El Maquinismo y su transcendencia

Historia universal. Maquinismo. Industrias extractoras. Edad del vapor. Barco a vapor. Submarino. Ferrocarril. Imprenta a vapor

  • Enviado por: Veruschka
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 11 páginas

publicidad

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio de Educación Cultura y Deporte

U. E. C. C. “Manuel Muñoz Tebar”

Materia: Historia Universal

El Maquinismo y su transcendencia

El Marques, 2 de febrero de 2007

Índice

Introducción 3

El Maquinismo 4

Las Industrias Extractoras 6

La Edad de Vapor 7

Aplicaciones 8

El Barco a Vapor 8

El primer Submarino 8

Ferrocarril 9

Imprenta a vapor 9

Conclusión 11

Introducción

El presente trabajo es ara informarnos un poco de lo que ha sido del maquinismo…

El maquinismo es un concepto histórico que hace referencia al fenómeno acontecido durante el principio de la Revolución industrial, coincidiendo con la introducción masiva de maquinaria para sustituir o reducir el trabajo manual.

La introducción de la tecnología y la mecanización supuso una auténtica revolución en la forma de producción, de manera que se produjeron drásticos cambios laborales y sociales. En Inglaterra, cuna de la Revolución industrial, se dio el ludismo, un movimiento obrero que buscaba acabar con el nuevo planteamiento productivo mediante la destrucción de las máquinas para mantener el trabajo artesano y manual.

En este se reflejaran los siguientes temas:

  • El Maquinismo

  • La Industria Extractoras

  • La Edad del vapor

El Maquinismo

Los primeros síntomas de la Revolución Industrial y el nacimiento del régimen fabril (relativo a la fábrica), tienen sus orígenes en la máquina textil.

El punto de partida tuvo lugar en Inglaterra, país que poseía ricos depósitos de carbón y de hierro y que podía obtener enormes cantidades de materias primas procedentes de sus muchas colonias dispersadas en el mundo.

Esta nación, en el siglo XVIII se había convertido en la potencia mercantil e industrial más importante del mundo. Sus posesiones se extendían por todo el globo por lo que las flotas inglesas recorrían todos los mares y sus comerciantes traficaban en todas las latitudes.

Dicha situación aumentó la demanda de muchos artículos, entre los que se contaban los tejidos de algodón y que por provenir en su mayor parte de la India, se les llamaba indianas. Debido a que la industria inglesa, basada en el simple trabajo manual de sus obreros, no alcanzaba a satisfacer las necesidades crecientes del mundo, y porque no podía competir con el bajo costo de la obra de los hindúes, los industriales de la región de Lancashire -vecina al pueblo de Liverpool- ofrecieron importantes premios a quienes lograsen crear nuevos procedimientos que fuesen más eficientes que la antigua rueca y el primitivo telar. A partir de estas ofertas surgieron las primeras máquinas para hilar, para tejer y para desmontar el algodón.

La primera máquina para hilar algodón fue lograda por James Hargreaves, carpintero-tejedor de Blackburn.

Durante los años 1764-1767, inventó un torno o maquinaria simple, movida a mano y por medio de la cual una mujer podía hilar, al principio seis o siete, pero después hasta ocho hilos a la vez. El torno es quizás la más importante de las máquinas-herramientas. La transformación final del torno en un instrumento metálico de alta precisión tuvo lugar en el siglo XVIII, gracias a Maudslay en Inglaterra, que permitió elaborar tornillos normalizados. Por otro lado, el pedal del torno dio a Watt el modelo para transformar el movimiento alternativo en rotativo en una máquina de vapor.

En la misma época, Richard Arkwright, barbero y confeccionador de pelucas de la ciudad de Preston, construyó en 1768 el "bastidor". Era una máquina hiladora movida por una rueda que era impulsada por una corriente de agua y que producía un hilo más resistente que la de Hargreaves. La tercera máquina para hilar algodón fue la de Samuel Crompton, un tejedor de Bolton.

El inventor de la primera máquina para tejer algodón fue el clérigo y poeta inglés Edmund Cartwright, quien en 1784, diseñó un telar provisto de una lanzadera automática, movido por una energía proporcionada por caballos, ruedas hidráulicas o bien máquinas a vapor.

