El mundo de Sofía; Jostein Gaarder

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Enseñanza e historia de la filosofía. Argumento y personajes. Monismo. Dualismo. Platón. Descartes

  • Enviado por: SHADY
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

1. Resumen

La protagonista de la obra se llama Sofía Amudsen, una niña de 15 años con una mente muy abierta, su padre casi siempre está ausente, y su madre pasa la mayor parte del día trabajando.

Todo comienza cuando recibe una carta con una pregunta: “¿Quién eres?”. Sofía se da cuenta de lo difícil que resulta responder a esa pregunta. Al poco tiempo, otra pregunta apareció en el mismo lugar, ésta le causó más dudas aun: “¿de dónde viene el mundo?” Sofía cada vez que recibe una carta va a su escondite secreto en el jardín al que llama el callejón. Desde ahí busca respuestas a las incógnitas recibidas.

El enigmático filósofo remitente de las cartas le introduce al mundo de la filosofía con este ejemplo: todo es un misterio para nosotros, que a la vez somos parte del enigma, como si fuéramos un bicho que vive en la piel del conejo blanco que saca el prestidigitador del sombrero en medio de un circo. A partir de ahí, Sofía recibe poco a poco un curso de filosofía por correo, en el que va aprendiendo todo lo relacionado con la filosofía: sus orígenes, los filósofos de la naturaleza, el que nada puede surgir de la nada, el destino, el Helenismo...

Al mismo tiempo que Sofía recibe el curso de filosofía otro extraño acontecimiento tiene lugar: cuando al regresar por tercera vez a su buzón, encuentra una felicitación de cumpleaños para un tal Hilde Moller Knag, quien cumplía los mismos años que Sofía con sólo un día de diferencia.

A mitad del curso Sofía se sorprende cuando el maestro en una de sus cartas le dice su nombre, Alberto Knox, y su decisión de mandar a un mensajero que deposite los sobres amarillos. Sofía descubre pronto al mensajero: un perro labrador de nombre Hermes. Posteriormente, Sofía recibe una cinta de vídeo en la cual ve por primera vez a su maestro Alberto Knox. La sorpresa de Sofía es aún mayor cuando Alberto Knox hace un viaje hacia el pasado y presenta a Sofía, nada más y nada menos que a Sócrates y Platón en persona.

El domingo por la mañana, Sofía da un paseo por el bosque y llega hasta una cabaña. Por las cosas que había en la cabaña no tardó en deducir que era el hogar de Alberto Knox, su maestro de filosofía; en dicho lugar, Sofía encuentra un carné escolar de Hilde y un espejo muy viejo en el cual sintió de repente que su propio reflejo le guiñaba un ojo. En el camino de regreso encontró una nota con su nombre. Sofía regresa a su casa y es recibida por su madre quien sospecha que su hija tiene novio y que es el culpable de la manera tan extraña de comportarse de su hija. Sofía como no quiere hablar con su madre sobre su curso de filosofía le dice que es verdad que tiene novio.

Sofía continuó recibiendo objetos de Hilde. Descubre que el padre de Hilde trabaja para la ONU en el extranjero y que quiere volver a casa pronto para celebrar el cumpleaños de su hija tal como le prometió.

Un día Jorunn invita a Sofía a acampar en el bosque. Sofía acepta porque quiere volver a la cabaña pero no quiere hacerlo sola. Una vez ahí, encuentra más postales dirigidas a Hilde. Sofía se lleva el espejo al irse de la cabaña. Sofía habla con Jorunn sobre su maestro de Filosofía, a la que todo eso no le suena muy bien. Por la noche, Sofía sueña con Hilde y un crucifijo. Al despertar, encuentra el crucifijo bajo su almohada.

Los problemas entre Sofía y su madre aumentan. Sin embargo, la madre se reconcilia con Sofía y planean juntas su próximo cumpleaños. Las postales para Hilde siguen llegando a casa de Sofía, en todas, se menciona el próximo cumpleaños. Un nuevo encuentro con Alberto Konx reanuda el curso.

