El niño con el pijama de rayas; John Boyne

Literatura inglesa del siglo XIX. Narrativa juvenil. Novela juvenil. Estudio de la obra. Argumento. Personajes. Crítica e interpretación

  • Enviado por: Eli
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS

RESUMEN DEL ARGUMENTO

Bruno es un niño de 9 años que vive en Berlín con sus padres, su hermana y con la criada, María. Un día al llegar a casa después del colegio vio a la criada recogiendo todas sus cosas, se mudaban. Nadie le había dicho nada antes y Bruno se puso muy triste ya que eso conllevaría no ver a sus tres mejores amigos para toda la vida nunca más, ni bajar por la barandilla, ni ver a los abuelos... Su padre tenía que hacer un trabajo muy importante y ese era el motivo de la mudanza; vivirían en “Auchviz”.

Cuando Bruno vio su nueva casa por primera vez se quedó asombrado, era mucho más pequeña que su casa anterior, era muy triste y muy fría, estaba claro que no le gustaba pero tenía que hacerse a la idea. Pasaban los días y Bruno se aburría no sabía que hacer, un día se construyó un columpio. Pidió al oficial Kotler que le consiguiera un neumático y lo construyó, pero cuando estaba jugando Bruno se cayó y la única persona que estaba cerca para ayudarle era un criado que les hacía la comida. Entabló una conversación con el niño, él había sido médico antes de llegar ahí. Más tarde llego la madre del Bruno y ésta le dio las gracias al criado, pero dirían al comandante que ella le había curado.

El niño no sabía que hacer para no aburrirse y una tarde anduvo y anduvo por aquella alambrada que veía desde la ventana de su cuarto, quería saber hasta donde llegaba lo lejos vio una sombra y a medida que se acercaba se hacía más grande, cuando llego al punto vio al otro lado de la alambrada a un niño.

Bruno y el niño empezaron a hablar. Se llamaba Shmuel, un nombre raro para Bruno. Los niños se hicieron amigos y Bruno cada tarde iba hasta allí, hasta ese punto de la alambrada donde se encontraba su nuevo amigo. Nunca dijo nada en casa de la existencia de Shmuel ya que creía que no se lo iban a tomar bien en casa y él no quería perder a la única persona con la que podía entretenerse en ese lugar debido a que con su hermana Gretel no se lo pasaba bien.

Durante todo el tiempo que Bruno pasó en “Auchviz “lo único que hacían los dos niños era hablar ya que cada uno estaba aun lado de la alambrada. Hablaban sobre las diferentes vidas que llevaban; Shmuel tenía el pelo rapado y vestía siempre con el mismo pijama, un pijama de rayas, y no es que se lo pasara muy bien allí dentro, Bruno sin embargo no se daba cuenta de muchas cosas, como de que su amigo no lo `pasaba realmente bien ahí dentro y sólo se preocupaba por él mismo.

Después de un año, la madre de Bruno decidió que ya era hora de volver a Berlín, a su nueva casa. Regresarían todos menos el comandante. Cuando le dieron la noticia a Bruno se puso un poco triste. Ala tarde siguiente llovía mucho y el niño temía no poder despedirse de Shmuel pero por fin la lluvia paró e hizo el mismo camino que siempre hasta allí. El día anterior Shmuel no encontraba a su padre y pidió ayuda a Bruno. A Bruno le encantaba jugar a los exploradores cuando estaba en Berlín y como nunca habían jugado juntos le prometió ayudar a encontrar a su padre así que Shmuel le cogió un pijama de rayas como el que él llevaba puesto y por el hueco que había debajo de la alambrada Bruno se metió al mundo de Shmuel. Se adentraron hacia el interior del campo y un grupo de hombres con armas fueron donde ellos, Bruno se asustó pensado que iban a pillarle allí dentro pero su amigo le dijo que pronto pasaría. Les llevaron hasta una habitación, estaban todos muy juntos y pegados, la gente estaba como asustada y Bruno no entendía nada, pronto pasaría todo…

Bruno nunca regresó a casa. Al día siguiente todos buscaban sin parara al niño, la madre no regresó a Berlín esperando noticias pero un día esperanzada lo hizo por si bruno hubiera regresado el sólo. El comandante se ganaba día a día la antipatía de los soldados, no dejaba de pensar en su hijo. Un día volvió al lugar donde encontraron la ropa de su hijo y observando el lugar se percató del hueco que había debajo de la alambrada. Le fallaron las piernas y acabó sentado en el suelo.