Con la aparición y perfeccionamiento del hilado y el tejido del algodón aumentó la demanda de ese textil. De ahí que la creación del norteamericano Eli Whitney se estandarizó rápidamente. Whitney logró inventar la primera máquina desmotadora de algodón, es decir, una máquina que quitaba las semillas y las pelusas que naturalmente se encuentra en él.

Todos estos inventos provocaron trastornos. El telar hidráulico, la hiladora mecánica y el telar mecánico se transformaron en máquinas de gran peso y de grandes dimensiones, que no cabían en casas. De esta forma, nació la necesidad de emplazarlas en amplios edificios y, a la vez, contratar obreros que las hicieran funcionar bajo la vigilancia del dueño o de un administrador. Comenzó, entonces, a desarrollarse el régimen fabril.

El científico estadounidense, Benjamín Franklin, convencido que los rayos eran algo igual a la electricidad estática producida en Botella de Leyden, demostró en 1752, durante una tormenta eléctrica, que estaba en lo cierto. Franklin elevó un volantín o cometa y del cordel que la elevaba amarró una llave metálica. Este experimento sirvió de base para que el estadounidense inventara el pararrayos.

Años más tarde, en 1800 Alejandro Volta construye la primera pila eléctrica.

Durante el siglo XVIII se introdujo tanto en la industria como en la población el uso de carbón como fuente de energía. En la industria se vieron los beneficios en la utilización de la máquina de vapor y en 'El Maquinismo y su transcendencia'
los métodos para fundir y trabajar el hierro.

Las Industrias Extractoras

Ocupan éstas una situación intermedia entre los dos grupos que acaban de estudiarse. Como dependientes que son de la naturaleza, no pueden a su voluntad extender el efecto de los inventos y modificar contoda libertad la organización del trabajo, pero son, bajo este aspecto, más libres que la industria agrícola. Por lo menos es esto cierto en las más importantes, las que extraen de la tierra el carbón y los minerales metalúrgicos. Sin duda alguna que un descubrimiento que permitiese aislar con menos gasto el hierro ó explotar con ventaja los minerales abandonados por ser poco ricos, tendría que estar limitado en sus resultados por el número y la importancia de los yacimientos. Una máquina nueva que hiciera con economía la desecación de las minas no podría ser aplicada sino en las ya explotadas ó susceptibles de serlo.

En efecto, la división del trabajo se perfeccionará a medida que las necesidades aumenten, y mayor fuerza tendrán las causas que las hacen tan provechosas. Para duplicar los productos de una fábrica no es necesario duplicar el trabajo ni el capital, y una compañía de ferrocarriles no se ve obligada a decuplar el número de sus locomotoras para transportar diez veces más mercancías. Las industrias manufactureras, la comercial, y las de transportes, obedecen a una ley llamada la ley de los rendimientos más que proporcionales. El equilibrio necesario entre el aumento de las necesidades y la de la producción no se verá nunca en peligro.

La primera máquina para ahilar algodón fue lograda por James Hargreaves, carpintero - tejedor. Durante los años 1764-1767, inventó un torno o maquinaria simple, movida a mano y por medio de la cual se podía hilar, al principio seis o siete, pero después hasta ocho hilos a la vez.

En la misma época, Richard Arkwright, barbero, construyó en 1768, el “bastidor”. Era una máquina hiladora movida por una rueda que era impulsada por una corriente de agua y producía un hilo muy resistente.

Eli Whitney logró inventar la primera máquina desmotadora de algodón, es decir, una máquina que quitaba las semillas y las pelusas que naturalmente se encuentran en él.

La Edad del Vapor

La aparición de la máquina a vapor se ha considerado como el inicio de la Revolución Industrial. La aplicación de esta fuente de energía realmente transformó el sistema de trabajo imperante en el siglo XVIII.

Al comenzar el siglo XIX, tanto Inglaterra como Francia y Estados Unidos comenzaron a tener un acelerado desarrollo en su industria manufacturera y el aprovechamiento de esta nueva energía pronto se utilizó en los buques y ferrocarriles.

El vapor sería la gran fuerza motriz del siglo XVIII. Se inventaron máquinas textiles cada vez más precisas, hasta que Santiago Watt inventó su célebre máquina de vapor en 1765, la que fue patentada en 1769. Este invento permitió que a finales del siglo XVIII se fabricaran los primeros telares accionados por el vapor, los que eliminaron una gran cantidad de mano de obra.

