El romancero

Literatura española medieval. Género épico y lírico. Juglares. Recursos literarios. Temas. Trasmisión. Menéndez Pidal

  • Enviado por: Yolanda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Amor y Duelo en la España Contemporánea. Nuevas Etnografías sobre el Ciclo de Vida
UNED
Este curso pretende ofrecer un acercamiento reflexivo a los modos y significados de los rituales contemporáneos...
Solicita InformaciÓn

Actores Políticos entre el Final del Franquismo y la Transición
UNED
La Transición democrática que se vivió tras la muerte de Franco es un periodo que marcó un antes y un después en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El Romancero


DEFINICIÓN

A) INTRODUCCIÓN ANONIMIA

FIGURAS DEL JUGLAR

DIFUSIÓN ORAL

B) TRANSMISIÓN

DIFERENTES VIAS

ROMANCERO NARRAR HISTORIA

TEMAS DE DOMINIO PÚBLICO

C) FUNCIÓN

PERSONAJES

NOTICIERO

TEMATICA

D) TEMA

HISTORIA

MÉTRICA

ESTRUCTURA

E) CARACTERISTICAS FORMALES

LÉXICO

RECURSOS


A. INTRODUCCIÓN

  • 1. Definición

  • El romancero es un conjunto de composiciones o poemas anónimos de carácter épico o épico-lírico compuestos en los siglo XIV - XV para ser cantados al son de un instrumento o recitados acompañados de este. Suelen presentar una estructura muy simple: un número indefinido de versos que riman con asonancia los pares dejando libres los impares.

  • 2. Anonimia

  • Son obras de poetas anónimos, no debido al olvido del nombre del autor sino por ser la obra de todo un pueblo.

  • 3. Figuras del juglar

  • Cabe resaltar la figura del juglar que estaba íntimamente ligada con el paisaje de la Edad Media, éstos, cantaban acompañados de diferentes instrumentos, hacían composiciones poéticas, a través de las cuales se daban a conocer en el público las noticias del momento siendo los difusores de la épica primitiva. En su recorrido por los pueblos y castillos, servían además de esparcimiento del público popular i poseían recursos diversos para entretenerlos: bailes, acrobacias, pantomimas… Con frecuencia recitaban composiciones a modo de representación. Según Menéndez Pidal; decía de ellos, que ante la imposibilidad de retener completas las extensas gestas, los oyentes se hacían repetir el pasaje por parte del juglar y esto los llevó a “olvidar” parte de la gesta.

    El juglar siempre fue sospechoso de ciertas costumbres licenciosas no muy bien admitidas por ciertos sectores de la época porque los identificaban con personas de la farándula.

    Según Menéndez Pidal, nos dice que con el nombre romance se designó en primer lugar al latín, más tarde en la Edad Media, en el ámbito literario, la palabra significaba: composiciones varias redactadas en la lengua común y no en el latín de los clérigos. En el siglo XV se define el significado que tenemos hoy en día: que es el que designa temas y episodios de los cantares de gesta que se cantaban o recitaban de forma fragmentaria al modo de canciones épico-líricas.

    A finales del siglo XVI en Francia se habló de este vocablo como una palabra en femenino, referente a los cantos españoles. Éste pasó a Alemania y de allí pasó a Italia con la aceptación (definición) musical cantada.

    B. TRANSMISIÓN

    B.1. Difusión oral

    Los romances gozaron inicialmente de una difusión oral; solo a finales del siglo XV y sobre todo en el siglo XVI fueron recogidos en textos escritos. Hasta nuestros días han llegado a través de las siguientes vías.

    B.2. Difusión escrita

  • Antologías poéticas como el Cancionero de Estuñiga en 1458 que contiene dos romances el Cancionero General (1511) recopilada por Hernando del Castillo y éste tiene 48 romances.

  • Colecciones de romances que contiene 50 romances escritos hacia 1525. Dentro encontramos el Cancionero de romances que editó Martín Lucio en 1549.

  • Pliegos sueltos constaban de 8 a 16 páginas y como eran frágiles la mayoría se extraviaban.

  • Transmisión oral gracias a la memoria popular se mantuvieron vivos.

  • El oral es el más importante en el proceso formativo del poema y en su base se encuentra la oposición de dos conceptos de poesía: popular y tradicional.

    d.1) La popular es aquella que prende en el pueblo pero que este no manipula por considerarla ajena.

    d.2) En cambio, la poesía tradicional es la que de más de arraigar en el pueblo este manipula por considerarla suya.

    C. FUNCIÓN

    La función más importante del romance es narrar una historia interesante de una manera atractiva y comprensible para la comunidad. Tiene que ser a la vez

    verosímil y realista y que traten temas de dominio público: como el incesto y el

    adulterio, la vergüenza... o traten de personajes o hechos conocidos como el

    Cid, guerras de moriscos, muerte del hijo de un rey... su función es noticiera

    pero a veces el juglar inventa, mezclando la ficción con la realidad entonces la

    noticia y cuento van ligados y a veces se pierde la primera.

