El Palacio Japonés; José Mauro de Vasconcelos

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa. Biografía. Argumento. Personajes. Análisis. Tiempo. Ambiente

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 4 páginas
publicidad

TRABAJO PRÁCTICO DE LENGUA


INTRODUCCIÓN

Estos son los tipos de análisis realizados con respecto a esta obra:

  • Análisis de Personajes

  • Análisis del Narrador

  • Análisis del Ambiente

  • Análisis del Tiempo

  • Análisis del Genero literario

Biografía del autor:

La obra está escrita por José mauro de Vasconcelos, oriundo de Brasil, mestizo de india y portugués, que en 1968 tuvo el acierto de escribir. Autodidacta desde joven, después de cursar sus estudios secundarios se formó en el trabajo y en la vida.

Fue entrenador de boxeadores, pescador, maestro en una escuela de pescadores, y lo que más le formó, un indio más de la zona, entre los que descubrió nuevas posturas, puntos de vista, leyendas, cuentos, historias…

En sus comienzos no escribía lo que inventaba, sino que se ayudaba de sus registros de voz, de su mímica, en definitiva, de su expresión corporal para dar vida a sus historias.

“El palacio japonés”, es un reflejo de la muerte, donde el autor combina la realidad y la fantasía, dándole a esta obra el Genero “Real-Maravilloso”, en esta historia conmovedora y atrapante. Pedro el personaje principal, en busca de inspiración se encamina a una aventura, donde conoce a un niño llamado Tetsuo, quien le hace ver la vida y la muerte desde otro punto de vista.

ANALISIS

Argumento de la obra:

Cuenta cómo las musas han abandonado a Pedro, un pintor de mediana edad maltratado por su débil corazón que vive solo en una pensión donde apenas llega a pagar la renta, todos los días iba al Atelier y se quedaba horas sentado intentando pintar algo. Día tras día el joven visitaba la Plaza de la República siempre y cuando fueren días soleados buscando algún tipo de vaga inspiración. Una mañana un desconocido oriental lo observo detenidamente y se sentó junto a el, le convida un cigarrillo que causa un efecto en su visión y le hacia ver las cosas de otro modo, según el oriental brindaba Paz y Calma. Luego le comenta de que allí mismo existe un impresionante palacio japonés que quizás le inspire en su trabajo. Pedro conoce perfectamente cada rincón de la plaza la plaza y sabe que ahí no hay ningún palacio real, pero el desconocido insiste en que no todos pueden verlo, pero que ahí está.
El oriental le indica el camino. Pedro sigue un haz de luz indicado por el oriental y llega al hermoso palacio, donde conoce a Tetsuo, un pequeño príncipe de 8 años que agoniza por una extraña enfermedad, cuidado y guiado por su maestro Kankuji. Pedro pasa sus días en el palacio acompañando a Tetsuo, olvidando el mundo real y descuidando su propia salud.
El príncipe le enseña que porta en una mano la flor blanca de la vida y en la otra la flor negra de la muerte. Pedro ve cómo el niño va dejando el pequeño mundo en el que vive y al mismo tiempo él cae enfermo en su vida real. Su encuentro con Tetsuo, luego del entierro del pequeño, le ofrece la visión clara de que él ya está también más allá de la muerte.
En la novela se representa la flor negra como la ternura. Esa flor negra es realmente la muerte, representada por Tetsuo, y que se está llevando a Pedro de su mundo real hacia el mundo soñado y bello del palacio japonés imaginario. Tetsuo le había comentado sobre el palacio del padre “El Palacio de Oro”, donde el niño lo esperaría a Pedro luego de la muerte para ser felices y jugar sin ningún tipo de dolor ni enfermedad.

NARRADOR

El narrador es quien cumple la función de contar la historia que se nos presenta. Existen varios tipos de narradores, y en éstos son:

  • Omnisciente: Es aquel que lo sabe todo; como lo que piensan los personajes, lo que sienten, e incluso su pasado. Está en tercera persona, voz narrativa que favorece siempre el objetivismo. También es propio de un narrador omnisciente la distribución de la narración a su antojo, en ocasiones hace una pausa para dirigirse de forma directa al lector.

  • De conocimiento relativo: Es aquel que relata sólo lo que ve y que no sabe que es lo que piensan los personajes. Está en tercera persona.

  • Protagonista: Cuando no solo habla dentro del relato si no que es personaje principal de este.

  • Testigo: El narrador testigo es un espectador del acontecer, un personaje que asume la función de narrar. Pero no es el protagonista de la historia, sino un personaje secundario. Cuenta la historia en la que participa o interviene desde su punto de vista, como alguien que la ha vivido desde fuera, pero que es parte del mundo del relato.

