El malestar docente; José M. Esteve

Nuevos modelos educativos. Responsabilidad. Fracaso escolar. Violencia en las aulas. Absentismo laboral. Enfermedades docentes. Estructura de la obra

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 16 páginas
publicidad

BIBLIOGRAFÍA

José M. Esteve es catedrático de Teoría de la Educación en la Universidad de Málaga.

En dicha Universidad ha desempeñado los cargos de vicedecano de la Facultad de Filosofía y Letras, director del I.C.E. decano de la Facultad de Ciencias de la Educación y secretario general de la Universidad.

Es autor de los libros:

  • Autoridad, obediencia y educación. Edit. Narce 1977.

  • Lenguaje educativo y teorías de pedagogía. Edit. Madrid Anayal 1979.

  • Influencia de la publicidad en T.V. sobre los niños. Madrid Narcea 1985.

  • El malestar docente. Barcelona, Lara 1987-89, 3ª Edit. Paidos 94.

  • Los profesores ante el cambio social. Barcelona, 1994.

Obtuvo en el 93 el premio nacional de investigación educativa de la fundación de Paidea.

INTRODUCCIÓN

El libro intenta de ofrecer una visión actual de los problemas que afectan a los profesores con la esperanza de hacernos reflexionar a nosotros y al mismo tiempo a la sociedad.

Nuestra sociedad es hipócrita y ambivalente cuando nos aplica a los viejos profesores el viejo discurso de la abnegación y del valor espiritual y formativo de nuestro trabajo cuando en realidad desprecia lo que no tenga valor material.

La sociedad considera los únicos responsables del fracaso de un sistema escolar masificado a los profesores.

Nosotros debemos intentar redefinir junto con la sociedad, el papel de los profesores, pero no tiene sentido porque la enseñanza sigue dando unos objetivos masificados.

La sociedad quiere definir a la universidad como un centro de formación de alto nivel.

En esta situación no se puede decir que en la actualidad exista una buena calidad en la enseñanza ya que el producto voluntario del profesorado se encuentra frente a una situación de abandono y el dimisionismo, derrocha energías y entusiasmo supliendo con su actividad la falta de medios existentes.

Nuestra sociedad y nuestros profesores necesitan redefinir los valores en los que creen, los objetivos por lo que trabajan y el tipo de hombre que quieren formar.

A los problemas que tienen los profesores se incorpora un nuevo elemento, que es el cambio social acelerado que rompe con la presencia de modelos educativos, que entraña diferentes concepciones de la Educación, del hombre y de la misma sociedad del futuro que se pretende construir.

Elija el modelo que elija el profesor va a enfrentarse con la contestación de quienes piensan de la Educación desde otras perspectivas.

Los profesores acusan a la administración y a la sociedad de hacer reformas de papeles, sin dotarles en la práctica de los medios materiales y de las condiciones de trabajo necesaria para una auténtica mejora de su actuación cotidiana en la enseñanza.

CAPÍTULO 1.- LA FUNCIÓN DE UN ENFOQUE TEÓRICO

Para el estudio de las condiciones en que se ejerce la docencia hay que verlos desde diferentes enfoques:

- Desde un enfoque psicológico: que ven en el profesor un aumento de ansiedad y hablan de estrés. Los problemas psicológicos están relacionados con las condiciones sociolaborales en que se ejerce la docencia.

- Desde un enfoque sociológico: se interesa por los cambios aparecidos en los últimos años y las variaciones introducidas en su rol personal. También tratan los problemas actuales de la profesión docente, relacionándolos con las consecuencias que de ellos se derivan para los individuos que la ejercen: profesores afectados por la violencia en las aulas, agotamiento físico o efectos psicológicos.

Se puede ofrecer un tratamiento parcial.

Desde hace tiempo se viene utilizándose el tópico “malestar docente” para describir los efectos permanentes negativos que afectan a las condiciones psicológicas y sociales que se ejerce la docencia.

Para comenzar el estudio de “malestar docente” es necesario definir las necesidades que se impone, explicando los indicadores que se permiten hablar de la existencia de un “malestar docente”. A continuación se debe explicar la labor teórica, estableciendo un modelo que permita comprender las relaciones funcionales existentes entre los indicadores, utilizando y valorando las estrategias puestas en marcha con el fin de cortar o disminuir los efectos negativos en el “malestar docente”.

