El mundo de Sofía; Jostein Gaarder

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Enseñanza e historia de la filosofía. Escuelas filosóficas. Filósofos

  • Enviado por: Mask
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas

publicidad

ÍNDICE

1- Breve comentario sobre el autor y la época

2- Resumen del libro.

3- Crítica objetiva.

4- Opinión personal

1-Breve comentario sobre el autor y la época:

El autor de “El Mundo de Sofía”, se llama Jostein Gaarder y nació en Oslo en el año 1952.

Fue profesor de Filosofía y de Historia en un liceo de Bergen durante once años. En 1986 publicó “El Diagnóstico”, una colección de relatos a los que siguieron dos libros para jóvenes: “Los Chicos de Sukhavari” (1987) y “El Palacio de la Rana”(1988). En 1990 recibió el Premio Nacional de Crítica Literaria en Noruega y el Premio Literario del Ministerio de Asuntos Sociales y Científicos por “El Misterio del Solitario”. Pero es “El Mundo de Sofía (1991) el libro que le convierte en uno de los autores de más éxito en Europa, en donde la novela se ha convertido en un autentico best-seller en varios países habiéndose traducido a más de quince idiomas. En 1992 publica “El Misterio de Navidad”, y ese mismo año recibe el Premio Europeo de Literatura Juvenil

La época en que esta escrito el libro, y la época en la que se desarrolla la acción del libro coincide, y es la época actual, una época de gente totalmente conformista y sin curiosidad, ya que piensan que no hace falta tener curiosidad por las cosas, puesto que ya hay científicos que trabajan para resolver los grandes misterios de la humanidad, solo los niños, y los adultos que nunca llegan a crecer del todo (los filósofos) siguen teniendo esa curiosidad.

2- Resumen del libro:

En “El Mundo de Sofía” se trata la historia de una niña que, un día recibe una extraña carta, y a partir de ese día le llega a su buzón un curso de filosofía por correspondencia. Sofía, desde las primeras cartas comenzó a interesarse por la filosofía, llegando en algún momento a apasionarse.

En las primeras cartas lo único que ponía eran preguntas filosóficas, tales como ¿quien eres? o ¿de donde viene el mundo? y después ya comenzó directamente el curso de filosofía que voy a resumir tema a tema. :

EL SOMBRERO DE COPA

¿QUÉ ES LA FILOSOFÍA? :

La filosofía trata cuestiones que deberían interesar a todo el mundo. Este curso trata esas cuestiones, por ejemplo: ¿cómo se creó el mundo?, ¿hay otra vida detrás de la muerte?, ¿cómo debemos vivir?. Y esas preguntas el hombre se las ha hecho desde el principio de los tiempos y seguirá haciéndoselas durante mucho tiempo, aunque la ciencia cada vez vaya solucionando más enigmas.

Los antiguos filósofos griegos pensaban que la filosofía surgió debido a la capacidad de asombro de los seres humanos.

UN SER EXTRAÑO:

De niños nuestra capacidad de asombro es inmensa, pero a medida que vamos creciendo esa capacidad va disminuyendo. Por eso, aunque las cuestiones filosóficas afectan a todo el mundo, no todos se convierten en filósofos. Se podría decir que los filósofos nunca se habitúan al mundo, y siempre lo ven como algo misterioso y enigmático.

LOS MITOS

LA VISIÓN MÍTICA DEL MUNDO:

Hasta que surgió la filosofía en el año 600 antes de Cristo, eran las distintas religiones las que daban explicación a esas preguntas comunes a todos, y lo hacían mediante mitos. Un mito es un relato sobre dioses que pretende explicar el principio de la vida.

Pero los filósofos no estaban de acuerdo con los mitos así que intentaron enseñar a la gente que no se debía de fiar de tales explicaciones. En esa época fue cuando las polis surgieron en Grecia y en las colonias griegas, y en estos lugares, como los esclavos eran los que se ocupaban de trabajo físico, los griegos tenían tiempo de pensar y filosofar.

El objetivo de los primeros filósofos era encontrar explicaciones naturales a los procesos de la naturaleza.

