El origen del hombre según la biblia

Filosofía cristiana. Creación humana. Moral. Genealogías bíblicas

  • Enviado por: Lemon
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


EL ORIGEN DEL HOMBRE SEGÚN LA BIBLIA

Introducción

El trabajo consiste en cual es el origen del hombre según la Biblia y para ello hace referencia a lo que es la Biblia y de que consta ésta.

La introducción que hace el libro sobre la Biblia es la siguiente: dice que la Biblia es el libro más leído por la humanidad, y esto no es de hoy sino desde hace ya muchos siglos, diciendo que en el siglo II a.c. el rey de Egipto Tolomeo pidió que tradujeran la Biblia al griego. La estima que tenían en la Biblia era increíble, y esto señala el comienzo de la lectura masiva de la Biblia. Hoy cualquier persona de cualquier país y de cualquier idioma puede leer la Biblia en su propia lengua.

Voy a tratar de recopilar toda la información disponible sobre la Biblia y el origen del hombre a través del libro “el origen del hombre según la Biblia”.

¿Qué es la Biblia?

La Biblia es un libro único e imprescindible, y sin este no se comprende ni la moral ni el derecho. Si no se tiene en cuenta el latín bíblico-cristiano, es imposible comprender y explicar la literatura religiosa medieval. En resumen nuestra cultura es inexplicable sin la Biblia.

Biblia es un sustantivo femenino derivado de un neutro plural griego, Biblía (libros). No se trata de un libro sino de libros. La Biblia es la expresión escrita de una historia. Por su contenido es intensamente humana. Este rasgo de la Biblia es fundamental.

Dios al dirigirse al hombre en lenguaje humano, utiliza todos los recursos de expresión aptos para comunicar una verdad, para comunicarnos su verdad. La Biblia se admite cualquier género literario con tal de que no se oponga a la verdad y santidad de dios.

Las dificultades más conocidas sobre la Biblia son:

  • Faltas de sinceridad, no reprobadas expresamente por el narrador.

  • Actos de crueldad realizados por los hebreos o por los profetas de Yahvéh.

  • Las imprecaciones, muy frecuentes en los salmos.

  • La moral sexual deficiente en el Antiguo testamento, con la tolerancia de la poligamia, el divorcio, etc...

  • A esta variedad de estilos y géneros hay que añadir la que le viene del idioma en que se ha redactado

  • A pesar de esta extraordinaria variedad humana, la Biblia posee una unidad real, no sólo por el origen común divino de todos sus libros, sino por el contenido y la orientación.

  • Por una especial providencia de Dios estos escritos han llegado hasta nosotros sustancialmente íntegros a través de casi milenios.

  • Esta colección, tan maravillosamente conservada, tan copiada y tan leída, tan difundida por la imprenta desde el siglo XV, forma el Canon de las Sagradas Escrituras.

  • La definición de la inspiración la dio León XIII en su Encíclica Providentíssimus Deus.

  • Dada esta naturaleza peculiarísima de la Biblia se descubren en ella huellas propias de Dios, huellas del hombre y huellas comunes.

  • Origen del mundo según la Biblia

    En torno a 2.700 años antes de cristo los faraones de la V dinastía cubrieron con jeroglíficos las paredes de las cámaras funerarias de la pirámides.

    Un poco más tarde, alrededor del año 2.000 antes de Cristo, algunos escribas de la 1º Dinastía Babilónica consignaron en siete tablillas de arcilla las antiguas tradiciones de su país sobre el origen del mundo.

    Como dato de la ciencia actual podemos decir que para trazar un cuadro del origen de la tierra, podemos decir que distinguen cuatro grandes eras geológicas, que dividen y subdividen en periodos menores, utilizando para su determinación potentísimos y perfectísimos cronómetros.

    En los datos de la Biblia existen dos relatos de la creación. Uno, está en Gn 1,1-2,4ª. Y otro, en Gn 2,4b-25. la estructura literaria de estros dos relatos es bastante distinta. Pero ninguno de los dos quiere describirnos objetiva y científicamente el desarrollo de los acontecimientos primigenios. En Gn 1,2, el autor describe el caos primitivo, esquematizado en tres elementos: la tierra está cubierta de agua y el agua está cubierta de tinieblas.

