El Pequeño vampiro en el país del Conde Drácula; Angela Sommer-Bodenburg

Literatura alemana del siglo XX. Literatura infantil. Literatura de aventuras. Libros de viaje. Novela. Narrativa. Vampiros

  • Enviado por: Leya
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad

El pequeño vampiro en el país del Conde Drácula

Comienza a la aventura:

En su pequeño libro negro de viaje, Antón anotó “Me dirijo a Transilvania, país del conde Drácula”El viaje lo hacían por consejo de su sicólogo el Sr. Schwartenfeger y por la fijación de Antón por los vampiros (dos de sus amigos lo eran , Rüdiger y su hermana Anna.) Hacía 5 semanas que Rüdiger le había dicho que regresaba a su país.

Ver todo con buenos Ojos: Alojaron en el hotel Liebre Blanca (Alemania) y cenaron en el reataurant Espíritu Santo, a la mañana siguiente cruzaron la frontera de Austria y comieron en Allant y en la tarde llegaron al palacio hotel de Szirák (Hungría). Ya en Europa del Este el padre de Antón decidió ver todo con optimismo y buenos ojos y ya a la 10 de la noche estaban en CLUJ-NAPOCA. El hotel Transilvania era puro cemento, pero Antón pudo dormir.

La próxima vez seremos más listos.: Desayunaron en un gran salón, un extraño desayuno, después de una mala noche. Cambiaron marcos alemanes por leis rumanos a un precio mucho menor. Los habían engañado dos empleados del hotel.

El amor a los vampiros : La madre de Antón había leído el libro de Drácula la noche anterior y se había interiorizado algo de su historia. Antón estaba contento aunque aún faltaban algunos kilómetros para llegar a Transilvania. Atravesaban por un pueblo que parecía aldea, para llegar luego a Bystrica. Nada era como Antón había imaginado por el libro de Bram Stoker. Su padre se encargó de decirle que el autor nunca estuvo allí y que lo inventó todo, y de poner en duda hasta la existencia de Drácula.

Drácula turismo : Se alojaron en el hotel Corona de Oro. Al otro día se dirigirían a Sighisoara, a la casa natal del conde Drácula. y luego a Brasov y allí cerca se encontraba el auténtico castillo del conde, según había leído Antón.

En esta casa vivió Vlad Dracul : En la casa había una inscripción “En esta casa vivió entre 1431 y 1435, el príncipe rumano Blad Dracul, hijo de Mircea el viejo” su madre le explicó a Antón : Blas fue el padre del conde que era caballero draco y de ahí el nombre Dracul que significa Diablo.

El Castillo de Bran : En el hotel Carpati Brasov Antón esperó la llegada de Rüdiger y Anna, pero no aparecieron. Al día siguiente llegaron al castillo de Bran. La madre le hizo ver que Dácula jamás vivió allí y que lo habían inventado para los turistas. Un hombre se acercó y les dijo que el castillo estaba cerrado por restauración. Para Antón fue otra decepción.

Las Bellezas de la noche :A la mañana siguiente siguieron viaje a Sibiu, hasta el hotel Imperatul Romanilor (Emperador romano), un lugar muy elegante. Asistieron todos a un desfile con aires de carnaval en un restaurante al aire libre con un techo corredizo, Antón contemplaba el cielo y las estrellas cuando al borde del tejado vio dos pequeñas y oscuras figuras que contemplaban el desfile. Anton corrió a su habitación porque sabía que desde allí podrían comunicarse.

Un corazón blindado : El encuentro de los tres se produjo en la habitación de Antón, el pequeño vampiro no quería develar sus sentimientos de lo mucho que había extrañado a Antón. Luego lo invitó a ponerse la negra capa para ir volando a visitar su patria.