2. Explica cómo es Sofía y por qué es una persona tan adecuada para la filosofía.

Sofía es una niña muy madura para su edad. Tiene una mente muy abierta y un gran interés por aprender cosas nuevas y huir de la ignorancia; por eso cada día esperaba con ansias, el momento de ir a su escondite, para reflexionar las posibles respuestas a las difíciles preguntas que su profesor le planteaba. Por todo esto y por su forma de ser crítica, reflexionando sobre los prejuicios, adoptando un especial punto de vista antes las cosas, la vida, el mundo… Sofía es una persona muy adecuada para la filosofía.

3. Define “monismo” y “dualismo” y di a que posturas pertenecen los siguientes autores o corrientes, justificando tu respuesta: Platón, Descartes, Cristianismo.

Monismo: la concepción monista establece que el ser humano es una única realidad, material o espiritual, que se despliega en su desarrollo en dos dimensiones corporales y psíquicas.

Dualismo: los filósofos dualistas afirman que el ser humano es un compuesto, resultado de la unión de dos sustancias, que cuentan con identidad y funciones propias.

Platón: es un modelo de planteamiento dualista, pues establece la existencia de dos realidades totalmente diferentes: un mundo sensible, que se halla sometido al cambio, y un mundo inteligible, de esencias inmutables.

Platón afirma que el ser humano está compuesto por un cuerpo mudable y corruptible (que habita en la tierra), y por un alma inmutable e incorruptible (que proviene del mundo de las ideas, y que, cuando comete un pecado, es castigada a venir a la tierra para que, dentro de un cuerpo, intente purificarse), ambas partes se encuentran unidas de forma accidental y están destinadas a separarse (cuando el alma se purifica abandona el cuerpo).

Descartes: también es un ejemplo de planteamiento dualista: establece como verdad eminente que en tanto que piensa, existe. La esencia del ser humano, pues, es el pensamiento; el humano es una sustancia pensante espiritual. Deductivamente llega a la conclusión de que existen otras dos sustancias: la sustancia infinita, Dios, que existe por sí misma y no puede proceder del sujeto pensante, que es finito, y la sustancia material o cuerpo.

Cristianismo: tendencia monista, que afirma que el ser humano esta formado por dos elementos: uno material-terreno, la carne-cuerpo; y otro espiritual divino, el espiritu divino, el espiritu-alma. Pero es el alma el que realmente configura al ser vivo como humano y designa la totalidad de su ser.

4. De los siguientes autores o corrientes, sintetiza sus líneas fundamentales: Sócrates, Platón, Aristóteles, Helenismo, Cristianismo y Descartes.

Sócrates: “La más sabia es la que sabe lo que no sabe”, él decía que solo sabia una cosa: que no sabía nada. Sócrates, se atrevió a reconocer lo poco que sabemos los seres humanos. También decía que “los que preguntan son los más peligrosos”.  Sócrates puntualizó que la humanidad se encuentra ante una serie de preguntas importantes, a las que no encontramos fácilmente buenas respuestas. Ahora se ofrecen dos posibilidades: podemos engañarnos a nosotros mismos y al resto del mundo, fingiendo que sabemos todo lo que merece la pena saber, o podemos cerrar los ojos a las preguntas primordiales y renunciar, de una vez por todas, a conseguir mas conocimientos. Dividió a la humanidad en dos partes: hay personas que están segurísimas de todo, o también están las que se muestran indiferentes, pero también decía que había personas que no se incluían dentro de esos dos grandes grupos, como él. Para Sócrates era muy importante encontrar una base segura para nuestro conocimiento. Él pensaba que esta base se encontraba en la razón del hombre. Sócrates era un fuerte racionalista.

Sócrates decía que tenía por dentro una voz divina como una especie de conciencia que le decía lo que está bien y lo que está mal. “Quien sepa lo que es bueno, también hará el bien” decía. Él pensaba que la capacidad de distinguir entre lo que está bien y lo que está mal se encuentra en la razón y no en la sociedad.

Platón: se interesaba por lo eterno e inmutable en la naturaleza y lo que es eterno e inmutable en cuanto la moral y la sociedad. Platón opinaba que todo lo que podemos tocar y sentir en la naturaleza fluye.

