El retrato de Carlota; Ana Alcolea

Literatura contemporánea. Siglo XXI. Narrativa española. Novela juvenil. Misterio. Detectives. Venecia. Carnavales

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

1-

Carlota es la primera vez que viajaba sola en avión, estaba muy nerviosa, así que se puso a hablar con la señora que tenia al lado hasta que se dio cuenta que era extranjera y que encima se había dormido. Se puso a leer el libro que su madre le había regalado. Cuando el avión aterrizo en Venecia, vio a Ángela, era rubia y llevaba el pelo recogido. Tenía grandes ojos castaños y unos treinta y cinco años aunque no los aparentaba.

Allí en Venecia Carlota se iba a dar cuenta de que era una niña muy tonta, e iba a vivir experiencias inolvidables.

2-

La casa de la tía Ángela, era algo extraña para Carlota. Antiguamente formaba parte de un palacio veneciano. En la planta principal estaba la cocina, el recibidor, el comedor, con una mesa alargada. El salón estaba lleno de objetos de diferentes épocas y países, también había un gran piano de cola negra que ocupaba parte de la estancia. No había casi un centímetro de pared que no estuviera tapado por un cuadro, por una máscara o por un espejo veneciano.

En la segunda planta estaban los dormitorios y desde allí se subía al ático, q era el rincón secreto de Ángela.

En la pared del descansillo había un cuadro que desde el primer momento le llamo mucho la atención a Carlota. La mujer del cuadro se apoyaba en un gran piano de cola, era el del salón. Era rubia como Ángela y llevaba un extraño collar colgado del cuello.

3-

A la mañana siguiente Ángela le enseño el jardín a carlota, estuvieron ablando un rato, hasta que carlota le pregunto si la señora del cuadro era su bisabuela, Ángela sorprendida por el descubrimiento de carlota le pregunto que como había descubierto, Carlota le contesto, que le había parecido verla en algunas fotos de casa, y que se parecía mucho a ella. Ángela le contó que su muerte fue un tanto extraña, carlota quiso seguir preguntando pero en ese momento llego un vecino, así que se acabo la conversación.

4-

Ángela siempre llevaba colgado del cuello un extraño medallón; Carlota al darse cuenta que nunca se separaba de el, le pregunto que era ese medallón, Ángela tras hacerse de rogar le dijo a carlota que se lo había regalado un amigo de África y que era una muela de leopardo. Carlota no se quedó satisfecha y siguió preguntando pero Ángela se negaba a contestar cualquier pregunta.

5-

La bisabuela también llevaba un collar muy extraño, Carlota no lo veía bien desde abajo así que cogió una silla y una lupa, y se puso a observar detenidamente el collar.

Las perlas eran extrañas…Carlota no había visto ningunas como esas.

6-

Carlota llevaba unos dos días encerrada en casa desde su llegada a Venecia, la veía una ciudad pequeña, y pensó que no se podría perder, así que se fue a dar una vuelta. Llegó a una plaza donde había una gran estatua, de la cual había oído hablar en sociales. Cuando se retiraba mirando la estatua chocó con un chico, con tan mala suerte de que se le cayeran todos los papeles al suelo, el chico pidió ayuda y le dijo q mirara por donde pasaba, y se fue corriendo porque tenia mucha prisa.

7-

A Carlota le hubiera gustado aprender a tocar el piano, pero no pudo. Ángela le contó que cuando era niña su madre quiso que ella y su hermana (la madre de Carlota).

Ángela le dijo a Carlota que un par de días a la semana iba un joven a tocar el piano, decía que tenía un sonido muy particular y que no hay otro como ese. El joven se llamaba Ferrando y tenía más o menos la edad de Carlota.

Ángela y Carlota comenzaron a hablar de la bisabuela, tema que a Carlota le encantaba.

