El reino de la libertad; Karl Marx

Filosofía. Ideología marxista. Pensamiento. Alemana. Filosofos alemanes. Socialismo. Comunismo. Movimiento obrero. Capitalismo

  • Enviado por: Kaysuka
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

EXPLIQUE EL SIGNIFICADO EN EL TEXTO DE LOS SIGUIENTES TÉRMINOS:

  • Trabajo: En este texto Marx critica al trabajo impuesto por necesidad y por obligación a causa de elementos externos. Es decir, critica a todo trabajo el cual debemos realizar para sobrevivir o para mantener un estatus social, si no nos interesa o no es de nuestro agrado.

  • Marx, según lo leído, apoya a todo oficio el cual nos llene, disfrutemos con él o esté basado en las fuerzas humanas, su fin en sí.

  • Producción material: Es por lo que la gente hoy en día trabaja. Mientras más dinero, más cosas se pueden comprar y mejor van a vivir. Es a lo que critica Marx, ya que el ve el trabajo como una tarea que todos deseamos realizar, y no como realmente es, una tarea de subsistencia.

  • EXPONGA LA TEMÁTICA PLANTEADA EN EL TEXTO Y LA JUSTIFICACIÓN TEÓRICA DEL AUTOR.

    La filosofía de Marx parte del elemento material (social) como constitución de la realidad, y denuncia ésta como inacabada. Seguimos en la Prehistoria de la humanidad y nuestra tarea es saltar a la historia. Para ello es necesario el derrocamiento del Orden material (social existente), es decir, la filosofía de Marx será un pensamiento para transformar el mundo.

    Marx inicia su filosofía con una crítica del idealismo y al materialismo, para lo cual se fundamenta en la concepción que tiene del hombre. Para Marx no existe una esencia en general: el hombre se hace a sí mismo a través de la historia, en la sociedad y transformando la naturaleza. Así pues, el hombre es un ser activo, práctico, siendo el trabajo su actividad principal. Hay que superar la concepción del hombre como ser “teórico”, concepto que hasta entonces se había mantenido en la filosofía. El trabajo pone en relación al hombre con la naturaleza y con los demás hombres, construyendo así, la sociedad, de tal manera que la esencia humana es, en realidad, el conjunto de las relaciones sociales. Resulta pues, que no es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino a la inversa, su ser social es el que determina su conciencia,

    Marx denomina producción al trabajo del hombre, siendo el sistema de producción la base de la organización social. Teniendo en cuenta esto, es decir, que la base de toda sociedad es la producción que se constituye en la misma (materialismo histórico), todo lo demás se explica a partir de los sistemas de producción. La producción es la actividad por la que los hombres crean bienes para satisfacer sus necesidades; y está compuesta por dos elementos inseparables:

    • El proceso del trabajo, cuyo resultado es el producto o mercancía

    • Las relaciones de producción, que determinan las clases sociales y constituyen la estructura económica de la sociedad, a la que llama infraestructura o base, y sobre la cual se eleva una superestructura: conjunto de ideas, creencias, costumbres, normas, ..., que configuran la conciencia social y que pueden ser: jurídico-políticas (instituciones y normas que reglamentan el conjunto de la sociedad) e ideológicas (ideas, creencias, costumbres, que configuran la conciencia social).

    Por otro lado, mediante determinadas relaciones de producción se ha ido configurando socialmente en su proceso histórico, la humanidad. Además la evolución histórica es dialéctica, es decir, está regida por una lógica que determina en ella causas y efectos y la hacen cognosciblemente científica. De tal forma que en el sistema de producción hay encerrada una escisión que constituye el motor del proceso histórico social. Esta contradicción se concreta en una doble vertiente:

    • Una escisión en clases sociales (hay clases que controlan el sistema de producción y con ello las superestructuras, y la clase dominada)

    • Una escisión entre el hombre y su ser genérico (deriva de lo anterior)

    Cuando las contradicciones de un sistema de producción se agudizan y existen demasiadas tensiones, se da lugar a una revolución social, mediante la cual se destruye un determinado modo de producción. Este proceso revolucionario se objetiva como un proceso de lucha de clases, pues el cambio de un sistema de producción a otro es inevitable hasta que el hombre alcance su realización y libertad, lo cual sucederá en una sociadad comunista.