En esta obra el Narrados es de clase Omnisciente, porque es como una especie de dios, que ve todo desde arriba, sabe todo, cada detalle, personalidad de los personajes, que es lo que piensan y sienten.

Ej.: “abrió los ojos y miro a quien tenía a su lado, un anciano de cabellos blancos y rostro muy sereno, pensó que ese rostro Daria un bello dibujo, porque el sol brillaba mas en sus cabellos y creaba mas luz en sus ojos cansados… “

Personajes

PRINCIPALES:

Pedro (Protagonista): Joven pintor de mediana edad, rubio, flaco desganado y con problemas cardiacos, triste de días grises, lleva con el, fantasmas del pasado, cuando tenia dinero comía, o pagaba sus rentas si le salía un buen negocio con sus pinturas. Un hombre inseguro y sin inspiración que admiraba la naturaleza en busca de ella, poco voluntarioso y muy desanimado, soñador, muy modesto, soñador y siempre pasaba desapercibido mientras caminaba entre la multitud. Lleva un niño adentro. Soñador y poco creyente en las fantasías, hasta que descubrió aquel Palacio.

Tetsuo (Co-Protagonista): Príncipe, niño de rostro blanco y transparente, pálidamente luminoso, labios sin color, parecía de porcelana, vestido al estilo japonés, de cabello bien negro, padecía de una enfermedad Azul, poco común.

SECUNDARIOS:

La propietaria: dueña de la pensión, donde se alojaba Pedro, ella pensaba de el que era un gusano de seda que no molestaba a nadie y sentía pena por el.

Don Matías-“El Portugués”: dueño del atelier, un hombre bueno, que confiaba en Pedro, recibía en parte de pago por el alquiler algunas pinturas de Pedro porque pensaba que algún día, el seria un gran artista y sus cuadros valdrían dinero. Decía que los artistas son diferentes si no, no serian artistas.

Guía Oriental: anciano de cabellos blancos y rostro sereno, de ojos cansados, de zapatos diferentes, ropa japonesa negra y adornada con dibujos en rojo y amarillo, hombre sabio y conocedor de origen oriental, que ayuda en cierta forma a Pedro a encontrar su Inspiración. Disfrutaba de días lindos en la plaza al igual que Pedro y lo observaba a diario disfrutando de días soleados en la plaza. Le indica a pedro el camino de El Palacio Japonés.

Kankuji (Tiito): El Maestro, anciano vestido a la moda japonesa, encargado del cuidado del Príncipe Tetsuo. Un hombre muy sabio.

Wang Lung: El Criado de origen chino, participaba del cuidado del niño.

Carmelio Cruz: artista, conocido de Pedro


Elena: esposa de Carmelio

Sara: joven mujer encargada de la galería “Astreia” donde Carmelio le recomienda a Pedro presentar sus obras.

TIEMPO Y AMBIENTE

TIEMPO:

El Narrador (Omnisciente), comienza a relatar la obra en tiempo real, a medida que va narrando van pasando los días. La obra cuenta que trascurre a principios del Mes de Abril en la Cuidad de Sao Paulo, fue publicada en el año 1970 por lo tanto es muy probable que la obra transcurra en ese año ya que en el libro no lo menciona.

AMBIENTE FÍSICO:

Durante el transcurso de la obra el personaje va pasando por distintos escenarios donde ocurren los acontecimientos más importantes.

La pensión: lugar donde empieza a relatarse la obra, habitación donde vivía Pedro, ambiente reducido y poco cómodo con una sola ventana. Donde Pedro contempla en los días lluviosos, las gotas caer por los vidrios hasta llegar a las hojas del jardín maltratado.

El Atelier: lugar donde Pedro alquilaba para poder realizar sus obras, donde se pasaba noches enteras intentando crear algo.

Plaza de la Republica: Un lugar que escondía en su interior un Palacio secreto que solo algunos afortunados podían verlo. Día soleado y perfecto para ir a visitarla, lugar con Lagos y peces rojos nadando en su interior. Aves coloridas, palomas, gente alegre y feliz tira pan. Árboles de todo tipo, niños jugando por todos lados, bancos de color blanco para descansar y admirar la belleza del parque.

Palacio Japonés: lugar mágico donde trascurre la mayor parte de la historia. Lugar donde habitaba Tetsuo (El Príncipe), Kankuji, etc. Con rejas circundantes y sobre los muros, lanzas puntiagudas que amenazaban al cielo y un par de Tigres de bronce que cuidaban la entrada. Un gran portón de hierro. En su patio un pequeño algo azul de ensueño bordeado por piedras blancas y redondeadas, y un puente que lo atravesaba uniendo ambos lados del jardín, plantas extrañas y finas balaceándose al viento, árboles frutales con flores muy perfumadas, rosas y blancas. El techo gigante terminaba en puntas largas que se dirigían a lo alto. Se dividía en 2 pisos, en el de arriba las paredes eran de un color rojo anacarado y en el piso inferior un blanco inmaculado que hacia doler los ojos. Con una inmensa terraza, una escalinata de Mármol. En su interior en la gran sala la decoración desentonaba con la arquitectura típica, al igual que en varias partes del palacio, porque sus habitantes decían que muchos objetos occidentales eran mas confortables.

