El horror de Dunwich; Howard Philips Lovecraft

Literatura norteamericana. Siglo XX. Narrativa. Novela fantástica. Ciencia ficción. Fantasía onírica. Cuento materialista del terror. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Kurdo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

ESTUDIO DE UNA NOVELA

  • Autor, vida y obra:

OBRA: El horror de Dunwich

AUTOR: Howard Philips Lovecraft

EDITORIAL: Alianza Editorial

TRADUCTOR: Aurelio Martínez Benito

EDICIÓN: Octava edición (1.996)

(Providence 1890 - 1937) Escritor norteamericano. Erudito de salud delicada, creció en el ambiente enrarecido de una familia decadente, aferrada a antiguas tradiciones inglesas, que consideraba la independencia de Estados Unidos una desgracia. Desde 1914 publicó relatos de terror fantástico en varias revistas, de atmósferas opresivas y llenos de visiones alucinadas, parecidas a las de Poe o Lord Dunsany. Los relatos que le dieron más fama fueron los llamados de «los mitos de Cthulhu», una serie de narraciones estructuradas en torno a un panteón de seres semidivinos y extraterrestres, al lado de los cuales el hombre quedaba patéticamente empequeñecido. Estos mitos fueron ampliándose por las colaboraciones de sus entusiastas seguidores (especialmente August Derleth). Escribió varios relatos largos, más bien novelas cortas: El horror de Dunwich (1928), Viajes al otro mundo (ciclo de aventuras croníricas de Randolph Carter), El caso de Charles Dexter Ward (1928) y en las montañas de la locura (1931). Asimismo, escribió un largo

ensayo (En horror sobrenatural en la literatura) y varios poemas wich, ambientada en un entorno realista de principios del siglo XX. Además está escrita con estilo que mezcla la intriga con el terror y la ficción.

  • Argumento:

Hace algunos años en Dunwich, un pequeño pueblo viejo y deshabitado, una mujer que vivía con su padre, llamada Liviana Watheley, dio a luz un hijo al que llamó Wilbur. En consecuencia por el pueblo corrían muchos rumores acerca del niño y su madre; rumores como que el chico no tenía padre o que la mujer había tenido el hijo gracias a un conjuro.

El tiempo pasaba, y Wilbur crecía a gran velocidad; cuando en el pueblo comenzaron a apreciarse extraños sucesos. El abuelo poseía una granja ganadera y a pesar de comprar continuamente más cabezas de ganado, su número no ascendía, y siempre se encontraban vacas muertas con signos de violencia lo que hacía que la granja desprendiese un hedor nauseabundo que se apreciaba en cualquier parte del pueblo.

Años después, cuando Wilbur ya era casi adulto, su abuelo falleció; así que Wilbur continuó con lo que su abuelo había empezado, es decir, continuó comprando ganado sin que su número incrementase y siguió leyendo libros de brujería. Extrañamente estos libros despertaban en Wilbur una gran pasión y tenía muchos ejemplares. Pero al parecer le faltaba uno, titulado necronomicón, y no podía conseguirlo. Frustrado, Wilbur decidió robarlo de la librería de Arkham. Al entrar a la librería Wilbur fue atacado por un perro que acabó con su vida. En la autopsia los tres doctores que lo examinaron pudieron apreciar que de cintura para abajo no era humano. En ese momento cayeron en la cuenta de que Wilbur llevaba consigo un pergamino, así que después de un buen rato un doctor descifró su contenido, que era nada más ni nada menos que un maquiavélico plan para acabar con la especie humana; así que decidieron que había que hacerlo desaparecer mediante un conjuro.

Sentinel Hill era el lugar elegido para hacer el conjuro, y mientras este se realizaba en el pueblo sucedían extraños acontecimientos; hasta tal punto que de repente detrás de ellos apareció un colosal ser con diez trompas y apariencia gelatinosa al que dieron muerte, pero éste, en su último aliento alzó su voz y gritó: “ Yog-Sothoth”, el nombre su padre.

Después de todo esto, el nauseabundo olor se disipó y se dijo que Wilbur y aquella extraña bestia eran hermanos, y que la bestia se mantuvo oculta en la granja alimentándose con las vacas que su hermano y abuelo le compraban.

  • Personajes:

Wilbur Watheley es el protagonista de la obra. En él se aprecian fenómenos inusuales, como su veloz crecimiento. Al final de la obra se descubre que de cintura para abajo no era humano y que tenía la intención de extinguir a la raza humana, usando diferentes métodos.

La criatura extraña, de aspecto gelatinoso, y con diez trompas en su cuerpo resulta ser el hermano del protagonista.

El abuelo es un viejo con una granja de ganado, en la cual pasan fenómenos paranormales, muy aficionado a la brujería.

También hay unos cuantos personajes secundarios; Livina que es la madre, unos cuantos habitantes del pueblo y por último los tres doctores.

  • Tema y ambiente:

El relato se desarrolla en un pequeño pueblo llamado Dunwich, ambientada en un entorno realista de principios del siglo XX. Además está escrita con estilo un característico estilo que combina la intriga con el terror y la ficción.

La obra trasmite un mensaje, que consiste en que en algún otro sitio es posible que exista otra realidad de la que se tiene conocimiento.

  • Técnica y lenguaje:

El predominio es el de la descripción y la narración, casi por igual.

Al principio se desarrolla de forma no muy fluida pero el ritmo se acelera conforme se avanza en la historia.

El libro está narrado por un personaje totalmente ajeno a la historia principal y éste utiliza un lenguaje fácil de comprender y muy fluido para leer, sobretodo para gente de nuestra edad.

  • Conclusión y crítica personal:

El libro, en su totalidad es suficientemente bueno, como para no dejarlo de lado. No es un libro que cause ninguna especie de terror, aunque use unos pequeños toques de brujería. Su desenlace es fácilmente adivinable para una persona con un poco de imaginación y con una mínima experiencia en esta clase de lectura, tampoco me hay demasiada intriga como pudiese haber en otros libros. Todo esto, unido a un principio lento y carente de atractivo para mí, hace que le otorgue una nota de 6'5

VOCABULARIO

Fragor: Estruendo fuerte y prolongado.

Aversión: Antipatía excesiva hacia algo.

Chotuna: Adjetivo del ganado cabrío mientras mama.

Postrado: Decaído a causa de un sufrimiento

Algarabía: Alboroto confuso y molesto producido por varias personas que hablan al mismo

tiempo

Baldía: Terreno que no se cultiva o no da ningún fruto

Prolijo: Excesivamente explícito.

Purulento: Que tiene o segrega pus.

Explícito: Que expresa clara y determinadamente una cosa.

Mancebo: Mozo joven.

Intriga: Manejo cauteloso para conseguir un fin.

Languceta: Flaco, encanijado.

Trastorno: Alteración leve de la salud.

Pergamino: Piel de la res, raída, adobada y estirada, la cual se usa para escribir sobre ella.

Maquiavélico: Relativo al maquiavelismo.

Avatar: Reencarnación, transformación.

Sustentar: Conservar una cosa en su ser o estado

Autoritario: Partidario extremado del principio de la autoridad.

Pejiguera: Cosa o persona molesta que ofrece dificultades.

Semidivino: Relativo a Semidioses. Excelente, primoroso.