El Infinito en la Palma De la Mano; Gioconda Belli

Biografía. Resumen. Análisis Filosófico. Opinión Personal

  • Enviado por: Asier
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

'El Infinito en la Palma De la Mano; Gioconda Belli'

Biografía Gioconda Belli

Es una de las más populares escritoras nicaragüenses. Entre sus obras destacan "Línea de fuego" y "La mujer habitada", entre otras muchas.

Desde 1970 fue militante revolucionaria del Frente Sandinista de Liberación Nacional FSLN, organización clandestina y perseguida cuyo objeto era la eliminación del régimen de Somoza. Tras su final ocupó cargos en el nuevo gobierno revolucionario. Destaca como autora de poesía y de novela. Primero con obras poéticas como Línea de Fuego, Truenos y Arco Iris y De la costilla de Eva. Más tarde, en 1988, publicó una exitosa novela, titulada La mujer habitada. También escribió la novela "El Infinito en la palma de la mano" la cual fue premiada en el 2008 con el Premio Biblioteca Breve de Novela. Nació en Managua, Nicaragua el 9 de diciembre de 1948. Su padre, Humberto Belli era empresario. Su madre, Gloria Pereira fue fundadora del Teatro Experimental de Managua. Gioconda fue la segunda de cinco hermanos: Humberto, Eduardo, Lucía y Lavinia, y cursó su primaria en el Colegio de La Asunción en Managua y la secundaria en el Real Colegio de Santa Isabel en Madrid, España, donde se bachilleró en 1965. Tras obtener un diploma en Publicidad y Periodismo en Filadelfia, Estados Unidos, regresó a Managua y en 1967 contrajo matrimonio. Su primera hija, Marian, nació en 1969. Sus poemas aparecieron por primera vez en 1970 en el semanario cultural del diario La Prensa de ese país. Su poesía, considerada revolucionaria en su manera de abordar el cuerpo y sensualidad femenina, causó gran revuelo. Su libro “Sobre la grama” le ganó en 1972, el premio de poesía más prestigioso del país en esos años, el “Mariano Fiallos Gil” de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. En febrero del 2008 publica su última novela El infinito en la palma de la mano, la cual fue merecedora del Premio Biblioteca Breve 2008 de la editorial española Seix Barral y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. El pais de las Mujeres (2010) Su más reciente libro, que habla de un mundo gobernado por mujeres. El libro fue sometido originalmente con el nombre de "Crónicas de la Izquierda Erótica", título que tuvo que ser cambiado, pues se trataba de un plagio del libro "Poemas de la Izquierda Erótica" de Ana María Rodas (Escritora Guatemalteca) por lo que el titulo tuvo que ser cambiado.

