El misterio de la cripta embrujada; Eduardo Mendoza

Literatura española contemporánea. Narrativa. Novela policíaca. Generación de la democracia. Argumento. Personajes. Ambientación. Vida y obras

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

EL MISTERIO DE LA CRIPTA EMBRUJADA

AUTOR : Eduardo Mendoza

2.- ANÁLISIS DEL CONTENIDO

2.1. Argumento

Un cliente de manicomio, del cual no se sabe el nombre, es llamado por el comisario. Éste le encarga la investigación de la última desaparición de una niña del colegio de las madres lazaristas de San Gervasio, en Barcelona. Entonces, es puesto en libertad y empieza a investigar centrándose sobretodo en descubrir la verdad sobre la otra desaparición, que tuvo lugar seis años atrás. Al final, consigue resolver el caso con la ayuda de una joven llamada Mercedes, pero regresa al manicomio.

2.2. Tema

El tema de este libro es la manera como el protagonista logra descubrir un caso muy oscuro pasando todo tipo de aventuras.

2.3. Estructura

La introducción del libro se encuentra en los dos primeros capítulos. En estos capítulos se presenta el protagonista, un cliente de un manicomio de Barcelona. Éste, recibe la visita del comisario Flores y de una monja. El comisario le cuenta que una niña del colegio de las madres lazaristas de San Gervasio ha desaparecido, como sucedió hace seis años. Entonces, le encargan al protagonista que descubra esta desaparición, y por tanto, lo dejan libre del manicomio durante unos días.

“ Necesitamos, por ello, una persona conocedora de los ambientes menos gratos de nuestra sociedad, cuyo nombre pueda ensuciarse sin perjuicio de nadie,

capaz de realizar por nosotros el trabajo ...“ ( página 35 )

El nudo se localiza a partir del capítulo tres hasta el diecisiete. Cuando sale del manicomio, el protagonista del libro, cuyo nombre no es citado en la novela, va a visitar a su hermana Cándida, que ejerce de prostituta en un bar del barrio Chino de la ciudad. Allí, conoce a un cliente de su hermana, al que le nombra el “sueco”. Más tarde este hombre le visita a la habitación de la pensión donde el protagonista se aloja. Él continuamente le habla de su hermana, cuando de repente se da cuenta que está muerto. Entonces, deja el cadáver en la cama y se va de la habitación en busca de su hermana.

“ ... del hecho de que no respirara, inferí

que estaba muerto. “ ( página 53 )

Cuando encuentra a Cándida, ésta le invita a desayunar a su casa. Al entrar en el pequeño piso, ven que está todo vacío y sólo hay una silla con el “sueco” muerto sentado allí. Así que, deciden irse antes de que sea demasiado tarde.

Ese mismo día, el protagonista se acerca al colegio, aunque lo tiene prohibido. Habla con el jardinero y le da una botella de vino, que el hombre se bebe entera. De esta manera, le empieza a hacer preguntas sobre las desapariciones de las niñas, pero sobre la primera desaparición el jardinero no sabe nada, ya que aún no trabajaba en el colegio. Pero le da la dirección de su antecesor, Cagomelo Purga.

Cuando visita a Cagomelo Purga, éste le cuenta todo lo que sabe sobre la niña que desapareció, Isabel Peraplana, y su mejor amiga, Mercedes Negrer. También le muestra unas revistas del colegio de hace seis años. Entonces, el protagonista se da cuenta que Isabel y Mercedes no estaban en el colegio en 1972, un año después de la desaparición de la primera.

Después de ésto, el protagonista continua investigando y va a casa de Isabel Peraplana, cuya familia es muy rica. Unas criadas le informan que Isabel está a punto de casarse. Entonces entra en su casa haciéndose pasar por un repartidor de joyas. Cuando está a la habitación solo con ella, le pregunta cosas sobre todo lo ocurrido hacía seis años, pero Isabel no se acuerda de nada.