CAPÍTULO 2.- INDICADORES DEL MALESTAR DOCENTE

2.1 FACTORES DE PRIMER ORDEN

Son los factores que inciden directamente sobre la acción docente, es decir, el estudio de la “actuación del profesor en la clase”.

2.1.1 Recursos materiales y condiciones de trabajo.

En la efectividad del trabajo desempeñado por el profesor aparecen tipos de limitaciones de tipo material, que impiden que el profesor explique tal y como él quisiera su programa de enseñanza a sus alumnos. Este problema provoca un sentimiento de malestar a medio o largo plazo.

La más importante de ellas es cuando el profesor se enfrenta a un nuevo año lectivo con una gran ilusión y luego no posee los recursos necesarios para realizar ese programa educativo; entre estos recursos se encuentran la falta de materiales didácticos y las carencias para adquirirlos.

A largo o medio plazo el profesor sufre una inhibición que le repercute de manera que tiene que modificar su práctica docente, produciendo la perdida de esa ilusión aparecida al principio del curso académico.

La única manera que tienen los profesores de poder adquirir estos recursos es mediante pedir ayuda a sus propios alumnos y a las asociaciones de padres de dichos alumnos; aportando éstos pequeñas cantidades de tipo económico.

A veces no son solo la falta de recursos las que impiden al profesor una práctica favorable de su labor, sino que también nos encontramos limitaciones de tipos institucionales.

2.1.2 Violencia en las instituciones escolares.

En los últimos años se ha producido un aumento de la violencia en las aulas, de tal forma que han llegado hasta a ser cabeza de portada de los medios de comunicación, produciendo un clima violento ante el cual los alumnos actúan con venganza por estar obligados a estar en las clases, mientras que ellos lo que buscan es estar trabajando y ganando dinero. Por ello los alumnos actúan en contra de las instituciones y los profesores.

Esta violencia a llegado no solo a apoderarse de los alumnos, sino que también de algunos padres de dichos alumnos.

El tema de la violencia lleva a los profesores hacia un sentimiento de intranquilidad dentro de los factores contextuales (cognitivos, intencional y subjetivos).

2.1.3 El agotamiento docente y la acumulación de exigencias sobre el profesor.

Los principales síntomas que presenta el “malestar docente” son:

Absentismo, falta de compromiso, un anormal deseo de vacaciones, baja la autoestima, en definitiva el agotamiento. Esto es provocado principalmente por causas de presión que se ejercen sobre el profesorado procedente de la sociedad, la acumulación de responsabilidades y la aparición de la ansiedad.

La presión del contexto social y las dificultades no afectan por igual a todos los profesores.

2.2 FACTORES DE SEGUNDO ORDEN (CONTEXTUALES)

Según Blase, los factores de segundo orden son los referidos a las condiciones ambientales o al contexto en que se ejerce la docencia.

La acción es indirecta y afectan a la eficacia docente al imponer una disminución de la motivación del profesor en el trabajo de su aplicación y su esfuerzo.

Cuando se acumulan influyen en la imagen que el profesor tiene de sí mismo y de su trabajo planteándose una crisis de identidad llegando a la autodepresión del Yo.

2.2.1 Modificación en el rol del profesor y de los agentes tradicionales de socialización.

En los últimos años, se han acumulado las responsabilidades y exigencias que se proyectan sobre los enseñantes; lo cual se ha traducido en una modificación del rol del profesor que supone una importante fuente de malestar para muchos de ellos, ya que no han sabido acomodarse a las nuevas exigencias.

Un elemento que contribuye al malestar es el problema del continuo avance del saber es decir, se trata de que el profesor necesita poner al día lo que explica para no dar unos contenidos desfasados a que le pondrían en ridículo, sino, es para tener un dominio de cualquier material, estos son algo difíciles ya que pueden afectar a la seguridad del profesor.

Mitter desarrollo unas ideas muy referida a la percepción de una “fase de desencanto” que él considera como factor central del ejercicio de la docencia en los sistemas educativos, esto es debido a que el profesor se ve dominado más por reticencia que por el optimismo.

En el momento actual los profesores se encuentran con una nueva fuente de malestar al intentar definir qué deben hacer, que valores van a defender: porque en la actualidad se ha perdido el anterior consenso, al que ha sucedido un proceso de socialización conflictivo y fuertemente divergente.

