El Placer del Clérigo; Roald Dahl

Literatura inglesa. Cuento. Literatura contemporánea. Estafa. Engaño. Sociedad actual. Resumen. Argumento. Análisis

  • Enviado por: Kelvin
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

ANALISIS DEL CUENTO: “PLACER DEL CLERIGO”

Nombre del autor:

Roald Dahl, de origen inglés, y autor de los Mejores Relatos de Roald Dahl.

Título del relato:

Placer de Clérigo.

Relación del Título: literario o simbólico:

El título es literario porque guarda una relación directa con el contenido, siendo el clérigo quien protagoniza las acciones argumentadas en el relato.

Tipos de lengua:

Depende de la actividad del hablante, por lo que el tipo de lengua es expresiva, también posee algo de lengua altiva por lo dinámico de sus diálogos.

Nivel de lengua:

El nivel de lengua es sociocultural.

Figuras del pensamiento:

Se emplean figuras del pensamiento tales como la prosopografía:

El señor Boggis, hombrecillo barrigudo y de gruesas piernas y de cara redonda y sonrosada. Tenía unos ojos grandes, castaños y saltones… semblante rubicundo.

Descripción:

Y lo que distinguía allí, aquel puñado de casitas entre árboles en la misma cumbre, debía de ser el pueblo de Brill.

Comparación:

No todos los sectores dominicales ofrecían una elevación como aquella.

Reduplicación:

35 libras, ¿Cuánto? 35 libras, válgame Dios, 35 libras.

Epíteto:

…Jauría de infatigables sabuesos…

…Bastante vetusto, con un magnifico peral.

Metáfora:

…No me tires ustedes a la lengua en lo tocante al socialismo.

Género literario:

Relato de corte dramático.

Época literaria:

Realismo bucólico.

Argumento:

El señor Boggis era un antigüista que se vestía de clérigo para ir de casa en casa todos los domingos para ver si encontraba algún mueble antiguo de valor. Todo empezó porque un día su coche se quedó sin agua y entró en una casa para pedir una jarra de agua. En la casa vio un mueble de mucho valor que consiguió comprar a su propietaria por mucho menos del valor real y le pareció un buen negocio. Desde entonces cada domingo hacía su ruta por las granjas. Llevaba ya 9 años haciendo eso suponía una gran cantidad de visitas. Un nuevo domingo el señor Boggis se encaminó hacia una nueva casa. La mujer que le abrió no estaba muy convencida pero al final le dejó pasar. El señor Boggis haciéndose pasar por clérigo no vio nada interesante en esa casa y a los 15 minutos se fue. Se encaminó hacia otra casa, pero no había nadie, miró por la ventana y vio una mesa de juego y unas sillas de valor, así que como no había nadie decidió volver más tarde. Se encaminó hacia la próxima casa, tuvo que dejar el coche en la carretera. En el patio había tres hombres hablando. El se acercó y le explicó al dueño, el señor Rummins, que pertenecía a la Sociedad protectora de muebles raros y que solo quería echar un vistazo al interior de la casa. El señor Rummins se lo pensó, pero al final aceptó. Al entrar en el salón en señor Boggis vio un mueble de Chippendale muy valioso. Solo se habían encontrado tres mubles de esa colección, y ninguno con factura. El izo ver que le pegó un pequeño ataque al corazón y lo observó mejor. Después siguió como si no hubiera visto nada. Pero al final le dijo al señor Rummins que le interesaba ese mueble por las patas, pero que no era ninguna antigüedad ni tenía ningún valor. Entonces el señor Rummins sacó la factura antigua de ese mueble para probar que sí que era antiguo, aunque Boggis seguía afirmando que era una falsificación. Le costó probarlo, le tuvo que dar muchas explicaciones, pero al final se lo vendió por 20 libras, cuando su valor real eran 20.000 libras. Boggis fue a buscar el coche, pero mientras los tres hombres pensaron que no le cabría dentro y como solo le interesaban las patas era mejor cortárselas antes de que volviera, y así lo hicieron. Después pensaron que era mejor hacer leña, porque tampoco le cabría sin las patas y lo destrozaron. Todo estuvo a punto antes de que llegara en señor Boggis.

Personajes principales y secundarios:

El personaje principal es el señor Cyril Boggis. Señor dedicado a la compra de antigüedades. Hombre bajo de estatura, barrigudo, de gruesas piernas, de cara redonda, sonrosada, ojos grandes, castaños y saltones. Para ejercer su negocio y poder entrar en las casas se vestía de clérigo, y las que visitaba cada domingo.

El señor Rummins. Pertenecía a la sociedad protectora de muebles raros de su ciudad.

El señor Claude. Amigo de Rummins, a quien visitaba para solicitarle un pedazo de carne de jamón.

Belt. Hijo de Claude, visitaba a Rummins, y se hacia acompañar de dos perros.

Personaje anónimo: la señora que da un baso de agua a Boggis cuando se le daña el auto frente a esta.

Importancia de la obra:

Esta obra consigue un efecto importante en el lector, pues el estilo hábil que emplea su autor, hace que la lea hasta el final del relato con avidez. Resulta una obra entretenida y llena su cometido como relato, dando relieve a acontecimientos que muchas veces se pasan por alto, como es el arte de conocer antigüedades de ciertos muebles. Su autor demuestra un manejo extraordinario en lo referente a los ebanistas famosos que dejaron sus sellos al elaborar sus muebles en siglos pasados.

Opinión personal:

Para mi esta obra ha resultado sumamente entretenida, puesto que me ha permitido conocer facetas del arte de la ebanistería y de sus artistas creativos, especialmente los de origen inglés que son los que se destacan en el relato. Considero una obra de lectura ágil y muy entretenida.