    Según lo anteriormente dicho, el trabajo pone en relación al hombre con la naturaleza. Luego es en él donde el hombre debería realizarse, Sin embargo, en la sociedad capitalista, donde el trabajador es un asalariado, ocurre todo lo contrario: se produce una alienación. Marx diferencia varios tipos de alienación, pero otorga una mayor importancia a trabajo enajendo, en el cual, el producto, al convertirse en capital de otros aparece ante el trabajador como un ser extraño, que él no posee ni domina, y por tanto el sujeto se cosifica, se convierte en mecancía. Con respecto a su propia actividad, el trabajo aliena el trabajador, y la naturaleza aparece como algo ajeno al trabajador, como propiedad de otro, y junto con ella, se corta toda relación con la humanidad, porque cada uno trabaja para sí mismo. De esta alienación fundamental se generan otras formas alienadas: la religión y la filosofía.

    • La alienación religiosa consiste en una existencia falseada mediante la cual se justifica la vida oprimida (injusta) con la compensación de una vida mejor en otra vida ( la religión es el opio del pueblo)

    • La alienación filosófica lo es, en cuanto que sólo interpreta la relidad y además falsamente, Según Marx no es suficiente interpretar la relidad, sino que es necesario transformarla.

    La crítica de la condición alienada conduce a una crítica de la conciencia ideológica, en cuanto que la ideología entendida como el sistema de concepciones o ideas políticas, jurídicas, morales estéticas, religiosas y filosóficas que forman parte de la superestructura social y que constituyen el sistema de representaciones y comportamientos sociales, trata de ocultar la alienación del hombre. Por otro lado, la ideología tiene un sentido negativo: una cosa es lo que se es y otra lo que se piensa, es decir, los contenidos ideológicos no tienen sustantividad propia.

    Marx no elaboró ninguna filosofía moral, pero sin embargo manifestó un alto grado de sensibilidad moral en su crítica al capitalismo como estructura económica-social explotadora alienate e injusta con la mayoría, particularmente con los débiles. Por otro lado se puede decir que manifestó su amor por el hombre, la justicia y la libertad. Marx quería mejorar la sociedad y las mejoras significaban más libertad, más igualda, más justicia, etc., es decir, la autorrealización del hombre a través del trabajo en una sociedad justa e igualitaria.

    EXPONGA EL CONTEXTO HISTÓRICO, CULTURAL Y FILOSÓFICO DEL TEXTO.

    Karl Marx fue un filósofo, economista y político alemán, creador del socialismo científico. Estudió derecho en la Universidad de Bonn y derecho, filosofía e historia en la Universidad de Berlín, doctorándose en Jena. Miembro del Doktorklub, recibió influencia de los “jóvenes hegelianos” ( hermanos Bruno y Edgar Bauer, Koper, etc.), mientras que la lectura de Feuerbach le enfrentó al idealismo de Hegel. Excluido de la carrera universitaria por la política reaccionaria prusiana, se dedicó al periodismo, lo que le permitió entrar en contacto con la problemática social alemana, comprender el Estado como órgano de poder de la clase dominante y conocer las ideas socialistas.

    En el siglo XIX, el nuevo colonialismo era una consecuencia de la Revolución Industrial, de la búsqueda de materias primas, de mercados y de zonas donde invertir capitales y enviar emigrantes. Gran Bretaña era la primera potencia colonial del mundo. En 1877, fecha en que la reina Victoria se proclama emperatriz de la India, gran parte del planeta se dirige desde Londres. Ese conjunto incluye colonias cuya gestión depende exclusivamente de los ingleses, países de población blanca y “dominios” con cierto grado de autonomía -Canadá, Australia, Unión sudafricana- y países independientes cuya economía está bajo control inglés. Las rutas del comercio marítimo, facilitadas al abrirse el Canal de Suez en 1869, son también de dominio británico, mediante bases estratégicas en el Mediterráneo -Gibraltar, Malta-, el mar Rojo -Adén-, el Índico, el Atlántico -Malvinas- o el mar de China.

