El regreso de Jaim Lederer; Schalom Asch

Literatura del siglo XX. Escritores americanos. Escritores polacos. Biografía. Argumento. Análisis

  • Enviado por: Joseph Harari
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas
publicidad

El regreso de Jaim Lederer

Materia: Espanol

Grado: 2do de CCH

Naucalpan de Juarez

Introducción

Este ensayo trata acerca de Jaim Lederer, su familia, su trabajo y la falta de ello. Jaim Lederer es un judío de Polonia que vino a América y trabajo muy duro para traer a su familia con él, pero al cabo de un rato le empieza a importar el trabajo sobre las cosas importantes, como su familia o sus amigos (que no tiene) y cuando deja el taller, se da cuenta que en realidad no tiene nada y se deprime. Voy a analizar el llamado “mal del taller” y sus consecuencias, así como la vida de los judíos representados por el viejo y decrepito Jaim Lederer, que probablemente haya muchos, sino la gran mayoría de los judíos provenientes de Polonia, Alemania y demás, al retirarse de sus empleos se deprimen y o se vuelven locos o solamente se vuelven una molestia para su familia, que terminan enviándolos a una casa para ancianos a morir ahí. Este tema es un tema muy interesante porque no ha sido abordado por muchos libros y es una verdad muy interesante de pensar; porque hay y habrá siempre muchos como Jaim Lederer y al analizar esta novela nos damos cuenta que no es culpa de los “Jaim Lederer” del mundo, sino del mundo en sí, en especial en el mundo capitalista de los Estados Unidos de Norteamérica; si no te matas trabajando hasta que envejeces, la sociedad te aplasta, y si quieres trabajar ya viejo, la sociedad te aplasta igual. Este ensayo analizara el libro en sí, pero también intentare abarcar todo la idea presentada por el, no solo la historia de Jaim Lederer e hijos, sino la historia del porque paso todo lo que paso con Jaim Lederer e hijos.

Nota biográfica del autor

El autor es un escritor en lengua yiddish, es uno de los grandes autores de esta lengua y también de los más prolíficos. A los diecinueve años se trasladó a Varsovia, donde en 1904 publicó una colección de prosas líricas en yiddish: Dos Shtell. Después se dedicó al teatro, escribiendo varios dramas, entre los que se cuentan Moshiatts Tsatyn (1906) y Der Got vun Nekome (1907), puesto en escena en Berlín por Max Reinhardt.

Después de vivir durante algunos años en Palestina, en 1909 hizo un viaje a Estados Unidos, en donde se estableció definitivamente en 1914, asumiendo incluso su ciudadanía seis años después. También vivió un tiempo en Israel y tradujo algunas de sus obras al hebreo. Antes de la Primera Guerra Mundial, Sholem Asch había empezado a escribir novelas, y después también orientó a la narrativa la mayor parte de su copiosa producción, dedicada a ilustrar, con un realismo tan rico en tonos románticos como humorísticos, los aspectos de la vida de los judíos orientales.

En su obra se refleja un profundo conocimiento del ambiente judío de la Europa oriental y occidental, así como de la forma de vida de los judíos inmigrantes a América. En su narrativa se aprecia invariablemente un aliento de ternura hacia las formas de vida de los habitantes de las pequeñas comunidades judías de las aldeas de la llamada "zona de residencia" (lugar donde la mayoría de la población judía de Rusia se vio obligada a vivir).

Prácticamente todo lo que ha escrito se ha traducido al inglés y al castellano. El mundo judío de la Europa oriental aparece retratado en los libros de Asch en cuadros de tipo costumbrista y sus personajes, entrañables e inquietos, reaccionan con humor: sus desgracias, miseria y las persecuciones que sufren, invariablemente los hacen más sabios y, paradójicamente, los llenan de renovadas esperanzas.

Regresa a Varsovia, vive en Francia, y finalmente muere a la edad de 77 años, 10. Julio de 1957, en Londres.

