El misterio de la cripta embrujada; Eduardo Mendoza

Literatura española contemporánea. Novela. Misterio. Narrativa. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Enoi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


EL MISTERIO DE LA CRIPTA EMBRUJADA

1. - Resumen del libro.

Mientras que un grupo de jóvenes internados en un manicomio estaba jugando un partido de fútbol, el doctor Sugrañes, en medio del partido llama a uno de ellos, exactamente al protagonista de esta historia. El doctor Sugrañes le dice que le acompañe a su oficina, ya que tiene una visita inesperada. Para su asombro, era el comisario Flores y una monja de la que desconocía.

La razón por la que el comisario flores y la monja habían ido a visitarle era la siguiente: hace unos 6 años una niña había desaparecido una noche sin dejar rastro, pero lo extraño fue que apareció al día siguiente sin recordar nada de lo ocurrido. Pues bien, hace un par de días había sucedido lo mismo con una niña del mismo colegio en que residía la otra y querían que él se haría cargo del caso. El comisario Flores le prometió que si resolvía el caso, le sacaría del manicomio. El joven acepto sin dudarlo y le pusieron en libertad.

Cuando el protagonista salió del centro, lo primero que hico fue ir a visitar a su hermana, que trabajaba en un pub de noche. Fue allí con la intención de que su hermana sabría algo, pero desgraciadamente no era así o eso era lo que ella decía. Mientras que estaba dialogando con Cecilia, su hermana, apareció un joven sueco, que supuestamente era el novio de esta. El protagonista pensó que la razón de que su hermana no le dijo nada era que estaba esperando al sueco y que no quería que les viesen juntos.

En el momento que apareció el joven, el protagonista se despidió de Cecilia y salió fuera. Era tarde y lo único que quería era darse una buena ducha y buscar una pensión. Cuando se alojo, tocaron la puerta, él abrió y para su sorpresa era el novio sueco de su hermana. El sueco sin decir nada, nada mas entrar se sentó en la cama. Al parecer el sueco estaba herido y unos minutos más tarde murió por razones que desconocía.

Sin saber que hacer, el protagonista decidió irse con el miedo de que le inculparan a él y fue a casa de su hermana tan pronto como pudo. Cuando llegó, entro a casa de ella y para su asombro estaba el sueco muerto sentado en el sofá. En ese instante, se oyeron unos gritos que procedían del exterior de la casa, era la policía. Después de lo ocurrido, dejo a su hermana con la policía y le culparon a ella de asesinato.

Mientras esto sucedía, el protagonista se acerco al colegio donde habían ocurrido los casos para obtener más datos sobre lo sucedido. Estuvo hablando con los jardineros, que después de drogar a uno de ellos, le aportaron suficiente información sobre las victimas.

Después de salir del colegio, se dirigió en busca de Isabel Peraplana, la primera niña desaparecida años atrás. Estuvo hablando con ella un buen rato, pero no recordaba absolutamente nada sobre lo sucedido. Entonces DGS, iniciales del nombre del protagonista, decide ir en busca de Mercedes Negrer, mejor amiga de Isabel Peraplana.

Esta, vivía en un pueblo que estaba a los alrededores de Barcelona y se dirigió hacia allí. Mercedes era la única persona de la cual podía sacar alguna información y para su agrado así sucedió. Mercedes le contó lo siguiente: la noche que desapareció Isabel, ella se despertó a media noche y decidió seguirla. Isabel había quedado con un hombre. Los dos se introdujeron a lo largo de un pasadizo secreto subterráneo, donde Mercedes se perdió y al ver una mosca gigante se desmayó. Minutos después se despertó al ver a su amiga Isabel y esta le confesó que había matado a aquel hombre maligno. Al intentar escapar, vieron de nuevo a la mosca gigante y ambas se desmayaron.

