El reino del dragón de oro; Isabel Allende

Literatura hispanoamericana contemporánea. Siglo XX. Escritores latinoamericanos. Narrativa. Novela de aventuras. Suspense. Budismo. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Che
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

El Reino del Dragón de Oro

Por Isabel Allende

La historia de La Ciudad de las Bestias continua, esta vez en las altas y frías montañas del Himalaya, donde Alexander Cold y Nadia Santos se aventuran junto con la expedición de International Geographic al Reino del Dragón de Oro…

Durante días, Dil Bahadur y su maestroTensingquien era un lama budista encargado de entrenar al futuro rey de El Reino del Dragón de Oro, escalaron la cumbre del Himalaya, la región de los hielos eternos. Iban en busca de unas plantas raras, pero al mismo tiempo el lama Tensing estaba probando las virtudes de su discípulo: voluntad y valor. Luego de varios días de viaje, llegaron a un monasterio, donde antes se entrenaba un arte marcial llamado tao-shu. El monasterio se llamaba Chenthan Dzong donde Dil Bahadur y su maestro pasaron la noche.

A la mañana siguiente llegaron al valle de los Yetis, unas creaturas de metro y medio de altura con un largo pelaje blanco y unos pies inmensos de mono. Descubrieron que de los pocos Yetis que había todos estaban contagiados de una extraña enfermedad. Al descubrir que el pozo de agua de la cual tomaban las pobres creaturas estaba contaminado, se solucionó el problema.

Al otro lado del mundo en Nueva York, Kate Cold estaba averiguando si en verdad los huevos de cristal que había encontrado su nieto en el Amazonas eran diamantes de verdad. Para su sorpresa lo eran. Le comunicó a su nieto desde Nueva York a California la gran noticia de los diamantes, y además aprovechó para preguntarle si quería ir con ella al Reino del Dragón de Oro. Desde luego Alex dijo que si, y acordaron verse en el aeropuerto de Nueva York.

Mientras tanto, el segundo hombre más rico de mundo, el coleccionista, hablaba por teléfono con una cierta persona en Hong Kong, el especialista. Estos dos hombres hablaban de negocios, el especialista hacía todo lo que le ordenaran por un precio muy grande, mientras que el coleccionista pagaba cualquier precio por los servicios del especialista.

Estos hombres acordaron obtener una estatua llamada El Dragón de Oro, obtenerla de una manera sucia, de esa forma el coleccionista adivinaría el futuro, según la leyenda del dragón. Usaría la estatua sagrada del Reino del Dragón para triplicar su fortuna, y así cumplir su sueño: ser el hombre más rico en toda la historia.

Al llegar al aeropuerto de Nueva York, Alex se sorprendió al ver a su amiga Nadia Santos esperándolo junto con su abuela. Kate había preparado esta sorpresa para los muchachos. Había consultado al papá de Nadia para que la dejara ir en busca de una nueva aventura.

La expedición de International Geographic viajó a la India, de ahí viajaría al Reino del Dragón de Oro. En el vuelo Nadia y Alex conocieron a un hombre de extrañas facciones, su nombre Tex Armadillo les llamó la atención. Según Tex Armadillo también iba al Reino del Dragón de Oro en busca de drogas, ya que parecía un hippie.

Se hospedaron en un hotel muy lujoso, donde pasaron los siguientes cuatro días y tres noches. El hotel estaba tallado en mármol blanco, y en cada pared había un adorno de oro y piedras preciosas. Tex Armadillo también se hospedó en el mismo hotel de Nueva Delhi. En el hotel también conocieron a una señora llamada Judit Kinsky, que también iba al Reino del Dragón con fines de jardinería para el rey.