Resumen de la obra

La obra empieza hablando acerca de Jaim Lederer y su cumpleaños número 60 (no en realidad, pero como llegaron de Europa no se sabían su fecha de nacimiento y Sara le invento una fecha) y con este el anuncio de que el viejo se retira (prematuramente) de la fabrica `Lederer e hijos' dejándosela totalmente a su hijo Morris. Pero al llegar a su casa se da cuenta que fue un error haber dejado la fabrica porque todavía tiene energía para seguir, y porque simplemente no sabe hacer otra cosa más que ir a la fabrica a hacer camisas primero, y después a mandar a otros a hacer camisas por él. En su casa se empieza a volver loco, asustando a su esposa primero y al resto de su familia después. Empieza a tener añoranza por sus libros escritos en idish, y empieza a leerlos cada vez más para recluirse en sí mismo de su familia y para recordar los buenos tiempos en los cuales el era un simple trabajador sin preocupaciones ni problemas. Esto, sumado a la cada vez más notable amargura del viejo preocupan de sobremanera a la familia Lederer, sobre todo cuando la familia Niremboim, de clase más alta que ellos, quiere emparentar con su hija Stella. La familia hace un millón de preparativos para agradarles, y su única preocupación es si el viejo Lederer va a hacer una de las suyas y echar a perder todo el esfuerzo. Llegan, y al principio se hace una conversación amena, pero al decir que no pertenece a ninguna sinagoga tira todas las esperanzas de una unión entre familias. Su hija Stella se enoja tanto que se va a vivir con su hermano Morris, y todos se enojan con Jaim, por lo cual él se encierra más en sí mismo. Jaim se da cuenta de lo que está pasando y empieza a ir al taller a platicar con sus compañeros primero, y a coser camisas después. A Morris le da un ataque de pánico y manda a llamar al doctor para que lo revise. El doctor les explica que el tiene el “mal del taller”, pero que no es grave, cosa que se desmiente porque días después el viejo se desaparece y probablemente se va a algún taller a pasar el resto de su vida y probablemente a morir ahí.

Comentario y análisis de la obra

Esta obra está muy bien hecha, estructuralmente y en la historia. El tema general es que una persona que vivió mucho tiempo siendo activa, no puede pasar a la inactividad de un día para otro, necesita más actividad o se vuelve loco. El personaje principal se llama Jaim Lederer, un judío que emigro de Polonia en los años dorados de América, para tener comida que darle a su esposa primero, y a sus 3 hijos después. El piensa que todo lo que hace lo hace altruistamente para su esposa e hijos, pero al final de la obra se da cuenta que solo al principio era para sus hijos, y después lo hizo solo porque a él le gustaba el taller y era lo único que sabía hacer, ergo, descuidando de su esposa e hijos para alimentar al taller. Pero dentro de todo, el quiere a sus hijos y esposa, aunque lo traten como a un viejo que ya se le acabo la cuerda como Morris o simplemente como a un vejestorio como Stella (de Jacobo no tenemos información), el simplemente por el hecho de ser sus hijos piensa que los quiere al principio, pero acaba queriéndolos de verdad.

De los demás miembros de la familia no sabemos mucho, de Sara sabemos que era una muy buena esposa antes, cariñosa y detallista (“en vez de salirle al encuentro con un rostro agrio, veía sonreírle un par de ojos familiares, buenos y consoladores” y “Cuando se apagaban todas las esperanzas, Sara hallaba siempre el último recurso”) pero con el paso del tiempo y con el dinero hecho se fue haciendo cada vez más superficial, hasta que le empezó a importar más que su hija Stella se casara con alguien más rico que ellos para subir en la escala social, que la felicidad que ello produciría (“ para nuestra niña emparentarse con los Niremboim significa felicidad”). Y cuando el viejo le sugiere irse a Norfolk otra vez a partirse el queso trabajando, ella lo empieza a considerar como, si no a alguien detestable, si como un niño al que hay que cuidar, no como el esposo que es.

