El príncipe; Nicolás Maquiavelo

Filosofía del Derecho. Pensamiento maquiavélico. Conservación del poder político. Estrategia y cualidades principescas. Autoridad y virtud

  • Enviado por: Javier Velasco San Miguel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 32 páginas
publicidad
publicidad

MAQUIAVELO: VIDA E INFLUENCIA DE LA MISMA EN SU OBRA.

Maquiavelo era hijo de un hombre de leyes, Bernardo Maquiavelo, y de una mujer culta que incluso escribía versos, Bartolomea di Stefano Nelli. Asistió desde muy pronto a la escuela, donde aprendió latín con gran interés, llegando a dominar perfectamente las obras de los grandes clásicos latinos, ya sean historiadores como poetas. También conoció en profundidad las obras de Dante, Boccacio y Petrarca. Asistió también a las clases de literatura del profesor Marcelo de Virgili Adriani. Todo esto da a entender que tuvo una sólida formación humanista.

Por entonces, Maquiavelo estaba sin empleo y estaba ya cerca de la treintena. Lorenzo el Magnifico había muerto algunos aðos antes y, entre las grandes desgracias que azotaron a Florencia tras su muerte, no fue la menor la invasión de Carlos VIII de Francia, en 1494, con la complicidad de Ludovico Sforza de Milan, el Moro. El florentino Pedro Medici se rindió ante el rey francés, con lo cual se gano la enemistad de su pueblo, y no le quedo otra solución que huir a Bolonia. En esa época, un monje dominico, Savonarola, encendía los ánimos del pueblo florentino, atizando sin piedad contra la corrupción del gobierno y contra la misma corrupción de el Papa. La república se había instalado en Florencia y la masa ð piagnoni ð (plaðideros) se sometían a Savonarola y a su fanatismo. Durante cuatro aðos se impuso una dictadura del monje, enemigo de los Medici, del arte y las vanidades. Llego a proclamar a Cristo único rey de una Florencia que luego se volvería contra el. En efecto, 1498 Savonarola y algunos de sus partidarios fueron colgados en la plaza publica, posteriormente quemados sus cenizas arrojadas al Arno. En El Príncipe, Maquiavelo no pasa por alto este transcendental hecho del que fue testigo:

ð..conviene notar que el natural de los pueblos es variable. Se podrá hacerles creer fácilmente una cosa; pero habrá dificultad para hacerlos persistir en esta creencia. En consecuencia de lo cual es menester componerse de modo que, cuando haya cesado de creer, sea posible precisarlos a creer todavía. Moisés, Ciro, Teseo y Romulo no hubieran podido hacer observar por mucho tiempo sus constituciones si hubieran estado desarmados, como le sucedió al fraile Savonarola, que se desgracio en sus nuevas instituciones. Cuando la multitud comenzó a no creerle ya inspirado, no tenia el medio alguno para mantener forzadamente en su creencia a los que la perdían, ni para precisar a creer a los que ya no creian .ð

Corría precisamente ese aðo de 1498, cuando Maquiavelo, junto con Marcelo Virgil, fue elegido por el Consejo de los Diez secretarios de la segunda cancillería. Desempeðo este cargo desde 1498 hasta 1512, es decir hasta el retorno de los Medici. Su misión consistía en la representación diplomática de los grandes comerciantes que se hicieron cargo del gobierno de la República tras la muerte de Savoranola. En el desempeðo de su tarea trabo gran amistad con Blas Buonaccorsi, con quien intercambio numerosas cartas que han servido para que la posteridad conociera puntualmente las idas y venidas de ambos amigos, incluidas sus numerosas aventuras amorosas.

Una de sus primeras misiones ( 1499 ) consistió en intervenir ante Cesar Borgia ( de los Borja aragoneses, instalados en Nápoles, y duque de Valentinois)

para que instara a su capitán, Vitellozzo Vitelli, a que no ocupara el Valle de Chiana. Producto de esta misión fue le primero de sus tratados políticos: Sobre la manera de tratar a las poblaciones rebeldes del Valle de Chiana.

En 1501 casa con Marieta Corsini, de la que tuvo cinco hijos, lo cual no impedirá que cese sus devenires amorosos. En 1502 es elegido confaloniero de Florencia Pierto Soderini, amigo de la familia Maquiavelo ( era elegido con carácter vitalicio, siempre que no produjera irregularidades en el desempeðo de sus funciones ). Este no solo confirmo en su puesto a Maquiavelo, sino que le encomendó misiones bastante delicadas. Esto le sirvió para conocer distintas cortes a lo largo de Europa, entre otras la alemana y la francesa. Producto de estas experiencias serian las obras tituladas Retrato de las cosas de Francia y Retrato de las cosas de Alemania. También represento a Florencia ante los demás estado de Italia, estuvo dos veces en la corte del Papa y tuvo que relacionarse con los más importantes personajes de la época, entre otros la legendaria Catalina Sforza ( hija de Galeazzo María Sforza y que se caso con Juan de Medici en 1496 ), por la cual sintió una profunda admiración, y el mítico hijo del papa Alejandro VI ( Rodrigo de Borgia ) Cesar de Borgia. Era inevitable que una personalidad como la de Cesar de Borgia fuera para el motivo d análisis. Se ha citado hasta la saciedad que con casi toda probabilidad se baso en el para escribir El Príncipe ( o en Fernando el Católico ). Prueba de ello es lo que Maquiavelo escribe a su amigo Buonaccorsi después de entrevistarse con Cesar de Borgia en 1502: ð Si a su eminencia le ha hecho cesar Borgia el efecto de un purgativo, pues lo poco que ha cenado le ha tenido revuelto y de pie casi toda la noche, a mi, en cambio, me ha agradado mucho; entiéndaseme bien, en cuanto hombre de Estado, pues, si dado lo incierto y revuelto de los tiempos de la honradez, la seriedad, el respeto a los compromisos adquiridos y a la palabra dada, en una palabra, la lealtad y el amor a la justicia, no tiene valor alguno, y sin tan solo lo que mira a la conveniencia, veo en el al tipo ideal del príncipe. Lo único que resulta enojoso es que, siendo cual es, sea hijo de un papa. Claro que , por otra parte, los papas hoy parecen tener tan poco con el cielo y tanto, por lo contrario, con la tierra, que ello mismo puede ser, en definitiva, una garantía de la firmeza de su carácter en la perversidad y en el egoísmo, cualidades que cada vez me parecen, para mandar, mas imprescindibles y necesarias

Corría el aðo 1507 cuando Soderini encargo a Maquiavelo la organización del ejercito de la República de Florencia. Maquiavelo había comenzado a redactar aðos antes su Arte de la Guerra. Mantenía la tesis de que para contar con un ejercito eficaz, se debía reclutar del propio pueblo, convenientemente entrenado, y renunciar a pagar a mercenarios o contratar a ejércitos extranjeros. Su proyecto de nueva milicia fracaso. Pero sigue escribiendo y realizando gestiones que Soderini le encarga. Por estos aðos comienza sus primeras obras en verso ( Decenales ).

