El Periquillo Sarmiento; José Joaquín Fernández de Lizardi

Literatura hispanoamericana del siglo XVIII. Narrativa y novela colonial. Argumento. Personajes. Crítica social y a la enseñanza tradicional

  • Enviado por: Enrique Garcia Mikel
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad

EL PERIQUILLO SARNIENTO

En estos cinco capítulos del Periquillo sarniento se toma como tema principal la educación, desde la aprendida dentro de la familia hasta la que se aprende en la escuela según el tipo de maestros y compañeros de estudio.

El propósito de el actor principal de la obra, Pedro Sarmiento (como así fue su verdadero nombre) al relatar su vida es en cierta forma, el de educar a sus hijos para que no cometan con sus hijos los mismos errores que el y sus padres cometieron con el convirtiéndolo, según el mismo en alguien inútil y todo esto por la educación que recibió en sus primeros años.

Casi la mayoría de lo relatado en esta poción del libro es una critica de tanto profesores como las tradiciones de enseñanza, tanto que menciona: “mi nuevo maestro… estaba convencido de que la letra con sangre entra, y raro era el di en que no nos azotara” esta critica es realizada en una época muy distinta a la nuestra y aun así al leerlo se encuentra un parecido a la educación actual tanto paternal es decir de papá y mamá como escolar, tal vez por estar desarrollada en nuestro país se haya heredado hasta nuestros días.

La mala educación mencionada en estos cinco capítulos inicia desde la niñez, esto es común verlo en la actualidad cuando las madres consienten demasiado a sus hijos (cosa que fue la principal causa del fracaso de Pedro Sarmiento) y con esto hacen que el niño se acostumbre a recibir todo lo que quiere, han acostumbrado a los hijos a que con el simple hecho de que el niño abra la boca para llora, la mama le conceda todo lo que su corazón desee. Esto no es bueno porque más adelante en su vida puede que no tengan las mismas comodidades por lo que serían infelices, además los padres se deben de dar cuenta de que no se les puede dar todo lo que ellos anhelen, sino lo que nosotros tenemos a nuestro alcance, ellos deben de aprender a conformarse con lo que se le da, no lloran sangre como para que sean atendidas sus necesidades en el mismo instante, he visto padres que no se han comprado un par de zapatos por comprarle un cochecito al niño, que luego ni se los va a agradecer.

Otra cosa muy cierta y que es mencionada, es como nos daña: la sobreprotección casi siempre maternal al intentar evitar que nos resfriemos cubriéndonos y cuidándonos de el frió pero que en vez de ayudarnos nos perjudican ya que nos vuelven muy inocentes a algunas cosas. Ejemplos de sobreprotección:

-que mi hijo no vaya a salir a la calle mas alla de las 7 es muy peligroso, pueden robarlo, secuestrarlo, etc.

-mi hijo no vaya a tener novio (a) antes de los 20 pues aun es muy chico (a), etc.

-hay que amarrarle un trapito rojo al niño, para que no le hagan ojo.

Y toda esa clase de sandeces que le meten los padres a los hijos los crían raquíticos mentales y físicamente pues no se desarrollan al 100 por ciento su capacidad intelectual.

También menciona lo que se hacía y aun se hace con los niños pequeños de asustarlos si se portan mal ejemplo: si no te duermes vendrá el coco

Es muy influyente en su desarrollo no solo escolar sino que hace que tengan poca autoestima y confianza en si mismos. Todo esto es muy cierto ya que a la mayoría de nosotros algunas vez nos asustaron con cuentos y también es cierto que nos quitaba un poco de confianza, pero con el tiempo todo esto se va olvidando y desmintiendo el coco, la bruja, el gato, el sapo, etc. Se van desvaneciendo con el tiempo.

En cuanto a el tipo de educación en las escuelas que se recibía antes, tampoco a variado mucho ya que los tipos de maestros eran de carácter y manera de enseñar distintos unos de otros, unos que son felices enseñando aunque de maestros solo tienen el nombre, pues no saben donde y cuando se acentúa una palabra grave, aguda a llana, confunden las letras, etc. y que por esto, no se aprende casi nada con ellos, otros, como el segundo maestro, que intentan que la educación debe ser rígida y con mucha disciplina volviéndose como unos verdugos (hipotéticamente hablando) sin embargo, por último existen los maestro generosos, que dan confianza y tienen habilidad para explicar y que los alumnos entiendan que por cierto quedan muy pocos el ultimo que yo he visto fue hace como 10 horas.

La poca organización que manifestaba el primer maestro colaboro para que todos sus discípulos tomaran malas costumbres, no se acostumbraran a esforzarse en aprender ni tampoco en obedecer. Estos maestros hoy podrían ser conocidos como maestros “barco” ya que son fáciles de manejar y no incitan a que uno se interese en aprender.

