El planeta americano; Vicente Verdú

Literatura española del siglo XX. Orgullo americano. Amor a Dios y al dinero. Educación. Miedo al crimen. Odio a los intelectuales. Sociedad. Costumbres. Comentario lingüístico

  • Enviado por: Willy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad

EL PLANETA AMERICANO

'El planeta americano; Vicente Verdú'

Ficha bibliográfica:

-Título: El planeta americano

-Autor: Vicente Verdú

-Editorial: Anagrama SA

-Lugar de Edición: Barcelona

-Fecha de Edición: abril 1996 (en Argumentos)

Biografía del autor:

Vicente Verdú nace en 1942 en Elche (Alicante). Es economista, escritor y periodista; doctorado en Ciencias Sociales por la universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard.

Anteriormente era el redactor-jefe de Cuadernos para el Diálogo y Revista de Occidente. Ahora escribe una columna (viernes y sábados) en El País, donde actualmente ocupa los cargos de jefe de Opinión y jefe de Cultura

Entre sus obras podemos destacar Si usted no hace regalos le asesinarán (primera obra, con dibujos, que sufrió la censura del franquismo, 1971), Noviazgo y matrimonio en la burguesía española (1974), Las solteronas (1978), El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981), Sentimientos de la vida cotidiana (1985),

Domicilios (1987), Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo, 1988), Señoras y señores (XV Premio Espasa de Ensayo), Impresiones desde los 50 (Premio Espasa de Ensayo), El éxito y el fracaso (Temas de Hoy), Nuevos amores, nuevas familias (Tusquets), El planeta americano (Premio Anagrama de Ensayo, 1996) y Emociones (ensayo sobre la vida cotidiana 1997).

Vicente Verdú no pertenece a ningún movimiento literario determinado (es un autor contemporáneo) y escribe críticas sobre la sociedad actual, con el objetivo de instruir, y que incitan a pensar. Recibió el Premio González-Ruano de periodismo en 1997.

OBRA

Resumen: en este ensayo Vicente Verdú nos ayuda a conocer mejor los contenidos sociales, políticos, económicos… de Estados Unidos.

De una forma clara, crítica y redundante hace hincapié en la mayor parte de características y defectos de los estadounidenses, de forma que podamos ver las diferencias culturales que tenemos con ellos.

El libro se divide en doce capítulos (más la introducción) que abarcan, cada uno, un tema diferente. Nos encontramos así con doce aspectos de los estadounidenses:

En El orgullo americano vemos que los estadounidenses viajan muy poco y que tienen un conocimiento geográfico muy pobre, sin tener en cuenta el de su país. También vemos la apatía e incluso “desprecio” que sienten hacia el resto del mundo, y que en general, viven encerrados en sus fronteras.

En El amor a Dios se nos muestra precisamente eso: la importancia de la religión y de la práctica religiosa en el país, ya que en los EEUU se tiene constantemente en cuenta. También se le da una ojeada a la historia de los EEUU junto con la de su religión

En El amor al dinero el autor nos habla de la importancia del dólar, de la avaricia del americano, de su afán por crear empresas y ganar dinero, descuidando así la vida social, e incluso nos habla de la gran cantidad de ofertas, rebajas, etc. que hacen de los estadounidenses unos compradores compulsivos

En La soberanía del capital se nos explica la jerarquía social marcada por el dinero, del afán de “trepar” en esta jerarquía a cualquier precio, del poder de la individualidad, y de sus consecuencias, como el alto porcentaje de atracos. El objetivo del americano es ganar mucho dinero, ya que sino se le considera un fracasado.

En El miedo al crimen se habla de la gran cantidad de armas en los EEUU, y de se consecuente cantidad de asesinatos, atracos y violaciones. Se habla también de las cárceles y presos

El amor al miedo trata sobre la importancia que los americanos dan a las situaciones de terror (se graban videos de terremotos, en el telediario…), y de sustancias tóxicas, enfermedades y otros que se dan en los EEUU

En el gusto por lo obsceno se trata brevemente el “pudor” de los americanos, y de ahí se salta a la mala alimentación, sobrepeso, a las ansias de comer sin parar. También se habla de los productos “freaks”, como chicles multisabores, perfumes y otros.

