El Nuevo Pacto y el Mandamiento del diezmo

Religión. Diezmo

  • Enviado por: Luis Padilla
  • Idioma: castellano
  • País: Estados Unidos Estados Unidos
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

EL NUEVO PACTO Y EL MANDAMIENTO

DEL DIEZMO

Y EN VERDAD LOS HIJOS DE LEVI QUE RECIBEN EL OFICIO DE SACERDOTE, TIENEN MANDAMIENTO EN LA LEY DE RECOGER EL DIEZMO DEL PUEBLO, ES DECIR DE SUS HERMANOS, AUNQUE ESTOS SON DESCENDIENTES DE ABRAHÁN. (HEBREOS 7:5)

Dios, en su infinita gracia y misericordia, eligió de entre todos los pueblos, a los descendientes de Abraham, y los constituyo pueblo santo, de quienes son la adopción, las promesas, y los patriarcas. Sin embargo, esto no solo con la finalidad de bendecir a los Hebreos, si no que a través de ellos vino Jesús en el cual hay promesa de salvación y redención para todas las naciones, a través de su preciosa sangre, la cual fue derramada en la cruz a causa de nuestras rebeliones y pecados, haciéndonos hijos, reyes y sacerdotes del reino de Dios y aceptos delante de la presencia de Jehová, por medio de la justificación que es en Cristo Jesús, constituyéndose sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

Sin embargo, antes de la gracia que es en Cristo, Jehová dio ordenanzas y mandamientos a Israel en el desierto a través de su siervo Moisés, y es a este conjunto de mandamientos y ordenanzas, que llamamos el Antiguo o Viejo Pacto (de aquí el nombre que recibe la primera parte de las sagradas escrituras.), pero, al Jesús morir en la cruz del calvario, nos lego un nuevo pacto, el cual a diferencia del primero, nos justifica, no por las obras de la ley, si no por gracia, como don de Dios, no por que merecemos la salvación, si por la fe que tenemos en aquel, que siendo libre de pecado, tomo forma de siervo, y murió en la cruz pagando por todas nuestras deudas y borrando todos nuestros pecados. (Aunque cuando aceptamos el señorío de Jesús en nuestras vidas y nacemos de nuevo, ya no andamos en tinieblas sino en la luz del amor de Dios, en el Espíritu Santo, el cual reclama de nosotros santidad, y nos ayuda a mantenernos en ella, ya que sin esta, nadie vera al Señor.)

Como hemos visto, la salvación no es por las obras de la ley, si no por la gracia de Dios que es en Cristo Jesús, la cual anula los mandamientos y ordenanzas del viejo pacto, instaurando un nuevo y único mandamiento: El mandamiento del amor: a Dios sobre todas las cosas y con todo nuestro ser y al prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo demos fundamento bíblico a esta breve apología del evangelio de Cristo:

Echemos un vistazo a los siguientes versículos:

“Anulando el acta de decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.”; Col 2:14. (En referencia al pacto antiguo).

Y también dice:

“Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley”; Ro. 3:28.

Y en otro lugar:

“Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas. Por si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. He. 8:6-7.

(El autor de hebreos hace una detallada explicación de por que el pacto de Moisés era defectuoso y cual era la razón de su instauración para los de la circuncisión).

Y también:

“Al decir nuevo pacto, a dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, esta próximo a desaparecer”.He. 8:13. (Este texto hace referencia a un verso profético del antiguo testamento, el cual tuvo su cumplimiento con la primera venida de Cristo).Y con relación a hebreos una última referencia: Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia”. He. 7:18

La palabra nos muestra otros textos que enseñan la misma doctrina; He aquí algunas referencias:

Ef. 2:8-10; Gá. 5:4; Gá. 3:24-29; Gá. 3:19; 2 Co. 3: 6-11; Entre otros.