LOS FILÓSOFOS DE LA NATURALEZA

EL PROYECTO DE LOS FILÓSOFOS:

Resulta muy práctico saber cual era el proyecto de cada filósofo, ya que estos vivieron en culturas y épocas completamente distintas a las nuestras.

Debemos intentar descubrir qué es precisamente lo que un filósofo quiere solucionar, y cuando sepamos cual es su proyecto, nos será más fácil seguir su manera de pensar. Ya que un solo filósofo no se interesa a la vez por todas las preguntas filosóficas.

LOS FILÓSOFOS DE LA NATURALEZA:

Así se les suele llamar a los primeros filósofos de Grecia, porque ante todo se preocupaban por la naturaleza y sus procesos. Tenían en común la idea de que existía una materia prima la cual era el origen de todos los cambios, tenía que haber algo de lo que todo procedía y a lo que todo volvía.

Estos filósofos querían entender los sucesos de la naturaleza sin tener que recurrir a los mitos, de esta manera la filosofía se independizo de la religión, y se dio paso a una manera científica de pensar, desencadenando todas las ciencias naturales posteriores.

TRES FILÓSOFOS DE MILETO:

Tales: Creía que el agua era el origen de todas las cosas. Suponemos que con esto quería decir que toda clase de vida tiene su origen en el agua, y que vuelve a convertirse en agua cuando perece. Tal vez llegó a estas conclusiones después de ver que en Egipto todo crece a orillas del Nilo y al observar como el agua puede convertirse en hielo o vapor, y luego volver a ser agua de nuevo. También decía que: “ todo esta lleno de dioses”, aunque podemos asegurar que no se refería a los dioses de Homero.

Anaximandro: Pensaba que nuestro mundo es simplemente uno de los muchos mundos que nacen y mueren en algo que él llamó “lo indefinido”. No se sabe muy bien que quería decir con eso, pero puede que fuera de la opinión de que aquello de lo que se ha creado todo tiene que ser una sustancia distinta a lo creado, por lo tanto la materia prima no podía ser algo tan habitual como el agua sino algo “indefinido”.

Anaxímenes: (570-526 a. de C.) Opinaba que el origen de todo era el aire o la niebla. Este, por supuesto, había conocido la teoría de Tales sobre el agua, pero, ¿de donde viene el agua? Anaximenes pensaba que el agua debía ser aire condensado, ya que cuando llueve, el agua viene del aire. También pensaba que la tierra era agua condensada, y que el fuego debía ser aire diluido.

NADA PUEDE SURGIR DE LA NADA:

¿Cómo es posible que una materia se altere de repente y forme algo completamente distinto? A esta pregunta se la llama problema del cambio.

De este problema se preocuparon los eleatos, habitantes de Elea, una colonia griega del sur de Italia, el más conocido fue Parménides(510-470 a. de C.). Este pensaba que todo ha existido siempre, que el mundo es eterno. Nada puede surgir de la nada, y nada de lo que existe se puede convertir en nada.

Pensaba que ningún cambio era posible, que no hay nada que se puede convertir en algo diferente a lo que es exactamente, y como veía que la naturaleza muestra cambios constantes, creía que los sentidos nos ofrecen una imagen errónea del mundo, que no concuerda con la razón de los seres humanos. Este pensamiento se llama racionalismo

TODO FLUYE:

En la misma época existió un filósofo, llamado Heráclito (540-480 a. de C.) en Asia Menor, que pensaba que los cambios constantes eran los rasgos más básicos de la naturaleza. Heráclito tenía más fe en sus sentidos que Parménides. “Todo fluye”, ese era el pensamiento de Heráclito, y “no podemos descender dos veces el mismo río, pues cuando lo hago por segunda vez ni yo ni el río somos los mismos”. También solía decir que tanto el bien como el mal tienen un lugar necesario en el Todo, y si no hubiera un constante juego de contrastes el mundo dejaría de existir.

CUATRO ELEMENTOS:

Como hemos visto Parménides y Heráclito estaban en total desacuerdo.

Parménides pensaba que nada puede cambiar y que las sensaciones no son de fiar y Heráclito que todo cambia y que las sensaciones son de fiar.