Pero pronto sobrevendrán desgracias. Ante las manifiestas simpatías de Soderini por Francia, regresan los Medici a Florencia. En 1512, Maquiavelo, al igual que su amigo Vrigili, solicita seguir en su puesto. Este lo consigue, pero no así Maquiavelo, cuyo principal error fue ser fiel a Soderini, quien, sin embargo acabo sus días plácidamente en Roma ( tu sitio esta en el limbo, junto a los niños, reza al final de un epigrama escrito por Maquiavelo tras la muerte de Soderini ). Entretanto, Maquiavelo es destituido, multado y desterrado durante un año de la ciudad, aunque sin abandonar la República. Se retira a San Casiano, a una modesta finca paterna, donde volverán a sacarle, para acusarle de traición contra los Medici al ser cómplice de Capponi y Boscoli. Estos dos últimos eran dos jóvenes de buena familia, fanáticos de Savonarola y que albergaban la esperanza de una Italia unida y grande, que en 1513, conspiraron contra los Medici.

Es detenido y torturado junto a otros presuntos torturadores. Pero por fortuna la subida al pontificado de León X o Juan de Medici le concede un armisticio. Regresa nuevamente al destierro, que, no obstante, no fue tan cruel como muchas veces se ha dicho, pues a pesar de sus pocos recursos, sigue conservando grandes amigos, entre otros el historiador Guicciardini, que fue embajador en España y que actúo a favor de el ante los Medici. En este tiempo escribe mucho y trata de atender las diversas materias que surgen de la finca.

Le acompaña al destierro Marietta, de la que tuvo cuatro hijos y que le ayuda a superar la situación. Inicia aquí la redacción de los Discursos sobre la primera década de Tito Livio, que le serviria como punto de referencia para la redacción de El Príncipe. Las ideas de los discursos son fruto de sus meditaciones y del intercambio de opiniones con sus amigos durante sus frecuentes visitas a los jardines de Bernardo Rucellai, los famosos Orti Oricellari de Florencia, donde se reunían los mas importantes intelectuales de Italia y los que no eran italianos a principios del siglo XVI. Escribe a su amigo Vittori en una carta sobre su situación en el destierro: "....Llegado el atardecer, me vuelvo casa, y entro en mi escritorio; en el umbral me despojo de esta veste cotidiana, llena de fango y de lodo, y me pongo vestiduras reales y cortesanas; y, revestido decentemente, entro en las antiguas cortes de los antiguos hombres, donde, recibido por ello amorosamente, me nutro de ese alimento que es solo mío, y para el que nací; y ahí no me avergüenzo de hablar con ellos, y les pregunto las razones de sus acciones, y ellos, por su humanidad, me responden; y no siento ninguna molestia en el tiempo de cuatro horas, se me olvida todo afán, no temo la pobreza, no me altera la muerte: me traslado entero en ellos. Y puesto que dice Dante que no se hace ciencia si no se retiene lo entendido, he anotado aquello de que hecho caudal por su conversación, y he compuesto un opúsculo, De Principatibus, donde profundizo cuanto puedo en las reflexiones sobre este tema, discutiendo que es principado, de que especie son, como se adquieren, como se mantienen, por que se pierden; y si alguna vez os ha placido algún garabato mío, este no os debería disgustar; y a un príncipe, y sobre todo a un príncipe nuevo, debía serle aceptable: por eso le dirijo a la grandeza de Guiliano ( de Medici )".

Muchos han sido los escritos sobre la intención de El Príncipe, finalmente dedicado a el " Magnificum Laurentium Medicem ", una de las obras mas trascendentales de el Quinquecento italiano por su contenido. ¿ Pretendió Maquiavelo mostrar a los pueblos las debilidades de los príncipes o viceversa ? La respuesta es dependiendo de aquel que lo lee, ya que el texto tiene cierta ambigüedad.

La actividad de Maquiavelo no se detuvo aquí. Prosiguió escribiendo sin cesa cesar: la Historia de Florencia, subvencionada en principio por León X y después por Clemente VII, gran cantidad de poemas y obras de teatro, entre las cuales destaca La Mandragora, una de las mejores piezas del renacimiento italiano.

Cayo enfermo, tenia pesadillas frecuentes y se dice que a gritos llamaba a Dante, Tacito, Tito Livio,.... Murió el 22 de junio de 1527, poco después del ataque imperial a Roma por Carlos I. Escribió al final de sus tristes días: " Heme aquí desnudo, sin nada que me defienda. No me queda nada que hacer en este mundo; me arrojan de entre los míos; lo que antes me sostenía, ahora me falta. ¿ Que es esta la patria en la que he creído ? Acaso todo en mi ha sido error; quizás era mejor pensar, habré pensado mas en mi bien personal, y abandonar esa utopía del bien común. ¿ De que ha servido el sacrificar mi tiempo, el hacerme seguidor e incensario de gentes que valían tanto menos que yo ?... La vida entera desperdiciada, todo vano, todo inútil. "

ESTRUCTURA DE EL PRINCIPE.

CAPITULO I.

DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADO Y DE LA FORMA EN QUE SE ADQUIEREN.

Nos dice que los estados tiene una persona que ejerce la soberanía hacia los hombres que integran este, mencionando dos formas: las repúblicas o principados, estos dominios son alcanzados a través de las armas propias o ajenas.

CAPITULO II

DE LOS PRINCIPADOS HEREDITAROS.

Los principados son una forma de gobierno o dinastía, dice que es mejor que esta sea hereditaria porque así el príncipe que heredaba al otro no cambia de sistema.

CAPITULO III

DE LOS PRINCIPADOS MIXTOS.

Los principados mixtos surgen de la conexión de los dos anteriores, señalando un nuevo principado que surge a base de la conquista, la cual se da por las armas, el cual tiene seis bases como fundamentos: la primera se refiere a los amigos de este que participan en la conquista y habla de que estos como no se les puede dar un lugar cercano al lugar del príncipe quedan en descontento y si no se les aniquila resultan ser enemigos peligrosos, la segunda es la prohibición de introducir a un enemigo con mayor y mejor inteligencia mucho mas poderoso, el cual aprovecharía los descontentos de la gente para poder derribar a este que resultaría peligroso, fundar colonias las cuales surgen de la población ya existente de sus conquistas anteriores las cuales al encontrarse en nuevos dominios terminan o sustituyen a los otros y se apoderan de sus bienes, el poder otorgado a la iglesia entre mayor es este poder menor es el del principado; cabe señalar una de las principales ideas de Maquiavelo “el que ayuda a otro a hacerse poderoso causa su propia ruina, la ultima tendría que ser el despojo de las tierras a la gente de su propio principado”. Lo más importante es el dominio que tiene cada príncipe pero es natural que el que se ha vuelto poderosos recele de la misma astucia o de la misma fuerza gracias a las cuales se le ha ayudado.