    La colonia más importante fue la India por su producción de algodón, té y minerales. Las Antillas, la Guayana y las colonias de África proporcionaban todo tipo de productos tropicales. África del Sur y Australia, oro y diamantes. Argentina, trigo y carne.

    En París entró en contacto con Engels, en cual lo introdujo al estudio de la economía y al de los socialistas utópicos franceses. Redactó un estudio sobre la transición de la filosofía a la economía, del izquierdismo radical al comunismo, cuya exposición central la constituye el tema de la alineación -que perdurará, evolucionando con sus aportaciones teóricas socioeconómicas, a lo largo de toda su obra-. Expulsado de París se trasladó a Bruselas.

    Europa vivió la agitación del nacionalismo, ideología según la cual la base del Estado es la individualidad nacional; cada pueblo con personalidad propia, definida por una lengua o por una historia común, tiene derecho a la autonomía. En Europa se daban dos situaciones extremas: pueblos divididos entre varios Estados _como ocurría con los italianos y los germanos_ y Estados que constituían auténticos mosaicos de etnias y culturas diversas, como el imperio ruso, el turco y el austro-húngaro.

    En 1820, 1830 y 1848 se produjeron estallidos revolucionarios liberales y nacionalistas en numerosas ciudades europeas.

    La unificación de Alemania e Italia se consiguió por la vía política y económica. En Alemania se había formado una Unión Aduanera o Zollverein en 1834, pero el proceso de unión adquirió un carácter político al asumir esta empresa el reino de Prusia, el más desarrollado y extenso del conjunto. Mediante sucesivas guerras contra Dinamarca, Austria y Francia , consigue crear el Imperio alemán. En Italia, fracasadas revoluciones de 1848, el reino de Piamonte dirige la unificación combinando los procedimientos diplomático, político y militar. Algunos Estados pequeños se unieron por plebiscito; otros resistieron el empuje unificador y tuvieron que ser conquistados por ejércitos populares -Nápoles-. La última pieza del mosaico italiano, los Estados Pontificios, fueron incorporados en 1870.

    El estallido de ésta revolución provocó la expulsión de Marx de Bélgica, y, tras una breve estancia en París, se trasladó a Alemania. Y, más tarde, a Londres.

    En este siglo la literatura se basa en el Romanticismo, que la dominó en Europa desde finales del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX. Se caracteriza por su entrega a la imaginación y la subjetividad, su libertad de pensamiento y expresión y su idealización de la naturaleza .El romanticismo fue, pues, un estilo de vida cuyos rasgos más característicos son los siguientes: la imaginación y la sensibilidad serán bandera frente a la razón y la intelectualidad; el ansia de libertad se manifiesta en contra de todas las formas impuestas que coartan en el individuo la propia esencia de sí mismo; el instinto y la pasión conducen al ser humano a un entusiasmo exagerado o a un profundo pesimismo. En el caso de conducir al hombre al sentimiento pesimista, provoca en el romántico la huida que se puede plasmar en dos vías distintas: la de los viajes o la de los suicidios.

    Los filósofos más destacados de ésta época son:

    • Freud, sus teorías, y el tratamiento que daba a sus pacientes causaron un gran revuelo en Viena. La contribución más significativa que Freud ha hecho al pensamiento moderno es su concepto de lo inconsciente. Durante el siglo XIX el pensamiento predominante en Occidente fue el positivismo, que afirmaba que las personas podían acumular conocimientos reales de si mismos y del mundo que les rodea, y ejercer un control sobre ambos por medio de la razón. El debate continúa en la época actual. Sus ideas son a menudo discutidas y criticadas como trabajos de literatura y cultura general, además del contínuo debate sobre si es ciencia y tratamiento médico.

    • En el pensamiento de Nietzsche suelen distinguirse tres grandes períodos.
      El primero, él establece la distinción entre el espíritu apolíneo, que expresa el mundo como representación (artes plásticas) y el espíritu dionisíaco, que lo expresa como voluntad (música). En el segundo se muestra crítico hacia el arte y la metafísica y se vuelve hacia el positivismo naturalista de la Ilustración, aunque sin caer en el culto al progreso. En el tercero se parte de la concepción de la vida como dolor, lucha e irracionalidad que había aprendido en Schopenhauer, pero rechazando la actitud de resignación ante ello.