En Sicilia Empédocles (494-434 a. de C.) creía que tanto Heráclito como Parménides acertaban en una de sus afirmaciones y se equivocaban en la otra. Daba la razón a Parménides en cuanto a la idea de que nada cambia, y a Heráclito en cuanto a que debemos creer lo que vemos, y lo que vemos son, precisamente, constantes cambios en la naturaleza.

Estaba en desacuerdo con la creencia de que solo existe un elemento, él creía que todo esta formado por la mezcla de cuatro elementos principales, que son, la tierra, el agua, el aire y el fuego, y que había dos fuerzas que hacían que estos elementos se unieran o se separaran, y eran “el amor” y “el odio”.

ALGO DE TODO EN TODO:

Anaxágoras (500-428 a. de C) fue otro filósofo que tampoco le convencía la idea de un solo elemento, pero tampoco estaba de acuerdo con los cuatro elementos de Empédocles. Pensaba que la naturaleza está hecha de muchas piezas minúsculas, invisibles para los hombres. Pensaba que todo se podía dividir en algo más pequeño. A esas partes mínimas las llamó “gérmenes” o “semillas” y pensaba que había una fuerza que las ponía en orden y la llamó espíritu o entendimiento. Fue uno de los primeros filósofos de Atenas y se interesaba sobre todo por la astronomía. Entre otras cosas dijo que el Sol era una masa ardiente, y que la Luna no tenía luz propia sino que era el reflejo de la luz del Sol. También explicó el porque de los eclipses.

DÉMOCRITO

LA TEORÍA ATÓMICA:

El último filósofo de la naturaleza se llamaba Demócrito (460-370 a. de C.) y venia de la ciudad de Abdera. Este, al igual que Anaxágoras suponía que todo estaba formado por partículas muy pequeñas e invisibles, eternas e inalterables.

Demócrito las llamó átomos (que significa indivisible) y pensaba que estos tenían que ser fijos y macizos, pero que no podían ser idénticos entre sí, puesto que si fueran iguales no podrían formar cosas tan diferentes como una amapola y un olivo. También pensaba que cuando un cuerpo muere y se desintegra, los átomos se dispersan para poder formar otros cuerpos.

Demócrito no contaba con ninguna fuerza o espíritus, como los anteriores filósofos, sino que solo creía en los átomos y en el espacio vacío, era un filósofo materialista.

EL DESTINO

EL DESTINO:

En todas las épocas y culturas se ha tenido fe en “el destino”. Por fe en “el destino” entendemos la fe en que todo lo que va a suceder esta determinado de antemano. De hecho mucha gente cree que se puede conocer el destino, por medio de diferentes oráculos, como leer las cartas, las manos o interpretar las estrellas.

EL ORÁCULO DE DELFOS:

Los griegos pensaban que los seres humanos podían enterarse de su destino a través de este oráculo. El dios Apolo era el dios del oráculo y hablaba a través de la sacerdotisa Pitia que se sentaba en una silla sobre una grita en la tierra, por la cual ascendían unos gases narcóticos que embriagaban a la sacerdotisa, circunstancia indispensable para que pudiera ser la voz de Apolo. Las respuestas de la sacerdotisa eran siempre incomprensibles o ambiguas.

CIENCIA DE LA HISTORIA Y CIENCIA DE LA MEDICINA:

A la vez que los filósofos griegos intentaban encontrar explicaciones naturales a los procesos de la naturaleza, iba formándose una ciencia de la historia que intentaba encontrar causas naturales a su desarrollo. Los historiadores griegos más famosos eran Herótodo (484-424 a. de C.) y Tucídides (460-400 a. de C.)