Absolutamente todo lo que pertenece al mundo de los sentidos esta formado por una materia que se desgasta con el tiempo. Pero, a la vez, según él, todo esta hecho con un molde eterno e inmutable.

Para Platón, lo eterno y lo inmutable no es una “materia primaria” física. Lo eterno e inmutable son los modelos espirituales o abstractos, a cuya imagen todo esta modelado.

También pensaba que tenía que haber una realidad detrás “del mundo de los sentidos”, y a esta realidad la llamo el mundo de las ideas, donde según el se encontraban las eternas e inmutables “imágenes modelo”. Platón afirmaba que no podemos saber nada con seguridad sobre algo que cambia constantemente. Sobre lo que pertenece al mundo de los sentidos solo podemos tener ideas o hipótesis poco seguras. Solo podemos tener conocimientos seguros de aquello que vemos con la razón.

Platón decía que la unión cuerpo alma era completamente accidental, y que el alma ya existía antes de introducirse en el cuerpo (para purificarse), cuando el alma se introduce en el cuerpo humano se olvida de las ideas perfectas y siente una gran añoranza por su lugar de procedencia. Mientras vive en el cuerpo, para el alma todo es algo imperfecto e insignificante, cuando se purifique volará al mundo de las Ideas, donde será librada de la cárcel del cuerpo.

Platón opinaba que, de la misma manera, todos los fenómenos de la naturaleza son solamente sombras de los moldes o ideas eternas.

Aristóteles: Se interesaba sobre todo por los cambios que se producen en la naturaleza. Aristóteles pensaba que Platón había dado la vuelta a todo, puesto que para él la forma de las cosas es como las cualidades especificas de las cosas. Para Aristóteles, era evidente que el mayor grado de realidad es lo que sentimos con los sentidos. Al contrario que Platón opinaba que lo que hay en el alma del ser humano, son meros reflejos de los objetos de la naturaleza; es decir, la naturaleza es el verdadero mundo. Aristóteles pensó que todo lo que tenemos dentro de pensamientos e ideas, ha entrado en nuestra conciencia a través de lo que hemos visto y oído. Pero, también tenemos una razón innata con la que nacemos y con la que podemos ordenar todas nuestras sensaciones en distintos grupos y clases.

Aristóteles constata que la realidad está compuesta de una serie de cosas individuales que constituyen un conjunto de materia y forma. La materia es el material de que está hecha una cosa y la forma son las cualidades específicas de las cosas. Para él, cada cambio que tiene lugar en la naturaleza es una transformación de la materia de posibilidad a realidad.

La distinción entre forma y materia juega también un importante papel cuando Aristóteles se dispone a describir cómo los seres humanos reconocen las cosas del mundo. Al reconocer algo ordenamos las cosas en distintos grupos o categorías. Intenta mostrar que todas las cosas de la naturaleza pertenecen a distintos grupos y subgrupos. De esa manera será él quien creará la lógica como ciencia, que trata de la relación entre conceptos.

Helenismo: por Helenismo, se entiende, tanto la época como la cultura predominantemente griega que domina en los tres reinos helenísticos: Macedonia, Siria y Egipto; en el período comprendido entre la muerte de Alejandro Magno en el año 323 a. C. y la caída de Cleopatra VII en el año 30 a.C. El Helenismo se caracterizó por la mezcla de culturas en un crisol de ideas religiosas, filosóficas y científicas. Surgieron nuevas religiones que recogen dioses e ideas de algunas de las antiguas naciones. Esto se llama sincretismo. La filosofía se movía cada vez más hacia la salvación y el consuelo ya que debía librar a los seres humanos de su angustia vital, de su miedo a la muerte y de su pesimismo. En general, podemos decir que la filosofía helenística era poco original. Una característica común de las religiones del helenismo era que solían tener una teoría sobre como las personas podían salvarse de la muerte.

