El hobbit; John Ronald Reuel Tolkien

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa fantástica. Novela maravillosa. Vida y obras. Argumento. Personajes. Temas. Mitología

  • Enviado por: Maricel Angulo Olivares
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 36 páginas
publicidad

Introducción

John Ronald Reuel Tolkien nació en la ciudad de Bloemfontein, Sudáfrica el 3 de Enero de 1892, de padres ingleses. Su madre cambió de la religión Anglicana a la Católica y sus dos hijos la siguieron, pero al morir ella, fueron dejados a cargo de el padre Francis Morgan, ya que su padre había muerto anteriormente. Desde ese momento, Tolkien adopta con fervor el catolicismo.

Sus estudios e intereses siempre fueron orientados hacia la invención de nuevos idiomas o el estudio del anglosajón. En 1915 recibe la licenciatura con honores de primera clase en lengua y literatura inglesa.

En 1917 comenzó a escribir el “El Simarillion”, y 20 años después publicó su libro “El Hobbit”. Ese mismo año empezó a escribir “El Señor de los Anillos”, su obra más importante, que fue publicada en 1954, en los tomos I y II, y en 1955, el tomo III.

El 28 de agosto de 1973, J. R.R Tolkien murió, a los 81 años de edad. En 1977, su hijo Christopher publicó su obra póstuma, que había comenzado a escribir en 1917, “El Simarillion”.

Tolkien fue uno de los máximos exponentes de la literatura maravillosa, junto a C.S Lewis, con quien forjó una gran amistad, y Wells.

Este tipo de literatura, posee ciertas características, para que pueda resultar interesante y atraer al lector. Apareció en el siglo XIX, como género mas o menos bien definido en América y Europa , en idioma inglés.

El ambiente o atmósfera debe ser veraz. Algunos autores descubrieron que era conveniente hacer en un mundo plenamente creíble sucediera algo increíble; así la impresión de lo maravilloso o de lo asombroso resultaba más fuerte. Posee personajes y situaciones irreales, fantásticas.

Tolkien tuvo la capacidad de introducirnos en su mundo real y fantástico, todo a la vez, haciéndonos creer que lo que estamos leyendo es un hecho verídico. No sabemos si la causa de ello es la naturalidad con la que narra la historia., la autenticidad de los personajes o la trama intrigante que nos hace seguir con mucha atención los sucesos que van desarrollándose.

“El Hobbit” se publicó por primera vez en Inglaterra, el 21 de septiembre de 1937 y en los Estados Unidos en 1938.

La mayoría de las reseñas fueron favorables y muchos de los críticos recogieron un comentario de la editorial en que el libro era comparado con “Alicia en el País de las Maravillas” y “A través del Espejo” de Lewis Carol.

En los Estados Unidos , “El Hobbit” se publicó el 1 de Marzo de 1938. Se mantuvo en los primeros lugares de la lista de libros infantiles. En tanto en América resultó ser un éxito; en Junio se habían vendido casi trescientos mil ejemplares. “El Hobbit” es ahora proclamado en todas partes como un clásico moderno, y a los sesenta años, parece tener una larga y próspera vida por delante.

Hipótesis: a lo largo de esta obra, se nos muestra un constante proceso de evolución. Este proceso, en conjunto a una confrontación personal nos lleva al estado de héroe.

Esta evolución es captada claramente, siguiendo el llamado Camino Mítico, situando u inicio en la aceptación a la aventura.

Desde ese acontecimiento, se va sufriendo esta revolución interior que, después de desarrollar virtudes y destrezas, para ser mejor y más digno, nos lleva a la categoría de héroe.

J. R. R Tolkien nos quiso transmitir su idea de héroe, mostrándolo como un ser común y corriente, que vive este cambio que se caracteriza por sacar lo mejor de uno, incluso ese lado más desconocido; a partir de esta aceptación personal, se produce el desarrollo de nuestras cualidades, fuerza de voluntad, valores, valentía, sabiduría, audacia, prudencia, inteligencia, etc.