La tierra natal : El pequeño vampiro lo llevó primero a su viejo cementerio, sobre la puerta había una inscripción “Ort der Rube” (Lugar de paz). Era un cementerio sin lápidas ni cruces donde los vampiros solían ir a meditar. Luego lo invitó a su hogar, a 8 kilómetros Viscri (Iglesia blanca- cripta negra)

Yo no nos denominaría fantasmas : Viscri era como un pueblo abandonado, con muchas casas en ruinas, como un pueblo fantasma. El pequeño vampiro le explicó a Antón que antes tuvieron refugio en la antigua fortaleza iglesia, pero que debieron irse de allí por el ruido ensordecedor de las campanas. Para entonces cripta negra era habitable de nuevo ya que los sajones se habían ido para siempre.

Cabezotas con pocas luces : Sólo una ventana iluminada en Cripta Negra los Galimatías que tocan las campanas que ya ni su tia sorda puede oir. Ellos se hicieron cargo cuando el párroco se marchó.

Muftí amor transilvano : La iglesia fortaleza. Antón estaba sobre un nogal y el pequeño vampiro sobre una torre. Antón observó el paisaje en ruinas con vidrios rotos y sobre una torre vio una pequeña figura : era Anna, quien se acercó a él para que oliera su perfume hecho de rosas de cementerio y que se llamaba muftí amor transilvano. Antón no entendía el cambio de Anna, quien ya debía empezar a beber sangre en vez de leche. Esto lo sobrecogió pero aceptó la invitación de Rüdiger a continuar hacia la cripta.

Blanca nieves y los siete enanitos : Al otro lado del muro encontraron una caseta sin puertas. Antón pensó que era la entrada a la cripta pero el pequeño vampiro entre risas, le dijo que era la casa de Blanca nieves y los siete enanitos: no era otra cosa que el retrete de los niños de la escuela. Más állá, bajo un abeto se encontraba la puerta gris en el piso con una argolla sobre ella. Rüdiger la abrió y conminó a Antón a entrar..

El cuarto de los invitados : Ya dentro de la cripta iluminada con velas negras, Rüdiger le hizo ve a Antón que allí tenían de todo, salvo la sangre para alimentarse. Abrió una puerta baja de madera y le presentó el cuarto de invitados. Anna lo había arreglado para él y hasta un ataúd había en el. Antón era el único invitado que podían tener y la familia sabía de él. El pequeño vampiro ofreció enseñarle el resto de la cripta.

La sala de reuniones : No había en la sala lugar donde sentarse pero Rüdiger aclaró que se trataba de reunir objetos o colecciones: el por su parte, coleccionaba peines, lo que resultaba gracioso si le miraban el pelo enmarañado que tenía. La tia Bruñidle coleccionaba trompetillas y Anna patas de araña, caca de murciélago y huesos de ratón. Rüdiger salió de la sala cerrando la puerta, Antón lo siguió a tientas por la oscuridad.

Por amistad : Antón se encontró al otro lado de la puerta y Rüdiger había desaparecido, escuchó una voz de mujer, seguro la tia Brunhilde. Siguió adelante y dio con una escalera, bajando hasta una cueva, pudo ver 9 ataúdes y al pequeño vampiro sentado en uno. Antón le reprochó su falta de amistad al dejarlo solo pero Rüdiger lo corrigió. Se enteró Antón que el conde Drácula fue invitado a la fiesta de reunificación pero no se sabía si vendría. Apareció la tia Brunhilde y Antón tuvo que esconderse en un ataúd.

Esa juventud de hoy día : La tía Brunhilde buscaba su trompetilla para oir y Rüdiger la había escondido. Antón estaba pálido al no poder salir del ataúd, pero el pequeño vampiro lo sacó y lo invitó a su fiesta de unificación del día siguiente. El le prestaría ropa y nadie se daría cuenta de que no era un vampiro.

Biorritmo : El pequeño vampiro le habló de la fiesta y de lo bien que lo pasarían con los concursos y los bailes y la elección de mister vampiro. Antón le habló del biorritmo que hacía que los humanos durmieran de noche y se cansaran, al revés de los vampiros. A traves de una loza que corrieron llegaron a una salida de emergencia. Rüdiger abriò con llave y salió volando, Antón atravesó trastos viejos y herramientas oxidadas.

