El misterio del cuarto amarillo; Gastón Leroux

Literatura universal contemporánea. Siglo XX. Narrativa. Novela de ficción. Misterio. Suspense

  • Enviado por: Cecilia Carrizo
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


El misterio del Cuarto Amarillo (Gastón Leroux)

CAPITULO 1: Donde se empieza a no entender nada

El diario “Le Matin” hace una reseña de lo sucedido el día del crimen de la señorita Stangerson y le hace una entrevista al Sr. Jacques (el criado de la flia.).

“La hija del señor Stangerson es encontrada asesinada en el cuarto amarillo que es contiguo al laboratorio, en donde trabaja ella y su padre.”

Jacques le contó a el periodista que se encontraba junto al Sr. Stangerson cuando escucharon los gritos de la srita. Matilde, que se había ido a acostar a la medianoche.

Al escuchar los gritos acudieron de inmediato a la habitación, que se encontraba cerrada por dentro por la señorita, y por fuera ya que las ventanas tenían rejas y no estaban alteradas.

Los caseros (Bernier) junto al señor Stangerson tiraron la puerta abajo y la encontraron a Matilde que todavía tenía vida, a pesar de su herida en la cabeza. Buscaron al asesino en la pequeña habitación pero no había nadie; estaba todo revuelto, el revólver de jacques en el suelo y todas las huellas del asesino.

CAPITULO 2: Donde aparece por primera vez Joseph Rouletabille

Sainclair estaba leyendo el periódico cuando llego su amigo periodista Joseph Joséphin, apodado Rouletabille por su cabeza redonda.

Sainclair expuso su hipótesis de lo que había sucedido aquel día diciendo que el criado, jacques, había dejado el arma del crimen en la habitación y había escapado por un lugar secreto del edificio.

Rouletabille, en cambio, pensaba que el revólver lo había utilizado la srita. Stangerson en defensa propia y que el cuarto estaba herméticamente cerrado porque la joven tenia motivos para temerle a alguien. Cree que en la habitación hubo una pelea y ella utilizo el revólver para herir al asesino en la mano, así se explica la huella de la mano en la pared y en la puerta. Luego de esto ella recibió un golpe en la sien derecha (cabeza).

El joven periodista y Sainclair partieron hacia el castillo Glandier, para poder explicar como escapo el asesino del cuarto amarillo.

CAPITULO 3: “Un hombre pasó como una sombra a través de los postigos”

En camino hacia el castillo Glandier, Rouletabille y Sainclair se encontraron con el juez de instrucción , el sr. Marquet y su secretario que estaban a cargo del caso.

El periodista aprovecho para hacerle preguntas a cerca de cómo llevaba el cabello la victima; sobre el golpe que había recibido en la cabeza; la herida en la garganta; la cantidad de puertas y ventanas que hay en el pabellón. Con todos estos datos llegó a la conclusión de que el asesino había huido por la ventana del vestíbulo que da al parque. Así lo confirmo el juez de instrucción ya que encontraron rastros de sangre. Todavía quedaba la incógnita de cómo salió ya que las ventanas tenían postigos de hierro por dentro y estaban cerrados ¿había un cómplice?

CAPITULO 4: En el seno de una naturaleza salvaje.

Castillo de Glandier: castillo antiguo de Francia. Construido en el corazón de los bosque. Se llamaba así por la gran cantidad de bellotas que había en el lugar.

El Sr. Stangerson compro esta propiedad porque toda la región estaba abandonada y deshabitada.

El Sr. Stangerson era francés, pero de familia estadounidense. Su padre era norteamericano y debió nacionalizarse francés cuando contrajo matrimonio con una francesa.

La srita. Stangerson tenia 20 años cuando se mudaron al castillo. Su madre murió cuando la dio a luz.

Mathilde no fue presentada en sociedad porque ella no quería salir del castillo. Ya que trabajaba junto a su padre en la ciencia. Esto la llevo a rechazar a todos sus pretendientes durante más de 15 años.

Un solo hombre persistió: el Sr. Robert Darzac, que le hacia cortejos a esta joven de 35 años, que había declarado que no se casaría.

CAPITULO 5 : donde Joseph Rouletabille le dirige a Robert Darzac una frase que produce su pequeño efecto.