Ahora bien, los Cristianos Evangélicos (Doctrina que profesa el autor de este artículo), aceptan y predican como buena y valida la doctrina de la gracia estudiada en los párrafos anteriores, razón por la que, no guardamos los sábados, los cuales eran día de reposo durante el viejo pacto; Comemos cerdo y otras carnes que eran consideradas inmundas en la ley de Moisés, Aunque no ingerimos productos hechos a base de sangre, ya que hay una razón pre-ley, de la ley y neo testamentaria que lo impide; Tampoco sacrificamos machos cabrios, ni corderos como lo ordena la ley de moisés, ya que Jesús fue el cordero inmolado por los que le sirven en amor, fe y santidad. Ni celebramos, el jubileo, ni otras fiestas establecidas en el pacto anterior, ya que para nosotros todo el año es de fiesta y jubileo, en celebración por el amor de Cristo que nos salva y da vida eterna. Y así, tampoco guardamos muchos otros mandamientos y ordenanzas del viejo pacto, practicando tan solo unas pocas liturgias de carácter universal como el matrimonio, u otras instituidas por Jesús y los apóstoles, como son, la santa cena y el bautismo en agua, entre otras.

Por esto a muchos nos resulta extraño, que en muchas iglesias, se lleve a cabo la practica del diezmo, y se haga tanto énfasis en esta, ya que en el antiguo testamento, este forma parte de los mandamientos y ordenanzas que moisés recibió de Dios para que Israel los practicara de manera perpetua (por tiempo extenso e indefinido, no eternamente, como algunos entienden) hasta que llegara la promesa de la gracia, en la persona del Mesías (al cual desecharon y no fue recibido por los israelitas a los cuales fue enviado); Además el diezmo era para los levitas y la mayoría de las veces se presentaba en especie y cada tres años era repartido entre los extranjeros, los huérfanos y las viudas. Lv. 27:30; Dt. 14: 28-29.

Por otra parte aquellos que defienden esta práctica generalmente se basan en el siguiente versículo:

“Hay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.”. Mt. 23:23.

Sin embargo este texto apoya la doctrina de la justificación por fe sin ser antagónica con los textos anteriormente estudiados, ya que Jesús en su omnisciencia, era conocedor de que muy pronto su sacrifico en la cruz iba a cumplir la ley y sus ordenanzas en su totalidad, la cual era sombra de lo que había de venir. Por lo que claramente se expresa en pasado cuando se refiere a lo que tenían que hacer los escribas y fariseos de acuerdo a la ley de Moisés, al decir:”Era necesario, sin dejar de hacer aquello, otro aspecto clave que nos revela este versículo es la sección que contiene la siguiente frase “Lo mas importante de la ley” de lo que podemos inferir con claridad que Jesús incluye el Diezmo dentro de los los mandamientos de Moisés. Además como el mismo Jesús nos dice en su palabra:

“La ley y los profetas eran hasta Juan”, LUCAS 16:16 , ( y por favor , al leer esto último , no argumente lo mismo que nuestros amigos los adventistas, que se basan en las palabras de Jesús cuando este dice “ Ni una tilde de la ley será frustrada, y esto es 100% cierto, pero de nuevo les recuerdo , que no fue frustrada ni abolida , simplemente cumplida en su totalidad en la cruz del calvario.

Otra objeción que a menudo presentan los defensores de la practica del diezmo, es cuando mencionan textos del antiguo testamento en donde se menciona la perpetuidad de esta practica, sin embargo lo mismo sucede con otras practicas Mosaicas, como la perpetuidad del día de reposo, y esto desde mi punto de vista no tiene validez alguna y, por dos razones, y la primera de las cuales seria sencilla de responder... que Cristiano evangélico, guarda el sábado, basándose en que Jehová estableció este día como pacto perpetuo entre su pueblo Israel y E,. EXODO 31:16, y la segunda razón, seria el complemento de la primera: Él termino perpetuo, como ya hemos mencionado, por definición quiere decir, por tiempo indefinido, y no, como muchos piensan, sinónimo de eternidad, esto puede ser confirmado con cualquier diccionario de bolsillo, pero mejor aun con un análisis exhaustivo de las sagradas escrituras, si alguno quisiere argumentar el diezmo que le ofreció Abrahán a Melquisedec (Sacerdote para siempre según su orden), pues le diría que Abrahán también ofreció a Jehová sacrificios de corderos y a su ves fue circuncidado junto con los de su casa en cumplimiento al pacto que nuestro Dios efectuó con el , así que el diezmo a Melquisedec tampoco es excusa para la doctrina del diezmo durante el periodo de la gracia.( Además de que el diezmo ofrecido por Abrahán a Melquisedec fue parte de un botín de guerra).

