El retablo jovial; Alejandro Casona

Literatura española contemporánea del siglo XX. Teatro de postguerra. Personajes. Estructura. Argumento. Temas. Biografía y obras

  • Enviado por: LOTO
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


RESUMENES

Sancho Panza En La Ínsula

Sancho panza se hace Gobernador de una ínsula por orden de los duques, que lo hacen para divertirse. Sancho resuelve pleitos sabiamente lo que a la gente del palacio le sorprende mucho y piensan que al final la burla se convertirá en realidad. Al final llega una carta al gobernador, diciendo que hay espías disfrazados que quieren asesinar a sancho, él después de eso dimite de su cargo de gobernador.

Personajes:

Sancho

El Mayordomo

El Cronista

El Sastre

El Labrador

El Viejo Con Báculo

El Viejo Sin Báculo

El Graciosico

La Buscona

El Ganadero

Dos Pajes

Entremés del mancebo que caso con mujer brava

Un joven va a pedir la mano de una moza. El padre de esta se asombra de que alguien quiera pedir la mano de su hija porque es muy ruda, como su madre. El padre le concede la mano y el joven y la moza se casan.

El día de la boda. el marido piensa que puede hacer para domar a su esposa y se hace pasar por loco pidiendo agua a unos animales. Como los animales no le dan el agua, este les afeita y la mujer, al ver que el marido a hecho eso con los animales, le lleva el agua cuando este se la pide.

El suegro cuando ve como su hija a sido domada de esa manera, intenta hacer lo mismo con su esposa, pero esta le dice que ya le conoce demasiado y que eso lo debería de haberlo hecho hace mucho tiempo.

Personajes:

Patronio

El Mancebo

El Padre Del Mancebo

La Moza

El Padre De La Moza

La Madre De La Moza

Farsa del cornudo apaleado

Un hombre tiene que hacer un viaje repentinamente de una noche.

El que confía en su criado, le deja la custodia de su esposa. Pero el criado y la esposa se juntan. El hombre llega de repente y casi les sorprende juntos. Entonces la mujer para que su esposo siga confiando en ella y en el criado le hace una trampa.

Le dice que el criado le esta tirando los tejos. Entonces le hace vestirse de ella para que lo vea. Pero, como el criado lo sabe, le tira los tejos a ella (o sea, al marido vestido de la mujer) y, como él se deja cortejar, el criado le da una paliza. Así el hombre termina creyendo en la esposa por serle fiel, y en el criado por intentar averiguar si la mujer es fiel al marido.

Personajes:

El Prólogo

Micer Egano, rico mercader.

Beatriz, su esposa.

Anichino, su intendente.

Brunela, dueña.

Dos Criados

Fablilla del secreto bien guardado

Un hombre encuentra un tesoro y le confía este secreto a su mujer, pero como sabe que se lo iba a contar a sus amigas, también le cuenta otros secretos los cuales son mentira.

La mujer cuando les cuenta estos secretos a sus amigas, la toman por loca y ella piensa que si les cuenta el secreto del tesoro creerían que está aun más loca y decide no contárselo.

Y así el marido logra que su mujer guarde un secreto.

Personajes:

Bruno

Juanelo

Leonela

Sandra

Asunta

Liseta

Farsa y justicia del corregidor

Un posadero cocina comidas robadas.

A su posada va un corregidor, y el posadero le da sus mejores comidas para que el corregidor haga la vista gorda.

Un cazador le lleva al posadero unos animales y le dice que se los cocine.

El posadero le cocina estos animales pero se los da al corregidor y el cazador se enfada y sale detrás suya.

El posadero en su huida arroya a varias personas.

Estas personas se quejan al corregidor y este cambia la justicia a favor del posadero por haberle tratado tan bien.

Personajes:

El Corregidor

El Secretario

El Posadero

El Cazador

El Peregrino

El Sastre

El Leñador

Dos Alguaciles

Un Ministril

COMENTARIOS SOBRE “EL RETABLO JOVIAL”.

Amor por el teatro popular y adaptación de textos clásicos.

