzar nuestra meta.

La culpa es el peor obstáculo para la solución de problemas, de nada sirve culpar a alguien si el daño ya esta hecho, no importa quién hizo qué, sino cumplir con nuestras metas para un futuro.

Es importante aprender de los errores, no solo la persona que lo cometió sino todos. Si una estrategia no funciona no debemos culpar a nadie sino en recapacitar en otra estrategia que nos funcione.

Debemos crear una sensación compartida de identidad y responsabilidad, haciendo que los demás inviertan en el éxito de los esfuerzos en conjunto. Es decir, haciendo que nuestro equipo sea especial, que tenga una cualidad única que lo diferencie de los demás, que las personas del equipo se sientan identificados con “algo especial” que les haga recordar porque están ahí, y porque forman parte de ese equipo.

Al influir en el futuro no se puede ignorar el presente, ya que lo que hagamos hoy va ser crucial en nuestro futuro.

Hay que estar conciente de nuestras limitaciones actuales y pensar en el futuro tomando en cuenta esas limitaciones y realidades.

No podemos ignorar las lecciones del pasado, la experiencia puede ser nuestro mejor maestro si aprendemos lo correcto de nuestra mala experiencia.

La clave esta en aprender y luego poner en práctica lo aprendido.