CAPITULO IV

PORQUE EL REINO DE DARIO OCUPADO POR ALEJANDRO NO SE SUBLEVO CONTRA LOS SECESORES DE ESTE DESPUES DE SU MUERTE.

Hay dos formas de gobernar: una en la que el príncipe se sirve por sus siervos, los que lo ven como la autoridad máxima, porque en toda la provincia no se reconoce soberanía sino a otra que es aquella en la cual el príncipe toma en cuenta para todo a los nobles los cuales solo lo ven como el de mas antiguo linaje y como en estos no se tiene particular amor el pueblo puede acostumbrarse fácilmente aun nuevo tipo de soberanía.

CAPITULO V

DE QUE MODO HAY QUE GOBERNAR LAS CIUDADES O PRINCIPADOS QUE, ANTES DE SER OCUPADOS, SÉ REGIAN POR SUS PROPIAS LEYES.

Etapa en la que especifica como adquirir un nuevo Estado que sé regirá por sus propias leyes y vivirá en libertad: una es destruirlo, radicarse en él y por ultimo dejarle sus propias leyes. El único medio seguro para dominar a una ciudad es destruyéndola quien se haga dueño de una ciudad así debe aplastarla sino esta lo aplasta a él.

CAPITULO VI

DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALENTO PERSONAL.

La imitación, característica principal entre los principados, todos siguen el camino impuesto por los demás con pequeñas perfecciones, no buscando la perfección del modelo, sino lo semejante en virtud que se le acerque, entre las conquistas entre armas surgen aquellas por príncipes que en verdad lo merecen gracias a sus virtudes y otros solo por causas del azar, uno de las principales característica que nos señala es que si se conquista deben de prevalecer las leyes que regían asta ese momento y no nuevas, esto explica el porque los profetas armados hayan triunfado y fracasado todos los demás, es fácil convencerlos de algo pero es difícil mantenerlos fieles a esa convicción.

CAPITULO VII

DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON ARMAS Y FORTUNA DE OTROS.

Estos principados son aquellos que se compran o se adquieren en base a un regalo, se suscitan principalmente entre aquellos que por la suerte se convierten en príncipes pero no se mantienen sino con muchísimo. Esto intentando señalar la voluntad y la fortuna cosas mudables e inseguras de quienes los llevaron a ese lugar y no saben ni pueden conservar aquella dignidad.

CAPITULO VIII

DE LOS QUE LLEGARON AL PRINCIPADO MEDIANTE CRIMENES.

Para llegar a ser príncipe tenemos varios modos, entre ellos por el favor de los conciudadanos y otro que es le camino de las perversidades y delitos, refiriéndose al derrocamiento de los principales poderes, como ejemplo nos señala uno en el cual el poder era ejercido mediante las clases sociales más ricas y poderosas y el senado, en este periodo el que deseaba ser príncipe terminaba antes con estos poderes los cuales eran impedimento para obtener el dominio. Todo usurpador debe reflexionar sobre los crímenes que le es preciso cometer y ejecutarlos todo a la vez para no cometer homicidios posteriores.

CAPITULO IX

DEL PRINCIPADO CIVIL.

El principado civil es aquel que se conquista a base de la gracia al favor de sus compatriotas sin utilizar violencia, depende de cierta habilidad proporcionada por la fortuna o bien del apoyo del pueblo o de los nobles estos cuando comprueban que no pueden resistir al pueblo concentran la autoridad en uno de ellos y lo hacen príncipe, siendo la única autoridad y no tiene a casi nadie que no este dispuesto a obedecer, jamás podrá dominar a un pueblo cuando lo tenga por enemigo, el que llegue a príncipe de esta manera debe esforzarse en conservar su afecto, cosa fácil pues el pueblo solo pide no ser oprimido.

CAPITULO X

COMO DEBEN MEDIRSE LAS FUERZAS DE TODOS LOS PRINCIPADOS.

Las ventajas de el principado civil es la unión que le muestran sus súbditos ya que en caso de guerra o invasión por algún extranjero tratando de conquistar este principado, el pueblo al no odiarlo los súbditos se unen por ello mas estrechamente a su príncipe, como si el daño que les ocasiones este conflicto en defensa del señor obligare a este a protegerlos.

CAPITULO XI

DE LOS PRINCIPADOS ECLESIASTICOS.

Principados en los que no existe el ejercicio de la soberanía por nadie, ni por los conquistadas a base de las armas o por homicidios, estos se adquieren o por valor o por suerte y se conservan apoyándose en antiguas instituciones religiosas que son de alta calidad que mantienen a sus príncipes en el poder en cualquier modo en que estos procedan y vivan; ultima diferencia que los distingue de los demás principados es que estos con lo únicos seguros y felices.

Esto es lo que los hace aun más poderosos y venerables por su bondad y su mil y otras virtudes.

CAPITULO XII

DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIAS Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS.

En los principados existen cosas fundamentales: las formas de ataque y defensa, se dice que entre mejores tropas por fuerza ha de haber buenas leyes.

Las tropas son aquellas con las cuales un príncipe defiende a su estado cómo las mercenarias auxiliares o mixtas inútiles y peligrosas ya que surgen de la desunión interna, porque son ambiciosos, desleales, valientes entre los amigos cobardes frente a los enemigos obteniendo como resultado la ruptura o ruina del estado, los capitanes mercenarios o son hombres de merito o no lo son.

CAPITULO XIII

DE LOS SOLDADOS AUXILIARES, MIXTOS Y PROPIOS.

Son los proporcionados por otros para preservar el estado, estas tropas auxiliares son inútiles ya que funcionan solo con sus amos pero para quien las llama son casi funestas, pues si pierde queda derrotado y si gana se convierten en sus prisioneros se concluye que sin milicias propias no hay principado seguro.

CAPITULO XIV

DE LOS DEBERES DE UN PRINCIPE PARA CON LA MILICIA.

La principal función de un príncipe no es la de dirigir la milicia, sino organizarla para que se puedan estructurar mejor sus tropas ya que gracias a esta sé establece o se conquistan nuevos territorios, en que deben estar prepararlos para tener una mejor preparación lo cual debe hacer de dos modos de acción y con el estudio.

CAPITULO XV

DE AQUELLAS COSAS POR LS CUALES LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE LOS PRINCIPES, SON ALABADOS O CENSURADOS.

Es necesario que todo príncipe que quiera mantenerse en el poder aprenda a no ser bueno, y a practicarlo a no de acuerdo a su necesidad.

Siendo estos juzgados por ocupar posiciones más elevadas uno es llamado pródigo, otro tacaño, dadivoso, rapaz, cruel, traidor,; uno humano, soberbio, y así sucesivamente.

