El perro de los Baskerville; Arthur Conan Doyle

Literatura universal contemporánea del siglo XIX. Narrativa británica. Novela de detectives y misterio. Adaptaciones cinematográficas. Sherlock Holmes. Argumento

  • Enviado por: Isabel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


El perro de los Baskerville

Índice

Páginas

Portada 1

Índice 2

Sherlock Holmes 3

Doctor Watson 4

Hojas en blanco 5-8

Resumen 9-10

Biografía del autor 11

Sherlock Holmes

Sherlock Holmes es uno de los protagonistas de la novela.

Holmes es un hombre alto y delgado, que está en muy buena forma a pesar de su vida un poco sedentaria, y su hábito de fumar mucho.

Es bastante independiente, ya que cuando estudia un caso le gusta estar solo, y cuando quiere, o lo necesita, posee la capacidad de desentenderse de los asuntos que le tienen ocupado. Un defecto que tenía, según Watson, es que nunca explicaba sus planes hasta antes del momento justo de ponerlos en marcha. Ello obedecía a su carácter autoritario, y a su cautela profesional. El detective posee una gran capacidad de observación, como se demuestra cuando descubre un retrato muy parecido a Stapletton en la colección de pinturas de descendientes Baskerville.

Y, para terminar ya su descripción, diría que Holmes es un hombre que trabaja de una forma muy cautelosa; siempre se asegura de tener todos los cabos unidos antes de actuar, también tiene una extraordinaria capacidad para juntar las pistas y pruebas que van apareciendo, para que tengan sentido.

Resolver el caso con la total seguridad, y si puede, detener a los delincuentes con las manos en la masa.

Inglés de gran astucia, generalmente se levanta muy tarde. Suele vestir con un traje de tweed y una gorra de paño.

Doctor Watson

El doctor Watson es el amigo y compañero de Sherlock Holmes, y el narrador del libro.

Según su forma de actuar y pensar, he deducido que es un hombre tranquilo, atento, detallista y observador. Tiene una buena capacidad de deducciones sobre los casos, aunque, a veces, los hace demasiado prematuros y son equivocados ya que no tiene los datos necesarios.

Se fija en todo lo que le rodea.

Le gusta que le digan que ha hecho bien su trabajo, que lo elogien un poco, aunque él este diciendo siempre que las deducciones de Holmes son mejores.

Es un hombre con unas condiciones físicas excelentes, además de ser enérgico y valiente, al que le gusta actuar sin pensar podría decir.

Y, para terminar su descripción, creo que el doctor Watson quiere llegar a ser alguna vez, un detective tan bueno como Sherlock Holmes, aunque él mismo dice que durante los años que ha trabajado con él a adquirido muchos conocimientos de Holmes por eso, pienso que se siente mal al comprobar que Holmes lo haya engañado al estar escondido en el peñasco.

Resumen

La extraña muerte decir Charles Baskerville le interesó a Holmes, sobre todo por la leyenda que le contó el Dr. Mortimer sobre “el sabueso de los Baskervillle”, la cual decía que existía un monstruoso sabueso que asesinaba a todos los Baskerville en el páramo de la mansión de Devonshire.

Mortimer volvió con Sir Henry Baskerville, el único heredero de la mansión, para que los detectives le informaran de la leyenda. Antes de acudir a la casa de Holmes, a Sir Henry le desapareció una bota (un detalle en esos momentos sin importancia alguna, que luego tomaría más protagonismo). Holmes decidió que Watson iría con Sir Henry a la mansión y, que éste le informaría de todo lo importante que sucediera. Al día siguiente Watson conoció a los vecinos, James Stapleton y su hermana, la señorita Stapleton, la cual creyendo que Watson era Sir Henry le advirtió de que estaba en peligro. A Watson le resultó extraño, ya que, cuando su hermano se acercó se callo de golpe, mientras oían el rugido del sabueso. También conocieron a Frankland, un antiguo abogado, padre de la olvidada Laura Lyons.

Watson y Sir Henry descubrieron que hacia unos días se había escapado un preso, Selden hermano de una de las sirvientas de Sir Henry.

Holmes apareció por sorpresa mientras Watson estaba viendo unas cabañas neolíticas, y le explicó que siempre había estado allí y que había interrogado a mistress Lyons, la cual había tenido una relación con Stapleton.

Watson y Holems intercambiaron información y llegaron a la conclusión que el asesino era Stapleton y, que la señorita Stapleton no era su hermana sino su mujer.

Era de noche cuando en el páramo oyeron un ruido espantoso, estaban desesperados por Sir Henry y corrieron hacia él, encontraron al preso con el cráneo aplastado, ya que el perro creyó que era Sir Henry por el olor característico de su bota, anteriormente citada.

Holemes y Watson hicieron creer que se marcharon a Londres, pero en realidad irían a recoger al tercer detective, Lestrade, el cual les ayudaría a capturar a Stapleton.

Sir Henry fue invitado por Stapleton a cenar. Al salir de la casa de este, pasó por el páramo y enfrente se encontraban los tres detectives dispuestos a capturar al asesino de todas las muertes de los Baskerville. Al rato de entre la niebla apareció el sabueso, Sir Henry comenzó a correr, Holmes salió de su escondite y le disparó, el sabueso calló al suelo, ya había muerto. Al contrario que el sabueso, Strapleton consiguió escapar. Watson y Holmes acudieron a la mujer de Strapleton, lo único que la mujer pudo hacer fue enseñarles la ciénaga en la que guardaba al sabueso.

Días después, se reunieron todos en Londres y Holmes les explicó el resumen del caso, y decidió que todo descasaría durante unos días.

Biografía del autor

(Edimburgo, 1859-Crowborough (Reino Unido), 1930). Novelista británico. Estudió medicina en Edimburgo y ejerció como médico en Portsmouth, donde escribió su primera novela, Estudio en escarlata (1882), en ella aparecieron por primera vez los célebres personajes del detective Sherlock Holmes y el doctor Watson, y estableció la fórmula definitiva de la novela policíaca, cuyo primer antecedente había sido Poe, treinta años antes. El éxito obtenido le hizo dedicarse a la literatura, aunque sin renunciar a la medicina. En 1889 publicó la novela histórica Micah Clarke y El signo de los cuatro (1890), en la que reaparecían Holmes y Watson. Dos años más tarde reunió en un volumen Las aventuras de Sherlock Holmes (1892), relatos que habían alcanzado una gran popularidad apareciendo en el Strand magazine. También se dedicó intensamente al género histórico, escribiendo obras como Las hazañas del brigadier Gerard (1895) y Rodney Stone (1896). En 1898 participó como médico en la campaña del Sudán y en la guerra de los bóers (1902), y publicó varios escritos justificando la intervención. Ese mismo año apareció la obra más conocida de Sherlock Holmes, El perro de los Baskerville, y tres años después El regreso de Sherlock Holmes (1905), en la que el autor resucitó a Holmes a petición popular, después de haber puesto fin a su vida. Ennoblecido en 1902, publicó la novela de ciencia-ficción El mundo perdido, en 1912. En la Primera Guerra Mundial se alistó como soldado raso. Los acontecimientos de los que fue testigo y, sobre todo, la muerte de su hijo, le orientaron hacia el espiritismo, y llegó a publicar una Historia del espiritismo.