2.2.2 La función docente: contestación y contradicciones.

Hoy en día no existe consenso social, porque cualquier actitud del profesor puede ser contestada y habrá grupos y fuerzas sociales dispuestas a apoyar la contestación al profesor. Cualquier valor que se defienda en clase puede ser rebatido por el alumno.

Para ser profesor hace falta realizar en un mismo tiempo diversos roles contradictorios entre sí. El primero de ellos es el de ser compañero y amigo de los alumnos, o al menos mostrar un apoyo hacia ellos. El segundo realizar el papel de juez al final del curso académico, realizando un “veredicto final” en el cual se dice quienes de sus alumnos son aptos para pasar de curso, a la vez que se le obliga a producir en el alumno una integración de tipo social, ya que él para los ojos de los alumnos el profesor es el representante de la sociedad y la institución.

2.2.3 Modificación del apoyo del contexto social.

Los profesores se sienten injustamente juzgados por los padres como representantes más cercanos del cuerpo social. La valoración del trabajo efectivo del profesor en su puesto de trabajo sólo se hace en sentido negativo. Es decir, si todo va bien los padres piensan que sus hijos son buenos estudiantes, pero si van mal, piensan que es debido a que los profesores son malos docentes.

Hoy en día se ha modificado el status social del profesor. La sociedad tiende a establecer el status social sobre la base del nivel de ingresos. Las ideas de saber, abnegación y vocación han caído en picado en la valoración social.

2.2.4 Los objetivos del sistema de enseñanza y del avance de los conocimientos.

Ranjard, afirma que es absurdo mantener en una enseñanza masificada los objetivos de un sistema diseñado para una enseñanza de élite. Hace años las instituciones escolares y universitarias aseguran el “éxito” traducido en status social y en una buena retribución económica. Pero en la actualidad, la masificación del sistema de enseñanza ya no asegura a los alumnos ni el “éxito” ni siquiera un trabajo acorde con su nivel de titulación.

Hace años el cambio social se producía a un ritmo muy lento, pero en la actualidad “ el ritmo del cambio se ha acelerado tanto que es imposible seguirlo”.

Al asumir las nuevas funciones que el contexto social exige de los profesores, supone el dominio de una amplia serie de habilidades personales que no pueden reducirse al ámbito de la acumulación de conocimientos. Esto supone una prueba en la personalidad de los debutantes y será en el terreno de la personalidad donde se encuentran las respuestas más negativa del malestar docente.

Amiel-Lebrigre da una nueva definición del papel del profesor. Para afrontar la transformación de la relación triangular, el saber es un objetivo exterior tanto para el enseñante como para enseñado, esto implica que el maestro ha aceptado a ser un enseñante-educador y ha renunciado al saber-poder y ha accedido al saber-llegar.

2.2.5 la imagen del profesor.

En los medios de comunicación se observan dos líneas contrapuestas en los enfoques del profesor. La primera se presenta a la profesión docente como una profesión conflictiva y la segunda como una actividad idílica.

Muchas veces el profesor es presentado como una persona conflictiva donde aparecen situaciones de violencia física en las aulas; los despidos causados por enfrentamientos ideológicos, las bajas retribuciones de los profesores y la falta de medios. Frente a esta imagen del profesor aparece una visión idílica contradictoria. Películas como mentes peligrosas o Rebelión en las aulas presentan al profesor como una ayuda personal de los alumnos; aunque esto está lejos de la realidad.

Estos estereotipos contradictorios se concretan en tres puntos:

  • En las exigencias de las personas ajenas a la profesión docente, esto influye en el trato hacia los enseñantes por los padres y alumnos.

  • En el futuro de las personas que acceden a ser profesionales, produciendo una autorrelección a partir de la identificación o falta de ésta con la imagen del profesor.

  • En las expectativas de los profesores en ejercicio, reafirmando su elección inicial y la propia satisfacción en el trabajo. Pero esto por el contrario produce insatisfacción y sentimiento de consideración.

  • CAPÍTULO 3.- CONSECUENCIAS DEL

    MALESTAR DOCENCTE

  • ABSENTISMO LABORAL Y ABANDONO DE LA PROFESIÓN DOCENTE.

  • El absentismo aparece como la reacción más frecuente para acabar con la tensión que se deriva del ejercicio docente.

    En la actualidad se ha producido un gran aumento del absentismo entre los profesores, están muy relacionado con el estrés.

