El hombre light; Enrique Rojas

Psicología. Hedonismo, consumismo, permisividad, relatividad. Texto y contexto. Amor, libertad y verdad. Forma expresiva. Términos clave

  • Enviado por: Andres Kleinman
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 35 páginas
publicidad
cursos destacados
Discriminación de Género e Igualdad de Oportunidades
Gesforem
A lo largo de la historia, la mujer ha estado discriminada y sin poder optar a las mismas oportunidades que los...
Solicita InformaciÓn

Máster Profesional en Intervención Social
Divulgación Dinámica
El Máster Profesional en Intervención Social es un producto de formación que va dirigido a la especialización,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

BREVE RESUMEN GENERAL DEL LIBRO.

Enrique Rojas en este libro expone una problemática que se da en el tipo de ser humano que habita en nuestra sociedad y las características de este ser. A la vez, intenta dar una serie de soluciones a este ser para que analice su situación, e intente cambiar para llegar a un mayor desarrollo de sí mismo, cambiando todo aquello que le está empobreciendo como ser humano.

El hombre Light surge en la sociedad occidental y tiene una tetralogía nihilista basada en el hedonismo, consumismo, permisividad, relatividad. Todas ellas unidas por el consumismo, el afán del poder, el dinero,...

Este ser es como su nombre indica un ser bajo en esencia, como las comidas propias del momento, aquellas bajas en calorías, en nicotina, sin azúcar, sin glucosa,..., es decir bajas en todo. No tiene valores, ni verdades, ni idealismo, solo se motiva por el éxito, el dinero, el consumo, el poder, pero todo ello sin demasiado entusiasmo ya que en el fondo no es feliz, por que le falta lo esencial de la vida , el amor, la cultura, la felicidad verdadera y no la momentánea.

A pesar de que en el tiempo en que vivimos la información es masiva, podemos acceder a ella sin complicación, y podemos encontrar todo aquello que nos propongamos, podríamos decir, que esto aturde tanto al hombre lihgt que le provoca un desinterés por todo, solo le interesa aquello que realmente le ocupa, su vida profesional, sin tener una visión más abierta e intentar una formación más amplia.

Todo le da igual , se conforma con todo , lo importante es lo que opine la mayoría.

Para mejorar su estado Enrique Rojas propone:

  • Recuperar el humanismo, volver a las raíces para recuperar su esencia.

  • Llegar a sentir un Espíritu Europeo, volver a las raíces religiosas, volver poseer valores que lo hagan más noble.

  • Desechar valores materiales y darle importancia a los espirituales y humanos.

  • Iniciar un cambio de vida , cambiar la tetralogía del hedonismo, consumismo, relatividad, permisividad, por una trilogía que le llevará a la felicidad basada en el amor, trabajo y cultura.

Esta forma de vida debe ser evitada ya que es un ejemplo para otras sociedades, y esto derivaría en un final triste y pesimista, un hombre que no se entrega a la cultura de la vida fácil. Un desarrollo con un fondo moral.

TEXTO Y CONTEXTO.

Las principales ideas que quiere señalar el autor es la tetralogía en la que se está formando el hombre del futuro y el significado que tienen estas en su mente. Estas palabras son:

PERMISIVIDAD: Que es la tolerancia excesiva, respeto o consideración, hacia opiniones o prácticas de los demás aunque sean contrarias a las nuestras.

Esto en cierto modo y de una manera racional está muy bien, pero el problema está en que el hombre light lo lleva a un extremo exagerado y se convierte en una pasividad ante todo, a una indiferencia ante problemas de cierto peso y esto no está bien.

CONSUMISMO: Actitud de consumo repetido e indiscriminado de bienes materiales, no siempre necesarios, en especial en el hombre light. Sobre todo esto se da por el hecho de que cuanto más se tenga más importante se siente este hombre, y con mayor poder. Esto le da una sensación de liberación, de libertad.

RELATIVISMO: Conocimiento humano solo tiene por objeto relaciones sin llegar al de lo absoluto, la realidad carece de sustráto permanente. Consiste en la relación de los fenómenos. Como bien dice el autor es el “ todo da igual”, no es un esfuerzo por su parte de cambiar las cosas, es la sensación de vacío, de falta de ideales por los que luchar.

