El hombre invisible; Herbert George Wells

Literatura universal contemporánea. Narrativa de cinecia ficción. Sociedad el siglo XIX

  • Enviado por: Dajânih
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad

Érase una vez el relato de un hombre con una vida muy particular, pero hombre al fin, esa es la única condición que lo dejaría vivir, de no ser por un error “humano” que lo hace extraño y temible. Sin embargo lo que para el fue una gran ventaja se torna en un tormento, la posibilidad de ver todo sin ser visto, ¿hasta donde? En apariencia no hay limites, y con todo esto el relato no parece sino el deseo de redimir aquello que hizo mal, eso que posee, para su época es un mal (no se como seria para este), porque es diferente.

El hombre invisible representa todo sentimiento e inquietud por ver, escuchar, juzgar, y salir ilesos de cualquier reacción contraria a estos actos, decir que se trata algo fuera de lo normal sonaría absurdo, el curiosear se torna casi natural y necesario, se convierte en un motivo y razón para muchos. Pero la invisibilidad es algo poco “razonable” y descabellado, pero el hombre se caracteriza por adaptarse, no obstante también los problemas parecen adaptarse.

El texto nos enseña lo que podemos llegar a hacer por el dinero, es el materialismo, el dinero, puede llegar a hacer que traguemos todo nuestro orgullo. En si, el libro ofrece una vista de Herbert George Wells, además de presentar la fascinante historia del hombre invisible da indirectamente a conocer que la sociedad de la época es exactamente igual a la actual en cuestión, a que se siguen manteniendo las mismas opiniones y a la gente le gusta opinar y criticar sobre todo lo que no le incumbe a uno.

Es un autentico reflejo de la sociedad, que saca a la luz las autenticas personas de una sociedad del siglo XIX, que es prácticamente igual a la actual(en algunos aspectos, no en todos). Pero aun así considero que una argumentación de este tipo echaría por tierra todo el concepto de lo “nuevo” lo ultimo que para algunos resulta temible por el simple hecho de tratarse de algo diferente. Como todo las similitudes con ese entorno social son las mismas que nos “aquejan” de algún modo en estos tiempos.

La curiosidad es una palabra que la gente no quiere que la relacionen con ella, pero que todo el mundo lo hace hasta inconscientemente, pero sabiendo que estamos perjudicando a dicha persona. Como tenemos todo el mundo en nuestra conciencia esa palabra nos parece fea y malsonante acompañada de nuestros nombres.

A veces el hombre parece dar la impresión de una ambivalencia, casi voluble, yo lo veo como simple comodidad, es fácil, y ya. A pesar de dos temas como son el materialismo y la curiosidad que ya han sido comentadas anteriormente, por consecuencia de su aparición implícita en el texto, conforme se lee observamos dos nuevos conceptos. Estos conceptos son el miedo, que podemos observar cuando el farmacéutico observa una manga sin brazo que se mantiene y puede tocar, lo que es decir que todo el mundo tiene temor o miedo a todo lo que se presente como desconocido.

El otro concepto nuevo que aparece es la soledad, la cual aunque superficialmente podíamos observar en la lectura, se presenta más claramente en los paseos del forastero a solas y por la noche por el pueblo, además de mantenerse alejado de la sociedad , es decir convive únicamente entre sus frascos, y sus formulas. Se aísla del mundo.

Aparecen temas muy interesantes, además de los ya comentados (materialismo y curiosidad) , como son el miedo que es algo que acecha a todo el mundo, por en muy pequeña cantidad todo la sociedad que tiene un miedo común como es la muerte aunque no quiera reconocerse, ya que al reconocerlo estamos afirmando que nos puede pasar a nosotros y aunque nos va a pasar a todos es algo que se aparta mucho de los temas cotidianos de los que habla la gente (es una especie de tabú, ¿o verdad?).

El otro concepto que se da a conocer esta muy presente en la mente de la sociedad, ya que todos sabemos que podremos estar solos y que existe mucha gente que se encuentra sola (sobre todo los ancianos) y aunque pensemos que a nosotros no nos va a pasar eso, es una realidad que esta presente en la actualidad. Esto sustentado en un trabajo de Juan Carlos Rulfo, demostrando que sigue siendo un tema que involucra muchas cosas, cambian, de carácter o de nombre, pero siguen presentes.

Se tratan de conceptos que se identifican como universales, son símbolos que se aplican muy bien a cualquier instancia, miedo, ¿a que? A lo que ponga en riesgo la integridad de una persona o premisa, es evidente que no se puede cerrar, y mucho menos usar una “mascara” de la que se este siempre listo a conciliar y agredir a la vez, el no “rajarse” como un recurso para defender lo que se posee, (aparte de si se desconoce su originalidad o no), si se menciona que se trata una lectura de ciencia ficción, para estos días ya no es tan ficción, el tema es lo que hace todo.

Lo nuevo puede provocar y provoca en muchos casos la muerte de gente para dar a conocer al mundo nuevos puntos de vista a una sociedad que no quiere entender los adelantos de la ciencia como algo normal, o simplemente el hecho que una persona se este dando cuenta de una situación que no les favorece, y no pueda decir nada al respecto, por miedo, o por comodidad, por beneficio propio, así como el hombre invisible no pudo hacer nada en su lugar de origen, y que lo orillo hasta el desprestigio y terminar en un pueblo del que se conoce poco o nada de “ciencia”.