En El odio a los intelectuales Verdú expone la sencillez del pueblo americano, del humor, del antiintelectualismo, y de la vida del intelectual y del investigador desde principios de siglo

En La generación sin padres descubrimos una oleada de adolescentes con la cultura de la televisión, el video, el ordenador, etc. que ignoran al compromiso familiar, y lo que esto conlleva: a la destrucción de la familia. Se habla del “teenager” en general (problemas con el tabaco, drogas, embarazos, divorcios…)

En Las Edge Cities se presenta la ciudad interminable norteamericana, con altos edificios concentrados, gente, coches… pero sin lugares de ocio como un café. Se habla de la población, del terreno, y del odio del americano a las ciudades grandes (ya que más del 50% viven en terreno seudoagrario). Se ve también el coche, el “cubrir distancias” y el motel.

En El cibercapitalismo se habla del ordenador, de Internet, del bit, de las empresas y anuncios en la red, el Chat, del trabajo por ordenador desde casa; y del nuevo modelo de vida al que se puede llegar con esto. Verdú aprovecha esto para hablar brevemente del posible futuro americano.

El planeta americano es una conclusión en la que, cómicamente, se idolatra a la hamburguesa, y, más tarde, nos incita a pensar por nosotros mismos para evitar convertirnos en el modelo americano, es decir, para evitar convertir el mundo en el Planeta Americano.

COMENTARIO LINGÜÍSTICO

En este ensayo el autor nos cuenta sus opiniones sobre la Norteamérica actual, criticando y exponiendo los aspectos más distinguidos de este país. Cada uno de estos aspectos queda reflejado en un capítulo (es decir, que cada capítulo se centra solamente en un tema, aunque aparezcan frases relacionadas con otros de estos aspectos). Tenemos, entonces, un tema destinado al dinero, otro a las armas, otro a los jóvenes, a la alimentación, etc. Cabe destacar que al final de cada capítulo el autor enlaza el tema del que se habla con el siguiente (el amor a Dios-el amor al dinero:”No hay un pueblo de más religiosidad institucional, como tampoco hay un país de mejores y más acendrados hombres y mujeres de empresa, una población que mejor acople el culto a Dios y el amor al dinero.”)

En total tenemos once temas, más una introducción y una conclusión (el planeta americano), con lo que podemos ver que la obra sigue la secuencia introducción-nudo-desenlace.

Resulta complicado definir el texto con una función del lenguaje, ya que se utilizan varias. Las más características serían la función representativa, ya que el texto no deja de ser una exposición sobre los EEUU actuales, en la que se dan datos y características reales, y la función expresiva, ya que la obra está escrita de forma subjetiva y siempre exponiendo la opinión del autor (generalmente demasiado negativa). También podríamos incluir aquí la función poética, ya que el autor utiliza palabras estilizadas y estructura las frases para aumentar su belleza literaria.

En cuanto a su modalidad oracional, la mayor parte está formada por oraciones enunciativas, aunque también encontramos bastantes oraciones interrogativas (preguntas retóricas): ¿Qué ofrece Internet y las autopistas de la información para desear pertenecer a ellas? ¿Es esto así? Hay algunas oraciones exclamativas, sobretodo en frases dichas por otras personas, o simplemente para dar más énfasis a alguna de sus opiniones: ¡Libertad para las grasas! No encontramos, en cambio, ninguna oración conativa (lo cual sería bastante lógico si nos quisiera advertir de los peligros de la Norteamérica actual)

El texto es de un nivel bastante elevado y culto (aunque sin las “ornamentaciones” propias de un texto filosófico). Encontramos bastantes cultismos y frases complejas: El tiempo suele ser lo más rutinario comparativamente hablando (…), no es preciso enfatizar el promiscuo bazar que se expande más allá de la frontera electrónica. Abundan también los nombres abstractos (orgullo, amor, miedo, gusto, odio, tolerancia, actualidad, pensamiento, ignorancia, presencia, belleza, envidia, individualidad, indiferencia).

Encontramos multitud de frases y palabras sueltas escritas en inglés (y en cursiva): High school, popcorn, hot dog, Disaster never rest, computers, apartheid, junk food, fast food, Sunday room, hot dog, hamburger, hobbies, night clubs, weekend, teenagers, slips, baby boomers, athletics, hard, parties. Sin embargo, esto no resulta ningún problema para el no hablante del inglés, ya que todas las frases, y la mayor parte de las palabras en inglés poco usadas están traducidas al castellano

Abundan también en gran cantidad, como es habitual en un ensayo, las frases de otras personas y las citas, marcadas todas ellas entre << >>. <<We believe in the supreme worth of the individual>><<Derechos civiles iguales para todos los presos>>.