De Morris sabemos un poco más, es el hijo primogénito y era religioso antes como dice: “El chico mayor, Moishele le decían entonces llevaba una gorrita que había traído del terruño, después se hizo cada vez menos religioso, hasta llegar al punto de pertenecer a la sinagoga solamente por presión social, y no por religión (pero al menos es algo, no como el viejo que ni eso hacia). Crece y se convierte en cada vez más ambicioso con cada paso que la familia Lederer daba en la escala social, y en el cumpleaños número 60 del viejo toma posesión de la compañía de camisas de la familia, y en poco tiempo y ayudado por la locura del viejo y la repulsión de los demás miembros de la familia hacia el viejo Lederer, se convierte en la cabeza de la familia, cosa que a Jaim no le interesa porque al principio se enfrasco en sus libros y ya después porque se dio cuenta de que lo quería mucho. El trata con respeto a Jaim llamándole de usted pero al mismo tiempo lo desprecia dándole mensajes confusos; en cambio, casi nunca le habla a los demás miembros de la familia o el autor no escribió los diálogos en sí, sino lo hizo como narrador. No sabemos mucho de su familia (esposa e hijos), pero sabemos que es muy inseguro con respecto al dinero y a su posición social. El apoya la posición de toda la familia en contra del viejo, es más, a veces él es el que la inicia. También el, como la figura paterna en la que se ha convertido, es el que apoya a Stella en su intento de compromiso, y más tarde, el que la apoya al dejarla vivir con él en su casa.

Stella es un personaje secundario, solamente sale en los capítulos que se quiere casar con la familia Niremboim y ya, después solamente nos avisa que está muy enojada con el viejo y que se fue a vivir con su hermano Morris. Sabemos que es muy manipuladora con el viejo y no le gusta la vida que viven, porque, aunque es de mucho dinero y están muy bien posicionados en la escala social, a Stella no le basta, por eso se quiere casar con los Niremboim. Con su mama tiene una relación más bien formal, no como una madre a una hija.

De Jacobo solamente sabemos que es el segundo hijo del matrimonio, y nada más. Como no aportaba nada a la historia, el autor simplemente lo dejo a un lado.

Hay muchos personajes que se podrían llamar terciarios, o secundarios pero que salen muy poco, como el padre de la familia Niremboim o el viejo Mordechai en la fábrica de camisas, que solo aportan lo necesario a la historia y se salen cuando ya no son necesarios, cosa que el autor ha hecho deliberadamente, y muy acertadamente, por cierto.

En el final, al viejo Lederer le da un ataque de pánico (o de locura del taller, se podría decir) y se escapa de una vida de comodidades que se ha ganado a pulso y una familia que dentro de todos los rechazos y demás, lo quieren, para irse a algún lado de la costa este de los Estados Unidos para trabajar como un simple obrero en alguna fabrica, podemos suponer que de camisas, como un “terminador” mas, y no como el patrón que alguna vez fue.

Opinión personal

Este libro está muy bien compuesto, pero no llega al corazón. Hace un poco que nos preocupe el viejo pero si de repente sale un león y se lo come, no nos preocuparía demasiado, al autor debería de haber hecho al personaje de Jaim Lederer más profundo y menos vano como un viejo que se está volviendo loco odiado por su familia. Saca subtemas muy de la manga, como el de la preparación de la casa para los Niremboim, estamos muy metidos dentro de la psicología de Jaim y de repente en el próximo capítulo nos sale que el decorador no era del gusto de Stella, te dejaron con el pan en la boca, debería de haber hecho una introducción o algo.

El personaje de Morris está bien compuesto, el autor hace que lo odies por quitarle el lugar al protagonista, pero también hace que no lo odies justificándolo por medio de los pensamientos del viejo. También el autor te explica más o menos bien que es el judaísmo si tienes ya una idea general de lo que es, pero si no tienes idea del judaísmo entonces seguramente no vas a entender este libro y cuál es el revuelo que todo el mundo hace al saber que el viejo no pertenece a alguna sinagoga; en esa parte yo considero que el autor no supo alcanzar al lector ateo sin conocimiento previo del judaísmo, o alomejor no quiso, no lo sé, pero eso es una gran falla en el libro.