Tiempo más tarde unos soldados fueron a por él, ya no le importaba lo que le hicieran.

IDEAS PRINCIPALES

• Bruno vive con la inocencia propia de un niño de 9 años con sus amigos en Berlín y lo único que le importa es pasárselo bien hasta que tiene que marcharse debido al trabajo de su padre.

• Gretel y Bruno son hermanos y no hacen más que enfadarse y fastidiarse el un al otro. Gretel es la hermana mayor y Bruno no entiende las cosas que hace.

• Shmuel vive dentro de un campo de concentración pero nunca se queja de ello, sin embargo Bruno se queja de todo sin saber en que condiciones vive su amigo. Si lo supiera no se quejaría tanto.

• El padre de Bruno es uno de los comandantes que dirigen el campo de concentración donde se encuentra el amigo de su hijo, quien no sabe nada debido a su edad.

• Shmuel y Bruno se hacen amigos inseparables, todos los días se tiran hablando mucho tiempo.

PERSONAJES PRINCIPALES

Los dos personajes principales de este libro son dos niños, Bruno Y Shmuel:

BRUNO: Es un niño de 9 años. Vive en Berlín con su familia y encantado con sus amigos. Vive una buena vida hasta que tiene que mudarse de ciudad por el trabajo de su padre. Ahí le cambia la vida. Al principio no sabe qué hacer hasta que un día andando por las alambradas encuentra a otro niño del que se hace muy amigo. Bruno vive en buenas condiciones, tiene dos criados, una hermana (con la que no se lleva demasiado bien aunque al fin y al cabo es su hermana). Cada día habla con su amigo de su antigua vida y se queja de que las cosas deberían irle mejor, echa de menos a sus abuelos a sus amigos, a su colegio, a la barandilla de su casa y se queja de le nueva porque solo tiene un piso. Pero en realidad no se da cuenta de que Shmuel no tiene nada de esto, en gran parte porque no sabe que hace su amigo allí metido ni que es lo que ocurre al otro lado de la alambrada. La ignorancia de todo lo que ocurre a su alrededor hace que un día entre dentro del campo y termine como muchas personas que estaban allí recluídas.

SHMUEL: Es un niño judío que tiene la misma edad que Bruno. Shmuel está en la otra parte de la alambrada, en el campo de concentración de Auswitch. Todos los días va al mismo punto del campo a esperar a que su amigo Bruno aparezca. Se tiran hablando mucho tiempo y escucha a Bruno con interés. Pero él no tiene una casa, ni tiene una criada, ni si quiera una cama caliente pero Bruno de esto no se da cuenta. Éste niño tiene que ver cosas muy duras dentro de ese sitio y cada tarde se esfuma durante un rato de esa realidad para estar con su amigo. Una tarde no encontró a su padre y al día siguiente le pidió a su amigo que le ayudara a buscarle, y éste lo hizo. Los niños no eran conscientes del peligro que corría Bruno y al final ocurrió lo peor que podía pasar.

ANÁLISIS: OTRAS ALAMBRADAS HOY

Alambrada entre España y África

Ceuta y Melilla son pequeños enclaves robados por España sobre la costa de Marruecos, un país que ha sido dominado en varias ocasiones por España y Francia durante un siglo y medio. Durante años muchos miles de marroquíes y otros, como aquellos del norte del África negra, se han escabullido por las cercas de alambre de púas (de una longitud de 18 Km.). Pero alcanzar estos pequeños pedazos de suelo legalmente europeo tampoco les dio a la mayoría de ellos ningún derecho, pues las autoridades españolas estaban satisfechas de tenerlos viviendo en el limbo en su territorio, como mano de obra barata que, por ejemplo, permite a la gigantesca agroindustria española suministrar fruta y productos agrícolas a gran parte de Europa.

Pero los acontecimientos en las cercas cada vez se tornan más gruesos últimamente. Agobiados por la crisis económica de África occidental, miles de jóvenes se han desplazado hacia el norte. Algunos han estado viajando, trabajando y cambiando de lugar una y otra vez por años, después de que dejaron sus hogares en Malí, Senegal y hasta en países tan lejanos como Ghana y Nigeria. Trazan sus rutas, si es que sobreviven, a través de los desiertos de Marruecos y Argelia y acampan cerca de Ceuta, en el este de Marruecos no lejos de Argelia, y en Melilla, a más de 200 Km. al oeste sobre una península directamente en frente de España, y ahí esperan una oportunidad. Muchos viven en una comunidad clandestina pero bien organizada, la cual sus habitantes llaman "el ghetto", en las montañas boscosas con Ceuta a la vista. Muchos se arriesgan tratando de cruzar el estrecho del mar en pequeños botes o en balsas. Ambos lados de los continentes están tan cercanos que se puede ver a España desde Melilla y viceversa, pero las aguas son traicioneras. Las playas españolas se ven muchas veces salpicadas de cuerpos.