    También hacen función de entretener: cuando estos acompañan el trabajo agrícola, la reunión de vecinos, los juegos entre miembros de la comunidad y las romerías.

    C.1. ORÍGEN

    • Una primera hipótesis fue formulada por los románticos alemanes Herder y Grimm. Estos románticos decían que tenían un origen muy antiguo, anterior incluso al de los cantares de gesta y que se habrían formado gracias a la concentración (unión) de varios romances.

    • Frente a ésta hipótesis se alzó otra que sostenía lo contrario. Ésta decía que los romances nacieron a partir de fragmentos de los cantares del pueblo. A esta teoría la llamamos “Teoría Tradicionalista” y la apoyo Menéndez Pidal, que defiende la teoría de la colección de los poemas.

    • La tercera teoría que fue apoyada por Vosler (alemán) recibe el nombre de “Teoría Individualista” en la que consideraba que los romances fueron compuestos por autores anteriores anónimos y concretos a los que debemos los poemas rescatados y recopilados por recopiladores posteriores.

    Menéndez Pidal ha estudiado la fragmentación que conduce el cantar de gesta primitivo a los romances. De echo, cada romance fue variado en el tiempo y en el espacio y las versiones distintas fueron numerosísimas: 12 versiones del romance del conde Arnaldos y 164 del romance de Gerinaldo. Para poder producirse participa la colectividad.

    D. TEMAS Y CLASIFICACIÓN

    Éste apartado se divide en dos aspectos: temática y cronología. A partir de la clasificación según José Luis Alborg por ser el que con mayor claridad este aspecto.

    d.1. Clasificación temática

    • Amorosos: éstos trataban temas sentimentales y caballerescos, como por ejemplo, el romance del prisionero.

    • Noticieros de asuntos varios: servían para dar a conocer diversos episodios históricos que en ocasiones no eran recientes sino de muchos años atrás, como por ejemplo, el romance de Albaro de Luna.

    • Fronterizos: tratan de la convivencia entre musulmanes y cristianos y de la gestas militares de la reconquista, como por ejemplo, el romance de Abenámar.

    • Épicos-nacionales: estos temas cuentan episodios de personajes historicos que formaban parte de la memoria popular a través de los cantares de gesta, como por ejemplo, el romance de los siete infantes de Lara.

    • Épicos-extrangeros: se nutren de la misma materia histórico-legendaria pero, aquí, los personajes suelen ser franceses, como por ejemplo, el romance de doña Alda.

    • Tema griego-romano: son menos numerosos y retoman el pasado legendario de Grecia y Roma, como por ejemplo, el incendio deroga

    • Tema bíblico-religioso: es reducido dado que el carácter del romancero es profano, como por ejemplo, el romance de la llaga santa.

    d.2. Clasificación cronológica

    TRADICIONALES

    A) ROMANCERO VIEJO

    HISTÓRICOS

    CAROLINGIOS

    ROMANCES                                                  JUGLARESCOS  NOVELESCOS

    LÍRICOS

    FRONTERIZOS

    B) ROMANCERO NUEVO

    D.2.A) Se denomina romancero viejo al conjunto de romances que se cantaban a finales de la Edad Media, algunos se han conservado escritos a partir del siglo XV y sobre todo en el siglo XVI, bien en los poemas de los cancioneros, bien en

    colecciones formadas por los romanceros o en pliegos sueltos.

    D.2.A.1) Romances tradicionales

    Los romances tradicionales son fragmentos épico líricos desgajados de los

    antiguos cantares de gesta.

    Representan una notable fragmentación respecto a su origen; estos fragmentos se conservan en la memoria del pueblo y se transmiten por transmisión oral. Estos romances tradicionales son los más antiguos y versan sobre los mismos versos de la antigua epopeya castellana.

    DON RODRIGO EL CID

    BERNARDO DEL CARPIO FERNÁN GONZÁLEZ

    REY DON RODRIGO INFANTES DE LARA

    Estos romances tradicionales se caracterizan por las diferentes asonancias y por

    la construcción más rudimentaria.

    D.2.A.2) Romances juglarescos

    Son de mayor amplitud que los tradicionales y ofrecen a narración un ritmo más

    lento, pausado un estilo más elaborado y lleno de colorido. Aparecen a mediados

    del siglo XV y los juglares son los que empiezan a reconstruir otros nuevos

    romances a imitación de aquellos. Ya no todos eran épicos y una de las

    características es que tendrán solo una sola agonáncia.

    D.2.A.2bis) Clases de juglarescos

    a) HISTÓRICOS: Tratan asuntos nacionales, legendarios y algún asunto grecolatino.

    b) CAROLÍNGIOS: Versan  sobre la épica francesa, el héroe de la épica francesa como fue Roldán.