El “Retablo jovial” reúne algunos de los mejores valores del teatro de Casona, en particular su amor por el teatro popular y su capacidad para adaptar textos clásicos. Se compone de cinco farsas breves: Sancho Panza en la ínsula; Entremés del mancebo que casó con mujer brava; Farsa del cornudo apaleado; Fablilla del secreto bien guardado; Farsa y justicia del corregidor. Cada una de ellas tiene una fecha de composición diferente; las dos primeras se habían estrenado ya en España antes de la Guerra Civil de 1936, puesto que el autor las escribió para figurar en el repertorio que las Misiones Pedagógicas representaban por los pueblos de las dos Castillas. Las otras tres se compusieron en el exilio americano, y se publicaron en 1949 bajo el titulo general mencionado. Desde entonces se han convertido en una de las creaciones más conocidas del autor y en textos de representación casi obligada por parte de los grupos de teatro escolar.

Origen literario de las piezas que componen la obra.

Cada una de las piezas tiene un origen literario anunciado por Casona en su <<Nota preliminar>>. Sancho Panza en la ínsula escenifica parte de lo narrado por Cervantes en los Capítulos 45, 47 y 49 de la segunda parte del Quijote. El Entremés del mancebo que caso con mujer brava se basa en el Ejemplo XXXV de El Conde Lucanor, obra del Infante don Juan Manuel. La Farsa del cornudo apaleado procede de una narración situada en la Jornada VII del Decayeron de Boccaccio. La Fablilla del secreto bien guardado no tiene una fuente precisa, si bien el autor señala su origen en un cuento popular italiano; por último, Farsa y justicia del Corregidor tiene bastante que ver con la Patraña VI, incluida por Juan de Timoneda en El Patrañuelo, colección de relatos publicada en 1567.

El Retablo jovial fue concebido y compuesto por Alejandro Casona a lo largo de un periodo de casi dos décadas. Al tratarse de obras sencillas, destinadas a un público amplio, no se encuentran pasajes oscuros ni grandes dificultades léxicas o de orden histórico-literario. El autor utiliza expresiones tradicionales para crear el adecuado”tono de época”.

Tanto por la ingenuidad primitiva de sus temas como el retozo elemental de su juego, no son obras indicadas para la seriedad de los teatros profesionales. Si a alguien pueden interesar, será a las farándulas universitarias, eternamente jóvenes.

Marco histórico.

Al ser El retablo jovial una obra de carácter popular no hay en ninguna de sus piezas intento de reproducir con exactitud un marco histórico concreto, antes bien se pretende que sus sencillas historias puedan ser entendidas y asumidas por un público universal. Aunque no aparezcan referencias históricas concretas, estas piezas en su desarrollo ofrecen algunos detalles en escenografía y diálogos que las sitúan en una época muy anterior a la actual.

Temas e ideología.

Cada pieza desarrolla un tema propio de forma especial, pero destacan unos pocos pertenecientes a la cultura popular y carnavalesca de todos los tiempos y lugares. Conjunto de temas que figuran en la literatura europea desde la Edad Media.

Los personajes.

El teatro popular recrea casi siempre unos cuantos personajes típicos, definidos por una serie de rasgos externos que determinan su comportamiento al tiempo que los sitúan muy cerca de la experiencia de los espectadores. Recuerda los tipos del pícaro, el soldado fanfarrón, la casada infiel, el viejo celoso, el pueblerino rústico al que engañan en la ciudad o el estudiante travieso: se trata pues de personajes planos porque su carácter evoluciona a lo largo de la obra. Por lo demás estamos ante piezas breves, con reducido número de actuantes para que la representación resulte sencilla y fácil de organizar.

La estructura.

Las piezas pertenecen a una modalidad dramática denominada “teatro menor”, dentro del cual se engloban textos que no llegan a la media hora de duración.

Casona desde el titulo genérico ordena la estructura general del libro combinando unidad y diversidad: elige la palabra “Retablo”, que dentro de la arquitectura se refiere a un conjunto decorativo único, integrado por distintos cuadros o estatuas separadas por un marco bien visible; añade luego el término “Jovial”, que anuncia el carácter alegre y desenfadado del conjunto.

La brevedad del teatro menor ocasiona que estas piezas se desarrollen en un acto, apenas exista división en cuadros o escenas y se mantenga la llamada regla de las tres unidades: acción única, representada en un mismo lugar y en un tiempo reducido. Es frecuente asimismo la repetición de acciones y de expresiones para facilitar la comprensión de la fábula por parte de un público amplio. Por último, pese a su corta extensión, Casona logra crear en estas piezas momentos muy sugestivos desde el punto de vista escenográfico: se trata de situaciones en las que se hace imprescindible la representación teatral para percibir todas las posibilidades comunicativas de la obra.