Esta capacidades son obtenidas y a su vez, puestas a prueba a lo largo de la obra, en el Camino de las Pruebas.

El fin de la aventura se produce cuando el héroe termina su evolución, demostrándose en la prueba final, donde las destrezas, virtudes y habilidades adquiridas afloran para afrontar el conflicto.

Tolkien nos presenta a un ser destinado a ser héroe, a pesar de las apariencias se logra llegar al nivel de héroe, gracias a los múltiples cambios sufridos.

En los aspectos de la obra que vamos a analizar, es decir, tiempo, narrador, personajes, ambiente, y en el tema específico, que es el “Héroe épico”, buscaremos las características que nos indican la evolución del personaje para llegar a ser héroe, que rasgos permiten esta evolución, en que sentido ayuda cada uno de esos elementos de la obra al personaje para desarrollarse hasta el nivel de héroe y en que nos son útiles a nosotros para darnos cuenta de ese desarrollo.

Argumento

Estaba Bilbo, un cómodo hobbit reacio a las aventuras, descansando y fumando en la puerta de su casa o agujero-hobbit cuando llegó un viejo mago llamado Gandalf.

Al principio Bilbo no lo había reconocido y se molestó con él por su insinuación a invitarlo a una aventura. Pero el reconocerlo, se disculpó, pero aún alarmado por la invitación entra a su casa e convida a Gandalf para tomar té.

Al día siguiente, un toque a su puerta lo sorprendió, ya que pensó que Gandalf había llegado adelantado. Preparó las cosas del té y salió a abrir. Su sorpresa fue grande al ver a un enano que no conocía y que entró libremente a tomar té.

Lo que había pasado era que Gandalf había organizado una reunión secreta a escondidas de el hobbit.

Y asi, su casa se fue llenando de enanos desconocidos, que llegaban a tomar té.

Por último llegó Gandalf , con otros 4 enanos, entre ellos uno muy importante llamado Thorin Escudo de Roble.

En total eran 13 enanos: Dwalin, Balin, Kili, Fili, Dori, Nori, Ori, Oin, Gloin, Bifur, Bofur, Bombur, Thorin, más Gandalf.

Todos ellos mantuvieron ocupado a Blibo, y al final comenzaron a comentar el objetivo de esa visita: incluir a Bilbo en su aventura de recuperar el tesoro que Smaug, un enorme y muy peligroso dragón, había robado a la ciudad originaria de Thorin, Valle. El oficio de Bilbo sería el de saqueador, y después de pensarlo un poco, aceptó.

A la mañana siguiente, Bilbo sale a juntarse con los enanos y desde ahí comienza su aventura, llena de peligros.

Su primera prueba fue con los trolls, ya que debía ir a averiguar que hacían ahí, que había y como saqueador, robar algo. Pero nada de eso resultó, sino que capturaron a Bilbo y a los enanos, y fue gracias a la inteligencia y astucia de Gandalf que sobrevivieron.

Y siguiendo algunos rastros y pistas, Bilbo y los enanos lograron encontrar el escondite el escondite de los trolls, donde encontraron 2 espadas valiosísimas.

Continuaron su camino hasta llegar donde vivían los elfos, en el valle de Rivendel, para ver a Elrond, en la Ultima Morada. Allí Thorin y Compañía fueron ayudados y aconsejados, además de que Elrond leyó las runas lunares inscritas en las espadas.

Después de una larga estadía en Rivendel, siguieron su camino, que cada vez era más peligroso. Llegaron a una cueva para dormir, pero los alarmó un grito de Bilbo, provocado por el susto de verse rodeado de trasgos, quienes capturaron al grupo con excepción de Gandalf, y fueron llevados al interior de la cueva, ante el Gran Trasgo. En ese momento se produjo una gran confusión, por la intervención de Gandalf, dándole la oportunidad a Thorin y Cía. De arrancar, guiados por el mago. Pero en su escape, Bilbo cayó de los hombros de Dori, se golpeó la cabeza y no recordó más.