    Una forma de absentismo es la petición de traslado. Los profesores rehuyen de los centros conflictivos o la existencia, de malas relaciones con los colegas. Los profesores antiguos rehuyen de estos centros, entonces queda en manos de los profesores debutantes. Esto produce un abandono de la profesión.

  • REPERCUCIONES NEGATIVAS DE LA PRÁCTICA DOCENTE SOBRE LA SALUD DE LOS PROFESIONALES.

  • Se han hecho muchas investigaciones y todas coinciden en señalar una mayor tensión, mayor conflictos y mayor estrés, entre los profesores de secundaria que entre los de primaria. Sobre todo menores de 30 años. Hacia los 6 y los 9 años de antigüedad los profesores se ven más afectados en su salud por las tensiones derivadas de su trabajo profesional.

    Las principales consecuencias que se presentan en el malestar docente se pueden graduar así:

  • Sentimiento de desconcierto e insatisfacción ante los problemas reales de la práctica de la enseñanza.

  • Desarrollo de esquema de inhibición.

  • Peticiones de traslado.

  • Deseo de abandonar la docencia.

  • Absentismo laboral.

  • Agotamiento.

  • Ansiedad.

  • Estrés.

  • Depreciación del Yo. Autoculpabilización.

  • Ansiedad como estado permanente, enfermedad mental.

  • Neurosis reactivas.

  • Depresiones.

  • 3.3 ENFERMEDADES DE LOS PROFESORES.

    Las más importantes bajas son las diagnosticadas por traumatología, las genitourinarias y obstétricos y las neuropsiquiátricas, por este orden. Las traumatológicas, la mayor parte están producidas por accidentes; las ginecológicas, cuya mayor parte viene causadas por bajas de alumbramiento. Las bajas neuropsiquiátricas es reducida con relación a las otras. Ahora bien, utilizando estos mismos argumentos se puede afirmar que es la primera enfermedad de los docentes si descartamos los accidentes y los alumbramientos.

    Comparemos la diferencia en el porcentaje de profesores afectados por bajas laborales encontramos una mayor incidencia, entre los profesores de E.G.B. y la enseñanza media, ya que tienen una mayor presión de horas lectivas y una retribuciones más baja para los profesores de E.G.B. Existe una mayor frecuencia de bajas por enfermedades neuropsiquiátricas en las mujeres sobre los hombres.

    CAPÍTULO 4.- EVOLUCIÓN DE LA SALUD DE LOS PROFESORES DE 1982 A 1989

  • Incidencia de las bajas por nivel de enseñanza.

  • Apreciación clara de un mayor número de bajas por enfermedad en los profesores de E.G.B con respecto a los profesores que ejercen una enseñanza de tipo media.

  • Incidencia de las bajas por sexos.

  • Son las mujeres las que en este aspecto registran un mayor número de bajas por enfermedad.

  • Edad media de los profesores en baja.

  • Durante el curso académico 1982-83 las bajas registradas comprenden una edad media sobre los 40 años. Y en el curso académico de 1988-89 la media se sitúa en 39,8 años.

  • Duración media de las bajas.

  • Durante el curso de 1982-83 la duración media de las bajas se encontraban sobre los 41 días, y en el curso de 1988-89 la media se situaba en 26,45 días.

    El control sobre las bajas del profesorado por la intervención de la inspección médica puede ser un elemento a tener en cuenta con respecto a la duración media de las bajas.

  • Diagnóstico más frecuente en las bajas por enfermedad.

  • Las más frecuentes son las bajas con relación a esguinces, laringitis y depresiones. También encontramos bajas por alumbramientos, traumatológicas otorrinolaringológicas y psiquiátricas.

  • Los ciclos de estrés y su relación con las bajas por enfermedad.

  • Para ello se toma en cuenta las gráficas tomadas por Hembling y Coilliland, donde se aprecian ascendencia durante los periodos de trimestres y descendencia con relación a los periodos de vacaciones. Es decir, un periodo de vacaciones es una manera de aliviar tensiones por lo que el número de bajas descienden considerablementes.