    En la enseñanza de los relatos bíblicos podemos decir que la Biblia ya nos ha dicho que antes estaba Dios, que es eterno, y que es el creador del mundo, a partir de la nada. En el siglo VI a.c., en la fecha de la redacción de la “traducción sacerdotal”-o en todo caso , quizá en el siglo XIII a.c. -en tiempos de moisés, cuando se formó esa tradición- era lo que opinaban también los irrealitas cuando hablaban del “caos primitivo” de la stinieblas sobre el “abismo” y de las “aguas”, imágenes todas ellas que se orientaban a expresar la idea de la creación a partir de la nada.

    El Dios del Génesis está solo. Es eterno, trascendente, distinto del mundo, omnipotente. No encuentra oposición alguna. Obra con su sola palabra tiene un trato familiar y amistoso con el hombre.

    Origen del hombre

    según la Biblia

    los datos de la literatura antigua sobre el origen del hombre, la Biblia ofrece dos narraciones.

    En el primer relato se dice que Dios crea al hombre el último, como coronación de todo lo creado y ser a quién se ordenan todas las demás criaturas.

    En el segundo relato el hombre es creado el primero, como el ser más insigne a quién se ordenan todas las cosas que vienen después de él.

    Desde el punto de vista del desarrollo de la creación, el hombre es el último. Pero desde el punto de vista del hombre, el hombre es el primero.

    A continuación voy a exponer los dos relatos bíblicos:

  • El hombre es imagen de Dios: definición abstracta del hombre (I relato).

  • El hombre es polvo de la tierra que respira: definición concreta, descriptiva (II relato).

  • En el evolucionismo y datos bíblicos se puede decir que hasta el siglo pasado el texto bíblico se extendió siempre a la letra. Nadie se había planteado de otro modo la cuestión. Pero a partir de entonces, ciertos descubrimientos casuales dieron a luz numerosos huecos que presentaban grandes semejanzas con el esqueleto humano actual. Respecto a la participación que el reino animal haya podido tener en la formación del cuerpo humano, ya sea mediante selección natural, o la adaptación al ambiente.

    En la formación de la mujer decir tengo que en el relato bíblico hay que distinguir, como en el resto de la Biblia, la enseñanza, el hecho y el modo de realización de hecho y de proponer la enseñanza.

    El detalle de la costilla es una parábola muy apropiada para expresar esta relación y para inculcar esta doctrina. Con lo de la costilla el autor nos dice también otra verdad que todo hombre normal constata: la atracción mutua entre el hombre y la mujer, atracción tan fuerte que incluso”deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen los dos una sola carne”. En definitiva no sabemos como fue formada Eva ni lo sabremos nunca, pero ¿qué importa? Dios no ha pretendido hacer biólogos sino cristianos.

    Los patriarcas hebreos

    En la antigüedad del hombre según la ciencia podemos partir de los datos más recientes y de las conclusiones ciertas de la ciencia, salta a la vista que los datos de la ciencia se oponen radicalmente a las cifras que da la Biblia y que propone unas cifras inmensamente mayores y hay que reconocer que la realidad da en este caso la razón a la ciencia.

    La historia anterior de la humanidad está llena de oscuridades y misterios. A medida que retrocedemos en el tiempo los contornos de la figura humana se hacen cada vez más imprecisos.

    Como genealogías bíblicas y antigüedad del hombre podemos decir que la prehistoria bíblica conviene con la prehistoria científica en que ambas cubren el mismo tiempo y en que unas y otras no se basan en documentos escritos, sino en datos arqueológicos o en tradiciones preisraelitas.

    Una comparación entre la prehistoria científica y la bíblica nos demuestra que, mientras la ciencia tiene por objeto describir las relaciones de la humanidad con el universo material, la Biblia describe las relaciones del hombre con dios, es decir, las etapas morales y religiosas por las que pasó la humanidad antes de la revelación hecha a Israel.