El príncipe feliz; Oscar Wilde

Literatura universal contemporánea. Literatura infantil. Narrativa. Escritores irlandeses. Generosidad. Argumento

  • Enviado por: Samara
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Esta historia va sobre una estatua de un príncipe, el príncipe feliz, al cual le han echo una estatua y la han colocado en una columna en pleno centro de la ciudad. La estatua estaba recubierta de finas láminas de oro, como ojos tenia dos zafiros y en la empuñadura de su estatua un rubí. Todo el mundo admiraba a la bella estatua.

Una golondrina que estaba enamorada de un junco se quedo cuando sus amigas se fueron en otoño, porque se quería quedar con el junco, pero al ver que su amado no hacia mas que filtrear con la brisa lo dejo, y dispuesta a irse el día siguiente fue a buscar un sitio donde pasar la noche y vio la estatua del príncipe cuando se dispuso a dormir a los pies de la estatua le cayo un gota y pensó-para que sirve una estatua si no me protege de la lluvia. Pero al mirar hacia arriba vio que el príncipe estaba llorando y le pregunto como se llamaba, y el príncipe le respondió- el príncipe feliz, acto seguido la golondrina le pregunto que si era el príncipe feliz porque lloraba y el respondió porque mientras estaba vivo, vivía en el palacio de la despreocupación pero ahora que esta muerto le han puesto ay y podía ver toda la miseria y fealdad de su pueblo. Y el príncipe le pidió un favor ala golondrina le dijo que le llevase el rubí de su empuñadura, a una pobre costurera que tiene un hijo enfermo y su hijo le pide naranjas y ella lora porque solamente le puede dar agua del rio, porque no tiene dinero, después de pedírselo y suplicárselo la golondrina accedió y le llevo el rubí a la costurera.

Al día siguiente el príncipe le pidió por favor que le llevase uno de sus ojos que eran zafiros y se lo llevase a un estudiante que tenia que hacer una obra para el director de teatro y no la podía seguir porque el hambre le había debilitado mucho, y la golondrina se lo llevo.

Al otro día le pidió que le llevase su otro ojo a una niña que vendía cerillas y se le habían caído por el desagüe y si no llevaba nada a casa su padre le pegaría y la golondrina repuso que si le llevaba su otro ojo el se quedaría ciego pero el príncipe le convenció y lo dejo caer en el cesto de la niña la cual dijo anda que cristal mas bonito y se lo llevo a su padre.

Y la golondrina cuando volvió le dijo que se quedaría con el para siempre y el le dijo que diese una vuelta por todo el pueblo y le contase lo que había visto, ella le contó que había unos niños que no tenían casa y los echaban de todos los sitios, y el le dijo que le arrancase una a una las laminas de oro y se las entregase a sus pobres, y la golondrina acepto cuando volvió le dijo que ya se podía ir a Egipto peor ella le dijo que no se iría ay si no que se iba a morir y le pregunto que si le podía besar la mano y l le dijo que el a ella la amaba y ella le besó después de eso murió y dentro del príncipe sonó un sonido muy extraño, su corazón se había roto en dos.

Ese mismo día por la mañana el concejal pasó por allí y lo vio y dijo que debían fundirla ya que estaba muy feo porque parecía un mendigo y dijo que la próxima estatua que hiciesen seria de su persona, para sorpresa del que estaba fundiendo la estatua el corazón de plomo no había forma de fundirlo y el concejal dijo que lo tirasen y lo tiraron junto con la golondrina, dios le dijo a uno de sus ángeles que le llevase la cosa mas valiosa de ese pueblo y le llevo el corazón de plomo y la golondrina y dios le dijo que había echo lo correcto.