HEDONISMO: Es pasarlo bien a costa de lo que sea , mueren los ideales, hay un vacío en la búsqueda de sentido, y de una serie de sensaciones cada vez más nuevas,(drogas), y excitantes. Esto lleva como lo anterior al consumismo buscando algo que le llene como persona, pierde el norte e intenta encontrarlo de alguna manera, pero se deja llevar por el camino fácil.

Todo esto lleva al materialismo el hombre se siente vacío e intenta llenar su vida con cosas materiales y así adquirir un cierto reconocimiento social. Lo hace por dinero que este a su vez le va a proporcionar poder, éxito,...Se puede comprar todo para obtener la inmediatez que se requiere. Estos valores en el hombre light están por encima de los espirituales y humanos.

A su vez el autor da unas medidas ,que en el hombre light están empobrecidas, para que este hombre cambie su ruta para ir hacia un futuro mejor:

AMOR: Es el sentimiento de aprobación y afirmación del otro, un sentido de búsqueda y deseo de estar con otra persona. Es el hecho de amar , desearle lo mejor a una persona, mirar por ella tratarle de forma excepcional, darle lo mejor de nosotros. Pero hay que distinguir el amor del sexo que solo implica un manejo de otra persona, es decir el placer egoísta que no mira por la otra persona, solo por uno mismo, aunque esto es destructivo para la persona ya que no llega a establecer unos valores, llega a desechar este principio, para él pierde importancia y hay que tener en cuenta que el amor es un factor importante para la libertad sin amor no hay libertad.

LIBERTAD: La libertad tiene que perseguir el bien y la felicidad, pero la libertad no es ser liberal, es una tolerancia consecuente y respetuosa pero es distinta a la relatividad, es más sociopolítico. Es el máximo fin al que debe aspirar el hombre aunque nunca llegue a conseguirla completamente, es un camino duro por lo tanto al hombre light no le interesa , le basta con disfrazarla de lo que más le convenga.

Para que halla felicidad el hombre tiene que encontrarse a si mismo y tener un proyecto de vida que quiera alcanzar.

El autor puede hablar perfectamente de este hecho, ya que es la situación que se está dando hoy en día y que nos lo demuestran todas las evidencias. A demás es un hecho que con otras características ya se ha dado en esta sociedad en otros tiempos y se basa en filósofos antiguos y en autores más modernos que han seguido esta línea y han analizado este tema.

ESTUDIO DE LA FORMA EXPRESIVA DEL LIBRO.

Enrique Rojas narra este hecho desde el punto de vista psicológico, nos da aspectos del hombre light de su conducta, de su comportamiento y en ocasiones lo argumenta con comentarios de pacientes suyos.

A demás se basa en autores que ya han tratado el tema y aporta opiniones y argumentos de sus libros, a parte de apoyarse en la filosofía antigua, que nos demuestran más específicamente cómo ha cambiado el hombre y ha ido evolucionando.

Es interesante ver por los ejemplos que pone como esto se da en realidad, ya que, estos comportamientos los podemos encontrar en sujetos de la vida diaria, que es algo fácilmente observable.

Habla de los problemas sociales que surgen en nuestra época por lo tanto podemos decir que es un texto sociológico a la vez que aporta el punto de vista de la psicología para argumentar estos hechos. El texto es narrativo y de fácil lectura y entendimiento, utiliza algunos términos no científicos para dar una denominación a ciertas conductas, a la vez que incluye expresiones que escuchamos diariamente.

JUICIO VALORATIVO PERSONAL.

Voy a incluir aquí unos textos con los que estoy de acuerdo y que explican muy bien la problemática:

“ Tengo la sospecha de que hoy vivimos mucho más aturulladamente que antes. Me refiero sobre todo a la falta de perspectiva sobre nuestra existencia. Me parece que galopamos por el mundo persiguiendo recompensas inmediatas: dinero, éxito, placer, y que , en mitad de tanta búsqueda agitada, no disponemos de una visión global de lo que somos.