La última tarde antes de viajar al Reino de Dragón de Oro, Nadia y Alex fueron a visitar el Fuerte Rojo, que antiguamente había sido una muralla para las guerras, pero ahora solo era una atracción del lugar. Iban siguiendo al grupo, cuando de repente Alex vio a Tex Armadillo esperando a alguien en un rincón del gigantesco fuerte. Convenció a Nadia de seguirlo, y juntos se aventuraron por una serie de laberintos subterráneos hasta que el grupo de señores y Tex Armadillo pararon para planear lo que se les ocurriera. Nadia y Alex vieron un pequeño escorpión marcado en algo que parecía un mapa. Después de eternos minutos Alex y Nadia decidieron irse, para no ser vistos.

Ya de regreso en la superficie después de pasar por segunda vez por esos engorrosos laberintos subterráneos, vieron salir al grupo de hombres. Alex pensó que Tex Armadillo quizá no iba por drogas como les había dicho, sino por algo mucho peor…

El vuelo al Reino del Dragón de Oro se hacía una vez cada dos semanas, lo que significaba que muy pocas personas podían ir legalmente al Reino. Además el avión que transportaba a los pasajeros era una pequeña avioneta de ocho asientos. En la avioneta iba la expedición de International Geographiccon todo el equipo de cámaras y también iba Judit Kinsky. Lo que les llamó la atención a Nadia y a Alex, era que Tex Armadillo no estaba en el vuelo.

Al llegar al Reino del Dragón de Oro, los visitantes fueron bienvenidos por su guía Wandgi, quien más tarde les habló de sus costumbres y reglas ante el rey.

Alex le comentó a su abuela lo sucedido en el Fuerte Rojo. Kate le mandó un e-mail al profesor Leblanc, preguntándole sobre escorpiones en la India. La contestación del profesor no tardó mucho, decía que hay una secta del escorpión en la India que se dedica al tráfico de niñas y mujeres.

La expedición tuvo una pequeña charla con el rey, los temas a tratar fueron: la naturaleza, y un poco el tema de El Dragón de Oro.

Los preparativos para el cumpleaños del rey no paraban ya que era al día siguiente. La tarde se pasó rápido para todos, hasta que la noche cayó en un abrir y cerrar de ojos.

A la mañana siguiente se llevó a cabo un torneo de tiro al blanco. La gente llevaba puestas máscaras elegantes, algunos con sombrero y otros con la cara pintada de rojo, amarillo y azul. Al caer la noche empezó la gran fiesta con los juegos pirotécnicos, los bailes y la música. Todo el mundo estaba feliz.

A Alex y a Nadia les llamó mucho la atención ver a Tex Armadillo en la fiesta, y a algunos hombres con máscaras que se les alcanzaba a ver barba (los hombres del Reino del Dragón eran muy higiénicos como para tener barba).

Pema, la hija de el guía Wandgyllevó a Nadia al hotel, ya que la pobre solo llevaba puesta una camisetita, y tenia frío.

Alex al ver que no regresaban fue a buscarlas al hotel pero no las encontró, tampoco Wandgyquien había ido a buscarlas en su casa. Cuando Alex regresó a buscarlas entre la multitud, Tex Armadillo y los hombres con barba habían desaparecido. Otras cuatro chicas también misteriosamente habían desaparecido. La noticia se esparció, provocando pánico entre la población. Nadia, Pemay las otras cuatro chicas habían sido secuestradas…

Nadia y Pema habían sido llevadas por un camino en las montañas hacia el escondite de los maleantes, luego sus secuestradores las llevaron en caballo a una cueva. Nadia sabía que estaba en las montañas ya que lo sintió cuando subía la montaña en caballo. Al llegar a la cueva, Nadia y Pema encontraron a otras cuatro chicas que gemían de miedo porque eran amenazadas por la carcelera, una mujer muy desagradable. Esa noche todos estaban durmiendo en la cueva, incluyendo los guardias y la carcelera, menos Nadia, quien se las estaba ingeniando para escapar. De repente Nadia escuchó a alguien venir, era Borobá su inseparable mono! Cuidadosamente Borobá le dio uno de los cuchillos de los guardias para desatarse, y así Nadia pudo escapar.