    Los bretones tratan sobre el rey Arturo, éstos franceses se caracterizan por la

    expansión, la imaginación y la fantasía.

    c) NOVELESCOS: tema amoroso y sentimental de ambiente cortesano y caballeresco.

    d) LÍRICOS: se caracterizan en la expresión del sentimiento amoroso entorno a la poetización de la naturaleza.

    e) FRONTERIZOS: se refieren a episodios de los últimos años de la reconquista,

    también trata sobre sucesos de la vida contemporánea y episodios trágicos o

    luctuosos para los cristianos de la guerra de la Granada

    Todos los romances del romancero viejos se caracterizan por el anonimato.

    D.2.B) Romancero nuevo

    Se compone a mediados del siglo XVI y XVII. No se tratan ya de romances anónimos si no conocidos. Sobre la base de la tradición los poetas hacen revivir estos con un nuevo impulso artístico.

    Los temas que tratan son diversos: pastoriles, mitológicos, religiosos...

    Son más brillantes, más elaborados y más artísticos que los viejos.

    La rima en algunos de estos romances dejan de ser asonantes para ser consonantes y los poetas de esta época que los crean fueron: Cervantes, Góngora, Lope de Vega, Quevedo...

  • Características formales

  • En cuanto a la métrica, ya hemos visto que el romancero procedente de las gestas (largas, tiradas, monorrimas… de versos irregulares (catorce o quince) divididos en dos hemistiquios de ocho) es una serie variable de romances octosílabos que riman en asonante los pares dejando libres los impares.

    Es frecuente que al principio solamente havia una única rima aunque podemos encontrar rimas diferentes:

    7 versos endecha 6 versos romancillo 11 versos romance heroico

    - Podemos distinguir también según su estructura entre romance-cuento: cuando la narración consta de introducción-nudo-desenlace y romance-escena: si esta comienza en “in media res” es decir que no se ofrecen los antecedentes ni el final; este último tipo es el más usual y encierra todo un mundo de sugerencias con finales abiertos o truncados.

    - En cuanto a su extensión, los romanceros oscilan entre 10-16 versos hasta 1350 versos. Los épicos suelen ser más breves y los juglarescos más extensos y los romances nuevos o artísticos, que se dan a partir del siglo XVI ya tienen autor, las versiones son ya más detalladas.

    - En cuanto al estilo, como podemos ver hay una mezcla de narración y dialogo, sencillez de recursos, preferencia por la narración frente a descripción, por lo que escasean los adjetivos. Utilización de una técnica impresionista que consiste en describir con pocas palabras un objetivo o situación que normalmente no se sabe hasta el final.

    - En cuanto al dinamismo narrativo podemos ver que a través de él se puede intentar captar la atención del publico, que en latín se dice: “captatio benevolentiae” y los consigue introduciendo al lector directamente, sin preámbulos entrando el romance en un momento determinado de la acción, interrumpiendo y para ello se vale de los siguientes recursos o formulas: el paralelismo, la repetición léxica, utiliza la aliteración, también hace uso de la alternancia de tiempos verbales; (de tercera a primera persona) que proporciona agilidad y sugerencia.

    - En cuanto a la repetición tónica asonántica, podemos encontrar como se hace uso de la enumeración, de la antítesis, hace uso del plural para captar la atención del público, utiliza los arcaísmos, como por ejemplo: filio hijo… también el autor hace uso de paragógia, que es cuando de pone al final del verso una “e” para que sume una sílaba más, como por ejemplo, señor señor(e). También utiliza todo lo contrario si no se tiene q sumar ninguna no la coloca, a esto le llamamos apócope.

    En conjunto el romance es llano, se utiliza la comparación, la metáfora… son los más fáciles de recordar. También se hace uso del vocativo para que el pueblo participe.

    • Pervivencia del romancero

    A diferencia de lo sucedido en otros países como Francia, Inglaterra y Alemania en España no se perdió esta influencia épica, fecunda y original que sirvió de inspiración para manifestaciones literarias posteriores en el teatro o el romanticismo, hasta cobrar renovada intensidad en nuestros días. Desde el siglo XVI son muchos los autores cultos que han escrito romances, como por ejemplo; Cervantes, Lope de Vega, Góngora, Quevedo… ambos los cultivara con gran precisión e hicieron que pervivieran. Sin embargo, su uso declinó en el siglo XVIII para cobrar fuerza en el romanticismo. En el siglo XX lo han cultivado entre otros poetas como Antonio Machado, Unamuno, Gerardo Diego, Rafael Alberti…

    Paralela a su pervivencia en el tiempo ha corrido su expansión en el espacio: durante los siglos XV y XVI pasaron a Cataluña, Portugal y a otros lugares de Europa y los judíos expulsados de la península en el siglo XV lo llevaron con ellos y se sigue manteniendo en el norte de África, mediterráneo oriental (Estambul…) y nuestros conquistadores lo llevaron a América. Los romances se pueden oír en castellano arcaico.