Antes, en cambio, se diría que la gente aspiraba a cierto concepto final del honor; al diseño de una vida digna; a la construcción de la propia existencia como un todo. Siempre hubo personas totalmente empeñadas en enriquecerse y ascender; pero me parece que antes la mayoría tan sólo (¿tan sólo?) ambicionaba vivir una existencia entera. Esto es, una vida emocionalmente rica y sin traiciones de las que sus nietos pudieran orgullecerse. Pero de todos es sabido que hoy los nietos no existen, o tal vez lo que ya no exista sea la continuidad de la memoria; esa memoria básica de sentirse heredero del pasado y precursor del porvenir; la certidumbre de pertenecer, pieza diminuta pero necesaria, a la cadena del tiempo. Ahora en las postrimerías del segundo milenio, vivimos instalados en la fragmentación y el caos (...)”

Rosa Montero

El País, Enero de 1998.

“(...) Hubo un tiempo en que la humanidad ( si no es mucho decir), cuando aún creía en si misma, creyó en el progreso. Fue un anhelo hacia el bienestar y hacia la dicha, el dogma principal del racionalismo, moderno entonces, convertido en el mayor estímulo y la mayor expectativa de los reformadores y los pensadores liderales. Se confiaba en él como motor imparable del mundo(...).

(...) El adelanto de la técnica, hoy, es el mayor de la historia pero el ser humano no ha progresado con idéntico ritmo(...).

Todo avance debe ser, ante todo, moral; ofrecerse al ejercicio del ser humano ( que es quien florece de dentro a fuera), y no al contrarío. El progreso material es una simple consecuencia del otro.” Antonio Gala, El País.

Bien pues creo que estos textos reflejan al igual que el libro la problemática que está en nuestros días y que a pesar de que parece que todos somos conscientes, no buscamos una solución, sólo unos pocos la encuentran.

La tetralogía de la que habla el autor está en nuestros días, estamos en una sociedad de bienestar el al que el nihilismo hace estragos, ya no creemos en nada ni nadie ya que cada día nos vamos dando más cuenta de la falsedad en la que vivimos,el materialismo que maneja nuestras vidas, llevado por un consumismo exagerado que tiene su origen en el capitalismo.

El hedonismo que se basa en la filosofía de Arítipo, el placer es el bien primero, aunque la consumación de todo el placer tiene efectos secundarios que hay que valorar, no puede ser el placer el fin supremo de la vida, hay que volver a los ideales clásicos : Autodominio, moderación, sosiego, que son aquellas que nos diferencian de los animales.

Tenemos que tener en cuenta que tanto la percepción como la razón, juegan un papel importante en la percepción del mundo. Ortega y Gasset “ yo soy yo y mis circunstancias”. El tiempo y el espacio son cualidades de nuestra razón y no el mundo. El hombre modela las sensaciones a través de la conciencia y si esta está alterada por las vivencias las percepciones también, por lo tanto, aquel problema que es minúsculo se nos agranda y nos ansia , de este modo llegamos a un estado que tendemos a empequeñecer los problemas para que no suframos o no fracasemos, así llegamos al relativismo, todo es según lo percibamos.

Al hombre light le interesa lo material e inmediato aunque no le propina felicidad, no le interesa la felicidad completa solo el culto al momento( Carpe Diem), lo inmediato rechaza el conocimiento inútil que no tenga que ver con su profesión o su vida personal. Rechaza las humanidades, lo que no lleva a un fin material.

Todo ello crea un vacío moral no existen facultades espirituales, ni bien ni mal, elige un comportamiento automático dado por la masa, la masa que es una sociedad empobrecida espiritual y culturalmente ; el hombre posee un libre albedrío pero está condicionado por la sociedad y los poderes fácticos. Aquí influyen los MASS MEDIA, que son utilizados como manejadores de la sociedad, como medio de influirla, pero no de una forma positiva formándola sino como un elemento desinformador.

Todo es negociable en esta sociedad, todo se puede comprar para obtener la inmediatez que se requiere, pero lo verdaderamente esencial del hombre no se puede comprar, y esto es de lo que carece el hombre ligth, es decir de amor, felicidad, libertad, alegría, cultura.