Pero lo que destaca por encima de todo en el texto no son las letras, sino la cantidad de cifras (10000 millones de hamburguesas), porcentajes (un 57%, uno de cada seis), fechas (en 1992) y estadísticas que encontramos en el texto y que impiden la fluidez de la lectura

En cuanto al texto debemos decir que es subjetivo, ya que se ve claramente la opinión que el autor da sobre el tema (que es completamente negativa y nada objetiva), que constantemente resulta exagerada y da más hincapié a lo que nos quiere decir el autor. La única parte del texto que sería quizás objetiva serían las cifras anteriormente nombradas, pero incluso estas son comparadas y expuestas de forma que impacten más a la vista, seguramente se omiten datos positivos, etc. Con lo que resultan también en parte subjetivas.

La forma que tiene el autor de mostrarnos los EEUU es demasiado drástica y exagerada <<aceptar el modelo americano equivaldría a suicidarse>>, con lo que se crea una caricatura de la verdad y se adquieren prejuicios en contra de el país que no deberían tenerse en cuenta. Debe añadirse que la obra es una constante crítica destructiva y no se encuentra ningún tipo de solución al problema

OPINIÓN PERSONAL

Como cualquier ensayo, el planeta americano está escrito de forma un tanto más complicada que los textos que leemos a diario, lo que dificulta la lectura y nos da una sensación de aburrimiento. Al escoger este ensayo me esperaba un texto sencillo y cargado de humor, con el que pasar el tiempo y divertirme a la vez que aprendía sobre el tema. La primera impresión que tuve era: “que aburrimiento de libro. Esto no hay quien se lo lea”. Más tarde, pero, al acostumbrarme al tipo de redactado y a la crítica constante sin descanso, a las estadísticas que interrumpen la lectura, a nombres propios de famosos americanos, al inglés y a las fechas, le he ido cogiendo “gusto” al ensayo. A pesar de todo considero que es una obra bastante completa, ya que está muy bien documentada, abarca muchos temas y nos proporciona numerosa información; aunque no profundice en ninguno de los temas, de forma que no se aprende muchas cosas nuevas. Desde el punto de vista literario no resulta tan buena por su excesiva exageración y su cantidad de cifras, aunque tenga un redactado excelente.

Es, en mi opinión, la obra de un hombre que ha pasado varios años de su vida en los EEUU, y que, al no haber disfrutado de su estancia, o simplemente haberse quedado sorprendido ante todas las diferencias, ha recopilado toda la información posible y ha escrito una gran crítica en forma de ensayo, para informar a todo aquel que se decida a vivir en los EEUU, o simplemente, como yo, quiera aprender más de ese pueblo omnipresente e influyente en la sociedad.

En cuanto a la forma de informar sobre Norteamérica debo añadir que, en mi opinión, es bastante pésima. Coincido con él en algunas de las ideas que expone, pero en general resultan demasiado exageradas y no se acercan demasiado a la realidad. Por ejemplo, es conocida la fama de la mala alimentación por parte de los estadounidenses al comer demasiadas hamburguesas, pero en ningún punto para llegar a <<hay que estar muy atento en EEUU sobre lo que se come si no quiere entrar en la duda de estar suicidándose>> Constantemente se debe uno parar en su lectura y pensar ¿Qué es esto? Porque realmente, en un ensayo en el que se debe mostrar la verdad de un tema no tiene cabida esta obra. Es un libro ofensivo, que podría herir los sentimientos de cualquier americano que lo leyera (en este punto hay una “sorpresa”: su mujer es estadounidense). La acumulación de racismo al americano, e incluso de odio, enturbian la que podría ser una obra excelente.

Por propia experiencia he podido ver en los EEUU algunos de los hechos de los que habla, pero en ningún momento he visto a ningún americano como un burócrata obsceno, ni trataría a una persona con sobrepeso de supergordo; tal como los describe el propio autor en su obra.

BIBLIOGRAFÍA

Vicente Verdú, El planeta americano (editorial anagrama)

www.anagrama-ed.es

www.casadellibro.com

www.educared.net

www.periodistas.org

www.elpais.es

www.sincolumna.com