El Quijote; Miguel de Cervantes Saavedra

Literatura española del siglo XVI. Narrativa. Novela de caballería. Realidad. Libertad humana. Locura. Amor

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

11

La carta de Sancho Panza a su mujer Tereza Panza y la jamás imaginada aventura de la barbada dueña Dolorida

Sancho le dice a la Duquesa que tiene una carta para su mujer Teresa Panza, donde cuenta todo lo que le ha pasado des de que salió de su aldea.

La carta decía que Sancho era gobernador, y le explica todas sus aventuras. Sancho le regala un vestido verde.

Le comenta el tema de los tres mil trescientos azotes que se tiene que dar para el desencanto de Dulcinea del Toboso, le describe el ambiente.

De repente llega un hombre que pregunta por Don quijote.

Aparece la Condesa Trifaldi, quien adora a Don Quijote y a Sancho Panza.

Los duques reventaban de risa, ya que había sido una broma que habían preparado ellos.

La condesa Trifaldi le cuenta a Don Quijote que viene de Cardaya. (La cual era un país inventado), para que la liberen de un hechicero a su hija.

Sancho se propuso a acompañar a Don Quijote en aquella aventura de la condesa Trifaldi con tal de que ella estuviera contenta.

12

El vuelo sobre el caballo Clavileño y el feliz desencantamiento de las dueñas barbadas

Era de noche. Sancho y Don Quijote esperaban a que llegase el caballo Clavileño, para emprender aquella aventura.

Llega clavileño, suben en el Don Quijote y Sancho, les tapan los ojos para que no vean nada.

Los duques simulan que Don Quijote y Sancho van cabalgando de verdad.

De repente prendió fuego a la cola de Clavileño, y el caballo empezó a explotar, ya que estaba lleno de cohetes.

Don Quijote y Sancho quedaron alucinados al ver que aún seguían en el mismo jardín donde habían partido.

Entonces, vieron una lanza clavada en la tierra con un mensaje que decía que la aventura de la condesa Trifaldi había acabado.

13

Los consejos que le dio Don Quijote a Sancho para gobernar la ínsula y la amorosa canción de altisidora

El Duque le dice a Sancho que se prepare para ir a ser gobernador de la ínsula barataria.

Don Quijote habla con Sancho y le da un par de consejos para gobernar.

Sancho no sabía ni leer ni escribir, así que para que no olvide esos consejos Don Quijote se los escribió. La cual fue a parar en manos del Duque.

Al día siguiente llevaron a Sancho a la ínsula.

Al llegar Sancho se despidió de los duques y de Don Quijote.

Don Quijote se encontraba triste por la ausencia de Sancho, y le dijo a la duquesa que nadie entrase en su estancia.

Don Quijote se fue a dormir, cuando de repente escuchó como altisidora cantaba al son del arpa. Empezó a pensar en Dulcinea y en los libros de caballería.

16

Lo que le sucedió a Sancho rondando la ínsula y la carta que recibió su mujer, Tereza Panza.

Sancho ya estaba en la ínsula, acabó de cenar y decidió ir a limpiar la ínsula de gente vagabunda y holgazana. Le acompañaron el mayordomo, el secretario, el maestresala, los alguaciles y los escribanos, que tomaban nota de todo.

Apareció de repente una chica de dieciséis años vestida de chico. Sancho le preguntó quien era. Ella contó la historia, y decía que su padre no le dejaba salir. No conocía el mundo así que decidió cambiarse la ropa por su hermano ya que el si que podía.

Más tarde encontraron a su hermano vestido de chica, Sancho decidió que se fueran a su casa.

La Duquesa decidió enviarle una carta de Sancho, un collar de corales, y una carta de ella a Tereza Panza.

Al recibir noticias de Sancho, Tereza Panza quedó muy sorprendida al ver que era esposa de un gobernador, fue corriendo a decírselo al Bachiller Sansón Carrasco.

18

El fin del gobierno de Sancho y el regreso al castillo de los duques

Era la séptima noche en la ínsula. De repente viene un hombre a avisa a Sancho de que enemigos atacan la ínsula.

Le dieron varios escudos, y le ataron uno por delante y uno por detrás.

Sancho no podía moverse con tal vestimenta, y los soldados pasaban por encima de el, despavoridos. Cuando escucho decir victoria, se alegró bastante.

Después de entonces Sancho decide abandonar la ínsula.

Cuando sale con su rucio, se encuentra con seis peregrinos que le pedían limosna. Sancho decide darle el queso y el pan que tenía. Uno de los peregrinos era su vecino Ricote morisco. Así que comieron todos juntos.

Se acercaba la noche, así que Sancho decidió marcharse. De repente cayó en un pozo con su rucio.

Al día siguiente Don Quijote escuchó como Sancho se lamentaba y acudió en su ayuda.

