El jardín de las dudas; Fernando Savater

Literatura española contemporánea del siglo XX. Filósofos españoles. Narrativa. Novela histórica. Voltaire y su época

  • Enviado por: Ramón Goñi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

- Título del Libro: El Jardín de las Dudas - Autor: Fernando Savater

- Tema Principal: Francisco María Arouet (1694-1778), que hizo célere el seudónimo de Voltaire, es sin duda la figura emblemática del siglo XVIII, el de las Luces y la Ilustración. De él se conservan más de veinte mil cartas, dirigidas a todo tipo de personajes públicos y privados. Las que forman este libro son apócrifas; en ellas Voltaire anciano cuenta su vida y explica sus opiniones a una señora francesa residente en España.

- Personajes:

- Voltaire: Es, sin duda, el protagonista del libro, el cual mediante cartas combate el aburrimiento de una noble dama francesa afincada en España. De este modo, relata su vida y sus opiniones sobre muchos de los temas políticos y sociales que ha experimentado durante ésta. Realiza una especie de autobiografía abreviada, de todo cuanto ha acontecido en su vida, pero intentando no exaltar su persona, sino las ideas que ha defendido durante su larga e intensa historia. Todo ello lo relata desde su mansión en Ferney, entre Suiza y Francia, por si acaso despiertan de nuevo los ambientes expansionistas y absolutistas de alguno de los dos países, y ponen en práctica su ideología sobre su persona. Es un anciano ya retirado de la vida “movida”, que descansa en ese exilio, pero que mantiene sus teorías en pie, y que responde toda la correspondencia que llega a sus manos; pero sus conversaciones con esta mujer, le hacen rememorar y recuperar todos sus errores y hazañas, reviviendo sus tiempos jóvenes y de itinerante esplendor. Tanto en las cortes, como después de desengañarse con el pueblo y la “comunidad científica y literaria”.

- La Dama: Es una mujer francesa que reside como cortesana, en Madrid, y que posee un título nobiliario, que le hace pasar eternos períodos de aburrimiento. Fue educada con sumo refinamiento, especializándola en el campo de las letras, y posee una gran afición por todo lo relacionado con la literatura y la filosofía de su época y de la Grecia Clásica. Pero todo ello no es suficiente para sobrevivir al hastío de vivir en una corte aburrida, e ignorante, en la que la diversión de la mujer consiste en el cotilleo sobre el Marqués de Villarebuzno d'Abajo. Necesita algo más que eso, y se decide por escribir a uno de sus ídolos de la Europa Ilustrada, Voltaire. Lo que en principio consiste en adivinar nimiedades de su persona, posteriormente se va convirtiendo en una tesina filosófica sobre los temas que inquietan a las sociedad dieciochesca y que resuelve Voltaire con su humor característico y su agradable “presencia”. La Dama, en sus cartas le plantea rumores y cuestiones que circulan sobre él, y poco a poco se va introduciendo en la reflexión y en la tan deseada conversación con su ídolo, ya que necesita remediar su aburrimiento. Voltaire, humildemente, le soluciona el problema, convirtiendo sus aburridos paisajes españoles, en Jardines de Dudas, y por supuesto de respuestas.

- Fondo: Quizá en apariencia, sea una biografía más de una eminente personalidad del Siglo XVIII, pero para eso podríamos coger una enciclopedia, o cualquier otro libro, de los muchos que se han escrito sobre este personaje, y consultar simplemente. Por ello, Savater, ha utilizado un personaje reconocido, y muy estudiado por él, tanto para dar a conocer la historia del citado siglo, como para expresar las corrientes filosóficas, políticas y científicas que estaban cambiando el modo de pensar de las gentes de la época. Un período Ilustrado, en el que sucedieron multitud de nuevos descubrimientos científicos, y nuevas corrientes filosóficas al margen del pueblo; “Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Pero como en todo sistema existen discordias ideológicas, personajes como Voltaire intentaron extender un nuevo concepto de hombre a la Europa mermada por los juegos de guerra de los soberanos. El objetivo de este libro, quizá no es repetir la vida de Voltaire, al parecer escrita con suma finura y elegancia en “Voltaire in love” de Nancy Mittford, sino dar a conocer un poco más las ideas del “patriarca de Ferney” a los lectores de lengua castellana, pues muchos de sus escritos y tesis no han sido traducidas a nuestro idioma, y además la mayoría de sus obras son difícilmente comprensibles para el público en general. Por otra parte confronta dos maneras de vivir un período de cambio. La España dieciochesca, que luchaba por ilustrarse, cuando su pensamiento estaba aún en los períodos de los saqueos de Sudamérica, y las Cortes Francesas, que estaban experimentando su período de mayor esplendor, tanto en política (Luis XIV...) como en filosofía y literatura, con la Enciclopedia, y sus “universalmente” conocidos pensadores. Lo que pretende es transmitir algunas claves de este período, para intentar comprender la idea general.