Aunque en mi opinión personal, no creo que practicar el diezmo sea pecado u ofenda en alguna manera a Dios, ya que su palabra nos enseña que hay hermanos débiles, los que todavía practican las obras de la ley, a veces por ignorancia, y a veces por falta de fe. Un texto interesante que nos plantea este punto de vista lo encontramos en el libro de Romanos capitulo 14. Pero a causa de esta debilidad, no viven conforme a las grandezas que nos brinda la libertad en Cristo. (La libertad del amor y la fe y no el libertinaje de la carne y el pecado). Sin embargo hay muchos que manipulan las escrituras, y con una conciencia entenebrecida pero conociendo su error predican la practica del diezmo aun en nuestros días, con la finalidad de hacer mercadería de la fe, buscando riquezas y ganancias deshonestas, (las riquezas en si no son un impedimento para el cristiano y muchas veces hasta son de bendición para el que posee las riquezas, para la obra de Dios y para muchos necesitados que son beneficiados por esos bienes),y no guardan tesoros para sí en el reino de los cielos, y borrando así su nombre del libro de la vida. ( Aunque seria conveniente aclarar que si queremos cumplir con uno solo de los mandamientos de la ley, como el día de reposo o el diezmo, deberíamos de cumplir con toda la ley ya que el apóstol Pablo en Ga. 3:10 escribió lo siguiente: “Porque todos los que están bajo las obras de la ley, están bajo maldición, pues escrito esta: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”, y no que seamos malditos por guardar cualquier mandamiento y no los demás , si no que pablo en cierta forma ridiculizo con esto a los que querían mancillar el evangelio de Cristo con la practica parcial de la ley (y esto como una humilde y flexible interpretación de mi parte), y mas aun, en Ga. 5:4 hasta menciona que los que quieren justificarse a través de la ley se desligan de Cristo.

Antes de concluir, muchos de los lectores de este breve estudio, aun se atreverían a citar Mal. 3:10 (Donde Jehová maldice a aquellos que le robaban al no diezmar), Pero una advertencia similar hace Jehová a los israelitas por no guardar el Día de reposo: Ezequiel 20:19-21. Lo que resta valides a este último argumento ajeno en su totalidad de alguna base doctrinal.

Algunos exegetas, en un intento apologético a la doctrina del diezmo recurren a herramientas hermenéuticas poco científicas y sin fundamento bíblico para alegar que solo los mandamientos rituales de la ley fueron abrogados por el Mesías en la cruz, sin embargo es claro que los versículos citados de manera explicita o implícita indican lo contrario.

Sin embargo es necesario aclarar, que la invalidación del diezmo en el nuevo pacto no incluye la practica de ofrendar, la cual a sido llevada a cabo por los cristianos desde la iglesia primitiva, y es confirmada y enseñada por la palabra de Dios en su totalidad; Las ofrendas son necesarias para el sostenimiento de la obra de Dios, honrar a pastores y evangelistas y otros misioneros y para el apoyo financiero de los diversos ministerios que lleva a cabo el cuerpo de Cristo, entre los que podemos mencionar, la evangelización y la ayuda a los pobres, huérfanos y viudas (Diaconado), en la congregación primeramente, y en segundo orden con los de afuera. Además, el ofrendar trae abundantes bendiciones materiales y espirituales para aquellos que la practican de buena voluntad, y esta promesa podría en ocasiones alcanzar incluso a los no creyentes. 2 Co. 9: 6-9; 1 Co. 16: 2. ¡Dios les bendiga conforme a sus riquezas en gloria!