El Perro andaluz; Luis Buñuel

Cinematografía. Salvador Dalí. Vanguardismo. Escenas. Creación. Ideas surrealistas

  • Enviado por: Cristiano Casá
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

UN PERRO ANDALUZ

Título original: Un chien andalou

Nacionalidad: Francia

Fecha: 1929

Duración: 25 min.

Dirección: Luis Buñuel Producción: Luís Buñuel Guión: Luís Buñuel y Salvador Dalí.

Dirección de Fotografía: Albert Duverger

Diseño de Producción: Schilzneck

Música: Fragmentos de Tristán e Isolda de Wagner y un tango argentino

Edición: Luís Buñuel

Reparto: Pierre Batcheff (el ciclista),Simona Mareuil (la joven),Fano Mesan (el andrógino), Luís Buñuel (el hombre que corta el ojo), Jaume Miravitlles (un seminarista), Salvador Dalí (otro seminarista).

Sinopsis

Se suceden una serie de escenas inconexas. Un hombre (Luís Buñuel) corta el ojo de una joven mientras una nube pasa por delante de la luna. Ocho años después, un ciclista se accidenta en la calle. La misma joven le ayuda y lo sube a su casa. El hombre se mira la mano de donde salen hormigas, que se asocian con el bello de las axilas de la mujer y con un erizo de mar

Al mismo tiempo un personaje andrógino que juega con una mano cortada es atropellado. La pareja lo observa desde la ventana. El hombre encuentra una cuerda y empieza a tirar de ella y está arrastrando unos curas y unos pianos con burros putrefactos.

Hacia las tres de la madrugada, un personaje llama a la puerta y ordena al hombre que se levante, el recién llegado es el mismo hombre de joven, le castiga cargando los brazos con libros, que se convierten en revólveres con los que dispara a su doble.

Aparece en sobreimpresión En primavera y sus cuerpos aparecen enterrados en la arena.

Comentario

La chica encuentra una extraña mariposa y después abre una puerta que da directamente al mar. La joven sale al mar y se encuentra con otro hombre.

Se considera esta película como la máxima realización del cine surrealista. Dalí y Buñuel experimentan con el automatismo psíquico, que se escapa del control de la razón.

El rodaje duró quince días. Y se cuenta que su propósito era no introducir ninguna imagen que pudiese explicarse de manera racional, psicológica o cultural.

La película combina imágenes metafóricas y un discurso onírico. Aquí aparecen varias de las imágenes que obsesionan a Dalí y que después plasmará en sus cuadros. Por ejemplo las hormigas que salen de la mano, los burros putrefactos etc. Parece ser que la idea de la película se les ocurrió a Dalí y a Buñuel comentando varios de sus sueños.

El film se estrenó en el cine Studio des Ursulines de París y cumplió el reto que se habían propuesto: desconcertar, provocar y criticar. Buñuel manifestó que el objetivo de la película era hacer un desesperado y apasionado llamamiento al asesinato de la cultura burguesa. Se han encontrado influencias del primitivo cine de atracción, del psicoanálisis, de los experimentos de Man Ray en fotografía, y de Marcel Duchamp (sus rotoreliefs y esferas rotatorias) y de las reflexiones de Artaud.

Muestra además la importante atracción que ejerció el cine para los surrealistas, fue donde encontraron un campo para realizar sus sueños vanguardistas.