No es posible que un príncipe posea todas las cualidades buenas, ni observarlas siempre, porque la naturaleza humana no lo consiente, le es preciso ser tan cuerdo que sepa evitar la vergüenza de aquellas que significan perdida del Estado y mucho menos incurrir en la infamia de vicios sin los cuales difícilmente podría salvar el Estado, por que , lo que parece virtud e causa de ruina, y lo que parece vicio sólo acaba por traer el bienestar y la seguridad.

CAPITULO XVI

DE LA PRODIGALIDAD DE LA AVARICIA.

Estaría bien que el príncipe este tenido por prodigo. Que por un lado perjudica y por otra si se practica virtuosamente no será conocida esta y se pensará que existe un vicio contrario. Aunque EL que quiere conseguir fama de prodigo no puede pasar por alto ninguna clase de lujos, lo cual empezaría a tornarlo odioso a los ojos de sus súbditos y nadie lo estimara, ya que se habrá vuelto pobre; siendo su prodigabilidad perjudicial para muchos y benéfica para pocos, peligrando al menor riesgo. Ya que un príncipe no puede practica públicamente esta virtud sin que se perjudique, porque con el tiempo al ver su avaricia, se defenderá contra las guerras, practicando la generosidad con aquellos innumerables, y la avaricia con aquellos a quienes no da, que son pocos.

Un príncipe debe reparar en el vivió tacaño porque este le hace posible reinar. Debiendo evitar ser un príncipe pobre y despreciable y odioso que produce la prodigabilidad. Siendo mas prudente contentarse con el tilde de tacaño que implica vergüenza sin odio, que ganar fama de prodigo, que implica vergüenza y odio.

CAPITULO XVII

DE LA CRUELDAD Y LA CLEMENCIA; Y SI ES MEJOR SER AMADO QUE TEMIDO, O SER TEMIDO QUE AMADO.

Los príncipes deben ser tenidos por clementes y no por crueles, este no debe preocuparse por que lo acusen cruel siempre y cuando mantenga unidos y fieles a sus súbditos. Siendo mas seguro ser temido que amado porque mientras les haces bien son tuyos pero cuando la necesidad se presenta se rebelan. Es por eso que el príncipe debe hacerse temer, aún estando frente a un ejercito es necesario que sea cruel, para que lo obedezcan fielmente

Ya que como el amar depende de la voluntad de los hombres y el temer de la voluntad del príncipe; un príncipe prudente debe apoyarse en lo suyo y no en lo ajeno, tratando de evitar el odio.

CAPITULO XVIII

DE QUE LOS PRINCIPES DEBEN CUMPLIR SUS PROMESAS.

El príncipe que cumple con la palabra dada se le alaba de obrar con rectitud y no con doblez, pero en nuestros tiempos son los que han hecho menos caso de la fe jurada.

Un príncipe debe comportarse como hombre y como bestia, por tanto un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuándo su observancia baya contra sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer. El príncipe solo debe aparentar poseer virtudes ya que tenerlas y practicar las es perjudicial y el aparentar y tenerlas es util. Por que un príncipe debe de vencer y conservar el Estado. Un príncipe de estos tiempos jamás predica otra cosa que concordia y buena fe; y es enemigo acérrimo de ambas, ya se si las hubiese observado habría perdido la fama y las tierras.

CAPITULO XIX.

DE QUE MODO DEBE EVITARSE SER DESPRECIADO Y ODIADO.

El príncipe debe tener cualidades que le evite ser despreciado entre estas encontramos que:

Tiene que huir d las cosas que lo hagan odioso o despreciable. Hace despreciable el ser considerado voluble, frívolo, afeminado, pusilámine e irresoluto, defectos de los cuales debe alejarse, El príncipe debe ingeniarse para que en sus actos se reconozcan grandeza, valentía, seriedad y fuerza.

Tiene que ser necesariamente bueno y querido por los suyos, El príncipe debe temer dos cosas: en el interior, que se le subleven los súbditos; en le exterior, que lo ataquen las ponencias extranjeras. En los súbditos tenemos que cuidar que no conspiren secretamente asegurándose que no lo odien o lo desprecien, sino empeñándose por todos los medios en tener satisfecho al pueblo.

Un príncipe cuando es apreciado por el pueblo, debe cuidarse muy poco de las conspiraciones; pero que debe temer todo y a todos cuando lo tiene por enemigo y es aborrecido por él, es uno de los puntos que más debe atender un príncipe, debe estimar a os nobles, pero sin hacerse odiar por el pueblo.

Cuando el príncipe no puede evitar ser odiado, debe inclinarse hacia el grupo más numeroso o hacia el mas fuerte.

El príncipe que quiere conservar el poder es forzado a no ser bueno, ya sea con el pueblo, los nobles o soldados. Los príncipes actuales no tienen la dificultad de satisfacer en forma desmedida a los soldados, no tienen ejércitos propios, vinculados con el gobierno y las administraciones provinciales.

Tenemos entonces que la ruina de los emperadores se hallaría el odio y el desprecio, aunque parte de ellos procedieron de un modo y parte del otro, en ambos modos hubo dichosos y desgraciados

Concluyendo que un príncipe nuevo en un principado nuevo no puede imitar la conducta de otro príncipe o seguir los pasos del príncipe pasado, si no que debe tomar sus cualidades necesarias para fundar un Estado, una vez establecido y firme, las cualidades de aquel que mejor tiendan a conservarlo.

CAPITULO XX

SI LAS FORTALEZAS, Y MUCHAS OTRAS QUE LOS PRINCIPES HACEN CON FRECUENCIA SON UTILES O NO.

Hubo príncipes que para conservar inquietudes en el estado, desarmaron a sus súbditos, dividieron territorios favorecieron a sus enemigos, etc, en fin hubo príncipes que construyeron fortalezas príncipes que las arrasaron.

Aunque nunca sucedió que desarmase a sus súbditos, los armo cada vez que los encontró desarmados, porque cuando se les desarma se les ofende, se les demuestra su cobardía o desconfianza, la poca fe a su lealtad, que esto engendra odio contra el príncipe y este no puede quedar desarmado.

Cuando un príncipe adquiera un estado nuevo, conviene desarmar a sus súbditos, reducirlos, desaparecer el gobierno anterior. Siendo que para un príncipe nuevo es más necesario adquirir fama que a uno hereditario

Los príncipes sobre todo los nuevos han hallado consecuencia y mas utilidad en aquellos en quienes confiaba. Así para los príncipes que desee conservar más seguramente el poder, acostumbraron construir fortalezas que fuesen rienda y freno para quienes se atreviesen a obrar en su contra y refugio seguro para aquellos en caso de un ataque imprevisto., siendo así que no hay mejor fortaleza que el no ser odiado por el pueblo.

Es de elogiar a quien construye fortalezas como quien no las construye, pero es de censurar a todo el que confiado en las fortalezas, tenga en poco el ser odiado por el pueblo.