Al despertar, estaba solo y desorientado, y al arrastrarse encontró un anillo, que guardó en su bolsillo.

Siguió avanzando, hasta un estanque de agua, donde esta Gollum, un mounstro solitario que hablaba consigo mismo. Gollum tenía malas intenciones, pero decidió darle un oportunidad a Bilbo, desafiándolo a una competencia de acertijos, la cual fue ganada por el hobbit. A pesar de esto, Gollum atacó a Bilbo, quien logró huir, haciéndose invisible involuntariamente con el anillo. En ese momento Bilbo se dio cuenta del poder que tenía el anillo, y gracias a este logró escapar de la cueva de los trasgos también.

En las Montañas Nubladas, Bilbo se reunió con el resto del grupo, a quienes no les contó la totalidad de su aventura, omitiendo todo acerca del anillo.

Prosiguieron su camino, y llegaron hasta el bosque, donde fueron cercados por los wargos, unos lobos amigos de los trasgos, por lo que Bilbo, Gandalf, Thorin y Cía. tuvieron que trepar a los árboles. Luego llegaron los trasgos enfurecidos, porque Gandalf había matado al Gran Trasgo, y comenzaron a quemar los árboles en los que se encontraban el hobbit, el mago y los enanos.

Las águilas, enemigas de los trasgos, atacaron a estos seres y a los wargos, y ayudaron a Thorin y Cía., llevándolos también a la Gran Repisa, y posteriormente a la Carroca, donde se hospedaron en casa de Beorn. Él les dio indicaciones sobre el Bosque Negro, además de facilitarles transporte.

Al llegar a la entrada del Bosque, Gandalf se separó del grupo, dejando a Bilbo y a los enanos solos, responsables del éxito de la misión.

Dentro del bosque se les presentaron muchas dificultades, como cruzar el río sin tocar el agua, cargar con Bombur o luchar contra las arañas gigantes. En todo estos problemas Bilbo fue fundamental para superarlos

Posteriormente, fueron capturados por los Elfos del Bosque, excepto Bilbo, que con ayuda del anillo y de su ingenio, logró rescatar a sus amigos, sacándolos del palacio elfo a través de unos barriles que viajaban por el río hasta Esgaroth.

Allí llegaron a la Ciudad del Lago, donde fueron cálidamente recibidos. Se hospedaron por poco más de dos semanas y continuaron.

Avanzaron hacia la Montaña Solitaria, a cuyos túneles lograron entrar gracias a la inteligencia de Bilbo.

Dentro de Erebor, el hobbit se aventuró a robarle una copa de oro a Smaug, que se enfureció al darse cuenta de eso y los atacó, obligándoles a entrar, dejándolos encerrados.

Después, Bilbo se arriegó nuevamente, e incluso habló con smaug, pero un error en su conversación casi le costó la vida.

Suponiendo la procedencia de los ladrones, Smaug dejó sus aposentos y se dirigió a Esgaroth. Esto le permitió a Bilbo y a los enanos acercarse al tesoro y recorrer el palacio. Así fue como el hobbit, tomó la Piedra del Arca, parte del tesoro más anhelada por Thorin.

Mientras tanto, Smaug se dedicaba a quemar la Ciudad de el Lago, y tras producir una devastación total, Bardo logró matar al dragón con un certero flechazo, que hirió la única parte vulnerable de Smaug: su vientre.

El pueblo quedó totalmente destruido, lo que incitó Bardo y al resto del pueblo a ir a la Montaña a reclamar parte del tesoro.

Thorin al ver esto, bloquea la puerta e impide el paso de los hombres, obsesionado con la idea de tener el tesoro solo para él.

Esto provocó que los habitantes de la Ciudad de el Lago y los elfos del bosque amenazaran con atacar, pero antes de que eso sucediera, Bilbo le entregó a Bardo la Piedra del Arca.