A Morris yo lo considero como un americano “new-rich” promedio, al que el judaísmo solo es una parte de su sangre, y si fuera irlandés sería lo mismo, solamente usaría un trébol en St. Patrick's Day y ya, pero como su familia es judía va a la sinagoga y socializa, lo cual es bueno para la empresa. El es como un mini Jaim Lederer; todo lo que hace lo hace para la empresa, aunque esta en muchos mejores términos con la familia que el Jaim Lederer original.

Además está el hecho de los libros en idish, lo cual viene a simbolizar toda la época de los judíos de Polonia en los 1900's, y como le da nostalgia al viejo al ver sus viejos libros es algo súper inteligente por parte del autor, porque al principio subconscientemente al tener nostalgia de sus libros está teniendo nostalgia de todo lo que representan; la vida pasada en la que su esposa lo quería y en la que era trabajar para vivir, no vivir para trabajar, pero al pasar por todos los problemas que tiene con su familia finalmente se da cuenta de que lo extraña, pero lamentablemente eso es lo que desencadena que traigan al doctor a verlo, y que después se escape hacia una (se puede llamar mejor o peor, depende como lo mires) vida.

Hay una cosa que el autor no menciona: cuánto dinero tenían. Se puede suponer cuando dice el viejo que cada vez tenían más empleados, llegando incluso a los miles, que son de clase social alta pero nunca menciona un coche, propiedades o demás que nos puedan dar una pista de que alto están en la escala social; podrían ser desde ricos, pero normalmente ricos a multimillonarios y no sabríamos. En cambio de los Niremboim si sabemos, cuando dice acerca de cuando llegaron a la casa de los Lederer, dice que se bajaron de un Corvette, presumiblemente del año eso simboliza una clase social alta, si no solo diría “llegaron en coche”, y todo el punto del casamiento era para subir de clase social, así que obviamente sabemos que los Niremboim están en una clase social superior a la de los Lederer, cosa que al viejo no le importa en lo mas mínimo; a él solamente le importa tener algo para tener ocupada la mente, y ya, no le importa ni el dinero ni la posición social, cosa que importan de sobremanera sobre los demás miembros de la familia Lederer.

Lo que el autor quiere darnos a entender es que hay cosas mucho más importantes que el dinero, como son la familia y el trabajo honrado; y también quiere simbolizar a la nueva generación de jóvenes de hoy en día que en todo lo que están pensando es acerca de dinero, y si para ganar más dinero tienen que aplastar a un miembro de su familia, pues que bueno. Eso es exactamente de lo que se trata el llamado “backround” o fondo, ósea, la época en la que está pasando esto y la sociedad en la que se desarrolla la historia es la sociedad mundana y materialista que hoy vivimos hoy en día. Y como un último recurso el autor hace del viejo una luminaria dentro de un mar de negocios y mentiras; lo hace un héroe al que no le importan las cosas mundanas por las que la mayoría morirían, sino le importan otras cosas, como el trabajo en el taller para tener un sentimiento de pertenencia, y más adelante la familia; cosa por la cual es rechazado por la misma familia que el quiso y protegió durante tantos años, forzándolo a ir al borde de la locura, y para escapar de ella tuvo que hacerle caso a su instinto, forzándolo a irse, dejar todo por lo que ha trabajado con tanto esfuerzo con la simple excusa de una enfermedad aparentemente incurable y degenerativa: el “mal del taller”

Página 127

Patina 128

Patina 94

Patina 129

1

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/asch.htm

http://www.quedelibros.com/autor/1851/Asch-Scholem.html

http://articulo.mercadolibre.cl/MLC-10017280-el-regreso-de-jaim-lederer-shalom-asch-_JM

http://www.masoportunidades.com.ar/aviso/4568956-scholem-asch-el-regreso-de-jaim-lederer-novela-raices