    CAPÍTULO 5.- HACIA UN MODELO TEÓRICO COMPRENSIVO DEL MALESTAR DOCENTE

    El profesor debe de poder llegar a crear un modelo, el cual explique y describa sus relaciones funcionales surgidas entre los sentimientos y emociones de los factores de primer orden y las condiciones ambientales del segundo orden, provocadores del “malestar docente”. Este modelo debe sistematizar los temas por un lado y por otro considerar esas sistematizaciones de cara a futuros proyectos.

    El modelo que presenta Esteve se basa en un modelo elaborado por Blase y Polaino. Éstos autores establecieron relaciones entre los factores del malestar docente, observándolas y estudiándolas, de manera que estos influían sobre la personalidad de los enseñantes.

    El modelo de Esteve es un modelo que deriva de este, donde se observan las actitudes del profesorado, que son: el estrés, el agotamiento, la ansiedad y la tensión. Pero además propone una construcción circular de dicho modelo.

    Desde el punto de vista cualitativo, se considera que diversas dificultades de tipo objetivas inciden perjudicando en la interacción entre profesor-alumno. Para ello existen dos posibles soluciones:

  • El proceso inicial de formación prepara al profesor de manera teórica-práctica, para que él mismo se enfrente ante las dificultades reales.

  • El proceso inicial de formación no capacita al profesor inexperto para dominar los problemas prácticos erradicados de la interacción profesor-alumno.

  • El modelo propuesto, se ve reflejado en profesores que elaboran unos recursos adecuados para la práctica docente mediante un proceso de aprendizaje por ensayo y error, este proceso deriva de los profesores inadecuadamente preparados tras los procesos de formación inicial. Esto provoca que fracasen y no vean mejorar los resultados entre las interacciones profesor-alumno; y esto provocara que éstos cada vez se sientan más inseguros de sí mismos.

    El modelo propuesto, también nos habla de la inhibición y el hecho de recurrir a la rutina, debido a que profesores bien formados no deciden emplear personalmente unos recursos elaborados por ellos mismos. Esto provoca que los profesores responden a las dificultades encontradas en el contexto social y escolar con una conducta repleta de contradicciones. Para la resolución del problema podemos utilizar dos vías:

    1ª La autorrealización del profesor a través de la docencia. Así el profesor reflexiona y plantea soluciones de manera de enfocar su acción en ir cambiando estas dificultades. Situación de EUSTRÉS

    2ª Al profesor poco formado pero con alta autoestima y motivación, las dificultades se le irían acumulando, por eso su trabajo será cada vez más tenso. Todo ello denominado situación de DISTRÉS. En este caso el profesor interioriza la culpabilidad de sus fracasos en la enseñanza.

    CAPÍTULO 6.- ESTRATEGIAS PARA EVITAR EL MALESTAR DOCENTE

    Esteve propone en esta obra dos planteamientos posibles para intentar evitar o sobrellevar mejor en la medida de lo posible los diferentes malestares provocados por ejercer o desempeñar el papel de docente:

    1º.-Realizar un planteamiento previo partiendo de las deficiencias producidas durante la formación inicial del profesorado, corrigiéndolo mediante nuevos modelos. Sin embargo se corre el riesgo de “descolocar” a los profesores debutantes, ya que se dan cuentan que entran en un mundo desconocido para ellos, con lo que se retraerían y perderían motivación.

    2º.- Para solucionar el primer planteamiento se facilitan unas estructuras que sirven de apoyo para el ejercicio del profesorado.

    6.1 EN EL PROCESO DE FORMACIÓN INICIAL

    existen tres puntos de actuación, los cuales son:

  • Establecer unos criterios de selección para el acceso a la profesión docente.

  • Sustitución de enfoques normativos-idílicos por los de formación inicial descriptiva.

  • Durante la formación inicial una adecuación a la realidad de la práctica, provocando que en un futuro tuviera un dominio teórico de sus grupos de alumnos, como también de los elementos sociales que influyen en la educación.

  • 6.1.1 Selección inicial del profesorado.

    La principal de todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de una selección es el que se realiza sobre la personalidad de los docentes, para que esta no influya directamente en el fracaso educación del alumnado. Sin embargo todavía no se encuentra en práctica este tipo de selección.

    Las conclusiones que se pueden extraer sobre las motivaciones que llevan a elegir esta carrera es principalmente ver al aspirante a profesor que el mismo se ve como una ayuda, de relación interpersonal con el alumnado.

    6.1.2 Sustitución de los enfoques normativos por enfoques descriptivos.

    La formación inicial se ha visto orientada por los enfoques normativos.