Carlota dijo que le encantaría parecerse a su bisabuela, Ángela le dijo que había algo en lo que eran iguales, y es que las dos se llamaban Carlota

8-

Al día siguiente, sobre las cinco y media sonó el timbre, era Ferrando que iba a tocar el piano. Ángela llamo a Carlota para presentárselo, cuando bajó por los escalones se quedo emparrada mirando el retrato de la bisabuela porque pensaba que el jarrón era diferente, que no era el mismo, y se calló, con tan mala suerte de caer encima de Ferrando. Cuando lo vio se dio cuenta que era el mismo con el que se había tropezado en la plaza, menos mal que no se había fijado en la cara. Ferrando le contó a Carlota que tocaba el violín y que prefería dejarlo en casa porque el ultimo día por poco una niña lo rompe. Ferrando le dijo a Ángela que le había escrito una canción, pero cuando se chocó con aquella niña se le mojó, aunque pudo recuperarla. Cuando acabó de tocarla Carlota pensó que era algo muy desagradable, pero claro ella no sabía nada de música, Ángela dijo que era preciosa. A Carlota por poco se le escapa que era ella la de la plaza, pero con suerte Ángela la salvó.

9-

Al día siguiente Ferrando fue otra vez a casa de Ángela para ensayar con el piano, ya que tenía un examen en el conservatorio. A la tía Ángela le llegó una inspiración así que nos dejo en el salón y ella se fue a su rincón a escribir, Carlota preparo un chocolate caliente para ella y para Ferrando. Cuando Ferrando acabó de tocar el y Carlota estuvieron hablando un rato, y fue cuando ella se dio cuenta que estaba enamorada. Escucharon un grito de la tía Ángela y los dos corrieron a ver que pasaba, estaba tirada en el suelo y muy pálida, tenía entre las manos unos pétalos de rosa secos. Ferrando y Carlota no entendieron nada hasta que les dijo q miraran el retrato de la bisabuela, no había flores en el jarrón, ninguno de los tres se explicaba que podía haber pasado. Ángela le contó a Carlota que la habitación donde ella dormía era la de la abuela, Carlota se sobresalto muchísimo y no se lo podía creer, cuando volvió a mirar el retrato, tampoco estaba el collar, Carlota no sabia que hacer estaba muy nerviosa, sin embargo Ángela y Ferrando estaban mas relajados.

10-

Por la noche Carlota no se podía dormir pensando en que allí mismo había muerto su abuela, giró de un lado al otro, vio la cómoda y encima el joyero de la abuela, se le ocurrió ir a mirarlo pero no vio nada, lo cerro y cuando lo volvió abrir había una cuenta, era como las del collar del retrato, estaba segura, pero no quería pensar que las flores y el collar estaban relacionadas con la misteriosa muerte de su bisabuela. Cerró los ojos muy fuertes y pensó que al día siguiente se la daría a Ángela.

11-

A la mañana siguiente Carlota le preguntó a Ángela por el collar, esta le contestó que habían estado buscándolo por toda la casa, y que no habían encontrado nada de nada, entonces Carlota sacó la cuenta del collar, y Ángela no sabia que decir.

Ángela insistía que era el fantasma de Carlota que les estaba mandando señales para descubrir su misteriosa muerte, aunque Carlota no quería creérselo.

12-

Una tarde Carlota subió a ver Ángela que estaba en el torreón. Era más grande de lo que parecía, con muchísimos libros y figuritas raras. Comenzaron a hablar de todo lo que estaba pasando y Ángela le dijo que tendría que resolver el misterio junto con Ferrando, porque ella estaba muy ocupada escribiendo su libro.

13-

El carnaval se acercaba y Carlota estaba segura que ella no se iba a disfrazar, desde pequeña en el colegio no le había gustado y ahora no iba a ser la primera vez. Ángela llegó con el vestido que se iba a poner ella, pero no se lo enseñó. Después bajó una gran caja roja donde estaba el vestido que se tenía que poner Carlota, y sacó un bonito vestido rojo, con su capa, su capucha y su antifaz, solo faltaba el collar… Carlota había cambiado completamente de idea, el vestido le encantaba, y ahora estaba segura que se lo iba a poner, además era el vestido que se ponía la bisabuela.