Al salir de casa de los Peraplana, localiza el número de teléfono de casa de los padres de Mercedes Negrer. Su madre le informa sobre el paradero de su hija : un puebo llamado La Pobla de l'Escorpí. A continuación, él coge un tren hacia esta población, donde llega cuando es casi de noche.

En La Pobla de l'Escorpí, encuentra a Mercedes y ella le invita a cenar y después le deja quedarse a dormir en su casa. El protagonista le pregunta todo tipo de cosas sobre el caso que está investigando, pero primero Mercedes le cuenta una historia totalmente falsa.

“ - Prefiero que hablemos si me prometes

no contarme más trolas. “ ( página 123 )

Después le explica que esa noche vio salir a Isabel de la habitación y la siguió hasta una cripta que había en el colegio. Allí, vieron un hombre muerto y Isabel dijo que lo había matado ella. Al día siguiente, Mercedes se despertó en su cama pero Isabel no había aparecido. Aunque el próximo día, ésta se despertó sana y salva en el dormitorio. Entonces, las monjas y el comisario Flores encontraron una copia de una llave en el bolsillo de Mercedes y la acusaron de su desaparición y de la muerte de aquel hombre. Desde ese día, Mercedes vive en La Pobla de l'Escorpí, donde el señor Peraplana tiene una gran fábrica.

El día siguiente, el protagonista vuelve a Barcelona y se dirige a casa de la familia Peraplana. Pero allí se encuentra una gran multitud de gente que dice que Isabel se ha suicidado.

“ -La pobre chica de esa casa, que se

ha suicidado esta mañana“ ( página 146 )

Entre la gente, reconoce a Mercedes, que se le ha adelantado en el trayecto. Ella le cuenta que esa mañana fue a hablar con su antigua amiga y la amenazó de contar la verdad sobre el hombre muerto de la cripta, motivo por el cual posiblemente Isabel había hecho eso.

Entonces, Mercedes y el protagonista del libro siguen por separado al señor Peraplana, que se dirige a casa de un dentista. El protagonista ve como sacan de su casa una persona, aparentemente una niña, cubierta por unas sábanas. Entonces sube al piso donde vive el señor Plutonio Sobobo Cuadrado, el odontólogo. Él y su mujer le confiesan que Peraplana, que estaba al corriente de sus aprietos económicos, les había propuesto ayudarle a cambio de dinero.

Me preguntó si estaba dispuesto a hacerle un favor y

a guardar un secreto. Me dio su palabra de que la

nena no sufriría ningún perjuicio.” ( página 166 )

Así que, hacía dos noches, les llevó a su hija a casa, después de haberla sacado del internado sin el permiso de las monjas, para que pareciera un secuestro o una fuga. Les ordenó que le administraran unas cápsulas cada dos horas y aunque ellos quisieron tirarse atrás en el plan, Peraplana les amenazó. Y finalmente, esa noche él había vuelto a su casa y había cogido a la niña, como el protagonista vio, para dejarla de nuevo en el dormitorio del colegio.

Después de ésto, el protagonista encuentra a Mercedes y se van hacia el colegio. Allí, el protagonista se prepara para entrar en el colegio y dirigirse a la cripta. Ya dentro de los dormitorios, coge a la niña y la lleva con él a la cripta. Allí, empieza a ir por diversos caminos del laberinto y empieza a tener alucinaciones, a causa del éter que ha inhalado, ya que ve a su hermana y oye la voz de Mercedes.

Al recobrar la conciencia, se da cuenta que el doctor Sugrañes y el comisario Flores están en la cripta con él, porque Mercedes, que también está allí, les ha llamado al ver que él tardaba demasiado rato. Ellos le muestran la niña, que está bien, y le dicen que a pesar de las alucinaciones que sufrió, el hombre muerto que vio no era fantasía. Este muerto era el “sueco”.

