El otro barrio; Elvira Lindo

Literatura española contemporánea del siglo XX. Narrativa y novela actual. Ambientación: Vallecas. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Kitty
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

  • Ficha técnica:

  • Lindo, Elvira

    El otro barrio

    Alfaguara, Serie Roja 2004 (1998)

    Ramón Fortuna huérfano de padre, es un muchacho de quince años normal y corriente, vive con su madre y con su hermana en un sencillo piso en el barrio de Vallecas. Una tarde que está solo en casa invita a su amigo Valentín quien invita a su novia, Jessi, y van a ver una película. Cuando Ramón intenta abrir una lata de conservas sin querer le desgarra el cuello a su amigo con la tapa y éste pierde el conocimiento. Jessi, histérica, se asoma al balcón y cae al vacío precipitándose sobre la vecina del segundo, quién muere en el acto. Ramón intenta escapar de esa horrible escena y decide ir hacia un descampado para estar solo, y por el camino mata el perro de la vecina y al gordo del edificio de enfrente. Para alejar al chico del agobio de los medios mientras es juzgado, lo internan en un centro de menores (donde entabla amistad con un muchacho llamado Aníbal). Su abogado es un antiguo amigo de la familia, Marcelo, quien lleva a cabo ese caso sólo por echarles una mano.

    Fortuna, poco antes de salir del centro de menores, se entera, por casualidad de que, la que desde siempre había creído su hermana, es ahora su madre.

  • Estudio de la novela:

  • 2.1. Hay dos narradores. El que narra la mayor parte de la novela lo hace en tercera persona, por tanto es heterodiegético omnisciente ya que conoce todo sobre los personajes, sus sentimientos y sus pensamientos también. Ejm. “Ramón sintió un ligero mareo provocado por la emoción de la felicidad” (línea 4, pág. 97). Y en otra pequeña parte de la historia hay un narrador homodiegético omnisciente, el narrador es el propio Chino, que lo hace en primera persona, y también lo conoce todo sobre los personajes. Ejm. “Vicente me llamaba Antonio por el sentimiento” (línea 27, pág. 82)

    2.2. La novela puede dividirse en cuatro partes:

    Primera parte (págs.15-52): “La historia de Ramón”

    Segunda parte (págs.52-123): “El centro de menores”

    Tercera parte (págs.127-163): “Verdadera identidad”

    Cuarta parte (págs.165-178): “Regreso a la normalidad”

    Sí admite continuación la novela.

    2.3. Tiempo:

    • Externo: Todo ocurre en la edad actual, en el año 1995. Ya hay centros de menores, no reformatorios; en el cine estrenaban “El fugitivo”. Un aspecto importante que podría distinguir esa época del 2005 sería el nulo nombramiento de nuevas tecnologías como podrían ser Internet o la telefonía móvil.

    • Interno: Transcurren unos tres meses. Señalan el desarrollo temporal algunas expresiones como: “ha pasado menos de un mes” (línea 16, pág.15); “el 22 de octubre, diez días después de que ocurrieran los hechos” (línea 1, pág. 34); “se despertó” (línea1, pág.99); etc.

    No se ordenan los acontecimientos cronológicamente, ya en la primera página habla sobre una parte intermedia de la novela, y luego vuelve a retomar la historia desde el principio.

    • Ritmo narrativo: Se relatan bastantes acontecimientos, la vida de Ramón en el centro, el pasado de Marcelo y su vida actual. Sí abundan las descripciones. Ejm. “Aníbal era un chico rubio, canijo, y con la cara de ángulos muy delicados, podría haber sido la cara de una chica” (pág.73). Se remansa la novela para descubrir que Gloria es la verdadera madre de Ramón. La novela es lenta, tarda en contar los acontecimientos. Lo más relevante es la descripción, hay muchas.

    2.4. Espacio:

    Existe un espacio múltiple; todos son urbanos y en general cerrados, el salón del piso donde vive Ramón, las escaleras del edificio, la habitación del reformatorio y la casa de Marcelo.

    Predomina un ambiente tenso, marcado por la culpabilidad de Ramón, la preocupación de la madre (finalmente abuela), y el sentimiento de culpabilidad de Gloria.

    2.5. El personaje principal es Ramón Fortuna, que está rodeado de otros con un papel no menos importante:

    Marcelo es el abogado de Ramón, y en realidad, es su padre.

    Gloria: en un comienzo hermana de Ramón, verdaderamente es su madre. Mantuvo una relación amorosa con Marcelo en el pasado, ahora simplemente son amigos lejanos.

    Ramón: es un chico regordete, no demasiado alto, moreno, con entrecejo y ojos redondos y muy juntos. Es muy tímido, educado, y paciente, pero a veces sufre fuertes cambios de temperamento y se vuelve un chico agresivo.

    Marcelo: Un hombre de unos 30 años. Es serio, cumplidor y responsable. Huye del pasado porque le da miedo recordar y ver que no le quedó nada atrás.

    Gloria: Una mujer inteligente que sabe guardar el tipo, y sabe lo que le conviene. Es muy madura, auque en su adolescencia era muy atolondrada.

    Ramón evoluciona a lo largo de la novela. Comienza siendo un muchacho tímido, manejable, pasivo; poco a poco se convierte en alguien con mucha más personalidad, más seguro de sí mismo. En gran parte, este cambio se debe al descubrimiento de su verdadera madre y también podría afectar el haber entablado nuevas amistades y haber salido, por así decirlo, de su rutinaria vida.

    Personajes secundarios: La madre de Ramón, las Eche, el vecino de enfrente, Valentín, la Jessi, Aníbal, el Chino, Vicente, Perico, Francis, Zarzo, Sanchís, Sara (la mujer de Marcelo), Jaime (el hijo de Marcelo), la psicóloga, etc.

    Son secundarios porque lo más relevante de la novela podría transcurrir perfectamente sin ellos, sólo están para completar.

    Los personajes femeninos tienen una gran importancia en la obra, ya que sin alguno de ellos, la historia no se podría llevar a cabo. Son tratados con una ligera pincelada de machismo.

    3. Me gustó mucho la novela porque es original. Relata una historia un tanto especial, muchas cosas podrían ser perfectamente reales, y se combina con una serie de asesinatos, una pasividad, y una tranquilidad ante lo sucedido un tanto fantasiosa. Es una lectura que engancha, no por intriga ni misterio, sino por entretenida, resulta fácil de leer.

    Me ha ofrecido durante tres días un goce pasivo, el poder olvidarme de mis problemas de adolescente y sumergirme en un mundo en el que los problemas son de otro.