14-

Por la tarde estaban sentadas las dos en el salón y a Carlota le apeteció una taza de chocolate; cuando se dirigía a la cocina se fijó en la vitrina q tenia su tía con una taza preciosa, con los bordes dorados y que tenía los mismos mosaicos que estaban en el techo. Ángela le ofreció que se lo tomara ahí en esa taza, Carlota no sabia que responder así que ella y Ángela fueron a limpiarla, cuando se dieron cuenta que dentro había algo. Ángela lo cogió cuidadosamente y vieron que era una cuenta del collar de la bisabuela. Las dos estaban desconcertadas, así q Ángela volvió a decir q seria otra pista de Carlota, Carlota seguía sin dar crédito a lo que pasaba así que cogió su taza y se fue a tomar el chocolate.

15-

Una tarde Carlota subió a preguntarle a Ángela que donde tomaba el chocolate Carlota, Ángela le contesto con una sonrisa y le dijo q llamara a Ferrando que irían a verlo. Era el café Florián. Cuando llegaron Carlota vio que era muy elegante, y entraron. Dentro en las paredes estaban pintadas las mismas musas de la taza que estaba en casa, pero no se pudieron sentar ahí, se sentaron en otra sala que estaba llena de cristales, Carlota se quedó mirándolos y le pareció ver a la bisabuela con el traje de carnaval, asustada salió corriendo por la puerta, se tranquilizó y volvió a entrar. Ángela y Ferrando extrañados le preguntaron que le había pasado y le dijeron q estaba en los carnavales de Venecia, que nada de lo q pasaba era normal, Carlota estaba empezando a asumir que nada era normal.

16-

Cuando volvían a casa un grupo de disfrazados rodeó a Carlota, pero Ángela y Ferrando estaban tan distraídos hablando de música q ni se enteraron. Carlota no sabia por donde ir ni que hacer, vio un hombre mayor y decidió ir a preguntarle, el hombre al principio no le respondía nada claro, pero al final le dijo q el también iba cerca de donde ella quería ir así que le dijo q la siguiera. Los dos iban caminando cuando de repente se apareció Ferrando corriendo, vio q el hombre que acompañaba a Carlota era su profesor de piano, el anciano al enterarse que era la sobrina de Ángela le contó que eran muy amigos y también había conocido a su bisabuela. El anciano se fue y Ferrando y Carlota siguieron caminando. Pasaron por un puente y un gondolero dijo algunas palabras en veneciano, y Ferrando le dijo a Carlota que el gondolero le había dicho que porque no abrazaba a esa chica tan guapa que era un tonto, Carlota estaba deseando que pasara eso, y cuando Ferrando se disponía ha acercarla hacia el, otro grupo de gente disfrazada los volvió a rodear, Carlota empezaba a estar harta del carnaval, asíque volvieron a casa rápidamente.

17-

Por la noche, Carlota ya muy cansada decidió subir a descansar un rato a su habitación.

Empezó a pensar todo lo que le había pasado, y recordó que había visto el vestido, así que lo sacó y se lo probó cuando llegó a la peluca algo le molestaba detrás, lo cortó con las tijeras y empezaron a caer bolas de cristal, como las del collar. Entonces se colocó la mascara y se miró al espejo, pensó que en el espejo tenia que haber algo, así que lo cogió lo puso en la cama y le dio la vuelta. En la esquina inferior había un pequeño compartimento, en el cual había mas cuentas de cristal. Ángela y Ferrando cansados de llamarla y que no contestara subieron, y vieron todo lo que había descubierto, detrás del cuadro estaba la empresa que lo había echo y decidieron ir al día siguiente Carlota y Ferrando a visitarla.