Resumen

Todo comienza cuando Adán despierta tras su creación en el jardín del Edén, una parcela del mundo creada por Dios para el disfrute de todas las criaturas que pueblan la tierra ya que se trata de un lugar idílico en el que todas las criaturas tienen sus necesidades biológicas completamente satisfechas y las malas sensaciones como el dolor no existen. Con el fin de complementar al hombre Dios crea a la mujer (Eva) de la misma forma que al hombre: en la absoluta ignorancia. Sin embargo ambos saben a la perfección nombrar las cosas que les rodean y manejan la habilidad del lenguaje instintivamente. Explorando su hábitat, Eva descubre el árbol del conocimiento, el cual da los frutos que harán surgir en ellos la filosofía como herramienta para alcanzar conocimientos. El diablo en forma de serpiente le habla de sus propiedades a Eva y le advierte que si tomase sus frutos posiblemente incluso muriera. Pero ella, sin tener en cuenta sus advertencias come porque no teme a la muerte y tiene curiosidad de lo que pueda pasar. Al comprobar que queda impune les da a probar a los animales y más tarde a Adán. Luego se refugian en una cueva y descubren lo que son los sentimientos más allá de la tranquilidad y la felicidad como lo es el deseo. Al rato todo comienza a temblar y la tierra se fractura ante sus pies abriendo una grieta entre ellos y el paraíso. Enseguida se dan cuenta de que es el castigo que Dios les ha impuesto por desobedecer sus normas y hacer uso de una libertad excesiva. Descubren que el lugar al que han sido enviados es muy distinto del paraíso al ser más yermo y hostil. Al principio solo desean permanecer cerca del paraíso a la expectativa de ser perdonados, pero la humanidad que les ha dado la fruta del conocimiento les hace explorar su alrededor donde tienen problemas con el terreno y la fauna que les rodea. Entonces llegan a la conclusión de que no soportan esa situación y que prefieren descubrir qué es la muerte pero Dios les salva porque tiene curiosidad de lo que sus creaciones serán capaces de hacer en el futuro. Pronto sus necesidades vitales se hacen obvias, pero Adán temeroso de la ira de Dios se niega a comer ninguna fruta y se lo prohíbe a Eva porque ella fue la que le impulsó a comer la última vez. Pero Dios, les envía señales para hacerles entender que comer no es malo y es necesario. A pesar de todo, Adán no se sacia comiendo frutas y como a su alrededor observa como los animales se devoran los unos a los otros para vivir, decide empezar a matar conejos fascinado por la muerte tal como se la ha descrito el diablo. Sin embargo Eva no entiende que es vital para ella alimentarse de animales lo cual lo considera un error, al igual que una crueldad. Al cabo de un tiempo reflexionando sobre si Dios creó a esos animales para que se alimentaran ellos empieza a hacer caso a Adán. Con el paso de los meses Eva da a luz a Caín (cuyo nombre proviene del perro con el que Adán jugaba en el paraíso) y a Luluwa. En breve se queda embarazada de Aklia y Abel. Poco a poco van adquiriendo conocimientos del mundo animal que luego aplican para mejorar su calidad de vida e ingeniar artilugios que les ayuden en sus tareas a la vez que sus hijos crecen. Abel, resulta ser un muchacho tranquilo, trabajador, apuesto y amante de Dios pero Caín es muy diferente a él y es difícil de educar dado a su carácter a veces estoico a veces apasionado que siempre está rodeado de una aureola siniestra. Abel se gana fácilmente el aprecio de su padre y Eva se encariña de la solitaria y marginada Aklia mientras que Caín y su gemelo Luluwa se enamoran el uno del otro. Todo se tuerce cuando Dios decide que el lazo de sangre que los une es demasiado grande y que por ello no pueden reproducirse entre ellos así que con la primera menstruación de las dos hijas deciden emparejar a Caín con Aklia y a Abel con Luluwa. La tensión crece de forma evidente por parte de Caín que está triplemente celoso de Abel porque él tiene el cariño de su padre, está destinado a emparejarse con Luluwa y además cuenta con el favor de Dios. Todo termina cuando Abel le intenta convencer de que es lo correcto y que es lo mejor para él, Caín le mata accidentalmente de un golpe y Dios castiga a Caín marcándole la cara y desterrándole a tierras lejanas. A raíz de eso Adán repudia a su hijo y junto con Eva, Luluwa y Aklia intentan seguir adelante y perpetuar su especie.

Análisis filosófico de la obra

A mi parecer “El infinito en la palma de la mano” es un texto con una gran carga filosófica sobre todo por parte de la rama de ésta, conocida como la epistemología. El libro está escrito en un contexto ideal para ello, ya que narra el descubrimiento del conocimiento por parte de unos seres humanos que lo desconocen absolutamente todo al igual que un feto en el útero de su madre pero que no están de ninguna forma aislados de estímulos externos. De distinta forma es igualmente interesante la omnisciencia irónicamente parcial que tienen los seres míticos del relato que son Dios, y el Diablo. También cabe destacar la reflexión filosófica que se extrae de la forma que tienen Adán y Eva de sufrir: Si pensamos insistentemente en ello nos damos cuenta de que el sufrimiento no es bueno, ni malo, simplemente se trata de una parte vital de nuestra humanidad. Por ello pienso que no se les podía llamar humanos como tales cuando subsistían en el paraíso del Edén ya que existir va más allá de estar prisionero dentro de un terreno limitado, que por su perfección constituye también una cárcel mental que veta la filosofía. Llama la atención también las diferencias entre las formas de filosofar que hay entre Adán y Eva. Mientras que Eva se decanta por el empirismo en un primer momento, comprobando todas sus dudas y satisfaciendo su curiosidad mediante la práctica, Adán se muestra más partidario de aplicar su Kantianismo primitivo que a menudo se ve influenciado por su fe en Dios. Es decir, que intenta racionalizar sus acciones futuras teniendo siempre en cuenta sus experiencias pasadas y su opinión subjetiva sobre el bien orientado a satisfacer a Dios y ganarse el Edén de nuevo. Sin embargo con el tiempo hay un intercambio de roles entre Adán y Eva en base a que Adán comienza a experimentar con su entorno para hallar la forma de sobrevivir y progresar mientras que Eva, abandona su empirismo para empezar a desarrollar sus ideas sobre el bien y el mal y conceptos como la libertad o la democracia (aplicadas a su mundo conocido) que son la base ideológica de la mayoría de las civilizaciones. El relato es en sí mismo parece un proyecto de René Descartes en un intento de ejemplificar la figura de genio malvado. El genio malvado sería en este caso Dios, que desde el momento en el que los trae al mundo altera sus emociones e incluso les priva de ciertos sentimientos y el Diablo sería irónicamente su antagonista que intenta revelar sus engaños. Es más, en este caso Dios se extralimita en su función de genio malvado ya que no solo diseña un mundo diseñado para distorsionar la verdad sino que se impone de forma autoritaria y dictatorial leyes que están carentes de lógica para Adán y Eva que son un mero vehículo para infundirles fe ciega y volver a arrebatarles su humanidad. Dicho brevemente, es como si Dios les represaliara hasta que ya no se cuestionen sus designios (Abel goza de su apoyo al ser el prototipo de fiel perfecto cuya vida se rige por su ley que acata sin cuestionarla y Caín es marginado porque se sale del esquema de lo que se consideraría ser bueno.). En comparación a Dios, solo el Diablo ama y respeta a los humanos porque les ayuda a alcanzar el conocimiento aconsejándoles sin recibir nada más que su compañía y además les acepta tal y como son junto con todos sus impulsos. La raza humana es impulsiva por naturaleza, y cualquiera que niegue o prohíba esos impulsos sin un motivo justo o lógico a nuestro nivel psicológico (quedan descartados por lo dicho todos los argumentos de los teólogos que afirman que hay una lógica que va más allá del entendimiento humano.) está malversando nuestra humanidad y nuestra identidad como personas. Pero, en mi opinión el Diablo NO es altruista, tan solo se trata de la otra cara de la moneda o el polo opuesto de Dios. Debajo de esa máscara de superioridad moral frente a él que se pone para que a Eva le seduzca la idea de que no tiene por qué estar mal desobedecer sus órdenes solo hay odio, odio fundado en el temor o envidia que le profesa a Dios y que le impulsa a dañarle de cualquier manera y a cualquier precio.