Pero no solo los habitantes de Esgaroth y los elfos querían participar del tesoro, sino que también los trasgos y los wargos.

Thorin había pedido ayuda a un pariente, Dain, para que lo apoyara en la batalla para proteger el tesoro.

Cuando supo Thorin que Bilbo había entregado la Piedra del arca a Bardo, lo expulso del palacio, enfurecido porque lo había traicionado.

El ejército de Dain ya había llegado y estaban listos para luchar contra los de la Ciudad de el Lago y elfos, cuando aparecieron los trasgos y wargos.

Los tres primeros ejércitos decidieron fusionarse entonces, para derrotar a los trasgos, uniéndoseles después Thorin y los enanos. Y así comenzó la Batalla de los Cinco Ejércitos, que también contó con la participación de Beorn y las Águilas.

Tras una ardua y sangrienta pelea, los ejércitos que se había unido, vencieron a los trasgos y wargos.

En la batalla Thorin fue herido, lo que provocó que posteriormente muriera y fue enterrado junto a su espada, Orcrist, y su preciada Piedra del Arca. También murieron Fili y Kili.

Finalmente, Bilbo regresó a su casa con una pequeña parte del tesoro, pero al llegar a fue mal recibido y mirado como un loco.

Bilbo y los enanos siguieron siempre unidos, visitándose a menudo.

Personajes

Bilbo Bolsón:

Este era un hobbit que nació en el año 2890 de la Tercera Edad, en La Comarca.

Como todos los demás hobbit, Bilbo no tenía barba, poseía un vientre grande y se vestía con colores brillantes (verde y amarillo). No usaba zapatos ya que tenía suelas naturales con gruesos pelos bien peinados. Sus cabellos eran rizados y su rostro, afable.

Bilbo era cómodo y muy tímido por lo que nunca salía de su cueva y no le gustaban las aventuras; además era muy monótono y rutinario. Lo que sí le gustaba a Bilbo eran las visitas, los armarios llenos de ropa y la despensa bien surtida.

Como los otros hobbits, Bilbo era muy silencioso, por lo que podían desaparecer rápidamente, sin que nadie se diera cuenta. Esto le ayudó mucho en su aventura junto a Gandalf y los 13 enanos.

La mamá de Bilbo era Belladonna Tuk, una de las 3 extraordinarias hijas del Viejo Tuk, familia muy adinerada pero con la rara característica de que a veces tenían comportamientos inesperados y salían a correr aventuras.

El padre de nuestro hobbit es Bungo Bolsón, un hobbit descendiente de una familia adinerada, aunque no tanto como los Tuk, pero más respetable que esta, porque no salían a vivir aventuras.

En 2941, Bilbo recibe la visita de Gandalf, un mago que lo invita, junto a 13 enanos, a la búsqueda del tesoro que poseía el Dragón Smaug. Durante esta empresa, Bilbo consiguió un misterioso anillo, que tenía el poder de hacer invisible a quien se lo pusiera. Más tarde sabría nuestro hobbit que esa curiosa joya, pertenecía al Señor de los Anillos, quien le daba el nombre “Anillo Único”.

Durante toda esta aventura, Bilbo sufre cambios en su interior, haciendo aflorar su “lado Tuk”. Es decir, este personaje es evolutivo. Estos cambios le dan la posibilidad de ser útil e indispensable en el desarrollo de la aventura, ya que muchas veces fue él quien salvó a sus amigos, como en el episodio ocurrido en el bosque, con las arañas gigantes y los elfos. Además, cumple un rol importantísimo en la tarea de recuperar el tesoro, ya que con su ingenio y astucia desarrollada en el transcurso de la historia, lograron entrar en los túneles de la Montaña e incluso hablar con el dragón.