Mientas tanto, el coleccionista hablaba con un agente del especialista sobre el Dragón de Oro, se tenía que tener el código del Dragón de Oro para adivinar el futuro, sin éste no le serviría de nada la pura estatua al coleccionista. Solo el rey y el príncipe heredero sabían el código. Un cargo adicional sería cargado a la cuenta del coleccionista para conseguir los códigos.

Alex había pensando en todos los lugares donde podría estar su pobre amiga. Encontró a Borobá, el pequeño monito quien lo iba a guiar hasta donde se suponía que estaba su dueña. Alex preparó lo indispensable, sus cuerdas de alpinismo, una lámpara y comida. Kate le había advertido a Alex no salir solo en busca de Nadia, sino esperarla a que regresara del bosque con Wandgy.

Alex emprendió su viaje en la mañana hacia las montañas con el caballo que pidió prestado en el hotel. Cuando Borobá y Alex llegaron al escondite de Nadia, según Borobá, no encontraron a nadie.

Nadia había ido a otro escondite, ya que los hombres de la secta del escorpión iban tras ella. Se fue a esconder en una grieta en la cima de la montaña, donde se cayó y se dislocó el hombro al caer aproximadamente unos tres metros. Al caer la noche Nadia estaba muy adolorida por su hombro, empezó a pensar en su animal totémico, el águila, para pedir ayuda a Jaguar, el animal totémico de Alex.

Tensing y el príncipe vieron a un águila blanca volar por el cielo azul oscuro de la noche, descifraron que era una señal de ayuda, así que la siguieron corriendo. Alex también vio al águila blanca, y también acudió en su ayuda al descifrar que era una señal de ubicación de su amiga.

El príncipe, Tensing y Alex se sorprendieron al ver la apariencia de cada quien, pero estaban unidos por un propósito, salvar a Nadia. Alex bajó por Nadia con su equipo de alpinismo que afortunadamente había traído, y cuidadosamente subió a Nadia. Tensing curó el hombro de Nadia mentalmente, y luego le dio un té para sanar.

Nadia les platicó de la cueva con Pema y las otras cuatro chicas secuestradas, así que los hombres fueron en busca de las niñas.

Al llegar a la cueva, hubo una pequeña confrontación, pero lograron liberar a las niñas. No mataron a ningún hombre de la secta del escorpión, pero interrogaron a uno, este les dijo que su jefe había secuestrado al rey e iba a robar la sagrada estatua del Dragón de Oro. Además llevarían al rey al monasterio Chenthan Dzong.

Mientras tanto el Dragón de Oro ya había sido robado. Armadillo y sus hombres habían usado el sistema GPS para esquivar las trampas mortales de la Ultima Puerta, y así robar el Dragón de Oro.

Cuando llegó Kate al hotel y no encontró a Alex buscó en todas partes del palacio, incluyendo la Última Puerta, el lugar donde solo los reyes podían entrar, consistía en pasar por una serie de trampas mortales, para luego consultar al Dragón de Oro. En la entrada de la Última Puerta estaban dos guardias en el piso, uno muerto y el otro mal herido. El guardia mal herido les dijo que había pasado un grupo de seis hombres a robar el Dragón de Oro, y que además habían secuestrado al rey y a Judit Kinsky.

Ya rescatadas las cuatro niñas y Pema, las dejaron ir en busca de ayuda a la aldea más cercana. Tensing estaba planeando como llegar rápido al monasterio Chenthan Dzong, antes que los bandidos. Tensing planeaba ir por ayuda con unos viejos amigos, los Yetis.

Tensing acordó con la jefa de los Yetis, quedarse de rey seis años a cambio de que le prestara a los diez mejores guerreros que tuviera. Así fue, a la mañana siguiente emprendieron el viaje Nadia, Alex, Tensing, el príncipe y los diez guerreros Yetis, los cuales brincaban de alegría al saber que iban a una batalla.