Los griegos también pensaban que las enfermedades se debían a la intervención divina y que las enfermedades contagiosas eran un castigo de los dioses. Precisamente en la época en que los filósofos griegos iniciaron una nueva forma de pensar, surgió la ciencia griega de la medicina que intentaba encontrar explicaciones naturales a las enfermedades y a los estados de salud, se dice que fue Hipócrates (460 a.de C.) el fundador de esta ciencia. Según la tradición hipocrática, lo natural en una persona es estar sana, y si tiene alguna enfermedad es porque la naturaleza ha descarrilada causa de un desequilibrio físico o psíquico. El médico está obligado a ejercer su profesión médica según ciertas reglas éticas, a esto se le llama “ética médica”, y estas reglas tienen sus raíces en Hipócrates que exigió a sus discípulos que jurasen un juramento con esas reglas.

SÓCRATES

LA FILOSOFIA EN ATENAS:

Habiendo ya acabado de hablar de los filósofos de la naturaleza, ahora hablaremos de los tres filósofos más importantes de la Antigüedad y que son, Sócrates, Platón y Aristóteles los cuales dejaron huella en la civilización europea. Sócrates es el primer filósofo nacido en Atenas, y tanto el cómo sus dos sucesores vivieron y actuaron en Atenas, en la cual, desde los tiempos de Sócrates se concentró la vida cultural griega.

EL HOMBRE EN EL CENTRO:

A partir del año 450 a. de C., Atenas se convirtió en el centro cultural del mundo griego. Allí, el interés comenzó a centrarse en el ser humano, y se fue desarrollando una democracia con asamblea popular y tribunales de justicia. A Atenas llegó un gran grupo de profesores de todas las colonias griegas, llamados a sí mismos sofistas, que se dedicaban a enseñar a la gente para que pudieran participar en el proceso de democratización. Los sofistas opinaban que, aunque existieran respuestas a las preguntas filosóficas, el hombre nunca sería capaz de resolverlas (escepticismo). Los sofistas, que viajaban mucho y conocían muchas culturas diferentes, crearon amargos debates en la sociedad ateniense.

¿QUIÉN ERA SÓCRATES? :

Es un filósofo enigmático. No escribió ningún libro, y sin embargo, fue uno de los filósofos que más influencia a ejercido sobre el pensamiento europeo.

Nació en Atenas y pasó la mayor parte de su vida conversando por las calles y los mercados de Atenas, con la gente que se topaba.

La vida de Sócrates (470-399 a. de C.) la conocemos gracias a Platón, su discípulo, puesto que estaba presente en los diálogos que Platón escribió. No podemos saber realmente si lo que escribió Platón lo decía Sócrates, y resulta difícil separar la doctrina de Sócrates y las palabras de Platón.

EL ARTE DE CONVERSAR:

Sócrates no enseñaba a la gente, más bien, él aprendía de las personas con las que conversaba. Sócrates primero hacía preguntas dando a entender que no sabía nada y en el transcurso de la conversación, hacia que su interlocutor viera los fallos de su razonamiento y al final tuviera que darse cuenta de lo que era bueno y lo que era malo.

Sócrates se hacía el ignorante, a esto se le llama ironía socrática, de esa manera podía señalar constantemente los puntos débiles de la manera de pensar de loa atenienses, por lo que al final, su compañía resultaba molesta.

UNA VOZ DIVINA:

No era con intención de torturar a su prójimo por lo que Sócrates les incordiaba continuamente, sino que había algo en su interior que no le dejaba elección, una especie de “voz divina” en su interior.

En 399 a. de C. Fue acusado por un jurado de 500 miembros de “introducir nuevos dioses” y “llevar a la juventud por los caminos equivocados”, hubiera podido salvar la vida pidiendo clemencia o al menos escapando de Atenas, pero le tenía más aprecio a su conciencia y a la verdad que a su propia vida, y él aseguró que había actuado por el bien del estado, así que fue condenado a beber un veneno, acto que realizó valientemente, y en presencia de sus amigos.

UN COMODÍN EN ATENAS:

Sócrates, como los sofistas se interesó más por el ser humano y por su vida que por los problemas de los filósofos de la naturaleza, pero se distinguía de ellos en un punto importante, que el no se consideraba sofista, es decir, una persona sabia e instruida, sino que se consideraba un filósofo.

La diferencia entre sofista y filósofo es que los sofistas cobraban por sus enseñanzas, y han ido apareciendo y desapareciendo a través de toda la historia, y los filósofos en realidad saben que saben muy poco, y por eso intentan conseguir verdaderos conocimientos.

