El mercader de Venecia; William Shakespeare

Literatura Universal inglesa. Siglo XVII. Teatro del Siglo de Oro. Comedia isabelina

  • Enviado por: Nadia
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

LA MUY EXCELENTE HISTORIA DEL MERCADER DE VENECIA.

De William Whakespeare.

Acto I

En la primera escena, se presenta a Antonio hablando con Bassanio, su mejor amigo. Bassanio, aunque sabe que ya le debe mucho dinero, le dice que si le deja tres mil ducados, pues quisiera ir como el mejor pretendiente de Portia.

En la segunda escena, esta Portia hablando con su sirvienta Nerisa, sobre los pretendientes que habían llegado, ninguno de ellos le gustaba, en la conversación nombraron a Bassanio como alguien encantador, al instante, llego un sirviente y les aviso que cuatro de los pretendientes, ya se iban y que estaba llegando, el de Marruecos.

En la tercera escena, Bassanio hace un trato con el Judío Sholock, por tres mil ducados a tres meses, poniendo como garantía del pago una libra de la carne de Antonio, en caso de que en ese plazo no se los devuelva. Bassanio, sabiendo que ambos tenían una mala relación, intenta persuadir a Antonio de que firme, pero este le dice que no pasa nada, que en dos meses, ya tendrá la cantidad para devolverle.

Acto II

En la escena primera, llega el príncipe de Marruecos y tiene una entrevista con Portia. Él le dice que si no tiene la suerte de casarse con ella, entonces no se casara con ninguna otra mujer.

En la escena segunda, Launcelot Gobbo deja a su amo el judío y se encuentra con su padre, y ambos se dirigen a ver a Bassanio, para pedirle que le deje servirle a lo que Bassanio acepta. En esos momentos, Gratiano le dice que si puede irse a Belmot con él, Bassanio no sabia que hacer, pues aunque era su amigo no confiaba mucho en que tuviera un buen comportamiento.

En la tercera escena, Launcelot le dice a Jessica, la hija de su antiguo jefe el Judío Shylock, que ya no iba a ser más su siervo, sino el de Bassanio. Jessica le da una carta para que se la entregue a Lorenzo, en la cena que asistirá con su nuevo amo, esa noche.

En la escena cuarta, Launcenlot le da la carta a Lorenzo. Graciano, Salerio, Salanio y Lorenzo estaban preparando la cena para la noche, él le dice que cuando vaya a decirle al Judío, si quiere venir a la cena, aprovechara y le dijera a Jessica, sin que se entere su padre, que cumplirá su promesa. Graciano se interesa por la carta que a recibido, él le dice que es de Jessica, y que esta noche estaría con ella en la cena, además pronto la sacaría de casa de su padre.

En la escena quinta, Launcenlot le avisa a Shylock de que vaya a la cena, y sin que se de cuenta, le dice a Jessica que Lorenzo vendrá a por ella.

En la escena sexta, Gratiano y Salerio esperan a Lorenzo, que ha ido por Jessica y llegan tarde, Antonio ya quería irse.

En la escena séptima, el príncipe de Marruecos a de elegir cofre, y si en el cofre que elija esta el rostro de Portia, pues entonces se casara con ella, pero eligió el cofre de oro, y en él estaba el rostro de la muerte, por lo que se tubo que ir solo.

En la escena octava, el judío y el Dux no llegaron a tiempo y el barco ya había partido.

Cuando el judío llego a su casa, y vio que Jessica se había ido con las joyas y todo el dinero con Lorenzo, se enfado muchísimo y no hacia más que clamar por sus joyas, su dinero y su hija. Solanio quería informar de ello a Antonio, pero eso a él no le importaba, él solo pensaba en que Bassanio pudiera conseguir a Portia su amada, de lo demás ya se encargaría.

En la escena novena, llega el príncipe de Aragón a elegir cofre, y como el anterior si no acertara, ya no podrías tener a otra mujer. Él eligió el cofre de plata, pero tampoco estaba su rostro, así que tuvo que marcharse. En esos momentos llego otro mensajero y les anuncio la llegada de un galán, que venia a cortejar a Portia por su amor, ese era Bassanio.

Acto III

En la escena primera, todos hablan de la desaparición de la hija del judío y de que a Antonio había perdido un navío. El Judío auque enfadado, ansiaba el momento en que Antonio no pudiera pagarle y tuviera que cobrarse una libra de su carne. Y así conseguir su venganza.