Rouletabille y Sainclair llegaron al Glandier y se encontraron con Fréderic Larsan un policía que había participado en los casos mas importantes de Francia y los había resuelto.

El reportero pidió hablar con Robert Darzac, ante la negativa del policía pidió hablar con los casero; pero estos no se encontraban ya que habían sido detenidos como cómplices.

Cuando el Sr. Darzac salió en su cabriole, Rouletabille logro hablarle y le dijo una frase que logro su entrada al castillo.

CAPITULO 6: Fondo del Robledal

Cuando entraron al castillo había dos gendarmes custodiando la planta baja del Torreón. Allí se encontraban detenidos los caseros (el Sr. Y Sra. Bernier).

El Sr. Darzac los dirigió hacia el cuarto amarillo. Mientras tanto el periodista pregunto sobre la detención de los casero. Estos fueron detenidos porque habían declarado que se fueron a dormir a las 9 de la noche; se hizo una prueba de disparos en el dormitorio de la srita Stangerson y no había forma de escucharlos desde la casa de ellos. Por esta razón fueron acusados de cómplices ya que no tenían tiempo de oír los disparos, vestirse y recorrer la gran distancia que separa su casa del pabellón, todo eso en 2 minutos.

Cuando llegaron al Robledal (robles centenarios), estaba el edificio que recibía toda la luz natural al mediodía en donde trabajan los Stangerson.

El Sr. Darzac contó que el arma que utilizo el asesino para atacarla y golpearla fue un”hueso de cordero” que fue encontrado en el cuarto amarillo. Con este le hizo la herida en la sien.

Al entrar al pabellón se encontraron con Jacques que los acompaño en su visita. Rouletabille reviso las puertas y cerraduras; el famoso vestíbulo por donde había escapado el asesino; el laboratorio; la chimenea de ahí saco un pequeño papel que decía la frase que le había abierto las puertas del castillo.

CAPITULO 7: Donde Rouletabille parte en expedición debajo de la cama

Rouletabille entro en el cuarto amarillo, lo dejo a oscuras y trato de reconstruir el hecho.

La habitación era de color azafrán y se encontraba toda desordenada; había restos de sangre de la srita Stangerson y las huellas del asesino (pisadas y marcas de su mano herida en la pared).

El reportero saco sus propias conclusiones:

Era un hombre rudo y grande, aprox. 1,80 m. De altura. Este se escondió debajo de la cama para esperar a su victima y para salir del lugar del crimen se escondió entre el colchón y la joven mal herida que fue llevada al castillo en donde su padre no se dio cuenta del peso que llevaban por los nervios y que de esta forma el casero era cómplice del crimen.

El tomo el molde de unas huellas y se las dio a Sainclair.

CAPITULO 8: El juez de Instrucción interrogo a la Srita. Stangerson

Mientras el reportero investigaba en el parque. El juez interrogaba a Matilde ya que había recobrado el conocimiento. Robert Darzac se dirigió allí; impaciente esperaron Sainclair y su amigo.

Cuando regreso el novio de la srita le contó todo el interrogatorio del cual había tomado nota:

Este decía :

  • Los movimientos de la joven desde que se levanto hasta que se fue a dormir.

  • El Sr. Stangerson dijo que durante el día se había separado un momento de su hija para darle una orden al guardabosque.

  • Ella declaro que tenia miedo a ruidos extraños, pasos, sombras que acontecían en el parque. Por esta razón decidió tomar el revólver de Jacques.

  • Cuenta que el hombre quizó estrangularla y le pego con un martillo en la cabeza.

CAPITULO 9 : Reportero y Policía

Cuando iban camino al pabellón, el reportero señalo un bosquecillo por donde había entrado el asesino al edificio. Ese sendero estaba cubierto de grava (hojas secas) por lo que no dejo huellas cuando se dirigió al pabellón. Este había ingresado al lugar cuando los Stangerson tomaron un paseo a las 5 de la tarde y el ataque se produjo a las 6 aprox.

Sin embrago había huellas en la tierra blanda cuando él escapo por la ventana del vestíbulo.

El joven reportero llego a la conclusión de que el asesino no tenia cómplices. Que este quería engañar a la justicia por eso utilizo 2 zapatos distintos. Unos elegantes y otros de tacones toscos.

Observando muy bien se dio cuenta que los pasos de Robert Darzac eran idénticos a los de los pasos elegantes. Él tomo un molde de los pies elegantes del asesino y luego lo coloco sobre las huellas del Sr. Darzac.

Larsan quería hacerle cambiar la teoría de la mano herida, diciendo que el asesino había sangrado por la nariz.

CAPITULO 10: Ahora habrá que comer carne roja

El periodista y su amigo luego del paseo por el bosquecillo fueron a almorzar a la Posada del Torreón. Ellos fueron atendidos por el posadero el Sr. Mathieu. Un hombre malhumorado y sin modales. No tenia vergüenza en mostrar su odio por el “hombre verde”, es decir el guardabosque.

El posadero lo calificaba de ex noble y soberbio ya que había perdido su fortuna y debia trabajar como criado, lo acusó del asesinato de la srita Stangerson.

Cuando regresaban al castillo, el periodista entro a la casa de los caseros.

CAPITULO 11 Donde Fréderic Larsan explica como el asesino pudio salir del cuarto amarillo.

El Sr. Marquet, juez de instrucción, citó en el laboratorio a Robert Darzac, al Sr. Stangerson, Jacques y los Caseros; para charlar sobre lo ocurrido aquel día.

Luego de la entrevista, el juez llego a la conclusión de que el asesino huyo con la ayuda de los caseros, cuando derribaron la puerta. Mientras el Sr. Stangerson se ocupaba de su hija. Ellos lo escondían entre ellos al asesino, lo acompañaron hasta el vestíbulo, este salto hacia rl parque y luego el casero cerro la ventana .

El juez dijo que el móvil del crimen era pasional.

El sr Stangerson negó que los caseros fueran culpables y agrego que su hija había decidido no casarse con Robert Darzac.

Unos minutos más tarde legó Rouletabille para exponer su hipótesis ante el Sr. Dax, jefe de la Surete. Este dijo que uno de los móviles del crimen fue el robo. El dirigió al juez hasta la puerta del baño donde había huellas de pasos y junto a ella un rectángulo en forma de paquete. De allí dedució que el asesino había realizado el paquete ahí con objetos robados del lugar, luego se dirigió al cuarto amarillo se escondió debajo de la cama. En este momento el Sr. Stangerson se dio cuenta que le habían robado unos documentos sobre sus trabajos y experiencias durante 20 años.

El mueble que contenía los escritos fue hecho a medida como una caja fuerte. Lo que llamaba la atención es que este tenia la llave puesta.

La persona a cargo de la llave era la Matilde. El reportero añadió que el asesino poseía la llave cuando entro al pabellón. El lo demostró con un recorte de diario donde la Srita Stangerson pedía que le devolvieran un bolso que había perdido , el cual contenía la llave a cambio de una recompensa.

Momentos mas tarde llego Larsan con unos zapatos toscos lleno de lodo y un pañuelo, que le pertenecían a Jacques.

El policía expuso su hipótesis: el asesino parecerse a Jacques, pero su coartada se cayo cuando este actuó pensando que en el laboratorio no quedaba nadie, debido al silencio que reinaba.

Este dijo que el asesino era alguien conocido, familiar y que había salido por la puerta cuando el Sr. Stangerson se encontraba solo ante ella.

El dueño de la casa lo dejo huir por la ventana del vestíbulo y la cerro. Mientras que su hija le abrió y cerro la puerta cuando estaba moribunda. El científico negó todo.

CAPITULO 12: El bastón de Fréderic Larsan

Sainclair se fue con el articulo directo al diario. Mientras tanto Rouletabille se hospedo en el castillo por orden de Darzac.

Una ventana se encontraba entre abierta, era de la habitación de Matilde. El joven decidió trepar en un árbol, para escuchar la conversación entre la srita y Darzac. También estaba allí el policía.

Cuando se retiraban del parque Larsan se olvido su bastón, en ese momento el joven se dio cuenta que el policía nunca antes lo había usado y que era nuevo.

El interrogo al policía. Este le comento que se lo habían regalado en Londres pero era un bastón francés.

Sainclair se dirigió hacia el lugar donde fue comprado y el vendedor le dio una descripción de Darzac. El bastón había sido comprado el mismo día del crimen .

CAPITULO 13 La rectoría no ha perdido nada de su encanto ni el jardín de su esplendor

Rouletabille citó a Sainclair en el Castillo y le pidió que trajera dos revólveres. Este le contó lo sucedido en su ausencia : Larsan cree que el asesino es Robert Darzac.

El joven reportero contó de donde había sacado la frase (titulo) que le abrió las puertas del castillo.

El había asistido a una recepción por motivos de trabajo, en la que conoció a Matilde y a Darzac cuando ellos estaban conversando en el jardín del Eliseo y los oyó.

Cuando él se entrevisto con Darzac expuso su hipótesis de que la carta que la srita había recibido en el correo tenia este contenido y que por esta razón el dijo que debía matar a alguien y la quemo para no dejar evidencia. La srita decide no casarse luego de leer la carta. Por lo tanto alguien se interponía entre ellos. Darzac pidió que no mencionara ante los magistrados el episodio del Eliseo.

CAPITULO 14: Esta noche espero al asesino

Rouletabille pensaba que el asesino iba aparecer porque cada vez que Darzac se iba del Castillo, este aparecía.

En esta oportunidad Darzac se fue a Paris y detrás de él fue Larsan que lo acusa de asesino.

CAPITULO 15: Trampa

El joven reportero al no poder dormir durante la noche por los extraños ruidos en el parque decide dar una vuelta por el castillo. Así es que se da cuenta que la ventana del dormitorio de la srita Stangerson estaba entre abierta y cerrada con llave por dentro. Se encuentra con Jacques que dormía debajo de la habitación de la srita. Van en busca de una escalera, mientras Jacques lo sostenía, Rouletabille se subía. Cuando llego al balcón vio a un hombre con capa negra escribiendo una carta sobre la mesa de luz. La srita Stangerson no estaba allí.

Entonces el joven reportero va en busca de Larsan, el tío Jacques y del Sr. Stangerson. Los ubica en las posiciones así cuando el entre por la ventana , el asesino no encuentre salida.

CAPITULO 16 Extraño fenómeno de disociación de la materia

Rouletabille efectivamente entra en la habitación por la ventana, el asesino sale corriendo y deja una carta sobre la mesa. Este iba por la galería donde se encontraba el resto de los compañeros. Todos pudieron verlo y perseguirlo pero en la intersección de las galerías este desapareció.

CAPITULO 17: La galería inexplicable

Luego de la persecución Matilde se encuentra en la galería de pie averiguándolo que sucedió. El joven reportero va en busca de la carta y no la encuentra. Llega a la conclusión de que la srita conoce al asesino y quiere protegerlo sino no se explica como esta noche elle se fue a dormir al dormitorio de las enfermeras. Ella sabía que el vendría.

CAPITULO 18 : Rouletabille dibujo un circulo entre la protuberancias de su frente

El joven al estar tan confundido por el episodio no puede dormir pero tampoco puede razonar. Esto lo lleva hablar con el mismo.

CAPITULO 19: Rouletabille invita a Sainclair a almorzar en la Posada del Torreón

El joven periodista revela a su amigo Sainclair como consiguió que los caseros quedaran libres. Él hizo firmar al Sr. Stangerson una declaración en donde se comprometía a conservar el servicio de los Bernier. Así los caseros contaron que la noche del crimen ellos estaban haciendo una caza furtiva de conejo que luego los vendían a la posada del torreón para tener ingresos extras y por esa razón la noche del episodio estaban cerca del pabellón.

Cuando estaban comiendo el reportero cuenta que Darzac antes de irse a París le pidió que cuidara a la srita Stangerson porque a la noche el asesino volvería aparecer. Entonces el joven se dio cuenta que él y la srita sabían quien era el asesino. Ellos ocultaban un secreto.

CAPITULO 20: Una maniobra dela srita Stangerson

Rouletabille y Sainclair recorrieron el castillo nuevamente. Ellos se escondieron en un pequeño cuarto al final de la galería de donde se ver a todas las habitaciones.

La srita junto a su padre estaban cenando con la puerta entreabierta. Así ellos pudieron ver que Matilde volcaba el contenido de una frasco en el vaso de su padre.

CAPITULO 21: Al acecho

Rouletabille explicó el plan para la noche a su amigo, cada uno se ubico en sus respectivas posiciones a la espera del asesino. No para atraparlo sino para verle la cara.

El joven nuevamente expreso una hipótesis después de ver como la srita le ponía narcóticos a su padre; que le había dado el día libre a las enfermeras que cuidaban de ella. La joven se preparaba para la llegada del asesino a su aposento. Pera esta había sido muy precavida y había dormido a todo el personal para que nadie interviniera. Así el único lucido era Sainclair que había visto salir de una de las habitaciones al guardabosque.

CAPITULO 22 : El cadáver increíble

Sainclair logro despertar a su amigo. Cuando iban por el pasillo escucharon los gritos de la srita y vieron salir a un individuo de la habitación de la misma. Sainclair comenzó a disparar. El hombre se fue por la ventana hacia el parque. Este callo muerto. Lo llevaron hacia el vestíbulo del castillo para reconocerlo. Era el guardabosque (el hombre verde). El joven reviso su heridas y se dio cuenta que esta había muerto por una cuchillada en el corazón y no por los tiros.

CAPITULO 23 : La doble pista

Rouletabille recordó 2 tipos de pasos distintos uno al la do del otro (paralelos) como si hubieran caminado juntos (pasos toscos y pasos elegantes).

Fueron al cuarto de Jacques ya que las huellas coincidían con las de él. Este confeso que algunas noches veía una sombra negra y decidió salir en busca de ella.

CAPITULO 24: Rouletabille conoce las dos mitades del asesino

Matilde se encontraba en sus aposentos con 3 cuchilladas en el cuerpo, al borde de la muerte. Mientras tanto regresaba al castillo Darzac que fue puesto al tanto del episodio ocurrido. La srita Stangerson se iba dejar matar.

Larsan viene en compañía de un joven que trabajaba en el ferrocarril y pide hablar con Marquet (juez). El policía cuenta que el novio de la srita había llegado el día anterior al pueblo. Por esta razón lo llevan detenido acusándolo de asesino de la srita.

CAPITULO 25 : Rouletabille se va de Viaje

CAPITULO 26: Donde se espera con impaciencia a Joseph Rouletabille

Dos meses y medio después del arresto de Darzac.

El diario L´Epoque, donde trabaja el joven periodista, publico que este se encontraba de viaje en busca del verdadero asesino de la srita. Este había dejado una carta al director del diario con el nombre del asesino que debía ser revelado el día del juicio, en caso de que el no apareciera.

Debido a esto una multitud de personas en la Sala de Audiencia.

Larsan dio su hipótesis sobre la muerte del guardabosque , sin que fuera el culpable el Mathieu , el posadero del Torreón.

Declaro: dispararon contra el asesino. Este se encontró con el guardabosque y quiso detener su huida. Entonces el mal viviente que todavía tenia el cuchillo con el que lastimo a Mathilde, lo apuñalo en el corazón y murió. Así él pudo escapar cuando trasladaban el cuerpo.

CAPITULO 27: Donde Joseph Rouletabille aparece en toda su gloria

El joven declaro que estaba de acuerdo como había muerto el guardabosque pero no de la forma que huto el asesino.

Ete expreso que la srita Mathieu era amante del guardabosque, que se encontraban todas las noches y para que nadie la reconociera iba vestida de negro, así se explica las sombras en el parque.

El lugar donde se encontraba el cuerpo tirado era un patio estrecho y sin salida. No había forma de que escapara el asesino.

Rouletabille declaro que el asesino se encontraba entre ellos era el Sr. Larsan (el policía). Este ya había escapado, cuando el presidente del jurado pidió su declaración. Era la mayor prueba de su culpabilidad. Larsan había tenido una doble vida llamándose Ballmeyer , un gran estafador de mundo.

Rouletabille expuso que Larsan - Ballmeyer estaba enamorado de la srita Stangerson y prefería verla muerta antes que casada con Darzac.

Prosiguió para esclarecer el misterio del cuarto amarillo. Este expreso que no se encontraba el asesino allí. El acontecimiento ocurrido se dividía en 2 fases:

La primera es cuando la intentan asesinar a la Srita Stangerson : el asesino aprovecho que ella estaba sola para acosarla; él intenta estrangularla y ella se defiende utilizando el revolver, efectúa un disparo que le da en la mano y este huye. Ella lo corre por detrás y cierra la ventana del vestíbulo.