Opinión personal

El libro tiene una belleza sin precedentes para mí ya que jamás había leído nada de una temática similar y ha despertado en mí, ideas nuevas que complementan o chocan con las que tenía preconcebidas por ejemplo sobre el origen de la fe. La trama está narrada sublimemente y la mayoría de las reflexiones que tienen los personajes me han traído a la memoria esas mismas reflexiones que tuve yo en algún momento de mi infancia o mi momento de mayor expansión de conocimientos. Me ha parecido muy interesante y original el planteamiento que ha propuesto la autora de la total ignorancia en unos adultos que nunca recorrieron las etapas anteriores que para mayor quebradero de cabeza suyo se encuentran en un entorno completamente hostil donde la diferencia entre conocer e ignorar puede llegar a ser la muerte. Lo único que echo en falta es que comienza lanzando pensamientos filosóficos y más o menos acercándose al final de repente pierde toda su magia y deja de ser tan interesante. Por eso apenas me he referido a los últimos capítulos del final del libro en el análisis y si no he sabido muy bien organizar mis ideas y planteamientos filosóficos sobre el libro es porque se me pasaban tantos por la mente al comenzar a leer la obra que los mezclaba a veces y me abrumaban. Tal vez el final del libro sea demasiado abierto porque caben demasiadas especulaciones y posibilidades sobre la continuación de nuestra especie por lo que no me queda tan claro lo que ocurre. En general me ha aclarado la mente bastante pero me ha azuzado algunas de mis incógnitas como el hecho de que algunas personas combinen fe y conocimiento o por ejemplo el porqué de las personas que le rinden culto a Dios siendo para mí en el caso indemostrable de que exista, un ser divino de poca piedad y benevolencia. Aun así este relato me ha hecho meditar sobre si detrás de lo incoherente de sus actos se esconde un plan maestro o “destino”. De todas formas me da la sensación de que la autora no se ha ceñido demasiado al Génesis y ha cambiado algunos versículos o ha reescrito desde la subjetividad los actos que cometen en la narración las dos divinidades (no creo que la Biblia aborde ciertos temas ni cuente de forma tan cruel el papel que desempeña Dios en la historia.). Ésta apreciación la he tenido al leer la biografía de la autora (pertenecía a la facción Sandinista apoyada por la U.R.S.S. durante la guerra fría y por su condición de intelectual tal vez fuese comunista y atea.).

Así pues, confío en que los siguientes libros de filosofía me propongan un reto intelectual semejante al que me ha planteado éste.

Qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf …El Infinito en la Palma De la Mano…sdgthykuak ghtyew3ukltryeyyyghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxAsier Diz…slhpgñrijgjhdlfn,sdne rtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm