El Racismo

Sociología. Raza negra. Alusiones. Consecuencias. Valoración pedagógica. Igualdad. Derechos

  • Enviado por: Raúl Plata
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

PEDAGOGÍA SOCIAL

PRÁCTICA I

MATERIAL: Canción

TÍTULO: “Que se te escapa el negro” (se la adjunto)

AUTOR: Ella Baila Sola.

Análisis y búsqueda de valores sociales

El tema que trata esta canción es sin duda el del racismo. Lo abarca desde una perspectiva muy directa, reflejando en ésta una visión muy cruda de lo que puede llegar a ser la realidad.

Repite en innumerables ocasiones “!que se te escapa!”, dando por supuesto que por ser negro, ya se merece el daño que se le pueda hacer. Todo el tema musical va buscando excusas para lo inexcusable. Por ejemplo, afirma que si el “negro” vende tabaco, hay que castigarle porque es una droga que mata. Si vende tabaco rubio, al ser él negro, suena a cachondeo, por lo que también se merece una paliza. No se encuentra ningún tipo de motivo por el que las personas de color tengan que sufrir maltrato. Aquí nos muestran la visión que los que lo hacen tienen de éstos. Los ven como “perros”, como una raza inferior, a la que hay suprimir para que no superen a la raza blanca. Se afirma en el mismo sentido, que el negro no es una persona, “no has de fijarte en sus ojos, en su mirada, sólo hay que hacer lo que nuestra raza manda”. No importa que pudiese ser tu hijo, padre o nieto, ni que tenga buenos sentimientos, familia..., lo que importa es que al ser “negro”, es un perro al que hay que golpear fuertemente. Es más, lo ven como una cazería “sudor de caza”, para estos racistas, lo que hacen no es malo, es simplemente algo tan normal como la caza de cualquier tipo de animal, un deporte, en el que no tienen ningún tipo de valor que los cazados sean seres humanos.

Causas y consecuencias

¿Causas?, no creo encontrar ninguna que sea coherente, cuanto más lo intento más cuenta me doy de que todo es una injusticia que no tiene “ni pies ni cabeza”. El ser humano es muy complejo, siempre intenta destacar por encima de los demás, a toda costa. Incluso cuando para ello hace daño a otras personas. En mi opinión, creo que la soberanía de razas, el concepto de superioridad, es el valor fundamental por el que se ha creado el racismo. Como típicamente se dice, “siempre pagan lo más débiles”, son menor número los negros, gitanos, árabes..., por los que son punto de mira de marginación social. La sociedad es muy selectiva, aparta de ella todo lo que es diferente o se cree que puede llegar a ser malo para los demás. A un negro se le ve como alguien sucio, seguramente porque su color de piel es oscuro, lo cual lógicamente no tiene nada que ver ni con su olor ni con su aseo personal.

El racismo es algo que viene de nuestros antepasados, desde la remota esclavitud, la cual a pesar de nuestra sorpresa todavía hoy está vigente en algunos lugares del planeta. En nuestra cultura hemos vivido a lo largo de los tiempos con personas negras que tenían la “obligación impuesta”, de servirnos en todos nuestros caprichos, y a los cuales podíamos maltratar siempre que nos viniese en gana. Esta idea parece que se remonta muchos años atrás, pero lo cierto, es que el tiempo no pasa igual para todos. Sigue estando presente en nuestro inconsciente la idea de que el negro es inferior a nosotros, sólo porque nosotros así lo dispusimos años atrás.

Estas ideas equivocadas dañan mucho a inmigrantes que vienen de sus países buscando una oportunidad de recibir cultura o de huir de verdaderos infiernos hacia un país lleno de oportunidades. Lo extraño es, que a pesar de los avances culturales que hemos experimentado, en muchas ocasiones, salen de un infierno de pobreza y miseria para enfrentarse a otro peor. Se encuentran en un país lleno de hipocresía, en el que la gran mayoría le mirarán con desprecio. De palabra, se afirmará que todos, tanto blancos como negros, son tratados de la misma forma, pero la dura realidad es que las personas de color, sufrirán un desprecio, marginación y maltrato tanto físico como psíquico, sólo por el hecho de ser diferentes, de diferente raza.

Valoración Pedagógico

Toda esta situación es, sin duda, bastante preocupante. La situación parece que se intenta solucionar, aunque sólo exteriormente. En el fondo todos sabemos lo que se esconde detrás de esa mirada de desprecio, de esa que muchos tienen ante la presencia de una persona de otra raza. Hoy día, nadie afirma ser racista pero lo cierto es que la gran mayoría de la población lo es de forma tan natural que no se da cuente ni ellos mismos. Ya no sólo en el problema del racismo, sino también con el sexismo ocurre todo esto. Son actuaciones reprochadas socialmente, por lo que se intenta evitar en la medida de lo posible exteriorizarlas, aunque en el fondo la misma sociedad también rechaza a las mujeres y hombres en muchos puestos de trabajo, al igual que discrimina notoriamente a personas por no ser de la raza adecuada. Se intenta sensibilizar a las personas en particular sobre estos temas, pero en realidad las misma sociedad que lo promueve no llega a “creérselo demasiado”.

Según mi punto de vista, el cual modestamente he hecho notar en éstas páginas, es muy difícil concienciar a todos del concepto de igualdad. Porque todo esto a eso mismo se refiere. Lo importante es que todos seamos considerados personas, y como tales e independientemente de nuestra raza o cultura, debemos gozar de los mismos derechos y obligaciones. Creo que es importante la creciente incorporación de distintas razas en nuestras ciudades, de forma que poco a poco nos vayamos adaptando unos a otros. A pesar de esto, sería necesario concienciar a la población, de que el color de la piel no tiene ninguna influencia en el comportamiento de una persona. La maldad no está establecida en una raza determinada, al igual que la bondad. Nadie es mejor que nadie, y ningún país es superior a otro.

Éstos sería los valores que se deberían inculcar en la población, para que aprendan a convivir con distintas etnias, adoptando de ellas y sus culturas las múltiples riquezas que éstas pueden ofrecernos. Se podría comenzar a inculcar éstas ideas partiendo de los barrios, en los que se realizarían distintas actividades y talleres en los que intervendrían personas de distintas razas, de forma que se conozcan y aprendan lo bonito que puede llegar a ser la convivencia. El resto, se iría consolidando conforme la convivencia y la cooperación fuesen aumentando, de forma que con el paso de los años, eso que comenzó como un acercamiento entre culturas, podría verse como unos “talleres entre vecinos”.