Al día siguiente, Mercedes amaneció en su cama y para su preocupación su amiga no se hallaba allí, pero apareció sin mas el día siguiente. Siendo totalmente inocente, culparon a Mercedes de la muerte del hombre, pero por no delatar a Isabel, lo admitió. Por la razón de ser menor, no le inculparon ningún cargo, pero le destinaron a vivir al pueblo donde había residido hasta ahora.

Nada más escuchar la información obtenida gracias a Mercedes, se dirigió hacia Barcelona en busca de Isabel. En cuanto llego a casa de esta, vio una ambulancia donde estaba metida el cadáver de Isabel. Mercedes le contó todo lo sucedido a su amiga en la cripta, y su amiga al no soportar oír esto se suicido sin pensarlo dos veces.

Pese a todo, Mercedes decide ayudar al protagonista. Mientras los dos están dentro de un taxi esperando la salida de Peraplana, ven a este meter un objeto envuelto que parecía ser una persona. Mientras esto ocurre, ven a una pareja mirar sin cesar como Peraplana cargaba y se llevaba el objeto misterioso. Cuando Peraplana se marcha, se dirige a donde la pareja y les pregunta que había sucedido. Estos le cuentan lo siguiente: el marido era dentista y se había comprado un aparato muy caro para poder realizar su trabajo. Al no poder pagarlo, le piden ayuda al señor Peraplana y este les pone una sola condición. Él les deja el dinero con la condición de que ellos le dejen a su hija, donde anteriormente residió su hija y esta también. Peraplana, ese mismo día llevó a la niña totalmente drogada a su casa y les dijo a los padres que inmediatamente se llevaría a la niña al colegio.

Al escuchar esta confesión, el joven se dirige a un bar donde había quedado con Mercedes. Minutos después, los dos se dirigen hacia el colegio y se adentran en él. Distrayendo la atención de los perros, el protagonista entra en la habitación de las niñas con la intención de encontrar a la hija del dentista. Cuando la encontró, le hizo oler éter a la pobre niña para que se dirigiera hacia la cripta. Mientras estaban por el pasadizo secreto, la niña desaparecio de su lado. El protagonista, sin saber que hacer empezó a buscar por todos sitios y cuando llegó a un determinado lugar, no podían creer lo que veían sus ojos. Principalmente ve a Mercedes con un señor de piel oscuro que al parecer era su amante. El protagonista no entiende nada e intenta escapar pero a unos metros encuentra tumbado en un altar al sueco muerto. Al lado de este, ve a su hermana Cándida asustada y él intenta escapar junto a su hermana, pero Cándida se resiste y finalmente el pobre cae desmayado.

Al despertar en la cripta se encuentra rodeado por el comisario Flores, el doctor Sugrañes, Mercedes y unas cuantas monjas desconocidas. Tan pronto como se incorpora el joven, se adentran todos los presentes en el laberinto con el fin de salir de aquel espacio cerrado. Mientras van caminando, se encuentran un funicular en mitad del camino, que llevaba directamente a una inmensa casa situada en lo alto de una colina. Después de utilizar el objeto, suben hasta la casa donde el comisario Flores llama a una patrulla.

Nada más llegar la patrulla, el protagonista narra todo lo descubierto a todos los presentes, quedando el caso resuelto. Isabel, no mató a aquel hombre, fue su padre. Y esa razón fue por la que Isabel desapareció aquella noche, ya que su padre la “rapto” para intentar inculparle a ella. Pero todo no salió tal y como lo había previsto: las culpas no cayeron sobre Isabel, sino sobre su mejor amiga, Mercedes. Lamentablemente, el comisario no pudo cumplir el pacto que había acordado con el joven, ya que durante la investigación se habían dado ciertas cosas sospechosas sobre él: ocultación de un delito, agresión a las fuerzas armadas, posesión y suministro de substancias sicotrópicas, robo, allanamiento de morada...

Nuestro protagonista no puso ninguna objeción, y así se lo llevaron devuelta al manicomio. La única que salió ganando fue Mercedes, ya que quedo claro que no fue ella la asesina y por ese mismo motivo, no tuvo que volver nunca más al pueblo donde había estado alojada durante todo este tiempo.

2.- Citas

  • Acudí a todos los bancos de la plaza, pero me negaron el crédito que les solicitaba, por lo que hube de recurrir a instituciones financieras un tanto más exigentes en lo que a intereses se refiere. (pág. 143) Cita sobre intereses.

  • La muy burra ingirió tres optalidones, cinco tosiletas y dos supositorios de cibalgina con ánimo de matarse. Nada que un buen laxante pueda curar. (pág. 175) Cita sobre drogas.

  • Me metí debajo de la mesa con ánimo de llevar a cabo lo que anunciaba, pero Cándida me arañóa cara y me dio una patada en el plexo solar que me corto el resuello. (pág. 162) Cita sobre violencia

3.- Personajes

  • Mercedes Negrer: Fue estudiante del colegio de las Madres Lazaristas de San Gervasio, Barcelona. Amiga intima de la niña del extraño caso sucedido hace seis años y por lo tanto testigo. Por no inculpar a su amiga, le cayeron todos los cargos sobre el asesinato de un hombre. Es una mujer joven, de pelo negro muy corto, con gafas, de cintura estrecha y mamellas pujantes y saltarinas.

    • He elegido este personaje, ya que es unos de los más importantes que hay a lo largo de toda la novela.

    • Después de intentar mentirle varias veces al joven, me di por vencida. Y esa misma noche, decidí que ya era hora de que se conociera la única verdad sobre el suceso aquella noche. Bien pues así empecé a contarle al joven todo lo sucedido: una noche mientras que yo no podía pegar ojo, mi amiga Isabel se levantó y se dirigio hacia la puerta donde le esperaba un hombre mayor. Mientras que este le cogía la mano, los dos se dirigieron hacia la capilla y se introdujeron en un pasadizo con el fin de llegar a la cripta. En ese tramo, yo me perdí y estuve dando vueltas sin cesar, hasta que de pronto una mosca gigante apareció ante mí y por lo que me contaron, me desmaye.

Al despertar, solo recuerdo ver la cara de mi amiga Isabel y esta me contó atemorizada, que había matado al hombre con el que minutos antes había estado. Cuando estábamos intentando escapar, la mosca gigante apareció de nuevo, y sin poder evitarlo, nos desmayamos nuevamente. Cuando me desperté, me encontraba en mi cama, pero al mirar la de mi amiga no vi absolutamente nada. Estuvimos todo el día buscando a Isabel, pero casi sin darnos cuenta, apareció al siguiente día sin recordar absolutamente nada. Ese mismo día, al encontrar el cadáver, me llamo la madre superiora para que acudiese a su despacho. Cuando llegué, estaban mis padres, y para mi asombro me culparon de haber asesinado a aquel señor. Pero aunque no era cierto, me calle para no inculpar a mi amiga del alma, Isabel.

4.- Pasajes

  • Éste parece ser el destino de algunos seres humanos y no seré yo quien objete ahora precisamente el orden del universo. Hay pajaritos que solo sirven para polinizar flores que otros animales se comen para dar leche. Y hay quien de esta concatenación saca enseñanza. Es posible que la haya, no sé. Yo, pobre de mí, siempre me he empeñado en ir a la mía, sin tratar de entender la maquinaria de la que quizá soy pieza, como el escupitajo que en las gasolineras echan a las ruedas después de inflarlas. Pero esta filosofía, si es que es alguna, no me ha dado buen resultado.

  • Es en verdad curioso cómo la memoria es el último superviviente del naufragio de nuestra existencia, cómo empalizada en nuestras certezas se abate ante la leve brisa de una nostalgia.

  • No diga usted, lector, de esta agua no beberé.

5.- Comentario crítico

Este ejemplar no ha sido muy de mi gusto, ya que el escritor no tiene una forma muy clara de escribir. Con esto me refiero que al leer el libro, he tenido bastante dificultad por parte del vocabulario. Escogí este libro, porque me gustan las historietas de miedo, pero aunque sea así no ha sido muy de mi agrado.