    • El sistema de Comte ha influido claramente en el positivismo y el cientifismo de éste siglo. Entre las ideas principales que la filosofía posterior ha heredado de Comte cabe señalar las siguientes: a) Una concepción historicista del desarrollo de la razón y de las ciencias, según la cual existen tres estadios fundamentales (teológico, metafísico y científico-positivo). b) La sustitución de la filosofía por una ciencia de la sociedad -sociología- que tendría un carácter positivo y que permitiría dirigir la sociedad de forma científica, con vistas a salvaguardar los dos valores fundamentales de la sociedad industrial: orden y progreso.

    • Los estudios de Dilthey están en la base de la hermenéutica filosófica posterior, y quedan reflejados en obras como introducción a las ciencias del espíritu.

    RELACIONA EL PLANTEAMIENTO DEL AUTOR CON OTROS QUE SE HAYAN DADO EN LA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA, EXPONGA SU OPINIÓN RAZONADA SOBRE EL TEMA Y LA ACTUALIDAD DE ESTE.

    Hay autores que al igual que Marx opinan que, el trabajo es una medida del intercambio. Adam Smith, David Ricardo, Karl Marx, entre otros piensan que en una sociedad mercantil se necesita una medida, un patrón por el que comparar unas mercancías con otras y fijar un precio para intercambiarlas. Consideran que el trabajo es un factor indispensable para fijar el valor de cambio de las mercancías, ya que es un elemento común a todas ellas.

    También coincide con autores como Hegel o Engels afirmando que el trabajo es la esencia del ser humano.

    Yo opino que el trabajo por necesidad, es el trabajo indeseable y detestable que todos odiamos y deseamos evitar; sin embargo, el trabajo que gusta y al que no estás obligado a responder es el trabajo por el cual hemos luchado. El trabajo confiere el valor de las cosas; por ejemplo, el valor de un jugador de la cantera no es comparable al de un jugador profesional de un equipo grande, lo que cambia es el trabajo, el esfuerzo que han tenido que realizar para llegar hasta donde están.

    Podemos explicar la tarea del Marxismo actual con este ejemplo:

    • El marxismo como el único método para explicar la actual crisis económica mundial

    El siglo XXI comienza con todas las contradicciones irresueltas y agravadas del siglo pasado. Nos encontramos en una crisis estructural del sistema capitalista, que se expresa en la creciente caída de la tasa de ganancia, la sobre acumulación de capitales y la recesión sincronizada de los tres grandes bloques imperialistas, combinada con la decadencia del imperialismo norteamericano (que intenta contrarrestar con la ofensiva "antiterrorista"), y las fuertes contradicciones con el resto de los imperialismos. La vigencia del marxismo se muestra desde las categorías acuñadas por Lenin, quien definió a la época actual como imperialista, es decir de decadencia y descomposición de la fuerzas productivas de la sociedad. Lenin explicaba que el capitalismo en su fase actual, bajo la apropiación privada de la producción (donde un puñado de capitalistas dominan los estados, sus instituciones y sus fuerzas armadas), no significaba progreso social alguno. Sino más bien una tendencia abierta a mayores crisis económicas de sobreproducción, producto de la anarquía de la producción capitalista, guerras por el reparto de los mercados y, como tendencia, la lucha de los explotados contra la reacción capitalista.( 1)

    Hoy, a casi un siglo, esta predicción tiene total actualidad. Mientras millones de explotados y oprimidos en el mundo son arrojados a la miseria y la degradación, stocks enteros de productos no pueden ser comercializados por la caída del consumo de las grandes masas, las cuales se ven empujadas a salir a la lucha. Los grandes avances de la ciencia, la tecnología y la técnica, que son la base para incrementar la riqueza material de la humanidad, sólo podrán ser aprovechados por ésta, a partir de la revolución obrera y socialista y la expropiación de los expropiadores, el fin de la explotación y la alineación, la planificación democrática de la producción y los recursos de la sociedad, es decir el socialismo.

    Comentario

    sobre:

    El reino de la libertad

    Por Karl Marx