El Libro Blanco de la Sabiduría; Ruiz de Amadís

Literatura contemporánea colombiana. Novela. Opinión

  • Enviado por: Martin
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

1Buscando mi destino,

viviendo en diferido

sin ser, ni oír, ni dar.

Y a cobro revertido

quisiera hablar contigo,

y así sintonizar.”

Una inmensa lista de objetos perdidos; repentinamente nuestra vida la lidera, se intercambia pensamientos con la razón, la locura, la pasión; por un momento estamos vivos y la volvemos a extraviar. Llegando a un punto discorde la vida girando entorno a nuestra propia razón, subestimando nuestros propios instintos los cuales no permitirán volar, y muchas más contradicciones que nos permiten volar sobre nuestro cuerpo.

Encontrándole un límite a vivir se plantea la idea de perfección, sabiendo que los limites han sido rebasados y demolidos; nuestro cuerpo se inclina a la perdición; incluyendo a nuestra mente caemos en un repentino vacio, del cual la locura nos permitirá abrir nuestras cortas alas superficiales que liberen al cuerpo, la razón sigue detenida.

Aislados, dentro de una capsula, donde el individualismo predomina y nos vuelve cuerdos, la perfección se aleja; sabiendo que la sociedad aplaca nuestros ideales seguimos en ese estúpido régimen que cada día nos inhibe la poca libertad que hemos obtenido. Tratando de sobrevivir nos planteamos las tantas maneras de cómo ser feliz, sabiendo que solo con el echo de ser tu mismo, de imponerte, de hacer que te escuchen, de criticar, lo estamos logrando, la inconformidad nos permite volar en el propio punto de pensar que somos libres, ese es el echo, la mentira que rodea nuestra existencia, nuestra vida.

La oposición ha hecho de nuestras vidas una bomba de tiempo, somos tan pocos contra tantos, en nuestra vida se ha estado plasmando la idea de una unión que difícil pueda concretarse, pero la sociedad ha hecho su intento, fallido al limite, pero trato; el alejarse de la sociedad es una incógnita que se tratara de resolver, al intentarlo fallaras y te sentirás frustrado, el cuerpo puede correr, puede manifestarse, la razón sigue detenida.

El tratar de vivir sin ningún régimen, sin ningún superior; esta utopía ha formado un extenso conflicto social, en el cual sin querer estamos involucrados, y nos convertimos en soldados que tratamos de defendernos, tratamos de ganar sin luchar, nuestro cuerpo se esta desgastando y nuestra mente sigue detenida.

Tratando de encontrarle un contexto a la vida, subjetivamente, perdemos la razón, nos mantenemos en una inmensa locura, cual permite involucrarse con lo prohibido, el pensamiento comienza a nacer y nosotros a tratar de razonar, a tratar de combatir.

El diferirnos en las tantas oportunidades, el cambio radical aplicado en nuestros sueños; la música del alma, la que conlleva tu locura a una perfección en la que podamos alcanzar limites inimaginables, tratar de pensar como nuestra vida se ira convirtiendo en un sueño, pesadilla, alborotados, precipitados por resurgir, por volver a pensar, por disimular.

La razón se ha escapado.

El cada día poder resolver problemas que alivien nuestra existencia, el tratar de pensar correctamente, la falta de sufrimiento por no poder reconocerlo, la alta tranquilidad que se desboca en nuestros ojos, estamos en un crecimiento emocional, prepárense, tratando de que nuestra felicidad nos damos cuenta que es real, que la felicidad existe en cosas tan simples como el ver las estrellas, como el tratar de pensar y cansarte y dejarle todo a todos, la despreocupación.

Quisiéramos mantener esta anhelada felicidad, pero la realidad comienza a carcomernos, nuestros instintos fallan, la felicidad se presente y la calma regresa.

El incondicional apoyo te vuelve una barrera impenetrable, te sientes completo con tan poco; quieres volar pero no puedes; no entiendes aun que plasmándote llegaras y alzaras el vuelo.

La razón abre una puerta.

El seguir pensando que la felicidad es tan fácil de conseguir, te vas dando cuenta que toda tu mente ha estado engañada, fuera de los problemas sociales, fuera de la verdadera realidad, la cual te va a ir destruyendo y convirtiéndote en un ser extraño, vas a empezar a cambiar, tu pensamiento va ser renovado, te asustaras pero te darás cuenta que el cambio es productivo; hasta cierto punto tu mente te engaña, pero la estupidez es un don que, en realidad, nos distingue como humanos.

Sientes que las cosas se aperciben distinto, tu pensamiento se esta involucrando y te esta arrebatando una larga y cosechada felicidad que, aun no te miras, la estas perdiendo, te sientes como un monstruo, pero te das cuenta que la felicidad esta presente, la tranquilidad te recorre y te satisface.

La razón se adentra en un espeso túnel.

Tus pensamientos han evolucionado tanto, ha llegado al punto de convertirte en un ser distinto, un ser que encaja, o lo intenta, llegaste al limite de tu pensamiento, de tu propia red, el limite completo y te das cuenta que la felicidad toda la vida fue un engaño, 2y ahora estoy en guerra contra mí alrededor”, fue una farsa, te conviertes en un ser despiadado que trata de disimular lo que no es para poder encajar en una alterna sociedad que no sabia que se había formado a sus espaldas, su pensamiento fluye y las ideas se convierten en armas con las que atacas a una sociedad injusta ¿contigo?, quizás, tratas de sobreponerte pero te das cuenta, el retroceder el tiempo es esencial, al momento en el que tu felicidad no te abandonaba y te perseguía, una estrecha amistad; en donde tu pudieses volar sin preocupaciones, sin miedo a nada, sin conocer nada.