Esto se observa diariamente se compran vidas, genes, políticos,... esto daña la dignidad de la persona, sus derechos y deberes humanos, pero para el hombre light vale la pena ya que consigue poder, fama, un buen nivel de vida y como la sociedad le apoya pues todo es justificable, cambia la justicia.

Para corregir esto es necesario una jerarquía de valores y actualmente no existe, ( drogas, rupturas conyugales, depresiones,... enfermedades de la sociedad).

Todo es debido a que no hay modelos, no hay guías, solo lagunas; el hombre se entrega al placer rápido y momentáneo, nada es duradero, el compromiso es momentaneo.

Los conceptos generales pierden su sentido, se cambian por otros más materiales, menos espirituales; Al sexo le llama amor, confunde liberalismo con libertad, bienestar por alegría,...

Es un hombre individualista, con perdida de moral de relaciones humanas afectivas.

Lo importante es el triunfo y para ello cualquier cosa vale (el fin justifica los medios). La libertad se vuelve menos metafísico, más sociopolítico, hoy día la libertad se relaciona con la variedad; para probar todo, para ver todo, pero sin fines espirituales. La libertad es la tolerancia consecuente y respetuosa, pero no hay que confundirla con la relatividad.

Por último el autor señala posibilidades que todos deberíamos tener en cuenta para salir de esta perdida de valores, de lo esencial que es más importante en el hombre y que todos deberíamos aplicar, porque lo que nos propone el autor es un cambio hacia un futuro mejor, pero claro para esto hay que esforzarse, hay que ser crítico y tener claro lo que buscamos y luchar por ello. Debemos cambiar , proponérnoslo como un reto, pensar fríamente hacia donde nos dirigimos y si es eso lo que queremos conseguir ,o si realmente debemos cambiar, que yo creo que si y que merecerá la pena.

BIBLIOGRAFÍA.

Enrique Rojas, catedrático de psiquiatría en Madrid y director del Instituto Español de investigaciones Psiquiátricas, pertenece a la generación de médicos humanistas que tanta tradición ha tenido en España y en el resto de Europa. Premio extraordinario de Doctorado y premio Conde de Cartagena de la Real Academia de Medicina de Madrid por sus trabajos sobre la depresión, es autor de diversos libros de carácter psicológico y psiquiátrico, como Estudios sobre el suicidio (1978), psicopatología de la depresión(1982), La ansiedad (1989) y la Enciclopedia de la sexualidad y de la pareja (1991), y de ensayos sobre temas humanísticos: Una teoría de la felicidad (1987), Remedios para el desamor(1991) y la conquista de la voluntad (1994).

He utilizado también :

  • El mundo de Sofía.

  • Artículos de El País.

  • Enciclopedia Temática Universal, Helicon, Didáctica multimedia.

ANALISIS DE TERMINOS CLAVES.

ALEGRÍA: F. Grato y vivo movimiento del ánimo, ya por algún motivo fausto o halagüeño, y a veces sin causa determinada, y el cual, por lo común, se manifiesta con signos exteriores.

  • Aquello que produce movimiento.

  • Palabras, gestos o actos con que se manifiesta el júbilo o alegría.

  • Irresponsabilidad, ligereza.

ETICA: La ética o filosofía moral tiene por objeto el examen filosófico y la explicación de lo llamados hechos morales. Cuéntese entre los hechos morales la valoración éticas los preceptos, las normas, las aptitudes virtuosas, manifestaciones de la conciencia, etc. La filosófica, como parte de una ciencia de lo moral, pretende investigar con más precisión el ser y sentido de las costumbres.

AMOR: M. Afecto por el cual busca el ánimo el bien verdadero o imaginado, y apetece gozarlo. Uniendo a esta palabra la preposición de indicamos objeto a que se refiere: como amor de Dios, de los hijos, de la gloria, o de la persona que lo siente.

  • Conjunto de actitudes y actividades que estimulan el apareamiento de los individuos que van a reproducirse.