MOTIVOS-CONFLICTOS-RESOLUCION

PRINCIPALES:

  • La búsqueda de inspiración de Pedro es un motivo principal, que lo lleva a conocer al pequeño Príncipe, gracias al “desconocido oriental” que le indica el camino al palacio. Pedro gracias a eso logro encontrar la inspiración que buscaba, elaboro hermosos cuadros y dibujos, del niño Príncipe, y de todo el palacio.

  • La sensibilidad y la ternura que tiene Pedro que lo llevan a enternecerse por el niño, cumpliendo su deseo de ir a cuidarlo, día tras día, brindándole compañía y ternura que le ayudan a dar vida, para retrasar un poco su enfermedad. Donde aprende a ver que “las cosas mueren para que haya mas vida”, frase que menciona el niño Príncipe.

  • La muerte del príncipe hace que el Palacio Japonés se esfumara entre llamas de fuego blanco, desapareciendo en la inmensidad de lo alto del cielo, lo que provoco que Pedro se sienta muy triste y abatido, porque sabia que no iba a poder ver mas al pequeño, y que ya no existía motivo para volver a ser feliz. Mas luego Pedro despierta en una habitación de hospital muy confundido sin saber que estaba pasando, ni porque estaba ahí, recordando al pequeño en todo su esplendor. Sus allegados, Carmelio Cruz, Don Matías, van a visitarlo, dándole recomendaciones de cómo cuidar su salud y animándolo. De repente el cierra los ojos, y se siente envuelto en un aire fresco y calido, y las paredes del dormitorio se habían esfumado dejando pasar una luz dorada, abre los ojos, y ya no estaba mas en el hospital, sino sentado en una piedra blanca, en un campo todo azul. De repente se le acerca de a poco una figura pequeña, era Tetsuo vestido de color miel, con flores blancas y negras. Pedro se dio cuenta de que no era un sueño sino que había muerto y se encontraba en el “Palacio de Oro”, aquel lugar que el niño le había prometido llevarlo cuando se re-encontraran y ser felices para siempre. El niño le confeso que ya había terminado su misión, entreabrió la mano izquierda suavemente y encontró la flor blanca de la vida, que juntos soplaron, viéndola desaparecer, mientras que en su mano derecha apareció la flor negra de la ternura.

GENERO LITERARIO

El género es lo que determina que clase de obra es. En este caso es una obra Real-Maravillosa porque a través de la narración van sucediendo acontecimientos que salen de la realidad para convertirse en fantasía.

Ej.:

- La canoita y el trencito, imaginarios de Pedro, donde en un momento de la obra el niño Tetsuo le dice que los muestre así podían jugar con ellos.

- El cigarrillo que el desconocido oriental le ofrece a Pedro, que lo hace alucinar y encontrar dicho palacio.

- El Palacio Japonés estaba escondido dentro de la Plaza de la Republica, que solo algunas personas podían ver. Es una fantasía ya que tal palacio no existe en dicha plaza. Los 2 tigres, Sing y Ling, que eran estatuas que cuidaban la entrada del palacio, el niño los hace volver a la vida y le muestra a Pedro como los domina. El niño dice tener poderes mágicos. El Palacio Japonés, tras la muerte del príncipe se esfuma como si nada, y cuando Pedro se vuelve a ver en la plaza, el guardia le dijo que lo había visto deambular por la plaza 2 días enteros, días que el alucino que pasaba con el niño.

- El desconocido oriental al final de la obra termina convirtiéndose en “El Guardián de la Plaza” lo que lleva a determinar que todo fue una fantasía o ilusión de Pedro.

- Cuando Pedro esta en el hospital, el se ve rodeado de una luz dorada y siente una brisa fresca de viento, donde luego aparece en “El Palacio de Oro” y se reencuentra con el niño Tetsuo, que en realidad Pedro ha muerto.

Conclusión

La vida es una sola y hay que saber vivirla al máximo, llenarse de alegría y experiencia, aprovecharla cada momento, poner entusiasmo y voluntad en cada actividad emprendida, hacer el bien, ayudar al prójimo, porque quizás algún día se necesite de el, cuidar la salud, porque nunca se sabe cuando va a ser el día en el que se va a partir de este mundo.