CAPITULO XXI

COMO DEBE COMPORTARSE UN PRINCIPE PARA SER ESTIMADO

Para que un príncipe sea estimado por sus súbditos este debe:

  • realizar grandes empresas y debe ser un ejemplo de virtudes.

  • Debe de ser muy meticuloso al realizar sus hazañas para que resulten extraordinarias. Esto provocara el constante estupor de los súbditos y se mantendrán ocupados pensando en el éxito de su aventura de tal manera que no puedan pensar como realizar algún daño contra su persona.

Un príncipe capaz de ser amigo o enemigo franco, sin temores de ninguna índole, sabe declararse abiertamente a favor de uno y en contra de otro. Este debe saber convivir con los diferentes grupos, gremios y corporaciones sin olvidarse de la dignidad que lo inviste.

CAPITULO XXII

DE LOS SECRETARIOS DEL PRINCIPE

La elección de los ministros la deberá llevar acabo primero descifrar según a su juicio quienes de sus súbditos son capaces y fieles. Para encontrar a los mejores tendrá que distinguir en tres clases de cerebros: el primero discierne por si; el segundo entiende lo que otros disciernen, y el tercero no discierne ni entiende lo que los otros disciernen.

De las intenciones del ministro para saber de ellas deberá dejar en sus manos al estado y se declarara la fidelidad de este al pensar en el beneficio del príncipe y no el suyo. El príncipe responderá honrándolo, enriqueciéndolo y colmándolo de cargos, de manera que comprenda que no puede estar sin el príncipe.

CAPITULO XXIII

COMO HUIR DE LOS ADULADORES

Para evitar la adulación se debe hacer entender a los hombres, que decir la verdad no es malo pero resulta cuando la dicen , faltan al respeto. Motivo por el cual el príncipe debe de rodearse de hombres de buen juicio de su estado, únicos a los que dará libertad para decirle la verdad, aunque en las cosas sobre la cuales sean interrogados y sólo ellas. Pero debe interrogarlos sobre todos los tópicos, escuchar sus opiniones con paciencia y después resolver por sí y a su albedrío.

CAPITULO XXIV

POR QUE LOS PRINCIPES DE ITALIA PERDIERON SUS ESTADOS

Los dirigentes se apartaron de todas las reglas expuestas en este estudio es por eso que los gobernantes de Italia no tuvieron la doble gloria de haber creado un principado nuevo y de haberlo mejorado y fortificado con buenas leyes, buenas armas, buenos amigos y buenos ejemplos.

De modo que lo que obtuvieron fue la doble deshora del que , habiendo nacido príncipe, pierde el trono por su falta de prudencia. Ya que las únicas defensas buenas, seguras y durables son las que dependen de uno mismo y de sus virtudes.

CAPITULO XXV

DEL PODER DE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS Y DE LOS MEDIOS PARA OPONERSELE

Muchos creen y han creído que las cosas del mundo están regidas por la fortuna y por Dios. Pero a fin de que no se desvanezca nuestro libre albedrío, acepta por cierto que la fortuna sea juez de la mitad de nuestras acciones, pero que nos deja gobernar la otra mitad.

La fortuna varia y los hombres se obstinan en proceder de un mismo modo, serán felices mientras vayan de acuerdo con la suerte e infelices cuando estén en desacuerdo con ella. Siendo así preferible ser impetuoso y no cauto.

CAPITULO XXVI

EXHORTACIÓN A LIBERAR A ITALIA DE LOS BARBAROS

Siendo las circunstancias propias para que un nuevo príncipe pueda adquirir gloria, no es necesario un hombre prudente y virtuoso para instaurar una nueva forma de gobierno. Espera Italia al que debe curarla de sus heridas poner fin a los saqueos de Lombardía y a las contribuciones del Reame y de Toscana.

Después de varias revoluciones y revueltas guerreras parezca se ha extinguido el valor militar de los Italianos. Pero se debe a que la antigua organización militar no era buena y a que nadie ha sabido modificarla.

CONTEXTO HISTORICO E IDEOLOGICO DE MAQUIAVELO Y EL PRINICPE

El absolutismo papal correrá parejo al desarrollo del poder monárquico creciendo a expensas de los poderes rivales. El poder político se condensa en manos del monarca siendo común la concepción del soberano como fuente de todo poder político. A finales del siglo XV se produce una remodelación de las instituciones medievales por los cambios económicos producidos y debidos a una mejora de las comunicaciones produciéndose un cambio en el ámbito geográfico el cual pasará a ser local. El mayor beneficio de mercado será el aventurero, comerciante dispuesto a aprovechar cualquier situación y que domina la producción encontrándose fuera de la potestad de gremios y ciudades. Este comercio debía encontrarse políticamente en manos de un gobierno de mayor poder que el local. Esta burguesía será el enemigo de la nobleza necesitando de un poder fuerte cuyo centro será el monarca poder político y militar. Se ganará en un gobierno ordenado y eficaz.

El absolutismo moderno.

Las instituciones medievales han fracasado encubriendo a menudo el fracaso de las monarquías y estas pasan a ser absolutas derrocando a los poderes del constitucionalismo medieval y a las ciudades-estado libres en las cuales se basó la civilización medieval. Expolia los monasterios y los eclesiásticos son sometidos al control monárquico desapareciendo la autoridad jurídica de la iglesia. En España la era de la monarquía absoluta se inicia con los Reyes Católicos convirtiéndose el país en una de las mayores potencias. En Inglaterra comienza con la dinastía Tudor cuando Enrique VII se ve obligado a conseguir el apoyo de la nobleza, establecer el orden y fomentar el comercio. En Alemania la situación se retrasará.

Francia es el ejemplo donde la Guerra de los Cien Años afectó sobre todo a la nobleza y en el XV es la nación más unida y compacta agrupando toda la fuerza militar bajo las manos del rey, el cual someterá a los disidentes y a los feudatarios asimilando impuestos e imponiéndose a la iglesia quedando el monarca como único representante de la nación. Será Maquiavelo quien revolucione la teoría política del momento junto a una nostalgia hacia la civilización romana.

Italia y el Papa.

En estos momentos Italia se encuentra dividida en cinco estados y en 1512 cae la República Florentina ejemplo del destino de los estados débiles. El Estado Pontificio se convertirá en un estado fuerte y compacto. Ya no serán árbitros pero conservan la soberanía de la Italia Central. En toda la península existe una fuerte división entre los tiranos y la mayoría de la población cree que la Iglesia es culpable de dicha situación. Dentro de una sociedad cargada de tintes libertinos y corruptos donde el individuo es egoísta.

