El Lazarillo de Tormes

Renacimiento literario. Novela picaresca. Argumento. Personajes

  • Enviado por: TQ RODRI
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 15 páginas
publicidad

Lazarillo de Tormes


ÍNDICe

Prólogo

Ej: 4, 5 ,6 y 7

Tratado primero

Ej: 8, 9 y 10

Ej: 11 y 12

Ej: 13 y 14

Tratado segundo

Ej: 15, 16 y 17

Tratado tercero

Ej: 18, 19, 20 y 21

Ej: 22

Síntesis parcial

Tratados cuarto, quinto y sexto

Ej: 23, 24 y 25

Ej: 26

Tratado séptimo

Ej: 27, 28 y 29

Ej: 30, 31 y 32

Síntesis global

Ej: 33, 34 y 35

Ej: 36 y 37

Ficha de autor

Bibliografía

Pág.1

Pág.2

Pág.3

Pág.4

Pág.5

Pág.6

Pág.7

Pág.8

Pág.9

Pág.9

Pág.10

Pág.11

Pág.12

Pág.12

Pág. 13

Pág. 13


PROLOGO

4. Al nombrar “el caso” nos estamos refiriendo a los rumores que circulaban entre sus vecinos de que su mujer era manceba del arcipreste de San Salvador(su señor). Situación cínicamente consentida por el Lazarillo. En el prólogo no se aportan datos a cerca del caso, simplemente indica que cuenta toda su vida, desde el principio hasta ahora, para aclararlo.

5. Vuestra Merced es un personaje desconocido al que, en forma de carta, va dirigido tanto el prólogo como el relato para justificar la situación sobre la que le pide cuentas dicho individuo. Y al tratarlo siempre de “Vuestra Merced” podemos deducir que se encuentra en una clase social elevada.

6. Lázaro relata minuciosamente su vida para aclarar “el caso”

Situado en un momento deshonroso de su vida lo interpreta como fruto de las peripecias que la constituyeron, es decir, que las experiencias vividas lo van marcando y predisponiendo a un desenlace semejante.

7. El relato es una autobiografía, contada, por tanto, en primera persona (de ahí el comienzo con “yo”) lo cual presta una aparente objetividad y verisimilitud. Y finaliza la frase con “llegaron a buen puerto” ya que, en comparación con lo vivido hasta el momento y a pesar de la deshonra, su situación actual es bastante próspera.


TRATADO PRIMERO

8. Presentando sus datos familiares Lázaro nos muestra tanto sus orígenes innobles como su ascendencia vil o la indignidad paterna. Con un padre desterrado que posteriormente murió en una campaña contra los moros y una madre que después de viuda se emparejó con un hombre de raza negra al cual acusado de robo nunca más pudo acoger, Lázaro se vio en la obligación de servir a un ciego con el cual empezaron las múltiples aventuras que en su relato rememora.

9. En el episodio del toro de piedra, tras recibir un cabezazo provocado por el cruel ciego, el Lazarillo deja atrás su ingenuidad y comienza a desarrollar su picardía.

En el del jarro que le estampó en la cara, Lázaro ya decide vengarse y comienza a llevar al ciego por los peores caminos posibles lo cual mostraba su desafecto hacia su amo.

Y ya por último, en el episodio de la longaniza, se revela en contra de las desalmadas burlas del ciego colocándole frente a una columna de piedra con la cual, creyéndose frente a un arroyo que debe saltar para no mojarse, se estampará. Tras la hazaña, Lázaro sale corriendo y abandona al que fue su primer amo.

10. Descripción: El ciego siempre acompañaba la comida con un jarrillo de vino mas nunca compartía con el Lazarillo por lo cual éste se recurrió a varias pericias para beber algún que otro sorbo.

Explicación: al principio simplemente cogía la jarra, bebía y la devolvía a su sitio, pero el ciego pronto se dio cuenta y la sujetó con fuerza por lo que consecutivamente debió ayudarse de una pajita larga de centeno para poder conseguir tan deseado manjar, mas el ciego se volvió a percatar de lo que el Lázaro efectuaba y decidió situar la jarra entre sus piernas.

Desenlace dramático: ya como último recurso, el lazarillo hizo un agujerito en el poso del jarro a través del cual, y con la excusa del frío para refugiarse entre sus piernas, podía acceder al vino. Mas como cabía esperar, el astuto ciego se percató y un día mientras el muchacho llevaba a cabo su operación... le arrojó el jarro contra la cara provocándole serias heridas en el rostro y la rotura de sus dientes.