  • Ant. Blandura, suavidad. Los padres castigan a los hijos con amor.

  • Persona amada; y así se suelen llamar entre sí los amantes amor mío.

  • Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.

  • Ant. Voluntad, consentimiento.

VERDAD: Expresa una igualdad o conformidad entre inteligencia y ser ,y , en su sentido más profundo, una total interpretación de ambos. A nosotros, la verdad se nos presenta en primer lugar como verdad de nuestro conocer; esta verdad del conocimiento es propia del juicio y consiste en que el pensamiento se asimila el ser, en cuanto que expresa como existente el objeto real. Nuestra verdad humana no sirve de norma al ser, sino al revés, es medida por él, indica que el pensamiento está determinado por el ser “legitimado” por éste.

MORIR: Intr. Acabar la vida .

  • Fig. acabar del todo cualquier cosa, aunque no sea viviente ni material.

  • Fig. sentir violentamente algún afecto, pasión u otra cosa. “morir de frio”

  • Fig. quedar separado del trato o comercio humanos o imposibilitado de obtenerlos.

SOCIEDAD: F. reunión mayor o menor de personas, familias, pueblos o naciones.

  • Agrupación de individuos, con el fin de cumplir mediante mutua cooperación, todos o algunos de los fines de la vida.

  • Conyugal. La constituida por marido y mujer durante el matrimonio, por el ministerio de ley.

  • Cooperativa. La que se forma para un objeto de utilidad común de los asociados.

  • De consumo. Forma de sociedad en la que se estimula la adquisición y consumo desmedidos de bienes, sin necesidad de sustituir otros todavía en uso.

  • Buena sociedad. Conjunto de personas que se distinguen por su cultura y finos modales.

VOLUNTAD: Conocer, querer, son los modos fundamentales de la actividad espiritual. Así como la acción no es necesariamente mutación ni el conocimiento intelectual pensar discursivo, así tampoco el querer indica necesariamente tendencia a un bien que ha de adquirirse o realizarse. Su acto fundamental lo constituye la afirmación de un valor, o sea, el amor. Por eso es también voluntad la efectuación espiritual no tendencial del valor infinito. El objeto que caracteriza a la voluntad aparece como apetito sólo donde el bien no se identifica con la voluntad o donde no está originalmente ligado a ella.

LIBERAL : Adj. Que obra con liberalidad.

  • Dícese tradicionalmente de las artes o profesiones que principalmente requieren el ejercicio del entendimiento.

  • Aplícase generalmente al partido político, de carácter popular, que, basandose en los principios del liberalismo, pretende defender las libertades de los individuos y del estado frente a las prerrogativas de la realeza y de la iglesia, pero oponiéndose a toda doctrina que implique violencia. En la mayoría de los paises fue uno de los clásicos partidos que han existido en oposición al partido conservador, dividiendose en numerosas ramas que reciben nombres según sea la característica principal de su programa político.

PERMISIVIDAD: Tr. Dar su consentimiento, el que tenga autoridad competente, para que hagan o dejen de hacer una cosa.

  • No impedir lo que se pudiera evitar.

  • En las escuelas conceder una cosa como si fuese verdadera, o por no hacer al caso de la cuestión o asunto principal, o por la facilidad con que se comprende su respuesta o solución.

NIHILISMO: Doctrina filosófica que consiste en afirmar que la verdad no existe o que el hombre es incapaz de conocerla, caso de que exista.

  • Incredulidad o duda acerca de la verdad o eficacia de alguna cosa,

  • Esta doctrina que empieza por dudar de todo, o sea que antepone a todo la duda universal, puede decirse que nació el la antigua grecia, especialmente con heráclito.

LIBERTAD: Exención de trabas, exención de determinación procedente del exterior, con tal de que dicha extención vaya unida a una cierta facultad de autodeterminarse espontaneamente según sea la indole de dichas trabas, distingase varias clases de libertad. La libertad física o de acción corresponde a los seres vivos, y también en estorbos exteriores materiales; La libertad moral consiste en la facultad de poder resolverse a algo sin que lo impidan causas exteriores psíquicamente influyentes.