El Príncipe trata de las monarquías o estados absolutos siendo la indiferencia moral ante los medios utilizados la principal característica del pensamiento de Maquiavelo junto a la fuerza y astucia como puntal de un gobierno bueno. Escribe sobre la mecánica de gobierno siendo de su interés las medidas políticas y militares. La finalidad política es conservar y aumentar el poder político y la medida de su éxito la consecución de ese propósito independientemente sea cruel o injusta.

Sobre esta indiferencia moral nunca se puede presuponer que tomase como modelo a alguien. Condena la servidumbre cristiana y con ella a la religión Cristina valorando mucho mas a las antiguas religiones paganas. Nunca duda que la corrupción del ciudadano hace imposible al buen gobierno y cree que eran las virtudes cívicas de los antiguos romanos las que hicieron posible el imperio pero este no tiene porque ser así en los gobernantes juzgando de forma diferente a los dos puesto que en el gobernante se encuentra fuera del grupo. Utiliza los ejemplos de la historia pero no puede llamarse propiamente empírico.

Egoísmo universal.

Será en aquello que Maquiavelo se basa recíprocamente en la necesidad de seguridad buscando el apoyo de un gobierno fuerte. Los hombres desean conservar y tener mas, eso hace que estén continuamente en lucha por la realidad de la escasez natural. Observa que generalmente los hombres son malos y que el gobernante prudente debe basar su gobierno sobre ese hecho, puede matar pero no saquear. En Italia el problema se encuentra en fundar un estado sobre una sociedad corrompida donde el único gobierno posible sería la monarquía absoluta. Solo se puede ordenar mediante el poder despótico. Junto al egoísmo humano existe asimismo la constante lucha que hace que la derrota pueda estar cerca de los pasos de la política.

El legislador omnipotente.

Un estado afortunado tiene que ser fundado por un solo hombre, lo cual determinara el carácter nacional de su pueblo, la restauración de una sociedad debe ser efectuada por un legislador. No existen límites a lo que puede hacer un estadista siendo el poder lo único que puede mantener unida a la sociedad y las obligaciones morales que existen tras ella. El gobernante como creador del Estado está fuera de toda moral no siendo digna la violencia destructiva. El príncipe modelo encarna astucia y egoísmo y aprovecha vicios y virtudes, el cuadro idealizado de un tirano del XVI. Desconfía de las medias tintas políticas admirando al déspota y al pueblo que se gobierna a sí mismo bajo el imperio de la ley. No convertirá a su legislador en teoría del absolutismo político.

Republicanismo y nacionalismo.

Todo gobierno debe encontrarse regulado por ley. El gobernante no debe tocar la propiedad ni a las mujeres de los súbditos. Prefiere elección a herencia, empleo de la severidad con moderación y libertad de expresión estimando el gobierno liberal y sujeto a las leyes. Aristocracia y nobleza no son más elementos perniciosos para cualquier gobierno útil. Otro elemento distorsionador es el de los soldados mercenarios que agotan el oro y no son útiles para cuando verdaderamente sé eles necesita, por ello el gobernante debe dispone de un ejercito compuesto por sus súbditos, equipado, disciplinado y enlazados con el estado por la lealtad. Espera que algún tirano de Italia pueda encargarse de la tarea de organizar y unificar el estado italiano aunque no tiene nada que pueda verse como una teoría de unificación. Su meta sería conseguir la ciudad-estado expansionista.

Mas que cualquier otro pensador político, Maquiavelo será el creador del significado de la palabra Estado como fuerza organizada dentro de un territorio.

Los primeros reformadores protestantes.

Esta reforma mezcla teoría política con reformas de credo religioso y con problemas de dogma teológico. No se producirá nada semejante a una teoría política puesto que los diversos eruditos comparten el mismo fondo cristiano. La semejanza de esas convicciones políticas depende mas de las circunstancias y las diferencias de las existentes entre las diferentes iglesias. Las teorías políticas no tienen porqué coincidir con las religiosas. La rotura de los protestantes con Roma no significa la no insmicución del clero en la política o la interferencia del poder secular en el religioso. Ahora la religión depende en mayor grado de la política. Por vez primera se quebranta la unidad de la iglesia y los resultantes siguen actuando de manera autoritaria donde se corta el poder de la iglesia, el mantenimiento de este queda en manos del poder secular. El estadista considera el mantenimiento de la religión como garante del orden publico.

Obediencia pasiva y derecho de resistencia.

Se aumenta y consolida el poder de las monarquías y la reforma depende de poder contar con el apoyo de los príncipes con la consecuencia de robustecer mas al poder ganando peso la monarquía absoluta. Los grupos reformistas luchaban contra el papa y la franja lunática, movimiento reprimido cruelmente. Monarquía, economía y reformadores se unen realizando la forma típica del estado europeo.

En el Norte se producen minorías religiosas relativamente fuertes que acaban siendo fuentes potenciales de desorden lo cual hará surgir una política de tolerancia religiosa basada en la común lealtad política. Así amalgama de religión y politica es completa siendo un articulo primordial el respaldo a los gobernantes. La verdadera religión incluye el derecho a disentir del gobierno y a resistirlo en interés de esa verdad. En esos momentos serán los reyes herejes quienes están devastando la iglesia. El derecho a resistir deriva de que los reyes poseen su poder a través del pueblo y pueden ser llamados a cuenta por él.

Martín Lutero.

Tanto el cómo Calvino se basaron en razones idénticas, sosteniendo que la existencia al gobernante es mala, algo que no se demostrará coherentemente e históricamente. Lutero considera que la sustancia de la religión se basa en una experiencia mística y personal donde el exterior supone una ayuda para alcanzar esa experiencia. Las acusaciones que vierte hacia la iglesia de Roma se basan en agravios antiguos atacando los privilegios especiales del clero y por tanto en asuntos temporales los clérigos tienen las mismas responsabilidades que los seglares aunque no puede prescindir enteramente de la disciplina y autoridad eclesiástica y por ello es llevado a pensar que hay que reprimir la herejía.

El resultado práctico de su ruptura con Roma fue que el poder secular se convirtió en agente de la reforma contribuyendo a crear una iglesia nacional con el deber de obediencia pasiva de los súbditos. Tenía confianza en las magistraturas y ninguna en las masas. Los Príncipes eran súbditos del Emperador y se vio obligado a admitir que podría existir una resistencia hacia este cuando se excediera de su autoridad aunque de manera muy vaga. Así sus iglesias serán ramas del Estado y los frenos del poder secular desaparecen ganando la religión en espiritualidad y el estado en poder.

Calvinismo.