Savater refleja muchas de sus ideas en Voltaire, intentando una vez más que triunfe la razón, sobre las lógicas para lelos que plantea nuestra actual sociedad. Quizá estemos retornando a la época anterior a la Ilustración, cuando el nacionalismo y el odio a los vecinos para olvidarse de los problemas propios, primaba sobre la reflexión e investigación sobre cómo mejorar nuestra vida. Quizá la jerga de “filósofos del pueblo”, (ayatolás, extremistas, fundamentalistas...), se vuelva a imponer sobre las reflexiones sobre las libertades del ser humano, y la sociedad que vivimos. Quizá estemos volviendo al despotismo que un día quiso dominar la sociedad europea, pero esta vez a escala mundial, y no sólo en la cultura, sino en la “práctica” de la vida. Quizá volvamos a los juegos de guerra de los soberanos, pero personificados en sociedades enteras. Quizá el Jardín de Dudas que estamos creando no se disipe, hasta que la sociedad entera reflexione sobre el cambio que experimentamos. ¿El fin del mundo?, NO. La vuelta a los orígenes de la humanidad.

- Forma: El lugar de la acción se desarrolla en la Europa dieciochesca ilustrada, y concretamente en Ferney, entre Suiza y Francia, y en Madrid, finalizando las cartas de la dama en Vasconia, tal como lo llamaban anteriormente. Cabe destacar que estos son los lugares desde donde se escribe, pero la acción de la verdadera historia se desata en Francia, Prusia, Suiza, y los países centroeuropeos en general, pues se narra la vida de Voltaire, que se desarrolló en estos lugares principalmente.

El medio social de los personajes que intervienen en la historia, es principalmente una burguesía de clase alta, y una aristocracia ilustremente ignorante, aunque los temas que tratan incumben a toda la sociedad, y principalmente al pueblo llano.

La época es la última parte del siglo XVIII, en la que se llevan a cabo en Europa profundos cambios de pensamiento y filosofía, y descubrimientos muy importantes a manos de Newton y otros ilustres científicos.

El lenguaje es un poco complejo, quizá porque la época lo requiera, o por el nivel social y cultural de los personajes que integran la obra, pero aun así es de fácil comprensión debido a la importante narrativa del autor, que quizá en algunas ocasiones mediante el humor y la explicación práctica consigue orientar mejor el hilo conductor del relato.

El estilo de este autor es desgajar las complejidades de la ética y la filosofía con importantes dosis de historia, para que el pueblo en general consiga entender a importantes filósofos y personajes históricos de nuestra historia, pero no necesita hacer una tesis sobre cada uno de ellos, sino que los entremezcla formando una idea común sobre el período o el tema que trata. De esta manera todo el mundo puede entender de lo que hablaba Niestzche o Kant, sin estar obligado a leer su ensayos, aunque no esté de más. Concretamente aquí lo hace con Voltaire, y con la Ilustración, y habla de la raza científico-moralista, como si se tratase de amigos de toda la vida, confrontando sus ideas en las cartas apócrifas que escribe a la dama de España. Quizá la intención es que nosotros nos convirtamos en esa dama, que está aburrida y desea saber más sobre las ideas éticas de un personaje tan venerado como fue Voltaire.

La estructura de la obra no es regular, simplemente es una correspondencia mantenida por la dama y Voltaire, en la que empiezan hablando de aspectos superficiales, y según va avanzando adquiere profundidad en los temas que trata, mientras relata su vida.

Finalmente cabe destacar que el hecho de que la obra se desarrolle de manera epistolar, contribuye a que haya una aproximación al personaje, mucho más confortable que si se desarrollase su vida en “tiempo real”. Esto contribuye a que no sea una historia monótona, y que se pueda leer a ratos, sin ser muy relevante lo anterior, ya que normalmente responde a las preguntas que le formula la dama, extendiéndose en sus explicaciones.

- Crítica Global: En una escala del 1 al 10, le daría un 8,5. Entre los rasgos positivos destaca la aparente jovialidad con la que se trata al personaje, pero todo el trasfondo ético e histórico, hace del libro una manera de entender al personaje y el período histórico mucho más entretenida que consultar una biografía estricta de Voltaire, y aburrirse a las diez primeras páginas. Pero quizá lo que le falla un poco es que, en ocasiones esa conversación epistolar, es demasiado extensa por una parte, y la acción del otro personaje queda un poco escondida, convirtiéndose en un monólogo un poco pesado, a pesar de que nunca desaparezca por completo, pues siempre se dirige al receptor de la carta.

Ameno y “productivo”, sin aburrir casi en ningún momento.