Después de esta aventura, Bilbo pasa de ser un hobbit común y corriente que ni soñaba con las aventuras y que nunca salía de su hogar, a un hobbit valiente, fuerte, más inteligente, ingenioso, prudente, etc. y obtuvo importantes valores como la fidelidad, solidaridad, compañerismo, etc., haciendo de Bilbo un ser más digno, ejemplo para los demás , y elevándolo a un nivel de héroe.

A través de este personaje y de su evolución, Tolkien nos transmite su idea de que todo el mundo puede cambiar su forma de ser, pensar y actuar, simplemente creyendo en uno mismo y gracias a la ayuda de los demás. Con esto el afirma, que todo hombre, mujer o hobbit es capaz de cambiar, de arriesgar todo lo que es y lo que tiene creyendo en sí mismo y olvidando todo lo que piensas que eres o dicen que eres.

Así, Tolkien da una lección no sólo a aquellos que piensan que no sirven para nada, sino también a aquellos que piensan que son más fuertes o más listos que los demás y, por ello, han de imponer su voluntad contra los demás

Gandalf:

Era un Istar o mago de la Tierra Media.

Su aspecto era el de un anciano barbudo vestido con una gran capa, un sombrero puntiagudo y un bastón. Gandalf vivió muchas aventuras, las cuales contaba en reuniones. Pero también muchas de esas aventuras fueron compartidas por jóvenes, que eran incitados por Gandalf a participar.

Este mago fue quien inspiró la misión de la Montaña Solitaria junto a Bilbo y los 13 enanos, en busca del tesoro de Smaug el Dragón, que muere como resultado de esta empresa.

Además en esta aventura Gandalf consiguió la espada Glamdring, en la cual estaban inscritas unas runas lunares que Elrond tradujo como “Martillo de enemigos”.

En 3021, Gandalf se embarcó en el último viaje de los Guardianes de los Anillos, rumbo a las Tierras Imperecederas.

Este mago tiene un carácter misterioso y enigmático. No participa activamente durante toda la obra, pero cuando lo hace, interviene en momentos cruciales, en el papel de mago amigo, sin quitarle protagonismo a Bilbo, ya que participa solo en los momentos en que el hobbit necesita ayuda, para seguir adelante con la aventura.

En el transcurso de la obra, Gandalf no sufre evolución alguna, por lo que es un personaje estático. Pero posee ciertas características, que le hacen destacar entre sus compañeros, y darle mayor importancia. Estos rasgos son su inteligencia, astucia, sabiduría, gran poder y ese espíritu misterioso, que lo hacía desaparecer y luego presentarse oportunamente en los momentos en que más se le necesitaba.

Gandalf representa la sabiduría, el oportunismo (siempre aparece cuando se le necesita), la tradicional figura del anciano mago.

Thorin Escudo de Roble:

Este era un enorme y arrogante enano nacido en 2746 de la Tercera Edad, en el Reino Bajo la Montaña. Hijo de Thrain y nieto de Thror. En 2770, todo su pueblo fue expulsado por Smaug el Dragón, el cual se llevó muchas de sus riquezas, entre ellas “La Piedra del Arca”, la joya del tesoro más preciada por Thorin, perteneciente a su familia.

Este enano participó en la Compañía que partió en busca del tesoro de Smaug. Pero lo más importante en esta aventura para Thorin era poder encontrar la anhelada Piedra, junto con el resto del tesoro y vengar la destrucción de su pueblo natal.

Al principio de la obra, Thorin se presenta muy soberbio y engreído frente a todos, pero en el transcurso de la obra presenta una evolución, con respecto al trato con los enanos, pero principalmente con Bilbo, ya que lo menospreciaba, pero a medida de que el hobbit mostraba sus capacidades y habilidades, Thorin le tomaba más respeto y reconocía los méritos de Bilbo. Este cambio sufrido por Thorin, es una evolución positiva, porque transforma sus actitudes orgullosas y prepotentes, en aceptación y reconocimiento hacia los demás.