Tratas de volver a esa época mental de perfección, el realizarte como persona comienza a tener frutos, ideales, logros, metas por cumplir, pero te das cuenta que eso no te llevara a nada mientras la felicidad no vuelva, mientras no seas tu mismo. La locura te envuelve y te mantiene tranquilo, confundiéndola y manipulándola, obsequiándote un diagnostico propio.

La razón ve una luz; precipitadamente cae.

La madurez te encierra en una jaula de cristal, donde tus pensamientos chocan y tu razón, de tantos golpes, se desfigura y no la puedes reconocer; crees haber encontrado una paz inmensa, crees que la felicidad ha vuelto y te vuelves loco por creer eso, llegas a un éxtasis del que solo tu puedes salir, de donde tienes que salir solo, crees estar haciendo lo mejor precipitadas luces te envuelven, no te permiten ver mas allá, la perdición te acoge y tu razón se encuentra dormida, vives sumergido en tus placeres que según te invitan a probar de la felicidad, la sociedad te ha mentido, y siempre lo va a seguir haciendo, la estupidez te vuelve a ser único.

En el preciso momento donde tu pensamiento te engaña, te hace creer que estas feliz pero estas a punto de culminarte y de desecharte por completo,3"No se donde voy, no se, solo se que aquí no puedo estar"cuando las luces se apagan, la realidad vuelve a su sitio y as madurado, pero eso te dejara marcas, te dolerá, te acostumbraras. Tus ojos volverán a abrirse y se darán cuenta de que la realidad sigue viva, y tu deberías hacer lo mismo, enfrentarse a la guerra que cada día conlleva mas vidas, que cada ves se vuelve mas extensa y mas violenta.

Encuentras una salida, satisfacción; el amor, lo que te trata de llenar en los profundos vacios que la falsa felicidad marcaron, el insistir en conseguirla, el tiempo pasa, encuentras nuevos sentimientos, te liberas por momentos, tratas de volar sin precipitarte contra el suelo, tratas de precipitarte contra el suelo sin morir. La pasión mezclada con lujuria, con entrega, te han convertido en un distinto ser basto de experiencia, el cual se comienza a sentir lleno, piensa que la felicidad lo esta persiguiendo, se obtiene la sospecha de que el amor es la felicidad eterna; sin darse cuenta la mente lo traiciona, él se vengara, el corazón se esta rompiendo, promete vengarse, lo jura, la mente se detienes, nace un temor.

La razón se encierra, te tengo miedo.

El humo apercibido a kilómetros de distancia, ginebra que te calma, por experiencia lo haces, por gusto, te encuentras solo en tu mundo que día a día tu mente fue construyendo, un gran esfuerzo que no duro mucho, hasta el preciso momento que te diste cuenta que la realidad la fabrica uno mismo, que no importa cuanto se reclame a la sociedad, sino que lo hagas que te pares y te expreses, cada uno se va construyendo al pasar el tiempo, se va dando cuenta que los años perdido no se recuperan, y a esa edad quisieras volver a tenerlos; la felicidad no la encuentras, esta te la fabricas, se ensambla en los mas profundo de tu ser, mente; ¿Por qué?, el sufrir que tantos años de mi vida, el pesar de no poder encontrar la felicidad y hasta hoy me doy cuenta que siempre estuve feliz, tratando de enfrentarme a un ejercito, tratando de encajar; todo estos actos hicieron de mi vida una única reliquia que nunca se volverá a repetir.

Para entender nuestra realidad es necesario llegar a limite de una vida entera llena de altibajos, de peldaños inalcanzables, de razonamientos absurdos, nos damos cuenta que para entendernos hace falta un poco más que una vida; hace falta ser único para liberar a tu mente en el momento que naces, hace falta madurar a tu mente en el momento que creces; también hace falta una maquina del tiempo que nos regrese a nuestra época juvenil con toda una gama de experiencia adquirida, de una vida sin misterios, y que nos libere de la tan ansiada muerte.

El tratar de encontrarle conflictos a la existencia; vernos desde los distintos puntos superables, encontrarnos perdidos, realzar el vuelo; el que nos permita razonar. Tratar de encontrarle todos los sentimientos, el analizarlos, conlleva una larga espera, una cruda espera; el poder recostarse y admirar, el poder sentarse y fumar, el poder pensar libremente, la preocupación se aleja, vuelves al inicio, la razón se encuentra ante tantas barreras, se vuelve a escapar; vuelves a empezar y te das cuenta que nunca va a terminar, y que el pasado te acompañara y te frustrara; y que las indecisiones te promoverán y te volverán pequeño. El reencarnar se vuelve utópico, el tratar de volver al inicio, o tal vez, fue el final; gracias a nuestra razón estamos impregnados a este cuerpo, cuando la perdemos este no se mueve, y no podemos volar.

4Y sigo preso

Pero ahora el viento corre alrededor

Por mis pecados sigo preso”

1 EXTREMODURO, Primer movimiento, El Sueño, LA LEY INNATA.

2 EXTREMODURO, Segundo Movimiento , Lo de Fuera; LA LEY INNATA.

3 COBAIN Kurt.

4 EXTREMODURO, Segundo Movimiento , Lo de Fuera; LA LEY INNATA.