Lenguaje y estilo.

Otro elemento clave en la literatura popular es el uso de un lenguaje vivo, sencillo, cuajado reexpresiones coloquiales y apto para ser comprendido por toda clase de espectadores; ello se corresponde además con el origen social de los protagonistas, respetándose así el decoro: que cada personaje hable y se comporte conforme a su lugar en la sociedad. El hecho de que estad obras estén ambientadas hacia finales de la Edad Media o en el Siglo de Oro obliga a Casona a realizar una equilibrada introducción de arcaísmos y expresiones de época. Por último, la viveza del lenguaje se consigue también mediante la abundante presencia de comparaciones e imágenes basadas en el mundo de la naturaleza o la experiencia popular.

Alejandro Casona

Escritor español de gran renombre. Uno de los autores de teatro hispano de mayor éxito que ha tenido sin duda España en el presente siglo. Autor que en sus obras mezcla lo poético, lo real, lo filosófico, lo cotidiano y lo religioso. Figura de renombre que dio en llamarse Alejandro Casona

El estilo de sus obras

De estilo muy propio, donde todo gira entre el amor y lo poético, entre la realidad y la fantasía, lo cabalístico y lo insospechable, la obra de Casona es digna de estudio. Sus obras han sido traducidas a muy diversos idiomas como lo son el inglés, el francés, el italiano, el alemán, el ruso, el checo y el finlandés.

Sus obras, como ya dije, tienen siempre una mezcla de poético y realidad, algo que gusta mucho a los auditorios, pues les proporciona la sensación de estar como presenciando hechos reales, cosas que podrían suceder, transportados, al mismo tiempo, a un ambiente y un lenguaje comprensible que dignifican al hombre y a sus hechos más cotidianos.

Aspectos y sentires

A veces poético, a veces simbólico, muchas veces elocuente y otras veces claudicante, Casona va más allá que los demás. Él escribe y habla sobre un mundo en que vivimos, un mundo creado por el hombre mismo, un mundo bajo, imperfecto, lleno de vilezas y crueldades. Un mundo donde el hombre, de hecho, paradójicamente, es su propio creador y víctima.

Casona entonces habla de los sueños del hombre, sus deseos, sus anhelos. Encuentra que el hombre quiere vivir, aunque a veces se refugie en fantasías, que en ocasiones son mil veces mejores que una cruel y aplastante realidad. Casona cree que el hombre no quiere que le destruyan esos sueños de realidad o fantasía, donde habla del Amor, de Dios y la Justicia.

Así por ejemplo, en La sirena varada, aparece una mujer desgraciada que prefiere seguir viviendo en medio de su locura, una locura hermosa para ella, a que le sea devuelta la razón, lo cual la arrojaría a un mundo sucio y lleno de vergüenza, el mundo de "los listos", aquellos que no sirven para nada.

En los árboles mueren de pie se ve el sentido de la vida, la fe, la determinación a seguir viviendo y morir con un y por un ideal. Personajes que se muestran no como caracteres, sino como figuras vivas y palpitantes, vivas e ilusionadas que muestran un dualismo entre el ser y querer ser.

Casona: su persona

Persona que siempre le gustara hablar con los jóvenes y niños. Alguien para quien el mundo era la vida. Un autor, excelente comediógrafo quien entre sus últimos éxitos alcanzados estuviera La casa de los siete balcones, obra en que evoca a su querida y añorada Asturias. Alguien que siempre será recordado por su nombre (aunque éste, valga la redundancia), no haya sido su propio ni verdadero nombre: Alejandro Casona.

Sus últimos años

Habiéndose retirado a vivir a Argentina. Casona seguiría escribiendo y publicando ahora artículos en los principales periódicos del continente. Realizó frecuentes viajes en los que aprovechaba para recibir nuevos triunfos y hacer nuevos amigos. Los que le conocieron siempre hablan y le recuerdan por su amabilidad, su trato, su afecto, su sencillez y su gran don de gentes.

Más tarde regresaría a España. Se sentía ya enfermo, era el año de 1962. Se cuenta que al llegar a su tierra dijo: "vengo a morir". Citaba una frase de "Los árboles mueren de pie". Tres años más tarde, un 17 de septiembre de 1965 fallecería, a consecuencia de un paro cardíaco. Sus restos serían velados en la capilla ardiente que se instalara en el Teatro Lara, pocos días antes de haber estrenado su pieza Las tres perfectas casadas.