La segunda evolución que sufre Thorin es negativa, tanto así que lo lleva a una batalla que finalmente le produjo la muerte. Sus actitudes egoístas y ambiciosas con respecto al tesoro de Smaug, provocaron envidias, odios y rivalidades entre los demás pueblos, quienes también querían participar de éste. Todos estos sentimientos derivaron en la Batalla de los Cinco Ejércitos, donde Thorin fue herido, y murió poco después de terminada la guerra.

Poco antes de morir, Thorin recapacitó y se arrepintió sus actos egocéntricos y soberbios, y le pidió disculpas por todo a Bilbo y reconoció en el muchas virtudes y cualidades, siendo éste un acto de humildad, algo poco visto anteriormente en Thorin.

Smaug el Dorado:

Dragón de Erebor. Smaug fue el más grande dragón de la Tercera Edad. Era un enorme dragón de fuego, de color rojo dorado con alas como de murciélago, y una piel de impenetrables escamas de hierro. Su único punto vulnerable, el vientre, estaba casi completamente protegido por un chaleco de gemas, que se le incrustaron en la piel tras siglos de yacer sobre tesoros de joyas.

Aunque sus orígenes son oscuros, se sabe que había vivido en las Montañas Grises, antes de ir a Erebor en el año 2770. Allí arrasó y saqueó Valle antes de entrar en el Reino bajo las Montañas, donde ahuyentó y mató a enanos. Durante dos siglos durmió satisfecho sobre su tesoro dentro de Erebor, pero en 2941, sus sueño fueron interrumpidos por el robo de una parte de su tesoro por parte de Thorin y Compañía. Enfurecido atacó a los hombres del lago de Esgaroth y murió por un flechazo de Bardo, el arquero, que lo alcanzó en la única parte de su vientre que no cubrían las gemas.

Tolkien nos describe a un ser habitual en los relatos fantásticos, un dragón con todas sus características terroríficas e impresionantes. Pero también personifica en él la codicia, la idea de que tener el oro (dinero) es tener el poder y cuanto más oro tengas más poder tienes, y el perder una copa de oro, cantidad insignificante cuando se tiene un gran tesoro, es sentir que pierdes todo.

Gollum:

Necrófago y antiguo hobbit. Gollum fue una vez un hobbit de la rama de los Fuertes, llamados Smeagol, nacido no muy lejos de los Campos Gladios, en los valles de Andui.

En 2473 de la Tercera Edad, el primo de Smeagol encontró el Anillo Único pescando y Smeagol lo mató inmediatamente por el anillo El poder del Anillo alargó la vida de Smeagol, pero lo deformó hasta dejarlo irreconocible. A partir de entonces se le llamo Gollum, por los ruidos asquerosos y guturales que hacía cuando intentaba hablar. Se convirtió en un ser fantasmal que evitaba la luz y que vivía de horribles asesinatos, comiendo carne impura.

Se encontraba más a gusto en las oscuras lagunas de las profundas cavernas. Su piel perdió todo el pelo y se volvió negra y húmeda, y su cuerpo, delgado y desvaído. Su cabeza parecía un calavera y sus ojos eran saltones como los de un pez. Le crecieron los dientes como colmillos de orco y sus pies de hobbit se volvieron planos y palmeados.

Durante casi 5 siglos vivió escondido en las cavernas bajo las Montañas Nubladas. Entonces, en el 2941, bilbo Bolsón, realizó una visita decisiva, a su caverna y le arrebató a Gollum el Anillo Único.

Podría considerarse a Gollum como la imagen de la persona que deja la luz y sigue la senda equivocada. Basta con pensar que el ser que está bajo tan horrorosa apariencia fue un hobbit normal y sería suficiente con compararlo con Bilbo. Gollum fue un hobbit que se dejó tentar por el poder del Anillo Único, mientras que cuando Bilbo lo tuvo en su poder no tuvo esa maléfica atracción . Ambos son astutos lo cual queda demostrado en la contienda de acertijos, pero la utilidad que cada uno le da a su inteligencia es diferente. Así es como Gollum la utiliza para capturar a sus víctimas y Bilbo para ayudar a sus amigos. Gollum es la representación de la parte negativa del ser que sale a la luz si es incitada a hacerlo.

