El hombre en busca de sentido; Víktor Frankl

Psicosociología. Argumento. Prisioneros. Campo de concentración. Nazis. Ideas. Reacciones. Sentimientos. Libertad. Naturaleza humana. Logoterapia

  • Enviado por: José Alberto Enríquez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

“El Hombre en Busca de Sentido”

Autor:

Víctor Frankl

Resumen por:

Materia:

Psicología

Instituto La Salle Lagos de Moreno, Jalisco


  • Descripción de la situación de los prisioneros al llegar al campo.

  • Los prisioneros, al ser internados en el campo de concentración, vivieron una situación completamente chocante. Los 1500 prisioneros que viajaban repartidos en un tren, tras varios días de viaje sin saber si era de día o de noche ni tampoco su destino, creían que serían enviados a fábricas de municiones donde sería empleados como fuerza salarial. Se encontraban totalmente desorientados pero, a pesar de eso, jamás perdieron su optimismo.

    Cuando el tren se detuvo en Auschwits, los prisioneros descendieron del tren y fueron recibidos por los “capos”, o prisioneros con privilegios, que tenían un muy buen aspecto y parecían gozar de buena salud. Esto hizo nacer en los recién llegados optimismo de que, tal ves, su estadía en el campo no sería tan mala, y nació en ellos la ilusión de que serían liberados. Después de la recepción se les obligó a hacer una fila para proceder a elegir cual sería el cargo que le correspondería a cada uno dentro del campo... Cerca del 90% significó la muerte. Los sobrevivientes quedaron seleccionados para trabajo forzado, y para esto fueron desinfectados y despojados de todos sus objetos personales. También fueron, literalmente, rapados. Todo esto significó el comienzo de una dura y nueva existencia para cada uno de ellos.

  • La vida en el campo: ideas, reacciones, sentimientos, etc.

  • Los prisioneros fueron, poco a poco, perdiendo sus ilusiones. Muchos de ellos se sintieron embargados por un humor macabro, perdiendo por esto su sensibilidad y sentimentalismo. Poco a poco, también, se apoderó de ellos la curiosidad acerca de lo que ocurriría con ellos. Este último estado de ánimo lo cultivaron como un medio de protección. Sin embargo, a más de alguno se le pasó por la cabeza la idea de suicidarse para dejar de lado todo sufrimiento. Aún se encontraban en la primera fase de su llegada, el shock, con el que, en los primeros días, ninguno sentía miedo a la muerte. En esta primera fase también se introdujeron en una fuerte apatía, la que los produjo una muerte emocional... Comenzaban a añorar su casa y familia, y a experimentar cierto asco hacia el lugar que los rodeaba.

    Con el paso de los días, los prisioneros entraron en una segunda fase en la que piedad, asco y horror ya no significaban nada para ellos. Todo lo sumamente cruel ya era común en sus vidas, y por eso ya nada los conmovía. Gracias a esta insensibilidad el prisionero se rodeaba enseguida de un caparazón que lo protegía de los seguidos y severos castigos físicos y psicológicos que sufrían. El castigo más doloroso para ellos era el insulto que recibían por parte de los “capos” (prisioneros con privilegios) y de los guardias. Se encontraban en una estado de constante tensión, y la necesidad de estar vivos los hacía actuar primitivamente, produciendo una especie de regresión en su conducta. Sus deseos se hacían posibles en sus seños, y soñaban con todo aquello que no podían tener.

    Sufrían un alto grado de desnutrición; hablaban constantemente de la comida, y planeaban recetas para el día en que se reunieran luego de su libertad. A pesar de esa esperanza de salir libres algún día, ya no tenían poder de resistencia ni fuerzas, y se preguntaban: “¿Cuándo moriré?”.

    El deseo sexual y perversión eran mínimos. Ahora sólo se fijaban en lo que les sirviera para salvarse, dejando de lado todo sentimentalismo. Tenían mucha devoción religiosa y fe en su salvación, y hablaban constantemente de política y de los rumos de que la guerra nunca terminaría. Meditaban mucho, y rezaban mucho a escondidas.

    Cuando cada uno pensaba en su mujer, se daban cuenta de que el amor es la meta más alta a la que puede aspirar el hombre, y este pensamiento los hacía volar y olvidar su sufrimiento por un rato y mantenerse vivos. Se daban cuenta de lo bello que había en el mundo al darse tiempo y adentrarse más en su vida interior y cosas especiales.

    El humor es otra de las armas con las que luchaban para poder sobrevivir, ya que les producía una inmensa alegría y bienestar.

