El Martirio de San Sebastián; Antonio y Piero Pollaiuolo

Arte. Escultura. Renacimiento. Florencia. Santo. Flechas. Martirio. Realismo. Perspectiva. Colores. Composición

  • Enviado por: Angel Ruiz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

EL MARTIRIO DE SAN SEBASTIÁN

  • AUTOR

Está atribuido a los hermanos Antonio (1432-1498) y Piero (1441-1496) del Pollaiuolo.

Eran escultores, pintores y artesanos italianos del renacimiento. Vivieron en Florencia, realizando esculturas de bronce, objetos de oro, pinturas y artes decorativas.

Antonio de Pollaiuolo,

Fue escultor, orfebre y grabador. En sus obras más conocidas se encuentran:

  • El Sepulcro del Papa Sixto IV (1484-1493)

  • El Sepulcro del Papa Inocencio VIII (1493-1497)

  • La batalla de los diez hombres desnudos (1470)

  • El martirio de San Sebastián (1475)

Piero de Pollaiuolo,

Fue, sobre todo, pintor. En sus obras más conocidas destacan:

  • Las siete virtudes (1469-1470)

  • El martirio de San Sebastián ( ayudó a su hermano)

  • ÉPOCA

Los autores de la obra El martirio de San Sebastián, vivieron en la época del Renacimiento.

El Renacimiento es un periodo de la historia europea caracterizado por el interés del pasado clásico, y en el arte grecorromano. El Renacimiento comenzó en Italia en el siglo XIV y se difundió por el resto de Europa durante los siglos XV y XVI.

El hombre renacentista estudia la antigüedad clásica, con la intención de formar un hombre nuevo. La cultura clásica actúa como modelo. Una época en la que el hombre considera que con su inteligencia y sensibilidad puede organizar todo su vivir.

Se conciben grandes utopías, se escriben manuales del perfecto cortesano, se exalta la vida en contacto de la naturaleza, se plantean reformas políticas, sociales y religiosas.

  • DESCRIPCIÓN DEL TEMA Y ANÁLISIS DEL SIGNIFICADO

El tema tratado en el cuadro es el martirio que sufre San Sebastián, que está siendo torturado por un total de seis arqueros, que situados simétricamente lanzan flechas contra el Santo. Por detrás se ven cuatro nobles montados a caballo también situados simétricamente.

Al medio, se ve, a la derecha unas montañas, y a la izquierda el arco del triunfo romano, que se ve relacionado con el triunfo del Santo sobre la muerte, o recordar que fue Roma el lugar del martirio. Al fondo se ve el río Arno, de Florencia, y las montañas.

El autor, intenta representar con exactitud los cuerpos medio desnudos, de Santo, y arqueros. San Sebastián fue un Santo popular en el siglo XV, porque se le invocaba contra pestes, y porque permitía a los artistas mostrar su interés por el desnudo.

Breve comentario sobre San Sebastián:

Sebastián fue un mártir cristiano. Según la tradición, fue un capitán cristiano, que logró en secreto muchas conversiones. Cuando el emperador romano Diocleciano conoció su fe, ordenó su muerte a flechazos. Sin embargo no murió, y cuando este se hubo recuperado, volvió donde el emperador a denunciar su crueldad, y Diocleciano, ordenó matarlo esta vez a golpes. El primer martirio de San Sebastián, fue uno de los temas favoritos en el Renacimiento. El Santo era invocado contra la peste, y su festividad se celebra el veinte de enero.

  • DESCRIBIR EL REALISMO DE LA PINTURA

Esta obra tiene en sus formas un gran realismo. Los cuerpos tanto de los arqueros como de San Sebastián, tienen gran credibilidad, son cuerpos mas bien menudos, pálidos y con ropas de la época.

Las sensación de realidad, tanto para los personajes, como para el paisaje están muy logrados a pesar de la distancia, como se aprecia en los alrededores del río Arno, que muestra la habilidad de los artistas al describir un paisaje con gran detalle.

El cuadro pierde credibilidad, cuando asociamos el monumento al Arco del triunfo romano, y el río que aparece, el río Arno, pues ambos no son de la misma ciudad. De todas maneras la escena elegida fue un hecho histórico que ocurrió de verdad y tuvo lugar en el siglo III.

El autor cuido muy bien las texturas, pues se diferencian notablemente las prendas utilizadas por los protagonistas del cuadro, se ven a los dos arqueros del fondo, que llevan prendas de tela fina, al revés que los arqueros de la primera fila, que se les ve que sus prendas son más gordas.

Gracias al reflejo se ve que los caballeros llevan armaduras pesadas.

San Sebastián lleva de vestimenta un fino trapo por la cintura, que consigue ser fino, por su trasparencia.

  • LA PERSPECTIVA

La sensación de profundidad es conseguida gracias a distintos elementos, entre ellos, que cuanto más profundidad se pretende emplear, más pequeños son los personajes que aparecen, lo mismo ocurre con árboles, arbustos, sendero del río, y montañas. También la profundidad es conseguida gracias a que los personajes de primera fila, tapan con sus objetos a los segundos.

La luz entra desde el fondo, de las montañas, reflejándose a su vez en el río, dando una claridad a los elementos situados en sus cercanías. También se consigue dar claridad al cuadro con el arco del triunfo, con los caballos blancos, y sobretodo con la camisa blanca del arquero situado en la primera fila, en contraste con el traje del arquero situado en su lado opuesto, cuyo color es verde oscuro.

  • COLORES EMPLEADOS

Los colores empleados son bastante fríos, predominan colores marrones, en el fondo, exaltando a los personajes, que llevan prendas claras( los del fondo, y los dos primeros empezando por la izquierda) y oscuras( los dos de la derecha, de la primera fila)

Se contrastan los colores ocres del suelo con las prendas claras de los personajes, quedando realzado San Sebastián, lo mismo ocurre en el cielo, que está oscurecido para realzar también a San Sebastián.

  • LA COMPOSICIÓN

Los elementos están organizados en una perfecta simetría, jugando con sus colocaciones, quedando en primera fila, dos hombres apuntando a San Sebastián, uno de frente y otro de espaldas, y dos hombres agachados, uno de frente u otro de espaldas, apuntando hacia abajo.

En la segunda fila, están los dos arqueros mirando hacia San Sebastián apuntándole con sus arcos.

Detrás de ellos, están colocados dos caballos a cada lado, a la izquierda, uno negro de espaldas y el blanco de frente, y en la derecha aparecen al revés, es el blanco el que está de espaldas y el marrón de frente.

El arco del triunfo aparece en la izquierda de la composición, y en la derecha para equilibrar el peso visual, aparece una montaña.

La composición podría quedar representada en un triángulo, de esta manera:

Vídeos relacionados