Las cuatro chicas y Pema habían llegado al pueblo más cercano, y llamaron al comandante del ejército, Pema le dijo que el rey había sido llevado al monasterio Chenthan Dzong, pero no le dijo nada sobre el Dragón. El comandante junto con Kate, fueron con Pema en busca de los demás.

Un helicóptero había aterrizado a lado del monasterio. Los hombres de azul ya habían llevado la estatua al helicóptero, listos para escapar con su jefe, Tex Armadillo. Adentro estaba el rey junto con Judit Kinsky; Tex Armadillo había amenazado al rey con torturar a la mujer si no le daba el código del Dragón de Oro.

El rey le dio el código a Judit Kinsky mientras Armadillo se había ido, pero resultó ser que el especialista era Judit Kinsky, quien ya sabía el código. Armadillo traicionó a su jefa y le dio un balazo al rey en el pecho. En ese momento llegaron Alex y el príncipe a atacar. Al otro lado del monasterio llegaron los diez guerreros Yetis junto con Tensing a pelear contra los guardias. Estos pensaron que aquellas creaturas eran demonios, y se echaron a correr, mientras los Yetis los perseguían montaña abajo, donde los soldados del comandante, Pema y Kate los atraparon sin ningún esfuerzo.

Mientras tanto en el monasterio Tex Armadillo estaba a bordo del helicóptero, listo para escapar con Nadia. Judit Kinsky había escapado corriendo. Lo que paso después fue algo imprevisto para todos en especial para Tex: el helicóptero entró en un pequeño molino de viento que lo hizo chocar, y desde luego murió.

Tensing estaba tratando de curar al rey pero este falleció. Antes de fallecer el rey le dijo unas cuantas cosas a su hijo. Tenía que ir a la Última Puerta y descubrir un secreto. Todos decidieron que Nadia y Alex acompañarían al príncipe para que no muriera en una las trampas. Los chicos emprendieron su viaje hacia el palacio.

Superaron todas las trampas gracias al sistema GPS, hasta llegar a la última sala donde se suponía que iba e Dragón de Oro. El príncipe se sentó a meditar en frente de lo que parecía haber sido la base de Dragón de Oro. Después de mucho tiempo de meditación el príncipe empezó a decir palabras en el idioma de los Yetis, estas palabras hacían un eco en toda la habitación. De repente otra voz se incorporó al ruido. El príncipe calló para escuchar. Al parar la voz extraña, pasaron algunos minutos hasta que el príncipe se paró a explicarles todo. Les dijo que dentro de la base del Dragón de Oro se encontraba el oráculo que adivinaba el futuro, que la estatua no era todo. Tristemente les dijo que su padre había muerto. También les dijo que el oráculo le dijo su karma: él iba a casarse con Pema, y su hijo sería el último rey del Reino del Dragón de Oro…

La expedición de International Geographic regresó a Estados Unidos. Tensing el lama, pasó los siguientes seis años de su vida siendo rey de los Yetis. Pema y Dil Bahadur se casaron y tuvieron un hijo. Kate amenazó al coleccionista con decirle a medio mundo su plan de robar el Dragón de Oro si no pagaba para que se hiciera otra estatua nueva. Alex regresó a California donde le dio a su mamá el pedazo de excremento de dragón disecado que le había dado Dil Bahadur, para curar a su madre.

El libro El Reino del dragón de Oro me gustó más que La Ciudad de las Bestias, ya que tiene más aventuras y además para mí tiene una mejor trama. Sin embargo, hubiera sido un libro más completo si hubiera tenido más misterio y más acción. En mi opinión es un buen libro, porque te mantiene entretenido hasta el final de la historia, con la sensación de no quererte perderte de nada. Recomiendo este libro para niños de once y doce años.