UN CONOCIMIENTO CORRECTO CONDUCE A ACCIONES CORRECTAS:

“Quien sepa lo que es bueno, también hará el bien”. Con esto Sócrates quería decir que conocimientos correctos conducen a acciones correctas, y solo el que hace esto se convierte en un ser correcto. Si actuamos mal es porque desconocemos otra cosa, por eso es tan importante que aumentemos nuestros conocimientos.

Sócrates pensaba que la capacidad de distinguir entre lo que está bien y lo que está mal se encuentra en la razón y no en la sociedad.

ATENAS

En este capítulo hay un cambio importante, ya que la información que se le da a Sofía llega en forma de vídeo y no de carta como anteriormente, y en él puede ver una descripción de la ciudad de Atenas según su profesor de filosofía (que ya ha desvelado su identidad) Alberto Knox. Primero le muestra la Acrópolis, con el Partenón y el antiguo teatro de Dionisios.

A continuación le enseñó el monte Areópago, que era donde es pronunciaban las sentencias de asesinato, y después le mostró la antigua plaza de Atenas, de la que solo queda ya el gran templo del dios Herrero, y bloques de mármol

De repente el profesor se traslada a la Grecia antigua, con lo cual Sofía se queda muy sorprendida, e incluso habla con Sócrates y Platón, el cual le propone unas cuestiones a Sofía, para que las medite.

PLATÓN

LA ACADEMIA DE PLATÓN:

La muerte de Sócrates se produjo cuando Platón tenía 29 años, y además de impresionarle mucho, este hecho decidió la dirección que tomo la actividad filosófica de este.

Platón (427-347 a. de C.) fundó su propia escuela en Academos a las afueras de Atenas y la llamó Academia, gracias al sitio donde estaba ubicada. En la Academia se daban clases de filosofía, matemáticas y gimnasia, pero todas las clases eran en forma de conversaciones, por lo tanto no es casualidad que el diálogo fuera la forma escrita de Platón.

LO ETERNAMENTE VERDADERO, LO ETERNAMENTE HERMOSO Y LO ETERNAMENTE BUENO:

Todos los filósofos se interesan por la relación que existe entre lo eterno y lo inalterable por un lado, y lo que fluye por otro, unos se interesan en lo que se refiere a las cuestiones de la filosofía de la naturaleza, y otros en lo que se refiere a moral humana. A Platón le interesaba tanto lo primero como lo segundo, de hecho para él, ambas son una única cosa, intenta captar una propia “realidad” eterna e inmutable.

Con esto tenemos una idea de cual era el proyecto filosófico de Platón

EL MUNDO DE LAS IDEAS:

Platón opinaba que todo lo que podemos sentir en la naturaleza fluye, es decir, todo en el mundo de los sentidos está formado por una materia que se desgasta con el tiempo, pero al mismo tiempo, pensaba, que todo está hecho con un “molde” eterno e inmutable. A estos moldes Platón los llamó ideas. Platón pensaba que tenía que haber una realidad detrás del mundo de los sentidos, y a esta realidad la llamó el mundo de las ideas.

Se encuentran eternas imágenes modelo, detrás de los distintos fenómenos de la naturaleza, a este fenómeno lo llamamos la teoría de las ideas de Platón.

EL CONOCIMIENTO SEGURO:

No podemos estudiar nada de lo que existe en el mudo de lo sentidos, puesto que no permanece, es decir, no podemos saber nada con seguridad de algo que cambia constantemente. Sobre lo que pertenece al mundo de los sentidos solo podemos tener ideas o hipótesis poco seguras.

Sólo podemos tener ideas vagas de lo que sentimos, pero sí podemos conseguir conocimientos ciertos de aquello que reconocemos con la razón.

UN ALMA INMORTAL:

Como acabamos de ver, Platón pensaba que la realidad estaba dividida en dos, el mundo de los sentidos (conocimientos imperfectos mediante los cinco sentidos), y el mundo de las ideas(conocimientos precisos mediante la razón). Platón también pensaba que el ser humano se dividía en dos, un cuerpo que fluye y un alma inmortal, la morada de la razón, y que el alma ya existía cuando se metía dentro de un cuerpo.