11. El episodio de las uvas carece de desenlace dramático debido a que tato el Lázaro como el ciego habían roto el acuerdo por lo que el joven no merecía una paliza.

12. Manejaba términos tales como “al bueno de mi ciego, astuto y sagaz, era un águila, avariento y mezquino, mal ciego(varias veces repetido), tal era el sentido y el grandísimo entendimiento del traidor, maldito ciego, perverso, maldad, debía tener espíritu de profecía, pobre ciego, malvado...” entre otras muchas expresiones que utilizaba para describir al ciego de su amo.

La relación evolucionó desde el respeto que sentía hacia su picardía y agudeza hasta el desprecio tras ser objetivo de numerosas burlas y humillaciones por parte de su amo, las cuales llevaron al abandono del ciego por parte del muchacho. Mas, a pesar de las cuantiosas deshonras, Lázaro recordó multitudinarias veces los consejos que aquel invidente le había ofrecido...

13. La primera “ calabazada” es recibida por el muchacho, que aún conserva su inocencia infantil, y es la primera lección que le da el ciego. Éste lo hace para mostrarle que no debe fiarse de nadie y que debe ser autosuficiente.

En la segunda sucede lo contrario, el escarmentado es el invidente. Mas el mozo no pretende indicarle como llevar su vida o aconsejarle sino que simplemente se limita a la “venganza”

El Lázaro que comienza su andadura junto al ciego siendo un niño inexperto y honrado termina su camino volviéndose tan retorcido y cruel como su amo. El grado de picardía del muchacho ha alcanzado al de su maestro, consiguiendo burlarle.

Tanto en la primera como en la segunda “calabazada” podemos encontrar a un ingenuo que confía en la palabra del otro y se deja guiar mas, tanto en uno como en otro caso, el crédulo es burlado y termina lastimado. En ambos casos el escritor nos va mostrando el episodio en tiempo real, ocultando el desenlace para descubrirlo a la vez que el propio autor y para causar cierta incertidumbre.

14. De su aspecto físico son pocos los detalles que se comentan. Tan solo podemos saber, por lo que cuenta Lázaro, que tenía una nariz larga y afilada y que en sus manos contaba con unos pocos de pelos... Y puesto que se dedicaba a mendigar suponemos que no vistiera con ropas muy ostentosas que digamos. En lo que a sabiduría se refiere poseía bastante. La vida le había enseñado mucho pero la ceguera le había obligado a espabilar mas todavía. Era astuto y sagaz se percataba de todo lo que a su alrededor sucedía y se valía de variadas habilidades para subsistir. Era avaricioso, mezquino y cruel.


TRATADO SEGUNDO

15. Lázaro de su primer amo recordaba los malos tratos y los momentos desfavorables pero al ir conociendo al nuevo fue descubriendo que el ciego, en comparación con el actual, era digno y generoso ya que si antes pasaba hambre ahora soportaba muchísimo más...

También devuelve a su memoria las numerosas cosas que aquél le había enseñado, entre ellas ayudar a misa, lo cual le hizo caer en manos del clérigo.

16. No podemos hacer una descripción física del clérigo por carecer de datos mas si podemos decir que era una persona mísera y mezquina pero que carecía de la habilidad y sagacidad que caracterizaba a su anterior amo, el ciego.

17. Cada vez que alguien moría y aquél clérigo iba a dar misa se celebraba un banquete en el cual tanto el sacerdote como el lazarillo podían comer todo lo que se les antojara y era entonces cuando el muchacho aprovechaba para comer hasta quedar bien harto. Por ello Lázaro, en vez de rezar para que la gente se curase, oraba para lo contrario ya que era la única manera de llevarse algo de comida a la boca sin necesidad de


utilizar sus artimañas.


TRATADO TERCERO

18. Cuando Lázaro se contrata con el escudero confía en que, dado el aspecto señorial del nuevo amo, por fin cesen sus calamidades. Mas poco tardó en descubrir que todo aquello era simple fachada y que el escudero pasaba tanta hambre como el mismo.

  • A primera hora de la mañana el niño acompaña al escudero por las calles de Toledo y le extraña que pasen de largo ante el mercado, aunque nada sospecha todavía de la indigencia de su señor; asisten a misa en la catedral y llegan a la que va ser su nueva casa. Pasan lentos los minutos y se agudiza la exasperación del niño al ver que no se dispone la mesa para comer, hasta que las palabras del amo revelan de golpe el futuro nada halagüeño: “Tu, mozo, ¿has comido?(...) pásate como pudieres, que después cenaremos.” Mas la comida nunca llegó. A la mañana siguiente viendo que su amo no regresaba con comida, Lázaro tuvo que volver a las calles para poder llevarse algo a la boca.