Desde Holanda, Escocia y Norteamérica se extiende en Europa Occidental la justificación de la resistencia. En un principio Calvino postulaba la obediencia pasiva, pero en Francia y Escocia se encuentra en oposición a unos gobiernos que no puede someter. También en principio su doctrina adolece de consideraciones hacia el liberalismo o el constitucionalismo teniendo campo libre en una teocracia antiliberal y opresora. Se oponen a la mezcla estado-iglesia para que esta ultima tenga el poder necesario disponiendo del apoyo secular. El gobierno calvinista dio las dos espadas al clero con el resultado de un intolerable gobierno de santos con inmiscución entre los asuntos íntimos. Su ética es una ética de acción como que el instrumento elegido por la voluntad de Dios es el hombre donde su creencia es la de un sistema cósmico de dependencia cuasi militar agotando el vocabulario del derecho romano y su disciplina es la del domino sobre sí mismo haciendo de las iglesias calvinistas la parte militante del protestantismo. El reformador moral presenta un carácter autocrático dando a los santos el derecho de gobernar y da mayor valor a las instituciones seculares siendo su primer deber mantener el culto a Dios desterrando la herejía. Aspira a la censura moral por la influencia que da al clero. Incluye la representación por elders lo cual no significa que quiera introducir la democracia. En teoría todo el poder reside en el cuerpo cristiano aunque no existe autonomía. En Escocia donde la asamblea general se compone de presbíteros y sínodos era más representativa de la generalidad de la nación que el parlamento escocés. Aquí la reforma es un movimiento popular contra la corte, algo que en sus inicios no postula el calvinismo. Este no es recomendable en una nación donde el monarca sea el jefe temporal puesto que el calvinismo cree en la superioridad de la autoridad espiritual, hace autónoma a la iglesia incluyendo al clero y a los seglares y en las iglesias nacionales. Si no hay obispo no hay rey. Esta es la forma de poder eclesiástico defendida por la oposición. Es no-monárquica.

Como el poder secular es el medio externo de salvación, la posición del magistrado el honorabilisima y la resistencia hacia el es resistencia hacia dios, así que el ciudadano privado no tiene porque opinar en asuntos políticos. El mal gobernante es un castigo devino por los pecados del pueblo y la sumisión es hacia la magistratura no hacia la persona. La ley de dios obliga tanto a jefes como a súbditos y la ley civil fija la pena para lo intrínsecamente malo pero el castigo hacia un magistrado compete a Dios. Señala que hay constituciones en las que ciertos magistrados menores tienen el deber de resistencia hacia la tiranía en beneficio del pueblo, el derecho a resistir deriva de Dios, pero no es un derecho general del pueblo a resistir. El poder soberano es un conjunto y uno de los que participan en el tiene el derecho a impedir el abuso del otro. La teoría constituirá una mitigación aristocrática de la doctrina general de los derechos naturales inherentes al pueblo. La obligación del gobernante es actuar hacia Dios, no hacia el pueblo, todo deriva de Dios. En el sistema solo hay lugar como rey hacia Dios. Reproduce el antiguo sistema mixto criticando la monarquía hereditaria. Es marcadamente aristócrata. Su teoría es inestable por ser fácil presa de las circunstancias puesto que si el gobernante no acataba sus normas si que debiera resistírsele.

Jhon Knox.

Será quien realice el primer cambio de posición por la situación del protestantismo escocés. La corona es católica y por ello puede esperar mucho de una política de resistencia y así logra la reforma escocesa. No se aparta de los principios de Calvino como la superioridad sobre la iglesia católica o el deber de imponer la verdadera religión a aquellos que no la aceptan voluntariamente. Así en Escocia afirma que es su deber corregir y reprimir a un rey que actúa contra la verdadera religión. Abandona la creencia que la resistencia es siempre mala y apoya a esta como parte del deber de apoyar a la religión. Es el deber religioso, no los derechos del pueblo.

EL REFLEJO CONSTITUCIONAL DE EL PENSAMIENTO DE MAQUIAVELO Y MAS CONCRETAMENTE EN SU OBRA EL PRINCIPE.

Despues de analizar por menorizadamente El Principe en su estructura y en su contexto, se va a intentar buscar un reflejo del pensamiento de Maquiavelo en la Constitucion Española como reflejo de la influencia que ha tenido Maquiavelo en el actual Estado Constitucional y Democratico de Derecho.

Para realizar este estudio, voy a exponer aquellos articulos en los cuales se refleja el ideal de Maquiavelo:

Art. 1.1 “ España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.”

En este artículo aparece el Estado moderno como engranaje de las relaciones sociales y la necesidad de que los hombres vivan en libertad. Esta búsqueda de libertad implica los otros valores que introduce el artículo, así pues tras la consecución de la libertad se podrán desarrollar el resto de los valores. Éste es el tipo de estado ideal proclamado por Maquiavelo.

Art. 9.2 “ Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.”

Los poderes públicos aquí referidos se representan en la figura de El Príncipe; pues éste es el encargado de superar todos los obstáculos. El Príncipe es el político mejor dotado para ejercer el poder y por ello utilizará su poder para obtener el bien común y, por tanto, solventar todos los obstáculos.

Art. 16.3 “ Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.”

Otra de las grandes aportaciones de Nicolás Maquiavelo a la política es la separación entre la Iglesia y el Estado. Esta separación se ve claramente reflejada en este artículo, en el que se ve que España queda configurada como un estado laico.

Como se puede ver la aportacion de Maquiavelo es de una gran importancia para los nuevos estados, siendo sus ideas una de las cosas mas revindicadas durante mucho tiempo por los liberales ( constitucionalistas ).

COMENTARIO PERSONAL ACERCA DE MAQUIAVELO Y DE EL PRINCIPE.

El poder considerado como uno de los ámbitos de realización del espíritu humano y el fenómeno político visto como la expresión suprema de la existencia histórica, que involucra todos los aspectos de la vida, es la concepción que subyace en las disertaciones de El Príncipe.

El Renacimiento había dado inicio a la secularización del mundo y las cuestiones religiosas quedaban restringidas al ámbito de la conciencia individual. La ciencia renacentista había despojado al hombre de su armadura teológica y le había devuelto la voluntad de organizar su existencia sin temores o esperanzas de compensación espiritual.

