El polizón de Ulises; Ana María Matute

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Cuentística de posguerra infantil. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Adrian
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

FICHA DEL LIBRO

Titulo: El polizón del Ulises

Autor/a: Ana Maria Matute

Ilustrador: Hugo Figueroa

Editorial: Lumen

RESUMEN

Capítulo 1

La historia cuenta la vida de tres señoritas huérfanas y solteras porque no tenían razones para casarse y que se llamaban: Etelvina, Leocadia y Manuelita.

Un día alguien picó a la puerta de su casa y dejó un bebé. Ellas cuando lo encontraron acudieron al alcalde para decidir que hacer con él. La hija del alcalde, llamada Rosalía, dijo que era de unos gitanos que habían pasado la noche anterior por el pueblo.

Después de que el pueblo buscara a los posibles padres del niño, (que acabó la búsqueda sin resultado) las tres hermanas decidieron adoptarlo y ponerle el nombre de Marco Amado Manuel. Pero todo el mundo lo llamaba Jujú.

Capítulo 2

Jujú como era de suponer se quedó en casa de las tres hermanas y cada una de ellas le enseñaba lo que le interesaba para que se pareciera a ellas.

La señorita Etelvina intentaba que Jujú fuera sabio sobre todo en historia e investigación. Por otra parte la señorita Leocadia le enseñaba buenos modales, elegancia, pasos de baile y afición a las flores, animales y a la poesía. Por ultimo la señorita Manuelita quería hacer de él todo un hombre y fue la que más directamente lo hizo. Durante el día Jujú se dedicaba a la casa y los animales, y después acababa el día rendido en la cama.

Capítulo 3

Jujú como no iba a la escuela porque estudiaba en casa, no tenía amigos y se los tenía que imaginar.

En su tiempo libre subía al desván donde se imaginaba que navegaba con su barco Ulises. El perro, su fiel amigo, le acompañaba en todas sus historias y él le llamaba el Contramaestre del barco.

En el desván se construyó una vela que sacó por una ventana. También tenía muebles y provisiones de comida.

Una vez que bajó abajo, vio a una gallina que le llamaba Almirante Plum y que se escondía debajo de una viga que sobresalía en la casa. Entonces Jujú dedicó meter la mano porque notó que estaba hueca. Y sin querer apretó un botón y se abrió una puerta que abría un pasadizo secreto. Decidió entrar y bajar unas escaleras, y cuando llegó abajo notó las raíces de un árbol. Entonces se dio cuenta de que era su árbol favorito.

Más tarde salieron sacudiéndose las raíces y taparon el hueco con piedras. Volvieron al Ulises.

Capítulo 4

Jujú intentó buscar a sus padres preguntando a Rosalía, la hija del alcalde. Pero ella no había visto nada. Después Jujú se fue a un árbol lejos del huerto y allí empezó a soñar con sus batallas. Caminando y soñando acabó en un sitio desde donde veía un campo de presos. Cuando llegó a casa, sus tías le dijeron que era muy peligroso ir allí.

Un domingo de invierno los hombres y las mujeres se fueron a cazar lobos. A la vuelta lo celebraron con comida, vino... cuando de repente apareció un guardia del campo de presos y les dijo que se tenían que ir y atrancar puertas y ventanas. Un preso andaba suelto.

Capítulo 5

Cuando Tía Manu mandó a Jujú a buscar leña al cobertizo-garaje, él entró, encendió un farolillo y vio el viejo Ford y notó un bulto en un asiento del coche. De repente alguien saltó fuera del coche y le puso un cuchillo en el cuello. Entonces el perro Contramaestre atacó al extraño señor, pero éste lo envió contra la pared. El extraño ató con una cuerda al perro y lo mantuvo de rehén para que Jujú le hiciera caso. Mandó a Jujú traerle comida y desinfectante para su herida, pero sin que sus tías se dieran cuenta.

Capítulo 6

Jujú debía llevar comida al preso, y además sin que sus tías lo pillaran. Un día se hace pasar por enfermo para librarse de sus tareas y para llevarle comida. Cuando llega al garaje se encuentra a su perro desatado y que se había hecho amigo del preso. Entonces, en ese momento llega la policía y se oyen los ladridos de los perros de policía y Jujú le dice al preso que se esconda. Finalmente el preso se esconde en un sitio que sólo Jujú conocía.

Capítulo 7

Los policías vuelven a buscar al fugitivo porque piensan que puede estar en casa de las tres señoritas. Jujú escondió al fugitivo en su barco y echó pimienta para que los perros no pudieran encontrar el rastro.

Cuando los policías ya habían rastreado la casa, se encontraron con la escalerilla que sube al desván. Entonces Jujú invita al policía a subir para que vea que no hay nadie. Después de mirar el sargento se va sin encontrar nada.

Capítulo 8

Jujú le subió comida y medicinas al fugitivo para que se curase la pierna. Mientras el fugitivo se curaba se hicieron amigos y le explicó a Jujú que era marinero y que cuando huyeran lo llevaría en barco a ver islas. Aún así no le quiere explicar por qué le hicieron prisionero.

Capítulo 9

Jujú empezó un diario de a bordo del Ulises y al preso que tenía escondido le puso de nombre Polizón. La herida de Polizón se infectó y Jujú intentó curársela pero no sabía cómo, así que se hizo un tajo en su pierna para poder ver como el doctor se la curaba, y después podérsela curar a Polizón. Jujú se la curó sin que sus tías supieran nada y él y Polizón siguieron siendo amigos y contándose historias para huir juntos.

Capítulo 10

Era el aniversario de Jujú que cumplía 11 años. Pero no sólo era especial por eso sino porque era el día previsto para huir. Sus tías le hicieron regalos pero él estaba inquieto porque sabía que se tenía que ir.

Cuando finge irse a dormir pone su reloj en hora con el despertador para que suene a las cuatro de la mañana y poderse marchar sin que se dieran cuenta.

Capítulo 11

Jujú se levantó cuando sonó el despertador y se marchó sin hacer ruido a buscar a Remo, su caballo. Jujú se dirigió a la cabaña abandonada porque era donde había quedado con el Polizón. Cuando llegó tuvo un poco de miedo pero lo superó. Ató a Remo y se puso a dormir con una manta vieja porque había llegado antes de tiempo.

Capítulo 12

Jujú se levantó con una sensación rara, porque eran las siete y se le había pasado la hora. Entonces cogió a Remo y Contramaestre y se fueron al río porque pensaba que Polizón estaría allí. Cuando estuvo al lado del río, ató a Remo y Contramaestre y con rabia se puso a pasar el feroz río. Cuando se estaba ahogando, Polizón, que estaba escondido al otro lado del río, vio cómo se ahogaba y le ayudó a salir del río. El muchacho estaba inconsciente, él se lo echó a la espalda y volvieron hacia atrás juntos.

Capítulo 13

Polizón había llevado a Jujú a su casa inconsciente. Al cabo de unos días Jujú despertó y sus tías se pusieron muy contentas y lo empezaron a mimar con abrazos, besos, etc. Cuando Jujú se incorporó, lo primero que preguntó fue dónde estaba Remo y quien lo devolvió a casa.

Entonces tía Manu le dio una carta de Polizón en la que le pedía perdón a Jujú por ser un mentiroso, porque en realidad era un ladrón. Jujú preguntó qué le había pasado a Polizón y su tía le dijo que la policía lo había detenido y devuelto a la prisión.

Cuando el médico le dio el alta, Jujú tenía muchas ganas de trabajar y estudiar y se acabó olvidando de Polizón y el Ulises.