  • 20. En el tercer tratado Lázaro recuerdo a su anteriores amos con los que también pasaba hambre e insuficiencias mas se debía a la avaricia de los mismos, no porque no lo tuviesen como sucedía con aquél su tercer amo.

    21. Con estas palabras que parecen en el tercer tratado dejamos clara las posturas del amo y del niño en lo que a honor se refiere. El escudero le dice a Lázaro: “No sientes las cosas de la honra, en que el día de hoy está todo el caudal de los hombres de bien...” A lo que el muchacho responde: “Por eso tienes tan poco cuidado de mantenerte, porque no sufres que nadie se lo ruegue...” Resumiendo: su amo antepone el honor al bienestar mientras que el lazarillo, como nos mostrará más a delante, no.

    22. En este tratado tercero Lázaro critica a su tercer amo, el escudero. Y lo hacía ya que, simplemente por honor, renunció a todo lo que poseía y se marchó de su ciudad. Viviendo ahora de simples apariencias y en la miseria.

    SÍNTESIS PARCIAL

    El niño desde que abandona su hogar padece hambre mas pasa de vivir penalidades con el ciego, a tener que robar panes al clérigo y acaba teniendo que mantener al escudero.

    El protagonista con su primer amo descubre que debe ser vivo y mirar por sí mismo ya que nadie lo hará, el ciego le enseñó la mayoría de sus malas artes y le causó su propensión al mal. También ha aprendido de sus diversos amos una moral invertida que lleva a los hombres a perseguir su propio bienestar aún a costa de los demás (como es el caso de los clérigos) o a sustentar el honor como la expresión de puras apariencias (como sucedía con el escudero).


    TRATADOS CUARTO, QUINTO Y SEXTO

    23. El lazarillo va acumulando amos hasta llegar al número nueve en cual se detiene. En primer lugar está el ciego que pertenece a la clase baja del pueblo, después vendría el sacerdote de Maqueda que pertenece al clero A continuación aparece en la vida del Lázaro el escudero que, aunque perteneciera a la nobleza, pasaba más hambre que el propio lazarillo. Le siguió el fraile de la Merced con el que poco duró el muchacho y que pertenecía, al igual que su segundo amo, al clero. Posteriormente serviría a un buldero(también perteneciente al clero) para después caer en manos de un pintador de panderos perteneciente al grupo de los artesanos. Más tarde se arrimó a un capellán(uno más perteneciente al clero) para después terminar con un alguacil (noble) El último, y actual señor de Lázaro es el arcipreste de San Salvador, el cuarto de los nueve amos que tuvo que pertenecía al clero.

    24. A pesar de la brevedad del cuarto tratado, sí podemos encontrar señales de ascenso social en el pobre lazarillo ya que se nombran por primera vez a unos zapatos, los cuales tan solo le duraron ocho días.

    25. En este tratado se destaca su habilidad, desenvoltura y la poca vergüenza que el buldero poseía. Se critican los modos, maneras y engaños tan sutiles que aquél llevaba a cabo para vender sus bulas. Un ejemplo, entre otros, que Lázaro comenta es la frecuente actuación del buldero. Éste nada más llegar al pueblo en el que iba a vender sus bulas, regalaba a los clérigos objetos o productos de poco valor para que los indicados llamaran a sus feligreses a tomar bula. Saliendo así beneficiado el buldero.


    26. Por la descripción que hace de las ropas que lleva el escudero (tratado tercero) y la que hace de su vestimenta (tratado séptimo), podríamos decir que Lázaro se inspira en su tercer amo, el escudero, para vestir como un hombre honrado.

    TRATADO SÉPTIMO

    27. En ningún momento se dice su nombre mas, por los detalles que ofrece el Lazarillo, podemos deducir que es señor y amigo del arcipreste, para quien actualmente trabaja el protagonista. Lo cual dio a entender en las siguiente frases:

    En el cual el día de hoy vivo y resido a servicio de Dios y de Vuestra Merced” “...el señor arcipreste de Sant Salvador, mi señor, y servidor y amigo de Vuestra Merced...

    28. No cabe duda. Con el primer “padeció persecución” quiere indicar que fue condenada por la justicia mientras que en el segundo caso quiere decir que, como pregonero que es, acompaña a los ladrones y demás delincuentes para anunciar los delitos cometidos.