Cuando se ve una sombra, se piensa que hay algo que la origina, y cuando se ve lo que la origina, la figura es mucho más bella y nítida, Platón opinaba que todos los fenómenos de la naturaleza son solamente sombras de los moldes o ideas eternas.

EL CAMINO QUE SUBE DE LA OSCURIDAD DE LA CAVERNA:

Platón tiene una historia que ilustra lo que acabamos de ver:

Unas personas que habitan una caverna, están atadas de pies y manos de espaldas a la entrada, de manera que solo pueden mirar a la pared de la caverna, detrás de ellos hay un muro y por detrás de ese muro caminan unos seres que levantan diversas figuras por encima del borde del muro. Detrás de esas personas hay una hoguera, con lo cual las figuras que levantan por encima del muro se reflejan en la pared como sombras llameantes. Esos habitantes han estado en la misma postura desde que nacieron y no conocen otra cosa que las sombras.

Uno de los habitantes comienza a preguntarse de donde vienen y al final consigue soltarse y ve que en realidad lo que conocía solo eran reflejos, que la realidad es otra y luego sale de la caverna y ve que la realidad es aun más bella, vería colores y figuras nítidas y después comprendería que allí afuera lo que da vida es el Sol, de la misma manera que dentro de la caverna era la hoguera la que daba vida. Ese habitante podría haberse ido corriendo a disfrutar de su libertad, pero se acuerda de sus compañeros y baja a contárselo, pero no le creen, dicen que lo único que existe está allí dentro y al final lo matan.

Lo que Platón describe en el mito de la caverna es el camino que describe el filósofo desde los conceptos vagos hasta las verdaderas ideas que se encuentran tras los fenómenos de la naturaleza, y seguramente piensa es Sócrates como el morador al que mataron, porque quería enseñarles el camino hacia la verdadera sabiduría.

Platón quiere señalar que la relación entre la oscuridad de la caverna y la naturaleza exterior corresponde a la relación entre los moldes de la naturaleza y el mundo de las ideas, es decir que la naturaleza es triste y oscura comparada con la claridad de las ideas.

EL ESTADO FILOSÓFICO:

Este mito se encuentra en el dialogo de La República, en el que Platón proporciona una imagen del “Estado ideal”, un Estado “utópico”.

Platón piensa que el estado debería estar gobernado por filósofos, y toma como punto de partida la composición del ser humano. Según él, el cuerpo está dividido en tres partes: cabeza, pecho y vientre, y a cada una le corresponde una habilidad del alma: a la cabeza, la razón, al pecho, la voluntad, y al vientre, el deseo. La razón aspira a la sabiduría, la voluntad a al valor, y al deseo hay que frenarlo para mostrar moderación.

Platón se imagina un estado distribuido de la misma manera que el cuerpo, pero con: gobernantes, soldados, y productores. Todo lo dicho da pie al siguiente esquema:

Cuerpo Alma Virtud Estado

cabeza razón sabiduría gobernantes

pecho voluntad valor soldados

vientre deseo moderación productores

Puede, que veamos el Estado de Platón como un Estado totalitario, pero merece la pena señalar que opinaba que las mujeres podían ser gobernantes puesto que tienen la misma capacidad de razonar que los hombres, y que quería suprimir la familia y la propiedad privada para los gobernantes y soldados del Estado.

Durante más de dos mil años la gente ha discutido su extraña teoría de las ideas, y el primero fue Aristóteles, su propio alumno en la Academia.

3-Crítica objetiva:

Es un libro muy interesante que ayuda a introducir a los adolescentes, de una forma amena en el apasionante mundo de la Filosofía, aunque también es muy interesante para los adultos

4-Opinión personal:

Me ha parecido un libro interesante, original y divertido, y que además aporta mucha información necesaria, aunque todavía no he terminado de leérmelo, porque tiene bastantes páginas.

Recomiendo efusivamente su lectura.

1

18