Una escuela para vampiros Rüdiger le cuenta Antón sobre una escuela en la que los niños vampiros estudian. Antón lo apuró para irse ya que ya eran las 12 de la noche. Y se fueron volando hacia el hotel.

Bailarines Fantasmas : Al llegar al hotel ya la orquesta no tocaba, sólo una ventana se mantenía iluminada. Antón entró volando a su habitación, en su cama se encontraba sentada Anna. Ella quería morderlo y convertirlo pero Antón no estaba dispuesto. Helga, la madre de Antón pensó que el había vuelto a soñar con vampiros porque no abría la puerta. Anna se alejó muy triste por la negativa de Antón.

Un gran conocimiento del lugar : A la mañana su madre lo despertó para empezar su recorrido por Transilvania. Antón insistía en visitar la iglesia fortaleza de Viscri. Con sus padres llegó a una fortaleza, el castillo de los campesinos. Nada de vampiros.

Un país en transformación : Siguiendo un letrero que anunciaba Viscri, se metieron en un pueblo, pero fueron apedreados por los niños del lugar. El padre de Antón explicó que Rumania era un paìs en transformación. ya que luego del régimen de Ceaucescu la gente entró en anarquía.

Hombres lobo : Viscri de día no era tan terrorífica como el recordaba. Era más bien un pueblo mas, sin embargo arriba en lo alto de una montaña se divisaba la iglesia blanca.

El hotel de Viscri : Una señora salió de la casa en frente de ellos. los invitó a visitar la iglesia diciendo que ella y su marido cuidaban aquello. Antón dijo entonces usted es la señora Matías. Al mismo tiempo se arrepintió de haberlo dicho. Entraron a una casa blanca, que era el hotel de Viscri, La señora Matías dijo que algunos tejanos querían convertir en museo la vieja escuela. Antón muy asustado sólo quería deshacerse del matrimonio guarda de la iglesia.

El honor de la familia :El padre de Antón fue el único que quiso entrar con la sra. Matías , los demás por temor a los murciélagos se quedaron afuera. Sin embargo huyó despavorido por el fuerte olor a murciélago, no pudiendo salvar el honor de la familia.

Somos nosotros los que debemos darle las gracias. : La sra. Matías les dio comida y leche de búfalo, les enseñó su huerta y luego pasaron a la sala.

Los trajes regionales : Dentro de una gran cómoda tenía los trajes regionales. La madre de Antón se llevó un traje de muchacha muy hermoso para exhibirlo en su casa. Se despidieron.

Experto en vampiros : De camino a Dacia Antón se durmió, despertando al llegar al hotel Imperatul Romanilor. Le contaron que mientras dormía visitaron el cementerio de Viscri y que nada había allí de interesante. La madre le contó que recogió algo de tierra del cementerio para sus plantas. Antón se austó mucho. Luego de discutir con sus padres se hizo de la lata de galletas que contenía la tierra y se la llevó a su habitación.

Algo especial que te espabile : Cuando Antón despertó a los pies de su cama estaba Lumpi, el hermano mayor de Rüdiger. La música sonaba en el salón de abajo. Lumpi venía a recogerlo para la fiesta porque Rüdiger tenía la misión de decorar la cripta, y Anna tenía otras preocupaciones.

¡Arréglate! : Lumpi pidió a Antón que se pusiera el traje regional, asumiendo que lo tenía, como no era así debería vestirse con el traje de muchacha que había comprado su madre. Se apresuraron a buscarlo.

Una ropa de locura : Lumpi se admiró de la ropa de locura que tenía el padre de Antón y mientras él se limaba las uñas, Antón se vestía de chica.

Antonia : Lumpi llamó Antonia a Antón que parecía una chica, salvo por las zapatillas. Lumpi sugirió que se pusiera los zapatos de su madre. Antón recogió su propia ropa y se fue hacia la ventana apagando la luz.

Convoy vampiro : Antó debió tomarse del cuello de Lumpi formando un convoy en vuelo. Aterrizaron sobre la hierba.