Aplicaciones:

De ahí que se ha estimado que pocas invenciones han gravitado tanto sobre el curso de la historia como la máquina a vapor. Los primeros intentos de aprovechamiento de vapor datan de 1698, cuando Thomas Savery construyó la primera bomba accionada por esta fuente. Luego, en 1712, Thomas Newcomen, inventó el motor de balancín; en 1769, Nicolas Cugnot desarrollo un remolque de artillería propulsado por vapor; en 1780, James Watt ideó la primera máquina a vapor de "doble acción"; 1787, John Fitch construyó el primer buque a vapor, y en 1804, Richard Trevithick hace funcionar la primera locomotora arrastrada por una caldera a vapor. En el área automovilística, en 1769, Cugnot construyó en Francia y condujo el primer vehículo movido a vapor.

  • El barco a vapor: El primer modelo se denominó "Clermont", construido por el ingeniero estadounidense Robert Fulton. Dicha embarcación hizo por primera vez un servicio de regular de pasajeros en 1807, en el río Hudson, entre las ciudades de Nueva York y Albany, a razón de 8,5 kilómetros por hora. El modelo pesaba 150 toneladas y estaba equipado con una máquina a vapor y un rueda de pala. A partir de este barco, la navegación a vapor hizo rápidos avances en Estados Unidos y Europa, y en 1819, el "Savannah" cruzó el Atlántico. Paralelamente, se vio un auge en la construcción de canales, entre los cuales destacaron el Suez en 1869 y el de Panamá, puesto en servicio en 1914.

  • El primer submarino: El mismo creador del barco a vapor, Robert Fulton, fue quien ideó los planos, que presentó a un directorio francés, de un buque sumergible llamado Nautilus. En 1801 se realizaron las primeras pruebas de submarino primitivo quedando el artefacto bajo el agua casi una hora.

  • Ferrocarril: Aunque la primera locomotora utilizable fue originada por Richard Trevithick en el 1801, el primer ferrocarril verdadero fue construido por George Stephenson, en 1814 (en la imagen, la locomotora Rocket construida por Stephenson). Su creación arrastró, sin dificultad, algunos vagones de carbón, y en sólo unos años, en 1825, corrió el primer tren de carga y de pasajeros a una velocidad de 24 kilómetros. A nuestro país, el primer prototipo de ferrocarril llega recién en 1851, fecha en que se inaugura el primer ferrocarril de Chile y del hemisferio sur que tuvo su recorrido entre Copiapó y Caldera.

  • Imprenta a vapor: En 1814, el Times, diario londinense, instaló la primera imprenta de vapor, que le permitió cumplir en dos horas el trabajo que antes exigía un día.
    Hasta la aparición de estos inventos, las únicas máquinas existentes eran accionadas por el viento, el agua y los músculos de hombres y animales.
    El maquinismo se desarrolló, primeramente, en Inglaterra hasta la caída de Napoleón en 1815, pues a partir de esa fecha y en el transcurso de los siglos XIX y XX, las máquinas fueron invadiendo los demás países de Europa y del mundo.

Desde fines de la pasada centuria, la revolución maquinista tuvo, como fundamental escenario, a los Estados Unidos, donde se realizaron los más trascendentales adelantos de carácter mecánico. Se inventaron nuevos medios de comunicación y de transporte. Se crearon artefactos de uso doméstico que modificaron las condiciones de vida diaria. Por último, se perfeccionaron las máquinas a vapor y se inventaron los motores eléctricos y de explosión.

'El Maquinismo y su transcendencia'

Conclusión

A través de este trabajo pudimos concluir los siguientes puntos:

  • El maquinismo es un concepto histórico que hace referencia al fenómeno acontecido durante el principio de la Revolución industrial

  • Los primeros síntomas de la Revolución Industrial y el nacimiento del régimen fabril tienen sus orígenes en la máquina textil.

  • La primera máquina para hilar algodón fue lograda por James Hargreaves, carpintero-tejedor de Blackburn.

  • La primera máquina para ahilar algodón fue lograda por James Hargreaves.

  • Eli Whitney logró inventar la primera máquina desmotadora de algodón, es decir, una máquina que quitaba las semillas y las pelusas que naturalmente se encuentran en él.

Este ha sido todo mi trabajo.

Vídeos relacionados