“ -Por desgracia, chato -dijo el comisario-, lo del muerto no lo

inventaste. Si levantas las sábanas, lo verás. “ ( página 190 )

Y finalmente, el desenlace, que se encuentra en los dos últimos capítulos. Todos juntos investigan a donde llevan esos pasadizos de la cripta y llegan a un funicular. Suben en él y van a parar en una casa de una pequeña montaña, donde una familia les invita a desayunar.

Entonces, el protagonista les cuenta al comisario y al doctor todo lo que ha investigado. El señor Peraplana es el culpable de las dos desapariciones y de las dos muertes. Pero, al final deciden que no pueden tirar el caso adelante porque el protagonista podría ir a la cárcel por muchas de las cosas que ha hecho durante su investigación. Así que, se despide de Mercedes y vuelve al manicomio.

2.4. Lugar

La novela está ambientada en la ciudad de Barcelona.

“ ... una Barcelona de la que había estado

ausente cinco años ...” ( página 38 )

El primer capítulo pasa exactamente en el sanatorio donde se encuentra internado el protagonista.

“ ... en el vestíbulo del edificio del sanatorio ...” ( página 15 )

Pero hay otras escenas en el libro que transcurren en lugares como la cripta, las casas del señor Peraplana, del dentista y del antiguo jardinero, la pensión “Hotel Cupido” y el bar donde trabaja su hermana situado en el barrio Chino.

Además, la historia también tiene otro escenario importante. Se trata del pueblo llamado la Pobla de l'Escorpí, donde vive Mercedes desde hace años. El protagonista viaja hasta allí para encontrarla y hablar con ella.

“ Mi hija, la Merceditas, sigue en la

Pobla de l'Escorpí. “ ( página 99 )

2.5. Tiempo

La acción trascurre en la primavera del año 1977, seis años después de la desaparición de la primera niña en el colegio.

“ Era una hermosa mañana de abril, ... ,

indicio de primavera.” ( página 13 )

“ ... en la mañana del 7 de abril de este año hace

seis, o sea de 1971,...” ( página 28 )

2.6. Personajes

A/ El protagonista del libro, que es también el narrador, es un enfermo que ha estado en un manicomio durante cinco años, que se ve obligado a investigar el caso de la desaparición de una niña. Su nombre no sale a lo largo de la obra. Él se define como una persona no muy alta.

“ Mi estatura no es exagerada ...“ ( página 147 )

Su médico dice que si fuera por él ya no estaría en el manicomio, porque cree que su estado no es malo y que ya se ha curado. Es una persona muy lista, ya que consigue resolver el caso él solo. El vocabulario que emplea contrasta mucho con su personalidad, porque dice que se crió en la calle, sin educación alguna. Además en algunos episodios parece un moribundo.

“ Busqué en las papeleras y alcorques circundantes y no me

costó mucho dar con medio bocadillo ...” ( página 38 )

B/ Los personajes secundarios del libro se pueden dividir según la relación que tienen con el protagonista. Los que están relacionados con el círculo policial o médico son éstos :

- el comisario Flores : es el policía que se ocupa del caso de las desapariciones, tanto de la de hace seis años como la actual, porque es de la Brigada de Investigación Criminal. Antes de que el protagonista entre en el manicomio, él ya lo conocía, por los actos delictivos que éste cometió. Justamente es el comisario Flores el que le rompió el colmillo que le falta. El protagonista lo define así :

“ ... era, como digo, una hombre de mediana edad ...” ( página 18 )

- el Doctor Sugrañes : es el médico director del manicomio que trata a los locos que están allí.