Alambrada entre Estados Unidos y México

Montado en el rechazo de muchos estadounidenses a los inmigrantes ilegales, un legislador del oficialismo republicano quiere construir un muro de seguridad en toda la frontera de Estados Unidos y México, un plan que costaría miles de millones de dólares y que según los críticos no ayudaría a frenar la inmigración ilegal. Esa frontera abarca unos 3.200 kilómetros.

El representante de California Duncan Hunter, presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara Baja, planea presentar un proyecto de ley que crearía una valla doble de seguridad con luces y sensores desde el océano Pacífico hasta el Golfo de México, una zona fronteriza de 100 metros hacia el norte de las barreras protectoras y 25 puertos de entrada nuevos. Así lo afirma en su sitio de Internet el diario Nuevo Herald.

En la actualidad, el estrecho de 22 kilómetros más occidental de la frontera está delimitado con una doble alambrada. Existen barreras de seguridad en otros puntos vulnerables, pero algunos tramos largos de la frontera están protegidos sólo con alambre de púa.

Un grupo conservador llamado Let Freedom Ring, que alienta la construcción, estima que el costo sería de unos 8.000 millones de dólares.

Otras organizaciones, entre ellos el Consejo Nacional de la Raza -el grupo de activistas hispanos más importante de Estados Unidos- se oponen al proyecto.

Alambrada entre Israel y Cisjordania

El gobierno de Israel anunció este lunes la construcción de una zona de defensa a lo largo de la línea divisoria con Cisjordania como medida de seguridad tras los más recientes ataques suicidas, el último de los cuales ocurrió esta madrugada, sin que hubiera más muertos que el propio kamikaze.

El ministro israelí de Defensa señaló que el ejército levantará una alambrada a lo largo de los 350 kilómetros de la línea de separación, la cual estará asegurada por un sistema electrónico de cierre y de equipos de vigilancia.

El plan de sistema defensivo, que deberá quedar concluido en seis meses, tiene como objetivo impedir que "se infiltren terroristas palestinos, vehículos y explosivos en territorio israelí desde Cisjordania", señaló.

Por lo pronto, la policía israelí fue puesta en alerta luego de una serie de advertencias sobre nuevos atentados, en tanto que los controles en Cisjordania también se incrementaron.

Ante esto, el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, pidió que la comunidad internacional intervenga para "poner fin a este nuevo episodio de apartheid que pretende intensificar la colonización y transformar a Cisjordania y la franja de Gaza en cantones rodeados de zonas de contención".

El principal negociador palestino, Saeb Erekat, que dio a conocer la posición de Arafat, calificó de "muy graves" estas medidas israelíes, que tienen como finalidad, dijo, "sustituir a la Autoridad Nacional Palestina por una administración civil israelí".

OPINIÓN PERSONAL

A mi personalmente la lectura no es algo que me llame mucho la atención, pero si cojo un libro y me gusta me lo termino enseguida. Y eso es lo que me ha pasado con “El niño con el pijama de rayas”. Primeramente me llamo la atención al no explicar nada de lo que iba suceder, por eso a medida que lo iba leyendo me intrigaba más.

Me parece un libro muy ameno, entretenido y original. No se parece a ningún libro que haya leído anteriormente. Además al ser protagonista un niño de nueve años que no sabe lo que está sucediendo a su alrededor te llega más ya que tú si que sabes qué es lo que ocurre y que es lo que le puede llegar a suceder si se descubre lo que está haciendo.

Como he dicho, éste libro me ha gustado mucho y recomendaría leerlo (de hecho ya lo he hecho). Trata un tema que a nadie le gustaría vivir, y sin embargo muchas personas que sufrieron en sus carnes las atrocidades del Holocausto lo tiene grabado en sus mentes para siempre. Por eso el resto del mundo no debería olvidar nunca esta parte de nuestra historia, y con libros como éste nunca lo olvidaremos.