Antes que llegue su padre esconde las marcas de su cuello con un pañuelo

La segunda fase comienza cuando ella se va a dormir. Ella tiene una pesadilla del atentado que había sufrido durante la tarde. Ella sueña que el asesino se precipita sobre ella, entonces busca el arma en la mesa de luz, el revolver se le cae y sale un disparo que pega en el cielo raso. Cuando se despierta lo busca en el suelo se le cae la mesa y la punta del mármol le da en la cabeza. Por el dolor y la confusión ella grita socorro , el asesino.

Los que estaban en el laboratorio por los gritos creyeron que la asesinaban.

Con esta declaración dejaron libre a Robert Darzac.

CAPITULO 28: Donde se prueba que no siempre se piensa en todo

Se da cuenta que Larsan es el asesino cuando este se olvida los quevedos (anteojos) en el cuarto de la srita Stangerson.

Pero había un indicio que podía haberlo delatado a Larsan antes “el Bastón”.

Él mismo había comprado el bastón en Paris y no en Londres. Lo hizo cuando la srita Stangerson lo hirió en la mano para mantenerla cerrada y el aplomo del cuerpo. Para no mostrar la herida.

CAPITULO 29 : El misterio de la srita Stangerson

La srita Stangerson vivió en Filadelfia en su juventud. Allí conoció un muchacho llamado Jean Rousell. Este pidió la mano de su padre, pero tras averiguaciones se dio cuenta que era un estafador.

Este muchacho era Ballmeyer perseguido en Francia por estafador y refugiado en EEUU.

La joven enojada con su padre por el rechazo hacia el muchacho. La envió a Ohio a la casa de una tía, a donde se reunió con su amado. Ellos se casaron y huyeron pero 8 días después la policía se lo llevo detenido a Jean Roussel. Era el estafador francés Ballmeyer. Por eso ella nunca quiso casarse y rechazo a todos sus pretendientes. La joven le contó su pasado a Darzac y de las cartas que recibía de el amenazándola y recordándole su matrimonio en la Rectoria que habían alquilado en Louisville.

Su padre jamás se entero de su casamiento y muchos menos que ella había concebido un hijo de Roussel.

Jean Roussel- Ballmeyer y Larsan eran una misma persona. Se enojo cuando se entero de su matrimonio. Entonces él le escribió una carta:

La primera vez, cuando, después de las amenazas que la habían puesto sobre aviso, se presentó ante ella en el Cuarto Amarillo, trató de matarlo. Para su desgracia, no lo logró. Desde ese momento, fue la víctima segura de este ser invisible que podía chantajearla hasta la muerte, que vivía en su casa, junto a ella, sin que lo supiera, que exigía citas en nombre de su amor. La primera vez, le había negado esa cita, reclamada en la carta de la oficina 40; el resultado había sido el drama del Cuarto Amarillo. La segunda vez, advertida por una nueva carta de él, enviada por correo y que le había llegado normalmente a su cuarto de convaleciente, había evitado la cita encerrándose en su gabinete con sus enfermeras. En esas cartas, el miserable le había prevenido que, como ella no podía molestarse, considerando su estado, él iría a su casa y estaría en su cuarto tal noche a tal hora..., que ella debía tomar las medidas necesarias para evitar el escándalo... Mathilde Stangerson, sabiendo que debía temerlo todo de la audacia de Ballmeyer, le dejo su habitación... Fue el episodio de la Galería Inexplicable. La tercera vez, ella había preparado la cita. Porque antes de dejar el cuarto vacío de la señorita Stangerson, la noche de la Galería Inexplicable, Larsan le había escrito, como debemos recordar, una última carta, en su mismo cuarto, y la había dejado sobre el escritorio de su víctima. Esta carta exigía una cita efectiva, cuya fecha y hora fijaba a continuación, prometiéndole traer los papeles de su padre y amenazando con quemarlos si volvía a esquivarlo. Él exige que renuncie a Darzac... Ella proclama su amor.. Y él la hiere a cuchillazos.