Otro círculo de personas es el familiar, aunque en éste sólo encontramos la hermana del protagonista, Cándida. Ella es una prostituta que vive en uno de los barrios más pobres y marginales de la ciudad de Barcelona. Aunque el protagonista la describe como una persona bastante fea, siempre que habla con ella la halaga y le dice cosas que en realidad no piensa. La describe así :

“ ...la frente convexa y abollada, los ojos muy chicos,

con tendencia al estrabismo cuando algo le preocupaba, la

nariz chata porcina, la boca errática, ladeada, los dientes

irregulares, prominentes y amarillos.” ( página 40 )

Y finalmente, donde se encuentran el mayor número de personajes secundarios es en el grupo de personas que conoce el protagonista a lo largo de la investigación. Los más representativos son éstos :

- Mercedes : Ahora es una chica de veintiún años que hace de maestra en La Pobla de l'Escorpí, donde se exilió después de todo lo que ocurrió en la cripta con Isabel, su mejor amiga entonces. Al final, el protagonista se llega a enamorar de ella.

- Isabel Peraplana : es la hija del señor Peraplana y la joven que desapareció hace seis años, cuando tenía catorze años. Es rubia y guapa y era la muy buena alumna en el colegio.

“ Era la más bonita de su curso, la más...virginal. La

preferida de las madres, el ejemplo que todas debían

seguir. Muy aplicada y muy devota.” ( página 82 )

“ Ésta es Isabelita : la rubia de ...“ ( página 83 )

- el señor Peraplana : es el padre de Isabel y es un hombre muy rico. Él es el que lleva a cabo las dos desapariciones, ya que de esta manera cubre los dos asesinatos que también comete.

- Plutonio Sobobo Cuadrado : es el dentista y padre de la segunda niña desaparecida. Él y su mujer se encuentran en un aprieto económico, por lo que hacen tratos con el señor Peraplana. Plutonio es un hombre muy religioso.

- Cagomelo Purga : es el antiguo jardinero del colegio de las madres lazaristas de San Gervasio. También es un hombre muy religioso y vive solo en unas condiciones bastante pésimas después de la muerte de su esposa.

- el “sueco” : es la segunda víctima del señor Peraplana. Conoce al protagonista cuando está con Cándida. Él lo define de la siguiente manera :

“ ...un hombre joven, fornido, de planta entre juncal y amorcillada

como la de un torero ... su traza gallarda y su vestuario impropio

de nuestro clima lo identificaban como marinero; su pelo pajizo y

sus ojos claros, como extranjero, probablemente sueco.” ( página 43 )

3.- ANÁLISIS DE LA FORMA

3.1. Género literario

El género literario de la obra es novela y el subgénero es policiaca. La temática del libro es de misterio e investigación.

3.2. Narrador

En el libro aparece un narrador en primera persona e interno, ya que quien narra la historia es el protagonista de la obra.

“ Me despertó un ruido. No sabía dónde

me hallaba ni que hacía allí... “ ( página 120 )

3.3. Modo de expresión

En esta novela aparecen diferentes formas de expresión. Una de ellas es la narración, que es bastante importante en el libro, ya que es la que predomina más.

“ El metro, mientras tanto, había llegado al final del trayecto. Caí

en la cuenta de que no me encontraba lejos ...” ( página 45 )

El diálogo también destaca en el libro, aunque con menos frecuencia que la narración. La mayoría de él es directo, aunque podemos encontrar algunos pocos fragmentos de diálogo indirecto.

DIÁLOGO DIRECTO : “-¿ Y cuando pasó esto? / -Ayer noche “

( página 35 )

DIÁLOGO INDIRECTO : “ ...dijimos que no faltaría

más... ” ( página 32 )

Y finalmente, la descripción. Ésta acostumbra a aparecer cuando se presentan personajes nuevos, que no han salido antes en el libro. Además, algunas descripciones se complementan con comparaciones, como ésta :

“ El doctor Chulferga era joven, bajito y cuadrado de cuerpo y

se tocaba con una barba tan espesa como el cristal de

sus gafas color de caramelo. “ ( página 14 )

3.4. Recursos lingüísticos literarios

3.4.1 - Nivel del lenguaje

El nivel del lenguaje utilizado en el libro es culto. De esta manera el autor consigue que la novela sea una farsa burlesca y una sátira moral y social, ya que el narrador no es una persona con un nivel intelectual alto ni tiene la suficiente formación académica para emplear este vocabulario.