La rigidez de su segundo maestro mostró que los pensamientos de ese tipo de maestros es erróneo en cuanto a la manera de enseñar además de que imponía todo lo que enseñaba como si no hubiera otra verdad que lo que el dijera, para el periquillo fue difícil cambiar de un extremo de holgazanería a otro extremo de disciplina y trabajo que finalmente no aguanto, creo que nadie hubiera aguantado tan drástico cambio que opto mejor por llorarle a mamá para convencer a papá de cambiar de escuela.

Mostrados los dos limites totalmente contrarios y fallidos para una buena educación ahora el autor crea e introduce en la historia a un tipo de maestro que a simple vista podría ser considerado como algo intermedio de los otros dos, pero en realidad no me parece así, este maestro es en realidad el único que merece ser llamado maestro con el simple hecho de adentrar confianza e interesar al alumno en lo que va a aprender tratándolo como lo que es, un niño.

Lo siguiente de este libro en cuanto a la educación explica como es que en aquella época eran más importantes para poder subsistir todo un país las personas que se dedicaban a oficios (herreros, sastres, plateros, tejedor, etc.) solo que estas tenían que dejar de estudiar para poder aprender un oficio en particular y con este mantenerse ellos y a sus familias. Con todo y esto, la madre del periquillo no permitió que se le instruyera a su hijo en algún oficio por miedo al que dirán.

Una cosa que se debe tomar en cuenta es que en aquel entonces los padres decidían el estudio o instrucción que recibirían sus hijos especialmente entre la “nobleza”. Tal vez esa sea la razón de que ahora sea menos visible esto, ya que los estudiantes deciden que estudiar o simplemente trabajar.

Después de haber pasado por tres muy diferentes formas de enseñanza, fue cuando el periquillo toma una actitud no muy buena en cuanto al estudio, ya que sus pensamientos empiezan a girar en torno a la hipocresía de hacer como que aprende sin llegar a importarle para que le pudiera servir lo aprendido y solo se esforzaba para obtener una “calificación” y no para aprender.

El periquillo sarniento, después de tener tantos estudios como el de llegar a ser un joven bachiller luego piensa en hacer de su vida algo productivo como el de ser clérigo, pero nuevamente la mala influencia de sus amigos le dicen que mejor se dedique a jugar, a beber, fumar, andar con mujeres, etc. Siempre influido por sus amigo, Pelayo, Juan largo, Januario y los demás; su padre siempre queriéndolo hacer hombre de bien aunque por dentro sabia que el futuro, y el destino de aquel muchacho al que un día había tenido en sus manos ya estaba resuelto, pero eso no le importo a su Don Manuel Sarmiento, hizo todo lo que estuvo en su poder hacer para cambiar la negra suerte de su hijo, trata de hacerlo clérigo, fraile pero no lo logró, el afán de cambiar su forma de ser era tal que incluso estando moribundo le escribió una carta para su hijo en la cual le daba mil consejos.

Aparte de criticar la educación, la iglesia, también en esta parte titulada ”perico sufre en el hospital y, cuando sale a la calle Januario lo induce a que sea ladrón” habla acerca de que después de haber recibido una buena paliza cae en el hospital muy lastimado y puede presenciar la muerte de una persona y como los enfermeros o los enfermadores como el dice lo dejaron morir.

En la parte de final de la narración de el transcurso de sus estudios por fin toma una especialización, pero se da a notar que ahora su maestro solo se concentraba en la “carrera”, esto es lo que a cualquiera a esa edad le parecería bueno, solo especializarse en una ciencia sin tomar en cuenta a las demás pero esto sería un error ya que supongo que al madurar y progresar en los estudios se pueden ir ocupando estos conocimientos que algún día fueron considerados inútiles para nuestra preparación, la razón más importante para aprender de todo un poco es el intentar ser más cultos.

Según el propio periquillo sarniento para cuando obtuvo su titulo en realidad no había aprendido nada y habla de sus estudios como algo que no le había servido para nada, cuando en realidad manifiesta una contradicción ya que con la forma en que escribe y narra su vida denota una cultura altamente desarrollada, con el simple hecho de que le enseñaran a leer y escribir es como debiera de agradecer a todos esos maestros que malos o buenos el aprendió algo de todos ellos. Esto me dice que en la parte restante del libro el personaje, fracasa.

Lo que me parece que intenta hacer el autor es una crítica totalmente negativa de la educación de México en aquel entonces sin tocar ni una sola parte positiva y útil de esa educación que ayer, hoy y siempre será un lujo poder tenerla.

Como lo menciona al principio el personaje, la narración que hace no es con un solo estilo, a veces me hacía reír, en partes no entendía de lo que hablaba, otras se manifiesta enojado y mayormente se presentaba como consejero para que sus hijos no comentan errores como padres con sus hijos.

Bibliografía

Fernández de Lizardi, J. Joaquín. El Periquillo Sarniento. Editorial Esfinge. Primera edición. 1993. México. Pags. 20 a 62.

José Joaquín Fernández de Lizardi el periquillo sarniento, sus extraordinarias venturas y desventuras, contadas por Felipe Garrido. Editorial Ultra S.A. de C.V. abril de 2006. México.