Gollum tenía la característica de hablar solo, pero no se hablaba a sí mismo, si no que hablaba en 1ª persona plural, es decir a “nosotros”. Esto es porque habla a lo que es y a lo que fue o a lo que pasó a ser. Es decir, le habla al hobbit común y corriente que fue, y al monstruo horrible y solitario que era en ese momento. Pero mantenía una característica de su antiguo estado: su ambición, ya que al perder el Anillo se desespera por no tenerlo, y esta misma ambición es lo que provoca su muerte, ya que por quitarle el Anillo único a Frodo, cayó dentro del cráter de un volcán.

Beorn

Hombre del Norte, cacique beórnida. Habitaba entre las Montañas Nubladas y el Bosque Negro. Él y su gente guardaba el Vado de La Carroca y el Paso Alto, contra los trasgos y wargos.

Beorn era un hombre enorme, de barba negra que vestía una tosca túnica de lana e iba armado con un hacha de leñador. Este era un guerrero que tenía el don de cambiar de piel, es decir, se transformaba en oso. En el año 2941, Beorn dio hospedaje y protección a Thorin y Compañía y más tarde peleó junto a ellos, en la Batalla de los Cinco Ejércitos

Beorn tenía un doble personalidad, ya que podía ser muy amable y hospitalario, pero se irritaba con facilidad, y era necesario tenerle cierto respeto o temor. La faceta “maligna” afloraba al caer la noche, es decir, la oscuridad, y Tolkien representa a la maldad con la oscuridad, y es por esto que ese lado perverso sale de noche y no de día.

Bardo, el arquero:

Hombre de Valle y matador de dragones. Nacido y criado entre los hombres del Lago, de Esgaroth. Bardo era un exiliado de Valle, que había sido destruida por Smaug, el dragón dorado. Era un hombre fuerte, de rostro severo que decía descender de un famoso arquero llamado Girión de Valle. En 2941 de la Tercera Edad, Bardo usó sus habilidades como arquero para alcanzar al poderoso Smaug, bajo su armadura, en su único punto vulnerable. Más tarde condujo a la victoria a un ejército de hombres en la Batalla de los Cinco ejércitos. Después de esa batalla, Bardo usó una parte del tesoro del dragón para reconstruir tanto Esgaroth como Valle y pasó a ser el primero de un largo linaje de reyes de Valle. Murió en el año 2977 y fue sucedido en el trono por su hijo el rey Bain.

Este personaje no sufre evolución o cambios interiores, ya que termina con las misma características que con las que empezó, por lo que es un personaje estático.

Los enanos:

Fueron creados por el Vala Aulë antes que los Hombres hicieran su aparición; sin embargo tuvieron que esperar a que éstos llegaran, por órdenes directas de Eru. Se dedicaban más que nada a la minería y a la elaboración de joyas. Eran grandes guerreros. Sostuvieron una gran guerra contra los orcos, a causa del asesinato de uno de los más importantes reyes que tuvieron en su historia: Thrór. También estuvieron peleando contra los dragones que les robaban los tesoros. Su triunfo sobre Smaug fue memorable.

Cumplen el papel de personaje colectivo, ya que son un grupo bastante unido, y en el que cada enano no se destaca tanto, sino que el conjunto de características en común, hace resaltar a los 13 enanos.

Todos los detalles proporcionados por el autor nos sirven para clarificar que los enanos son una antigua raza orgullosa y belicosa que se mueven por propio interés y no dudan en utilizar a quien sea para obtener su beneficio.

"...y nadie sabe de lo que es capaz un enano, por venganza

o por recobrar lo que le pertenece."(1)

En este caso, los trece enanos en un principio dudan de la capacidad de Bilbo para satisfacer su campaña, pero según transcurre la narración se dan cuenta que el hobbit es alguien de fiar y es la pieza que les hace falta para que la empresa que llevan a cabo llegue a buen final.