    Ryans dio lugar a enfoques descriptivos de la formación inicial.

    Veenman llamó enfoques normativos a los programas de formación del profesorado orientados por un modelo de profesor “eficaz” o “bueno”. Este modelo esta formado por las cualidades de un buen docente en un momento de la historia determinado. Este profesor modélico debe dejar un legado que debe ser recogido por los futuros profesores.

    Los enfoque normativos suponen que el profesor es el responsable de la eficacia docente, puesto que se ponen en relación la personalidad del profesor y el éxito de la docencia. En conclusión un buen profesor obtiene éxitos en la enseñanza, por lo contrario si no es así, éste no sirve.

    En un enfoque de tipo descriptivo el éxito de la docencia depende de una actuación en toda regla del profesor, que responde ante las adversidades influyentes entre el profesor y el alumno.

    Esta postura descriptiva lo que hace es ver que si el profesor no obtiene éxitos mediante la docencia, no es que no sirva, sino simplemente debe realizar unas correcciones y no autoculpabilizarse, digamos que lo que tiene que hacer es amoldar su modelo a las exigencias de las circunstancias.

    6.1.3 Adecuación de los contenidos de la formación inicial a la realidad práctica de la enseñanza.

    Los enfoques de tipo descriptivos se centran en la descripción de la forma de actuación del docente, con el fin de que él mismo sea capaz de identificar su modo de actuar, reconocer sus comportamientos y las reacciones derivadas, y de caracterizar las condiciones y situaciones en las que este modo de actuación sea correcto.

    Las técnicas formación del profesorados por Merazzi surgidas del enfoque descriptivo son:

  • La identificación de sí mismo por parte del profesor. Los estilos de enseñanza se pueden ir mejorando al incorporar recursos o reorientando lo preexistentes.

  • Los problemas derivados de la organización del trabajo en clase: problemas de disciplina. La diferenciación entre disciplina y castigo, ya que el termino disciplina se aplica al concepto de represión y castigo, en cambio se debe de relacionar a la idea de orden y esfuerzo con el fin de conseguir un orden correcto.

  • Los problemas derivados de las actividades de enseñanza y aprendizaje. Como son:

    • Dificultad en adoptar contenidos entre los alumnos ya que cada uno es diferente.

    • Dificultad en integrar elementos de motivación.

    • Dificultad para atender características específicas de cada alumno.

    Etc.

    6.2 ESTRATEGIAS PARA EVITAR EL MALESTAR DOCENTE EN EL PROCESO DE FORMACIÓN PERMANENTE DEL PROFESORADO.

    Después del mal trago inicial de profesor debutante tras conocer la realidad de la ejercitación de la docencia, llega a un punto de aceptación por parte de los alumnos, padres y colegas, con lo que ya las tensiones iniciales se ven reducidas. Esto provoca que ya pueda comenzar a producirse la autorrealización en la enseñanza. Esta autorrealización tiene que realizarse de manera que abra nuevas puerta para evitar acumulación de tensiones y poder compartir ideas con los colegas.

    El malestar docente no es una enfermedad provocada por la poco preparación del docente en los procesos de formación inicial, sino que son fruto de la falta de apoyo de la sociedad a los profesores, pero no simplemente en el aspecto educativo, sino también en las retribuciones materiales y en el reconocimiento de status en el que se sitúa.

    En conclusión, por muy bien preparado que se sienta un profesor debutante, siempre será poco reconocido en un principio su trabajo, hasta que el mismo amolde su modelo a las exigencias impuestas por la sociedad y las instituciones.

    VALORACIÓN CRÍTICA

    El malestar docente....¿Qué es el malestar docente?. Esta será la pregunta que se hará mucha gente a la hora de escuchar en las noticias o por otros medios de comunicación cuando leen o dicen:”los profesores quemados” el malestar docente, un mal crónico casi incurable. Esto es un claro ejemplo para encabezar una noticia referente a lo que supone ser alguien que quiere mostrar sus saberes a jóvenes (o no tan jóvenes) para que en un futuro sean socialmente aceptables y para saber desenvolverse en la vida que les toque.