“... se dirigía de nuevo a mí y lamenté que mis

cavilaciones no me hubieran permitido escuchar los dos

primeros renglones de su perorata ...” ( página 23 )

Además, en algunas frases el orden lógico de las palabras está alterado y aparecen aclaraciones en medio de ellas, la cual cosa dificulta más la lectura. Esta frase es un ejemplo de todo ésto :

“ La, valga la inmodestia, táctica por mí concebida,

el duro entrenamiento ...” ( página 13 )

Pero en algunas ocasiones, también aparece el lenguaje vulgar, sobretodo cuando habla con su hermana o cuando el protagonista insulta a otros personajes.

“ Me cago en tus huesos ... “ ( página 40 )

“ ...los haimos trincao con la mano en la masa! ” ( página 62 )

3.4.2 - Vocabulario

  • A la sazón : en aquel momento, entonces.

  • Bizquear : desviar la mirada de uno o ambos ojos de la dirección normal por padecer estrabismo o por simularlo.

  • Díscolo, -la : persona que suele desobedecer y rebelarse contra las normas y órdenes.

  • Blasfemia : palabra o expresión que se dice contra Dios, la Virgen o los santos.

  • Petulancia : Cualidad de la persona que presume en exceso y de modo ridículo de sus cualidades y actos y se cree superior a los demás.

  • Hediondez : Olor malo o desagradable que es muy intenso.

  • Taumaturgo : persona que tiene poderes para hacer milagros o actos prodigios.

  • Dilucidar : explicar o aclarar un asunto o materia.

  • Oligofrénico, -ca : persona que padece oligofrenia.

  • - oligofrenia : discapacidad mental que se caracteriza por una deficiencia en el desarrollo intelectual y alteraciones del sistema nervioso.

  • Congoja : sufrimiento y preocupación intensa provocada por un peligro o amenaza.

  • Hirsuto, -ta : pelo que es fuerte, áspero y duro.

  • Discernir : distinguir y diferenciar por medio de los sentidos o de la inteligencia una cosa de otra, especialmente el bien del mal.

  • Hampón, -pona : persona que vive de forma marginal cometiendo acciones delictivas de manera habitual.

  • Lacónico, -ca : que utiliza pocas palabras al hablar o al escribir.

  • Sesgo : orientación o dirección que toma un asunto, especialmente cuando es favorable o hacia un lado poco adecuado.

  • 4.- AUTOR

    Eduardo Mendoza nació en Barcelona el día 11 de enero de 1943, hijo de un fiscal y de una ama de casa. De pequeño Mendoza quiso ser torero, explorador y capitán de barco. Pero como todas estas actividades no eran factibles y en su familia había un culto a la literatura, tuvo que dedicarse a leer, la cual cosa le influyó en su futura vocación. Ahora, está casado y tiene dos hijos.

    En 1950 i durante diez años estudió en el colegio religioso de los Hermanos Maristas. Después, en 1960 empezó sus estudios de Derecho, que se prolongaron hasta 1965. Este mismo año, Eduardo Mendoza viajó por varios países de Europa. Luego, en 1966, se fue con una beca a Londres, donde en teoría estuvo un año estudiando Sociología en la Universidad, aunque en la práctica pasó casi todo ese tiempo paseando, leyendo y escribiendo.

    A su regreso, trabajó como abogado en el caso de la “Barcelona Traction” y en la asesoría jurídica del Banco Condal. Estos trabajos le sirvieron para familiarizarse con el lenguaje jurídico y burocrático, que luego parodiarizó en algunas de sus novelas.