Cristianismo: el cristianismo predica la salvación y el perdón de Dios para todos los hombres, concibe a Dios como un padre de los hombres. Sus postulados fundamentales son: el amor al prójimo, la preocupación por los débiles y los pobres y el perdón para los que han ido por el mal camino. Ningún hombre puede hacerse merecedor del perdón o la misericordia de Dios por si mismo si no que lo obtiene dirigiéndose a Dios suplicando su perdón. Según el cristianismo, Jesús era la persona más justa que jamás había existido, murió por los hombres, asumió la culpa de todos los hombres para que pudiéramos reconciliarnos con Dios y salvarnos de su castigo. Según el cristianismo, Jesús resucitó tres días después de ser enterrado, fue así como mostró que era en verdad el “Hijo de Dios”. Además gracias a él, los hombres podían tener la esperanza de la “resurrección de la carne”. Según el cristianismo no hay nada en el hombre (tampoco su alma) que sea inmortal en sí. La Iglesia cree en la “resurrección del cuerpo” y en “la vida eterna”, pero es precisamente el milagro obrado por Dios el que nos salva de la muerte y de la “perdición”. No se debe a nuestro propio mérito, y tampoco se debe a ninguna cualidad natural o innata.

Descartes: es un filósofo racionalista, parte de que la razón es la única fuente de conocimiento. Se considera el fundador de la filosofía de los tiempos modernos. Ante todo, le interesaba averiguar lo que podemos saber, es decir, aclarar la cuestión de “la certeza de nuestro conocimiento” la otra gran cuestión fue “la relación entre el alma y el cuerpo”. En su “discurso” del método plantea primero que no podemos concebir nada como verdad, si no reconocemos claramente que lo es, para conseguirlo se puede dividir un problema complejo en cuantas partes parciales sea posible. Empezando por las ideas más sencillas, la filosofía podía ir de lo más simple a lo más complejo. Al final había que hacer constantes recuentos y controles para poder asegurarse de que no se había omitido nada. Como punto de partida afirma que se debe dudar de todo incluso de lo que nos dicen nuestros sentidos. Es el autor de la expresión: “Cogito, ergo sum” que en español significa “pienso luego existo”. Afirmó la existencia de Dios, basándose en la misma certeza de la propia existencia humana, es decir si podemos pensar en el ser perfecto este tiene que existir, porque la idea de un ser perfecto no puede venir de un ser imperfecto.

En cuanto a la relación alma-cuerpo Descartes defiende la doctrina dualista, para él existen dos sustancias: Una el pensamiento o “alma” y la otra la extensión o “materia”, ambas provienen de Dios. El pensamiento es totalmente libre en relación con la materia, y viceversa. Mientras el alma se encuentra en el cuerpo, está relacionada con éste mediante un órgano cerebral especial que llama “glándula pineal”.

5. Explica los momentos que más te han gustado del libro.

Me han gustado especialmente, los capítulos en que trata del destino y el que nada puede surgir de la nada. El primero, porque es un tema que siempre me ha interesado y me gusta el especial punto de vista que adopta, y con el que estoy bastante de acuerdo. Y el segundo porque al principio cuando leí el titulo del capitulo me llamó la atención porque yo estaba de acuerdo con eso de que nada puede surgir de la nada pero me sorprendió mucho como trata el tema, porque no estoy de acuerdo con ninguna de las teorías con las que lo intenta explicar, y me sorprende muchas de las cosas que dice.

6. Opinión personal del libro. ¿Qué autor o corriente del libro te ha convencido mas? ¿Por qué?

Me parece un libro muy interesante, porque trata muchos temas filosóficos de forma muy amena. Y sobre todo el misterio que se entreteje al mismo tiempo, lo hace mucho más entretenido aún.

No puedo decir que estoy completamente de acuerdo o en desacuerdo con un filósofo o corriente en concreto, puesto que cada uno defiende algunas teorias que me convencen más o menos, pero puedo decir que me gusta la forma de pensar de Aristóteles, porque defendía que el mayor grado de realidad es lo que “sentimos” con los sentidos y que la naturaleza es el verdadero mundo, afirmaciones radicalmente contrarias a las teorias de Platón. También me ha gustado mucho, el detalle de que la protagonista se una niña puesto que todos los filósofos que se estudian en la obra son masculinos, y así demuestra que también las mujeres, ahora que se nos permite, nos interesamos por temas filosóficos.

EL MUNDO DE SOFÍA

6