Además de que cuando una persona, tiene preconcebida la idea de saber más que nadie, eso implica aires de grandeza que entorpecen el avance en la sociedad o el entorno en el que se vive, cuando logra un ambiente de pasividad y de fácil movilidad para realizar las “tareas” propias de un individuo, el toparse con alguien que sabe que pretende y lo que ejecuta no hace otra cosa que “estorbar” y se convierte en una prioridad el hacerlo a un lado de los propósitos antes trazados.

En la novela cuenta un final radical, de carácter lógico, por una parte la premisa de resolver aquello que incomoda, y los que “defienden” a otros (aunque en la mayoría de los casos ninguno de estos se da cuenta), y por predeterminación se es una minoría (o por frecuencia) la que hace todo o por lo menos eso intenta.

Esto se le denominaría como traición, el hecho de ser del mismo núcleo y pertenecer a el y estar en desacuerdo a la vez.

La traición es un concepto que no esta bien visto en la sociedad actual, ya que cuando alguien confía en otro, nunca se esperaría eso de esa persona. En muchos de los casos es peor el que traiciona que el traicionado (aunque el traidor posea o no la razón eso pasa a segundo termino).

La avaricia por conseguir el poder a costas de lo que esto pueda conllevar(¿pero es necesariamente avaricia o es proteger aquello que nos da un beneficio?), lo cual la mayor parte de la sociedad sabe lo que esto trae como consecuencia, pero esto no hace que el individuo se eche atrás en su afán por conseguir el poder deseado por todos. Probablemente uno reacciona así porque es lo que le preocupa a uno, si no que otra cosa mueve tanto al hombre (si se entiende como un interese lo que mueve este).

La preocupación es un concepto, el cual todo el mundo conoce y en algún momento de su vida tuvo que tomar una decisión en su vida la cual provocaría esa preocupación. El mundo es curioso por naturaleza y le interesa todo lo que ocurre en la vida de los demás, aunque la de los demás no influya de ninguna manera en la suya propia.

Sin embargo hay algo claro en todo esto: las cosas caen por su propio peso, (aunque tarde y parezca no tener fin) y lo digo porque parece que las mentiras no se pueden sostener tanto tiempo, no el que quisiéramos, es como menospreciar y subestimar a aquellos que nos dan la posibilidad de iniciar algo en un lugar nuevo, pero las cosas que ya están hechas solo se arreglan cortándolo desde arriba, se tratan de conductas meramente humanas, y que , por su característica, son subjetivas, y da la impresión de ser natural una mentalidad así, a pesar de ello existen cosas que delatan la conducta de un individuo, como en el caso del hombre invisible, la inseguridad, que se es consecuencia, o ligada la preocupación, pero que solo puede ser distinguida por aquellos que saben de que carece, o incluso de aquellos que solo se mueven (intereses al final de cuentas) como una reacción contraria al hecho.

Así es como conductas contrarias por un hecho en común se mantienen en conflicto por un desacuerdo ( por atentar con la “paz” ,moral, ideológica, intelectual o ya de plano por entregar “espejitos”, aunque este ultimo carece de un argumento sólido porque se trataría de algo que esta en el dominio de unos cuantos y que por causas diversas no está en su condición el hacer que estas cosas cambien) y como influye la inteligencia que se posea para hacer lo que se propone uno como individuo, como un hecho consumado. Llama la atención la forma en como comienza a narrar la historia, y es así como me llama la atención los primeros capítulos:

Un forastero llega a la estación de Bramblehurst y se dirige al pueblo. Allí se aloja en la posada de la señora Hall que lo aloja en una de sus habitaciones. El desconocido se muestra hostil con la posadera, pero esta piensa en que le había pagado y tenía intención de quedarse por un tiempo, por lo que no le pone ninguna pega a la actitud del cliente. El forastero pide a la señora Hall que le recojan su equipaje en la estación, pero esta le dice que no puede ser y le cuenta que un sobrino suyo tuvo un accidente con una hoz y se corto el brazo, el forastero muestra una leve carcajada, lo que produce que la señora Hall piense en la grosería del forastero, pero ella sigue pensando en que ya había pagado.

El señor Henfrey, relojero de Iping (el pueblo en el que se encuentra la posada de la señora Hall), acude al bar de la posada donde la señora Hall le pide a Teddy (el Sr. Henfrey) que si puede arreglar el reloj de la sala en la que se aloja el desconocido. Este le dice que como no y entran en la habitación donde el huésped le replica a su posadera que normalmente prefiere que no lo molesten, porque prefiere estar solo. El Sr. Henfrey se pone a arreglar el reloj y lo desmonta todo para intentar entablar conversación con el desconocido, pero a la primera palabra que dice Teddy, el forastero le comenta que solo debe ajustar la manecilla y no necesitaba desmontarlo todo. El relojero ante el desplante del desconocido, se va y en el pueblo se encuentra con el Sr. Hall, marido de la posadera, al que le cuenta lo ocurrido en la posada con dicho huésped, del cual no a proporcionado datos algunos. El Sr. Hall acude a la posada y antes de que este le reproche nada a su mujer, la señora Hall le reprocha que había tardado mucho y cuando el Sr. Hall hace su reproche a su mujer, esta le dice que se ocupe de sus asuntos.