    29. El ciego, estando en Escalona le había sentenciado que “ si hombre en el mundo había de ser bienaventurado con vino, sería él” y así sucedió ya que, como pregonero en que se convirtió tenía el convenio de pregonar los vinos que por el pueblo vendían y todo aquel del que no se ocupaba Lázaro, ya tenía por seguro que no


    sacaría beneficio.



    30. En parte sí, porque permitir las infidelidades que su mujer lleva a cabo con su amo simplemente por no perder las comodidades que éste le ofrecía, colocaba a Lázaro en una situación deshonrosa y cínicamente justificada.

    31. El protagonista ha aprendido a identificar honra con provecho o utilidad. Se lo dice el arcipreste:

    --Lázaro de Tormes, quien ha de mirar a dichos de malas lenguas nunca medrará. Digo esto porque no me maravillaría alguno, viendo entrar en mi casa a tu mujer y salir della. Ella entra muy a tu honra y suya; y esto te lo prometo. Por tanto, no mires a lo que puedan decir, sino a lo que te toca, digo, a tu provecho.

    32. El pícaro ha mejorado considerablemente su vida ya que tras salir de una familia deshonrosa sirve a varios amos padeciendo hambre en repetidas ocasiones y teniendo que valerse de su astucia para sobrevivir para finalmente finalizar casado, con un trabajo y una casa fija y con buenos alimentos para llevarse a la boca.


    SÍNTESIS GLOBAL

    33. El tema esencial en esta obra es el “caso” pero para llegar hasta él nos muestra sus aventuras tratando así temas tan diversos como la avaricia, el honor, la hambruna, el mal creer de los clérigos...

    34. Si hay degradación moral como

    Dentro de lo que cabe y teniendo en cuenta los incidentes que sobrellevó el pobre lazarillo, podemos decir que éste si llegó a buen puerto consiguiendo asentarse en una clase social media.

    35. Los rasgos de la forma epistolar quedan claramente marcados en esta obra escrita en primera persona que en todo momento está dirigida a un destinatario al cual denomina “Vuestra Merced”. Otra característica que aparece en este tratado y que identifica al género epistolar es la fórmula con que se solían cerrar las cartas y que aparece al final de este escrito:

    De lo que de aquí adelante me sucediere, avisaré a Vuestra Merced. ”

    El orden cronológico en que aparece escrita esta obra, que va desde su nacimiento en el río Tormes hasta su asentamiento junto a su propia familia en Toledo, nos va mostrando la evolución de su personalidad y el motivo de su posición presente, tanto social como moral.

    36. Durante el tiempo que Lázaro estuvo con el ciego puedo aprender innumerables cosas que posteriormente le servirían de ayuda por lo cual le recuerda en repetidas ocasiones y a pesar de resultarle imposible olvidar todos aquellos castigos, las burlas y el hambre que pasó, le guarda un cariño por todo lo cultivado gracias a él.

    Con respecto a los religiosos no puede guardar ningún buen recuerdo ya que residiendo con ellos solo pudo ser testigo de engaños, fraudes y avaricia por parte de los clérigos hacia el resto del pueblo.

    37. Para dar más credibilidad a la obra el autor utiliza la primera persona, incluyó referencias históricas concretas (la expedición de Gelves, la convocatoria por parte del Emperador de Cortes en Toledo, la alusión a años de desastrosa agricultura...), situó la acción en unos lugares perfectamente identificables (Salamanca y su toro de piedra, Almorox y sus viñas, Escalonas y los soportales...), mencionó costumbres de la época y productos muy conocidos entonces (las frutas de Valencia, las lechugas murcianas, las famosas espadas de Cuéllar...) y citó personajes reales de la España del siglo XVI(vagabundos obligados a la busca por desastres familiares, ciegos rezadores por encargo, clérigos corrompidos...)

    A pesar de contar con algunas escenas de gracia, esta obra no está considerada como humorística. Unos la identifican como un reflejo de la España de aquella época, otros como una crítica contra los clérigos, mas nadie se pone de acuerdo.


    FICHA DE AUTOR

    Autoría desconocida.

    Título: Lazarillo de Tormes

    Edición de Juan María Marín

    Colección: Clásicos Edelvive

    Editorial: Luis Vives

    Lugar y fecha de edición: Zaragoza, 1992

    Número de páginas: 125

    BIBLIOGRAFÍA

    Lazarillo de Tormes. Edición de Juan María Marín

    Apóstrofe, lengua y literatura. Casals.

    Página 1 de 1