21

El encuentro de Don Quijote con Roque Guinart y su solemne entrada a Barcelona.

Iban camino a Barcelona. Don Quijote quería que Sancho se diera dos mil azotes, pero Sancho se lo impidió, ya que se los iba a hacer cuando el quisiese.

Llegó la noche, se dieron cuenta de que había gente colgada des de los árboles, y sabían que estaba a punto de llegar a Barcelona, porque eso era causa del bandolerismo.

Al día siguiente, topan con unos bandoleros. El jefe de los bandoleros que se llamaba Roque Guinart, conocía a Don Quijote y a Sancho Panza de sus mil aventuras.

Se pusieron a hablar, cuando de repente vino una mujer llamada Claudia, que empezó a contarle una historia a Roque.

Ella había matado a su enamorado, porque pensaba que se iba a casar.

Intentaron solucionarlo como pudieron.

Más tarde Roque escribió una carta a un amigo suyo que residía a Barcelona, explicándole de que Don Quijote iba allí.

Cuando llegaron a Barcelona recibieron a Don Quijote y a Sancho panza con tambores y cascabeles.

El amigo de Roque les dio la bienvenida, y les dijo que le acompañaran.

La casa del amigo de Roque era grande y espaciosa, como correspondía a un caballero rico.

22

La cabeza encantada y la aventura de la hermosa morisca.

El hombre que acogió a Don Quijote y a Sancho Panza, era amigo de Roque Guinart, caballero rico llamado don Antonio Moreno, al cual le gustaban mucho las bromas.

Antonio moreno le explicó a Don Quijote su secreto. Se trataba de una cabeza que respondía todas las preguntas que se le hicieran.

Se encerraron Don Quijote, Antonio, su esposa y varios amigos en la estancia, con la cabeza.

Antonio izo varias preguntas. A lo que la cabeza respondía perfectamente.

Don Quijote y Sancho también le preguntaron.

La cabeza era una broma de Antonio, quien la había mandado a fabricar con un tubo por dentro, que bajaba hasta el piso de abajo, donde el sobrino de Antonio respondía a esas preguntas.

Este invento duró poco, ya que los funcionarios de la inquisición se enteraron.

Más tarde se fueron a ver las cuatro galeras de la playa. Cuando se pusieron a perseguir un barco que havia.

Se encontraron una chica cristiana la cual contaba su historia.

23

Que trata de la aventura más triste que sucedió a Don Quijote.

Una mañana salió Don Quijote a pasear por la playa, cuando le interrumpió su camino un caballero llamado `'El Caballero de la Blanca Luna''.

El caballero de la Blanca Luna, le izo confesar de que su dama era más hermosa que Dulcinea. Si Don Quijote no confesaba, luchaba. Y si ganaba el caballero de la Luna Blanca, Don Quijote se vería obligado a dejar de ser caballero andante e irse a su pueblo durante un año. Y así fue, los dos lucharon. Pero Don Quijote perdió la batalla.

Don Quijote cumplió la promesa. Pero no negó que Dulcinea del Toboso fuera la más bella del mundo.

El virrey quería saber quien era el caballero de la Blanca Luna, así que mando a Antonio ir detrás de él.

El caballero de la Blanca Luna, resultó ser por segunda vez el bachiller Sansón Carrasco, que lo había echo con intención de que Don Quijote volviera a su pueblo para que se recuperase. Antonio juró que no diría nada. Así que Sancho y Don Quijote decidieron irse.

25

Que trata el regreso de Don Quijote a su aldea

Comieron Sancho y Don Quijote por última vez con los duques y aquella misma tarde emprendieron su viaje. Don Quijote iba pensativo por su derrota. Le dijo a Sancho que se azote, y que a cambio le daría dinero, Sancho aceptó el trato.

Se puso delante de un árbol y hacía que se daba azotes, pero en verdad azotaba al árbol. Don Quijote le dijo que parase.

Volvieron a emprender camino y toparon con Álvaro Tarfe.

Álvaro Tarfe no reconocía a Don Quijote.

Se pusieron a comer los tres juntos y cuando acabaron luego cada uno por su camino.

En las dos noches siguientes Sancho siguió con sus azotes, y Don Quijote estaba contento.

Llegaron al pueblo, al verlos el cura y el bachiller los recibieron con los brazos abiertos y también estaba Teresa Panza y Sanchica.

Don Quijote le comentó al bachiller su derrota y que tenía pensado hacerse pastor, y después de decir esto mandó a que lo llevaran a su casa.

Cuando estaba en la cama, mandó a que trajeran un escribano mientras decía que le devolviesen a Sancho lo que le debía, y que su sobrina no se casase con un hombre que supiera de libros de caballerías.

A los siguientes tres días Quijote se desmayaba a menudo, hasta que llegó a su fin.