    Seguro que realizamos una encuesta de varias preguntas sobre el malestar docente, la mayoría de los encuestados dirían que el malestar docente es un mal que afecta a los profesores, pero realmente no sabrían por que es producido, y mucho menos sabrían el reparo que ello conlleva. Pues bien, las únicas personas que contestarían el cuestionario correctamente serían algunos profesores, y no digo todos, porque solo contestaría bien, aquellos profesores que ya tienen años de experiencia. Los profesores noveles e incluso muchos profesores que tienen años de experiencias pero que no quieren darse cuenta que se encuentran “enfermos” no sabrían realmente que responder con certeza.

    Ahora bien, con este libro J.M. Esteve ha querido trasmitir a sus colegas una realidad que se encuentra en las vidas de todos los profesores y es palpable. Hay quien pensará que es un libro pesimista y que quitan las ganas de llegar a ser docente, pero en realidad la única forma que tiene de tomarse esta obra es como un gran apoyo que ha querido hacer este catedrático de la universidad de Málaga hacia sus colegas de profesión.

    Pero Esteve no simplemente ha querido plasmar una verdad en su libro y decir a los futuros profesores - “mirad, si seguís estudiando esta carrera, esto es lo que os espera”. Él no simplemente se ha molestado en advertirnos para que nos preparemos, sino que además nos ha mostrado maneras de intentar hacer lo mejor llevadero posible es problema e intentar reprimir los males que esta “enfermedad” conlleva consigo misma.

    Él en su obra a mostrado el problema, los agentes que lo causa, las consecuencias perjudiciales que provoca en las personas, y además a mostrado una serie de modelos para poder coger la sartén por el mango el día en que nos encontremos frente por frente ante el problema. Y este día en que nos encontremos el problema de cara, no va a ser un día cualquiera en la ejercitación de nuestra profesión, este día está claramente marcado, el malestar docente se inicia siempre que un profesor debutante entra por primera vez en un aula para comenzar su primer día de clase lectivo. Hay es donde radica el problema, ya que ese día entra en conflicto con el alumnado, los padres de sus alumnos, las instituciones sociales...Y esto provoca que por muy buena preparación de formación inicial que haya recibido el profesor debutante, siempre acabará por pensar que todos los esquemas mentales realizados con esmero y dedicación a lo largo de la preparación de éste durante la carrera de manifiesto, en pocos segundos se van directamente por el desagüe.

    En conclusión, creo que este libro no solamente tendría que ser una lectura obligatoria para el alumnado de magisterio, sino que tendría que ser una lectura obligatoria para todos los miembros de la sociedad, para entender que ser profesor no es tener un trabajo y sueldo estable y un largo período de vacaciones, sino que también son muchos años en la vida de personas como ellos de estrés, tensiones y lo más importante, desmotivación de una vocación que a podido tener desde que era alumno.

    En realidad para mi la lectura y comprensión de este libro me ha servido para que en un futuro cuando comience a ejercer esta profesión, no me venga abajo con facilidad, sino ir preparado y saber que el problema esta hay puesto día a día y hay que superarlo, aunque ahora cuento con una ventaja, y es que ya se porque se genera y las consecuencias que acarrea así que sabré un poco “coger al toro por los cuernos” e intentar reprimir lo más posible los efectos que conlleva este malestar. Por ello doy gracias a J.M. Esteve, por escribir esta obra llena de la más cruda realidad en la vida de un profesor, y además por incluso poner algunas alternativas a tomar para hacer de este problema algo más llevadero. También quiero dar las gracias don Rafael Guerrero por mandarnos no a leer, sino ha realizar una síntesis de esta obra de Esteve para que en un futuro no suframos tan solo y reprimido este malestar que afecta a una gran parte de la sociedad, ya que en el fondo todos somos en parte docentes, ya que intentamos explicarle a alguien que no sabe lo que no entiende, y nosotros intentamos explicárselo lo mejor posible para que lo comprenda. Y con ello me doy cuenta que hasta para explicar como se fríe un huevo, se le da mil vueltas a la situación, se repite lo mismo pero de distinta manera para que el oyente se entere como es, y no solo para que se entere, sino también para que un día lo pueda llevar a la práctica. Incluso esta situación que he mencionado puede resultar “estresante” en ciento momento, ya que lo intentas explicar de la mejor manera posible para que lo entienda la otra persona.

    En conclusión, este malestar se encuentra presente en todas las escuelas, centros e instituciones educativas y no se cura con unas pastillas que nos recete el doctor, se cura con el día a día y con el afán de superarse.

    16