18-

Por la mañana Carlota se despertó muy pronto porque tenía que ir a la isla de Murano a visitar la fabrica de Moretti. Cuando bajó a desayunar, Ángela le dio el jarabe de rosas que ella misma hacia, porque no les quedaba leche. Carlota le pregunto que de donde la había sacado y que como se hacia. Ángela como casi siempre se tocaba el medallón que nunca se quitaba, Ángela fue a buscar el libro donde la encontró, que era de Carlota, pero no lo encontró, y en ese momento sonó el timbre, seguro que era Ferrando que llegaba puntual.

19-

No tardaron mucho en salir de casa. Fueron caminando por Venecia hasta llegar, donde cogían el vaporetto. Ferrando dejó que se pusiera Carlota en el lado de la ventana para poder ver las maravillosas vistas. Carlota sintió que se estaba mareando, y que iba a vomitar, así que se salió corriendo y vomito fuera del vaporetto, Ferrando salio corriendo para ver que le había pasado, Carlota no le dijo que había vomitado, pero como había mucha humedad, se metieron dentro y se sentaron los dos abrazados, hasta que llegaron a la isla.

20-

Cando llegaron a la isla de Murano no sabían que hacer, donde ir. Pero vieron un cartel que ponía: “Moretti, maestro del cristal”, pero claro era domingo y estaba todo cerrado, llamaron a la puerta y salió una señora que les indico donde estaba la casa del señor Moretti. Cuando llegaron la puerta se abrió sola, y al ver que no había nadie se presentaron. El señor Moretti estaba en su despacho y les hico pasar enseguida cuando se entero que llevaban un antiguo collar. Le explicaron parte de la historia y el señor Marcelo Moretti buscó los informes sobre el collar que seguro que su padre tenía guardados. Les comunicó que faltaba la pieza más grande y el broche, que efectivamente tenía un pequeño tornillo de bronce, y que este había podido causar la muerte de bisabuela, ya que cuando se oxidaba crecía moho venenoso. También les dijo que quien lo había pagado había sido el señor Arnolfi, el padre del maestro de Ferrando, el mismo que había acompañado a Carlota.

Carlota y Ferrando salieron de la casa y fuera había mucha niebla.

21-

Cuando fueron a coger el vaporetto para volver a casa, se dieron cuenta de que lo habían perdido, así que fueron a dar vueltas por Murano. Carlota decidió que era el momento perfecto para contarle Ferrando lo de la plaza, cuando se lo contó Ferrando se echó a reír y pensó que era una gran coincidencia. Ferrando también quería decirle algo a Carlota, y justo cuando estaban frente a frente se besaron, cosa que Carlota estaba deseando. Enseguida llegó el vaporetto y dentro la volvió a besar.

22-

Le contaron lo que habían descubierto a Ángela, y les dijo que fueran a ver al señor Arnolfi. Fueron por la tarde a su casa, que era un antiguo palacio.

Cuando le enseñaron a Arnolfi las cuentas del collar se puso muy nervioso y les empezó a contar toda la historia.

El padre del señor Arnolfi y Carlota habían estado enamorados desde pequeños pero se casaron con otras personas y tuvieron hijos, aunque se seguían viendo a escondidas.

Una tarde el señor Anolfi mandado por su padre fue a llevarle flores a Carlota, había una nota en la cuál ponía: “a las 5 en el Florián” Arnolfi fue a la hora que habían quedado su padre y Carlota, se sentó donde los podía ver bien, vio que estaban hablando, y que cuando carlota se despisto su padre le echó algo en el vaso, Arnolfi asustado por lo que pudiera ser eso se fue a casa.

Mas tarde fue a casa de Carlota a ver si estaba bien, pero no estaba con fiebre y mareos, la acompañó a la cama, fue a avisar a un medico y cuando le subió un vaso de agua, se dio cuenta que estaba muerta. Arnolfi asustado fue a quitarle el collar que le había regalado su padre, y se rompió; las recogió y las metió en el compartimento del cuadro y en el piano. Cuando llegó el medico vio que tenia el pequeño agujero en el cuello del broche y dijo que había muerto por eso, Arnolfi tenia en el bolsillo guardados el broche y la cuenta grande.