  • Conclusiones de Frankl respecto a la naturaleza humana y su condición de ser libres.

  • El ser humano está, completa e inevitablemente, influido por su entorno, obligado

    a adecuar su conducta a un determinado conjunto de normas. Sin embargo, el hombre tiene capacidad de elección.

    Los ejemplos en el campo de concentración son abundantes, algunos heroicos, los cuales prueban que se pueden vencer la apatía y eliminar la irritabilidad. El hombre, puede conservar un vestigio de la irritabilidad de la libertad espiritual, y de la independencia mental, incluso en las terribles circunstancias de tensión física y psíquica. Al hombre se le puede quitar todo excepto la libertad de elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino. Es decir, lo que somos lo que debemos a nosotros mismos, no a factores externos. A pesar de toda circunstancia siempre va a poder conservar su dignidad humana. Es esta libertad espiritual la que no se puede arrebatar lo que hace que nuestra vida tenga un propósito y un sentido.

  • Desarrollar el tema Libertad-sentido-finalidad.

  • El hombre si quiere puede conservar su valor, su dignidad y su generosidad, o bien, en la dura lucha por la supervivencia, puede olvidar su dignidad humana y ser un poco mas que un animal. Aquí reside la oportunidad que el hombre tiene de aprovechar o dejar pasar las ocasiones de alcanzar los méritos que una situación difícil puede proporcionarle, y decidir así también si es merecedor de sus sufrimientos o no lo es.

    Como ya hemos dicho anteriormente, el hombre es libre de tomar sus propias decisiones. El hombre que no puede ver la finalidad de su existencia, tampoco puede aspirar a una meta última y comienza a tener una existencia provisional en la que se queda estancado y cambia la estructura de su vida. Comienza a vivir en el pasado, cierra los ojos hacia el futuro, y elimina la existencia de su propia vida interior. No acepta las dificultades como una manera de probarse a si mismo, y se hecha a morir antes de cualquier intento.

    La vida se puede, y se debe, convertir en un triunfo interior. El hombre si no mira hacia el futuro se condena, por esta razón se deben tomar decisiones que nos lleven ha cumplir nuestras metas en el futuro. Si repentinamente se pierde la esperanza y el valor de la vida, puede ocasionarse la muerte.

    El hombre necesita un cambio radical en la actitud hacia la vida... “ Quien tiene algo por qué vivir, encontrará siempre el cómo” (Nietzsche). Debemos aprender de la vida por nuestros propios métodos, y después, enseñar a los más desesperados que, en realidad, no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros. No hay que hacernos preguntas sobre el significado de la vida, sino que pensar que es la vida la que necesita de nosotros.

    Vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas, a cumplir con las tareas que la vida nos asigna continuamente a cada uno, y a seguir firmes hacia el futuro a lograr nuestra meta última. El significado de la vida cambia para cada hombre, de manera que resulta totalmente imposible darle un significado general. Pero es ella, para todos nosotros, la que nos prueba constantemente, la que nos lleva a tomar decisiones libres de lo que queremos hacer y a darle a ella misma un sentido importante según nuestras necesidades.

  • Conceptos básicos de Logoterapia.

  • a) Voluntad de Sentido:

    Es el afán de encontrar el sentido concreto de la existencia personal. La

    búsqueda del sentido de la vida es único y específico de cada hombre y cada uno debe encontrarlo, no se inventa sino que es tarea de cada uno descubrirlo. Y así, poder satisfacer la propia voluntad de sentido.

    El sentido no es sólo algo que nace de la propia existencia, sino que es algo que le hace frente a ésta. El sentido del hombre tiene un carácter de exigencia y desafío. Todos los actos que hace el hombre lo hace por amor a Dios, a la persona que ama o por si mismos.

    b) Frustración existencial:

    Es la frustración de la voluntad de sentido del hombre.

    Se ocupa el término existencia como el modo de ser específicamente humano; como el sentido de nuestra existencia y como el afán de encontrar un sentido concreto a la existencia personal.

    El interés del hombre, incluso su desesperación, por lo que la vida tenga de valiosa, es una angustia espiritual, pero no es en modo alguno una enfermedad mental.

    Esta frustración puede, en algunos casos, terminar en neurosis, la que en logoterapia es llamada “Neurosis Noógena”.

    c) Vacío Existencial:

    Fenómeno muy común en el siglo XX, en el que se experimenta la perdida del sentimiento de que la vida es significativa.

    Se debe, principalmente, a la pérdida de un instinto que le diga al hombre lo que ha de hacer y, en ocasiones, ni siquiera sabe lo que le gustaría hacer. A veces, desea hacer lo que otros hacen o hace lo que otros quieren que haga.,

    Este vacío existencial se manifiesta en forma de tedio.

    En estado de ocio, en una especie de depresión que aflige a las personas consientes de la falta de contenido en sus vidas, son invadidas por el vacío existencial.

    A veces, esta frustración se compensa mediante una voluntad de poder o de placer, y suele manifestarse en forma de compensación sexual.

    d) Neurosis Noógena:

    Neurosis que, en algunos casos, se produce como consecuencia de la frustración existencial y es conocida por la logoterapia como “Neurosis Noógena”.

    Nace de los problemas internos y no de los conflictos entre impulsos e instintos, por esta razón la terapia apropiada es la logoterapia, porque se atreve a penetrar en la dimensión espiritual de la existencia humana.

    Los temas espirituales que trata la logoterapia, son tratados con sinceridad desde el momento en que se inician, en vez de tratarlos como istintivos.

    Si un médico no acierta a distinguir entre la dimensión espiritual como opuesta a la dimensión instintiva, el resultado es una terrible confusión.

    e) Noodinámica:

    Lo que el hombre necesita no es equilibrio o un estado sin tensiones, sino la “Noodinámica”, es decir, la dinámica espiritual representada por el significado que debe cumplirse y el hombre que debe cumplirlo.

    La búsqueda humana del sentido de la vida y los principios de la existencia humana, puede nacer de una tensión interna y no de un equilibrio interno.

    Puede verse, pues, que la salud se basa en un cierto grado de tensión, la tensión existente entre lo que ya se ha logrado y lo que todavía no se ha conseguido; o el vacío entre lo que se es y lo que se debería ser. Esta tensión es un requisito fundamental de la salud mental.

    Lo que el hombre realmente necesita no es vivir sin tensiones, sino esforzarse y luchar por una meta que le merezca la pena.

    f) Sentido de la vida:

    Es diferente de un hombre a otro, de un día para otro y de una hora para otra.

    Lo que importa no es el sentido de la vida en términos generales, sino el significado concreto de la vida de cada individuo en un momento dado.

    No se debe buscar un sentido abstracto a la vida, pues cada hombre tiene en ella su propia misión que cumplir.

    A cada hombre se le pregunta por la vida y únicamente puede responder a la vida respondiendo por su vida; solo siendo responsable puede contestar a la vida.

    La logoterapia considera que la esencia intima de la existencia humana está en su capacidad de ser responsable.

    g) La esencia de la existencia:

    Este énfasis en la capacidad de ser responsable se refleja en el precepto: “vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar”.

    La logoterapia intenta hacer al paciente plenamente consiente de sus propias responsabilidades; razón por la cual ha de dejarle la opción de decidir por qué o ante quién se considera responsable.

    La función de la logoterapeuta consiste en ampliar el campo visual del paciente de forma que sea consiente y visible para él todo espectro de las significaciones y los principios.

    Al declarar que el hombre es una criatura responsable y que debe comprender el sentido potencial de su vida, es importante resaltar que el verdadero sentido de la vida debe encontrarse en el mundo y no dentro del ser humano, la verdadera meta de la existencia humana no puede hallarse en lo que se denomina autorrealización.

    La autorrealización no puede alcanzarse cuando se considera un fin en si misma, sino cuando se la toma como efecto de secundario de la propia trascendencia.

    h) El sentido del amor:

    El amor es uno de los medios para encontrar el sentido en la vida.

    El amor constituye la única manera de comprender a otro ser humano en lo más profundo de su personalidad.

    El sentido del amor consiste en posibilitar al ser amado a que manifieste sus potencias, al hacerle conciente de lo que puede ser y de lo que puede llegar a ser. A través de esto puede lograr convertir en realidad esas potencias.

    i) El sentido del sufrimiento:

    Es otro de los medios para alcanzar el sentido de la vida. Lo más importante es la actitud con la que se toma el sufrimiento en el que estamos sometidos. Hay que encontrarle un sentido al sufrimiento, en ese momento, éste deja de serlo.

    Uno de los postulados básicos de la logoterapia radica en que el interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir con la condición de que ese sufrimiento tenga un sentido.

    Al aceptar el desafío de sufrir con fortaleza, la vida tiene hasta el último momento un sentido y lo conserva hasta su fin.

    El sentido de la vida es de tipo incondicional, ya que incluye el sentido del posible sufrimiento.