La competencia : Lumpi Anunció que la fiesta estaba muy animada y que sus padres Hildegard la sedienta y Ludwing el terrible bailaban un tango. Antón impaciente se dejó caer dentro de la cripta junto a Lumpi e ingresaron a la fiesta.

Una de los nuestros : Lumpi presentó a Antón como Antonia, y como su novia, primero a su abuelo y luego a su horrible abuela, la que corrió a buscar a su esposo para bailar.

Mis padres tus padres : Lumpi se encontró con Anna y le presentó a Antonia, ella lo reconoció enseguida, lumpi los dejó solos. Parecían verdaderos hermanos aunque con distintos padres, Anna dijo que sus padres lo podian adoptar, Antón por su parte dijo que eso no le gustaría y Anna le confesó que le gustaban más los padres de Antón. Anna salió corriendo entre sollozos. Lumpi regresó después de comer e invitó a Antón a bajar con él la escalera para conocer a sus padres.

Bailando sobre el volcán : Los padres de Lumpi Ludwing el terrible y Hildegar la sedienta no vieron con buenos ojos la rivalidad que se producía entre Lumpi y Rudiguer por la nueva amiga. Ludwing sacó a bailar a Antonia al centro del salón, a bailar sobre el volcán. Luego tía Dorothi y Lumpi discutían y Rüdiger aprovechó para tomar a Antón del brazo y sacarlo de allí.

Deprisa teneis que huir : Rüdiger lo llevó a la sala de reuniones para mostrarle su nueva colección: trampas para ratones (Cepos). De pronto entró Anna gritando, “hay que huir rápido viene Drácula”, pedro Rüdiger prefirió ir en su busca antes que hir y salió por la puerta y desapareció.

El conde Drácula : Anna se llevaba a Antón hacia la cripta para salvarlo de que Drácula lo viera, sin embargo sus ojos se cruzaron. Ludwing el terrible llegó a sacar a Antón de aquel incómodo momento. Hildegar no lo dejó bailar con Antón pero Lumpi sí lo hizo. El baile fue interrumpido por la entrada del conde Drácula al que todos saludaban felices y turbados.

El que no quiere oir : Drácula puso sus ojos en Antón y quería bailar con él, Sabine la horrible interrumpió haciendo valer la regla que la más vieja debía bailar con el conde. La tia Brunhilde era la más vieja pero por sorda ni se enteró.

Yo no soy ningún héroe : Mientras el conde bailaba, el pequeño vampiro sacó a Antón del salón hasta llegar al dormitorio de la tia Brunhilde., huye, le dijo a Antón mostrando la salida de emergencia que ya estaba abierta. Mientras se alejaba escuchó al conde Drácula quejarse de haber caído en una trampa de ratas, puesta por el pequeño vampiro. Antón logró llegar a su cama a dormir.

El beso de despedida : Junto a su cama aparecieron los tres hermanos vampiros, le contaron que se iban con el conde a recorrer el mundo como aprendices, Anna besó a Antón, en la mejilla y Rüdiger se despidió tiernamente. Cuando se alejaba Antón recordó que tenía la capa, el pequeño vampiro se la regaló.

Eso no se acaba nunca : Tres días después Antón estaba en viaje de regreso ya en Hungría, su madre lamentaba haber hecho este viaje pero su padre no. El sentía que ahora estaban más unidos pero la madre pensaba que Antón seguía pegado en el tema de los vampiros y que eso nunca iba a terminar. Antón sonrió mirando la tierra de cementerio que llevaba su madre en el asiento trasero junto al libro de Drácula y pensó. No esto nunca se acaba.

El castillo de Bran, Transilvania

El castillo de Bran, fechado en el siglo XIV, se encuentra en los Cárpatos, Transilvania.

en la región central rumana

Rumania (nombre oficial, România, Rumania), república situada en el sureste de Europa, limita al norte con Ucrania, al este con Moldavia, al sureste con el mar Negro, al sur con Bulgaria, al suroeste con Serbia (Serbia y Montenegro) y al oeste con Hungría. Rumania tiene 237.500 km² de superficie.