El Estado también empezaba a concebirse como un poder secular no ofrecido a los individuos por derecho divino sino por intereses económicos, de clases o ambiciones personales. Fue esa gran mentalidad la que dio a entender la obra de Maquiavelo y de la que derivó su concepción del poder y de la política. Maquiavelo no es ajeno a la moral. Y supo intuir antes que sus propios contemporáneos que era imposible organizar un Estado en medio del derrumbe social de Italia. Las opiniones posteriores sobre su obra, en lo concerniente a su politica de maximizar los medios frente a los fines en el ejercicio del poder, ignoran que el escritor florentino fue un ardiente partidario de la libertad. Y lo demostró con sus escritos defendiendo las instituciones republicanas que fueron destruidas con la invasión de Francia y España a Italia; lo mismo que contra la corrupción, a la que consideraba una amenaza contra la libertad, virtud sin la cual ningún pueblo puede construir su grandeza. "La experiencia muestra que las ciudades jamás han crecido en poder o en riqueza excepto cuando han sido libres", dijo Maquiavelo. "El fin justifica los medios", no es una sentencia carente de moral y ética como han pretendido demostrar los críticos de Maquiavelo. Sencillamente es una reflexión en la que se reconoce que de las mismas circunstancias que enfrenta El Príncipe, él debe extraer las premisas necesarias para desenvolverse en un mundo cambiante. El éxito de un soberano radica en tomarle el pulso a las situaciones, valorarlas y armonizar su conducta con la dinámica inherente a ellas. Son las necesidades las que impondrán una respuesta. Y con ello Maquiavelo demuestra que los hombres se miden con el mundo y actúan sobre él. Premisa infalible que había olvidado la Edad Media. Ello significa que la ambición de Maquiavelo de ver una Italia unida, expuesta de forma precisa en los consejos que en 26 capítulos sugieren al magnífico Lorenzo de Médicis, no constituyen un espejismo político sino que puede realizarse en la realidad material a través de la lucha por el poder y estimulando en los italianos los sentimientos comunes que configuraban la identidad cultural de ese país. Existe una circunstancia concreta: Italia invadida por fuerzas extranjeras, y una necesidad real: la liberación nacional y la construcción de la unidad política. El medio para lograrlo es la guerra y el fin, adaptarse a las exigencias de los nuevos tiempos, organizándose como estado nacional. Para Maquiavelo los fines políticos eran inseparables del "bien común".

La moral para el diplomático florentino radica en los fines y la ley constituye el núcleo organizador de la vida social. Todo lo que atenté contra el bien común debe ser rechazado y por ello "la astucia, la hábil ocultación de los designios, el uso de la fuerza, el engaño, adquieren categoría de medios lícitos si los fines están guiados por el idea del buen común, noción que encierra la idea de patriotismo, por una parte, pero también las anticipaciones de la moderna razón de Estado " (Romero). Las simplificaciones de las que ha sido víctimas Maquiavelo, no han logrado minimizar esa nueva dimensión ontológica sobre el poder genialmente concebida por el estadista florentino. Para Maquiavelo está claro que ha diferencia de los países europeos, en Italia no había sido posible construir el Estado-nación. El soberano que fuese a enfrentar esta reto histórico, necesitaría de una suma de poder que lo convirtiera en un monarca absoluto. Esa empresa solo es posible si el gobernante dispuesto a llevarla a cabo, arma los ciudadanos para liberar a su patria de las fuerzas extranjeras. Cumplida esta tarea procurará ofrecer al pueblo leyes justas y éste a su vez , asumirá la defensa y seguridad de la nación. El interés de Maquiavelo se centra, a través de toda su obra, en la política como "arte de conquistar el poder ". La política es por tanto el arte de el príncipe o gobernante en cuanto tal. Y el príncipe, en cuanto conquistador y dueño del poder, en cuanto encarnación del Estado, está por principio ( y no por accidente) exento de toda norma moral. Lo importante es que tenga las condiciones naturales como para asegurar la conquista y posesión del poder, " que sea astuto como la zorra, fuerte como el león" ( príncipe C.8 ) Dice Maquiavelo que el príncipe que quiere conservar el poder" debe comprender bien que no le es posible observar, en todo, lo que hace mirar como virtuosos a los hombres, su puesto que a menudo para conservar el orden de un Estado, está en la precisión de obrar contra su fe, contra las virtudes de la humanidad y caridad y aún contra su religión" ( Príncipe C.18), Para Maquiavelo la razón suprema no es sino la razón de Estado. El Estado ( que identifica con el príncipe o gobernante), constituye un fin último, un fin en sí, no solo independiente sino también opuesto al orden moral y a los valores éticos, y situado de hecho, por encima de ellos, como instancia absoluta. El bien supremo no es ya la virtud, la felicidad, la perfección de la propia naturaleza, el placer o cualquiera de las metas que los moralistas propusieron al hombre, sino la fuerza y el poder del Estado y de su personificación el príncipe o gobernante. El bien del Estado no se subordina al bien del individuo o de la persona humana en ningún caso, y su fin se sitúa absolutamente por encima de todos los fines particulares por más sublimes que se consideren. El sentido de la vida y de la historia, no acaba para los hombres si ellos prosiguen en la tarea de perfeccionar la sociedad sobre bases racionales que los trasciendan más allá del simple plano individualista o de atomización social en el que viven dentro de las sociedades contemporáneas de finales del siglo XX. La permanente transformación de la política, como la soñó Maquiavelo, puede ser el camino para la humanización del poder y la sociedad.


Leer "El Príncipe " es enfrentarnos al triunfo del espíritu renacentista sobre la religión, como también bordear el lado más creador y sombrío de los hombres en la ardua e inconclusa tarea de perfeccionamiento de la conciencia humana y de la sociedad. Generalmente se afirma que la historia es el registro de los choques entre situaciones o estructuras extremas. Desde esa interpretación "El Príncipe " de Nicolás Maquiavelo es la síntesis de la disolución de un mundo, el medioevo, y el nacimiento de un nuevo principio de realidad en el que el hombre, volvía a ser la preocupación esencial de todas las cosas, el Renacimiento. Si la política debía ser el arte de lo posible, para Maquiavelo ello significaba que ésta debía de basarse en realidades. Las necesidades de cambio que él formuló para su tiempo, fueron extraídas de su observación del mundo material y del estado de ánimo colectivo de sus compatriotas. Sin embargo en la médula de "El Príncipe " se encuentra la reivindicación del Estado moderno como articulador de las relaciones sociales y la necesidad de que los hombres vivan en libertad.

INDICE:

1.- PORTADA. (PAG 1)

2.- INDICE (PAG 2)

3.- MAQUIAVELO: VIDA E INFLUENCIA DE LA MISMA EN SU OBRA. (PAG 2-5)

4.- ESTRUCTURA DE EL PRINCIPE.(PAG 6-18)

5.- CONTEXTO HISTORICO E IDEOLOGICO DE MAQUIAVELO Y EL PRINICPE (PAG 18-25)

6.-EL REFLEJO CONSTITUCIONAL DE EL PENSAMIENTO DE MAQUIAVELO Y MAS CONCRETAMENTE EN SU OBRA EL PRINCIPE. (PAG 25-26)

7.- COMENTARIO PERSONAL ACERCA DE MAQUIAVELO Y DE EL PRINCIPE. (PAG 26-29)

8.- BIBLIOGRAFIA.

MAQUIAVELO, EL PRINCIPE

JAVIER VELASCO SAN MIGUEL

SECCION F D. NATURAL.

Fragmento de la carta. Traducion de J.M Valverde

Fragmento de un de sus ultimos comentarios, Traduccion de J. M. Valverde.

Exceptuando Inglaterra.

Se hace necesario recordar que durante el tiempo de Maquiavelo la situación política es extremadamente tensa y en su obra se encuentran frios juicios sobre dicha situación dando por supuesta que la política es un fin en sí.

Polibio.