    El 1 de diciembre de 1973 abandonó la capital catalana y se fue a Nueva York como traductor de la ONU. Dos años más tarde, en 1975, apareció en España su primera novela, titulada “La verdad sobre el caso Savolta”, ya que su título original, que era “Los soldados de Cataluña”, fue censurado por el franquismo. Unos meses después murió Franco, y este libro se convirtió en el precursor de un cambio que la sociedad española empezaba a iniciar en ese momento. Además, este libro fue considerado como la primera novela de la transición democrática y la primavera siguiente obtuvo el Premio de la Crítica.

    Cuatro años después, en 1979, Mendoza se reveló como un gran parodista y escribió “El misterio de la cripta embrujada”. Esta novela se plantea como una especie de divertimento y es una mezcla de novela negra y relato gótico, que gira alrededor de un humor exagerado hasta el paroxismo. En 1982 publicó “El laberinto de las aceitunas”, otra novela negra similar a la anterior, con el mismo escenario y el mismo protagonista, un extraño detective que es cliente de un manicomio. Y ese mismo año Mendoza regresó a Barcelona, pero seguía dedicando unos seis meses al año a la traducción simultánea en diferentes organismos internacionales.

    En 1983 hasta 1989 viajó por Ginebra, Viena y otras ciudades. Pero además de esto, también publicó dos libros. El primero fue ”La ciudad de los prodigios” en 1986, su novela más ambiciosa y aplaudida que se convirtió en una figura crucial de la literatura española. Con ella, ganó el premio Ciutat de Barcelona y en 1989 la revista “Lire” la eligió como el mejor libro del año anterior publicado en Francia. Además, fue finalista del Premio Grinzane Cavour ( narrativa extranjera ) en Italia y en el Premio Médicis y Femina en Francia, los dos en el año 1988. Y su segunda obra publicada durante esta etapa fue “La isla inaudita” en 1989. Este mismo año, también escribió la obra “Barcelona modernista”, pero con la colaboración de su hermana Cristina.

    'El misterio de la cripta embrujada; Eduardo Mendoza'

    En agosto de 1990 se empezó a publicar por entregas en el diario “El País” un singular folletín, “Sin noticias de Gurb”, la historia de un extraterrestre que aterriza cerca de Barcelona y se dedica a contemplar la situación catalana con ojos asombrados. Esta historia fue editada por Seix Barral el año siguiente. Y ese mismo año, en 1990, se estrenó “Restauració” en el teatro Romea de Barcelona, que luego, traducida por el propio Eduardo Mendoza, se presentó en Madrid.

    En 1992, publicó la novela “El año del diluvio”, con la que el 26 de octubre de 1993, ganó la III Edición del Premio Literario de las lectoras de “Elle”.

    En 1995 empezó a dar clases en la Facultad de Traducción e Interpretación de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Después, en 1996 publicó “Una comedia ligera”, con la que obtuvo el Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia el año 1998. En 1999, Mario Camus estrenó una película basada en “La ciudad de los prodigios”, protagonizada por Emma Suárez y Olivier Martínez. Y ese mismo año, el director Jaime Chávarri empezó la filmación de la versión cinematográfica de “El año del diluvio”.

    En enero de 2001, Eduardo Mendoza publicó su novela titulada “La aventura del tocador de señoras”, el nuevo episodio en la saga del detective Ceferino, que se convirtió en un inmediato éxito de ventas. Con este libro, ganó el Premio al “Libro del Año” del Gremio de Libreros de Madrid. Y en agosto, publicó una nueva novela por entregas en “El País”, que fue titulada “El último trayecto del Horacio Dos”. Más tarde, en noviembre de ese año, publicó “Baroja, la contradicción”, un ensayo biográfico sobre una de sus más antiguas e inalterables devociones. Y finalmente, escribió el prólogo de “La morada maligna”, una novela de terror de Richmal Cromptom, publicada en la editorial Reino de Redonda.