En la escena segunda, Bassanio escoge el cofre de plata con el retrato de Portia en su interior, cuando esto ocurre, su amigo Gratiano le dice que él también quisiera casarse con Nerisa, y que lo harían juntos. En aquel momento llega Jessica y Lorenzo con el mensajero Salenio, traen una carta de Antonio, donde le dice que había perdido todos los navíos y no tenía dinero para pagar al judío. Como consecuencia, tendría que pagarle con su carne, pero que antes de ello le gustaría verle, pero que no le obligaba a ir, que hiciera lo que mas le conviniera. Ante tal situación, Portia le dijo que fuera a ver a su amigo, y que pagara su deuda, que si era necesario pagara hasta tres veces más de lo que debía.

En la escena cuarta, Sholck ya tiene a Antonio en la cárcel, pues alega que tiene hecho un contrato y quiere cobrarlo.

En la escena quinta, Launcenlot hablando con Jessica y le dice que ella no era judía, pues Shylock no era su padre, esto le sentó muy mal, pues supondría cargar con un pecado de su madre, aparte ella ahora era cristiana por su marido, a lo que él también alego que Lorenzo había actuado mal, pues al hacerla cristiana eso repercutía en el precio del cerdo.

Acto IV

Escena primera, Bassanio ya había llegado y estaba con Antonio en el juicio, pero lo único que el Judío quería era cobrar el contrato de una forma estricta. Al juicio llegaron Nerisa y Portia disfrazadas de abogados, para poner un veredicto al juicio. En principio intentaron persuadir al Judío de que entrara en razón, pero él seguía queriendo la vida de Antonio, a lo que Portia empezó analizar el contrato y lo primero que dijo fue, que no era del corazón, sino del lado, después dijo que en él, solo ponía una libra de carne, ni una gota de sangre, por lo que el Judío decidió que quería aceptar lo que Bassanio le ofreció, que era pagarle el triple, pero entonces Portia volvió a decir que no, que habría que cumplirse el contrato como él decía, así que si él lo rechazaba, debía darle la mitad de sus vienes al Dux y la otra a Antonio, quien prefirió que se lo dejara en herencia a Lorenzo y su hija Jessica, también debía hacerse cristiano, y así es como ocurrió.

Ahora Antonio y Bassanio quieren agradecérselo a los dos abogados, y los invitan a cenar, pero no aceptan, Bassanio les ofrece el dinero, pero Portia le pide a Bassanio el anillo, que él le había jurado proteger a su mujer antes de venir, pero al final acaba dándoselo, pues ellas le convence de que a su mujer no le importaría si conociera los hechos.

En la escena sexta, Nerisa también quiere saber como actuara su marido, y va en busca del otro anillo, el cual, también consigue.

Acto V

En la escena primera, Lorenzo esta hablando con Jessica cuando Stephano, un mensajero, llega y les comunica que en el alba llegaran Portia y Nerisa. También llegaran Antonio, Bassanio y Gratiano, según les informa Launcenlot. Lorenzo prepara todo y decide esperarlos fuera con música.

Cuando van llegando Portia y Nerisa ven luz y oyen la música procedente de la casa, al llegar, preguntan a Lorenzo si habían llegado sus maridos, y Lorenzo les dice que no, pero que no tardarían. Portia le dice a Lorenzo y al resto de los criados que no dijeran nada de su ausencia. En esos momentos llegan Antonio, Bassanio y Gratiano, y van a saludar a sus mujeres y a presentarle a Antonio. Nerisa al no ver el anillo que le había dado pregunta por él, y él marido le dice que tubo que darse lo al ayudante del abogado que salvo a Antonio, pues él se lo pidió, Portia pregunta también por el anillo y Bassanio le cuenta también lo sucedido, Antonio se siente culpable y le dice a Portia y a Nerisa que era su culpa. Bassanio y Gratiano les prometen que no faltara más a otra de sus promesas, y ponen como garantía el alma de Antonio. Ellas les entregan de nuevo los anillos, y ellos ven que son los mismos de la otra vez, y se preguntan, que como era posible eso. Entonces ellas le cuentan que esos supuestos abogados eran ellas disfrazadas y que Antonio en verdad no perdió todo s sus barcos, sino que tres de ellos llegaron a puerto. Antonio ahora le da el testamento de Shylock a Lorenzo y Jessica.

Opinión personal

Es una historia que, para mí forma de ver, el último capitulo sobra. ¿Por qué? Pues, porque eso de que las mujeres les pidan los anillos, siendo ellas quienes de una forma muy rebuscada y cruel les hagan pensar que sus mujeres lo entenderían, para luego decirles que no entienden como era posible que lo hubieran hecho Y al final le cuentan la verdad, pues es un poco extraño, no me llega a convencer mucho el final, si lo hubiera dejado cunado liberan a Antonio, como en todas las historia, el bueno se salva punto y Final. Pero por lo demás, tiene su gracia.