Cuando el señor Arnolfi acabo de contarles la historia estaban con la boca abierta.

23-

Ferrando y Carlota siguieron preguntándole a Arnolfi, les contó que el broche lo tiro al canal que las bolas desaparecieron del piano, y que la grande estaba en una caja del violín de Ferrando. Arnolfi había ido a buscar las bolas, pero nunca las había encontrado, por eso cuando las vio se quedó tan sorprendido.

Arnolfi les dijo que lo mejor seria que hablaran con Ángela.

24-

A la mañana siguiente Ferrando fue a casa, y Ángela llamó a Carlota. Comenzaron a contarle a Ángela todo lo del señor Arnolfi, entonces Carlota acuso a Ángela de haber sido ella la causante de todo, Ángela comenzó a contar que tenia que hacer algo para tener a Carlota entretenida mientras ella acababa su novela. El cambio en los cuadros, era simplemente que había dos cuadros, las cuentas de cristal las encontraron Ángela y la madre de carlota de pequeñas jugando, y ahora Ángela las había distribuido así aposta.

Carlota no sabía como sentirse, acababa de vivir una aventura muy emocionante.

El señor Arnolfi le envió un libro a Carlota, el libro que había estado buscando Ángela.

Ahora ya tenían todas las cuentas del collar, así que Carlota mando a Ferrando a Murano a raparlo, mientras ella se preparaba para el martes de carnaval.

25-

Por la mañana Carlota y Ángela se prepararon, a Carlota le llegó el collar ya arreglado y se lo puso. Al poco tiempo llegó Ferrando, y se fueron los dos a dar una vuelta por Venecia. Mas tarde había quedado con el señor Moretti y Ángela en el Florián.

En el café Florián Carlota y Ferrando presentaron a Ángela y a Moretti y se fueron rápido, a Carlota solo le quedaba un día y lo quería pasar con el.

26-

Ferrando y Carlota se habían despedido por la noche, y Ángela le llevo al aeropuerto antes de irse le dio un paquete donde estaba la novela que Ángela había escrito, le dijo que sin querer le había ayudado muchísimo a escribirla, que ella la había escrito y Carlota la había vivido. Se dieron un fuerte abrazo y Carlota se subió al avión.

Una vez arriba lo abrió y vio que se llamaba “El retrato de Carlota” lo ojeó un poco y vio que estaba todo lo que le había pasado durante esa semana.

OPINIÓN PERSONAL

El libro me ha gustado, y me ha parecido muy interesante, porque toda la novela esta intrigante, y no sabes que va a pasar después. Para mi es una de esas novelas, que cuando empiezas no puedes parar de leer y cuando paras, solo piensas el porque de las cosas, y no te la puedes quitar de la cabeza.

Me ha parecido muy bonita la historia de Carlota y Ferrando, dos jóvenes que por casualidad se encuentran y acaban enamorándose.

Me ha gustado la idea de Ángela de preparar todo eso para poder acabar la novela, y al final gracias a Carlota la ha terminado.

La forma de narrarlo todo es muy personal, y la forma en que describe Venecia, sus canales y los palacios, ami me entraban ganas de trasladarme allí y poder vivir todo lo que estaba viviendo Carlota. En resumen no me importaría volver a leerla dentro de unos años.

DESCRIPCIÓN DE LOS PERSONAJES.

Carlota: Es una niña de 15 años que va a cuarto de ESO, es muy realista, y hasta que llega a Venecia no aprende a dejar llevar su imaginación.

Ángela: Es una chica de unos 35 años aunque no los aparenta, rubia con grandes ojos. Es una escritora de novelas bastante conocida.

Ferrando: Es un chico de Venecia, de unos 16 años. Con el pelo de melenita y rizado. Es todo un fanático de la música y toca muy bien el piano y el violín.