Para resumir, al igual que Bilbo cambia, los enanos también mejoran su condición y demuestran ser fieles compañeros, por lo tanto, son personajes evolutivos.

DWALIN: este era un enano de barba azul recogida con un cinturón dorado y ojos muy brillantes bajo su capuchón verde oscuro. Era muy rápido, como todos los enanos, y tenía la capacidad de trepar grandes árboles.

BALIN: era un enano con apariencia de viejo; tenia una barba blanca y un capuchón escarlata; le gustaba mucho la cerveza. Era hermano de Dwalin, y era el guardián del grupo, el vigilante.

FILI Y KILI: estos dos enanos usaban capuchones azules, cinturones de plata y barba amarillas. Eran los enanos más jóvenes de la expedición, y tenían un carácter amable y servicial, ya que siempre cumplían de buena gana los favores y tareas encomendadas. Fili también tenía muy buena vista.

DORI, NORI, ORI, OIN Y GLOIN: los dos primeros enanos usaban capuchones púrpuras; el tercero, gris; el cuerto, castaño y el quinto, blanco. Tenían cinturones de oro y plata, y poseían manos muy gruesas.

BIFUR Y BOFUR: estos enanos utilizaban capuchones amarillos, eran muy buenos trepadores y usaban un cinturón de oro y plata.

BOMBUR: era el más grande de los enanos; era gordo y pesado. Usaba un capuchón color verde pálido.

Elrond:

Elrond Medio Elfo era uno de los más grandes príncipes elfos de la Tierra Media. Hijo de personajes legendarios como Eärendil y Elwing, y esposo de Celebrian, hija de Celeborn y Galadriel.

En la época de la Guerra del Anillo, Elrond vivía en el valle de Rivendel y su hogar estaba considerado como la Última Morada antes de las Montañas Nubladas.

Él dio cobijo a Bilbo Bolsón, los enanos y Gandalf en su viaje a la Montaña Solitaria y descubrió las runas mágicas del plano de Thorin.

También dio cobijo a Frodo, Aragorn y los hobbits antes de que emprendieran su viaje al sur, y tuvo un papel importante en el Concilio de Rivendel, donde se constutuyó la Comunidad del Anillo.

Este personaje no presenta grandes características sicológicas, además de no participar mayormente en la obra, por lo que se podría decir que no evoluciona, siendo un personaje estático.

Trasgos:

Moradores de la oscuridad que fueron creados con malvadas intenciones. En tiempos más antiguos se los llamaba orcos. Eran de sangre negra, ojos rojos y carácter odioso, aunque ahora se han visto reducidos a cometer solo pequeñas maldades. En otros tiempos fueron una raza dedicada a un terrible tiranía.

De esta forma son definidos los trasgos por Tolkien, queriendo dar a entender que son personajes reales, que existieron alguna vez y que, por culpa de ellos, han ocurrido muchas guerras y masacres humanas. O, simplemente, ha personificado a ciertos personajes de nuestra sociedad.

La oscuridad los caracteriza; viven en lugares oscuros y además, su sangre es negra. Una vez más, Tolkien nos muestra a través de lo negro, la maldad y crueldad, rasgo muy acentuado en los trasgos.

Elfos:

Tenían el mismo tamaño que los hombres, que no habían sido creados todavía, pero los elfos serían más fuertes física y espiritualmente y no se debilitarían con la edad, solo se harían más sabios y hermosos. Se dice que los elfos siempre andan en medio de una luz, que es como el resplandor de la luna cuando está debajo del horizane. Sus cabellos son como hilos de oro o de plata y la luz de las estrellas brillan a su alrededor.

De todas las artes son maestros en el habla, la canción y la poesía. Lo elfos fueron los primeros que hablaron en la tierra y nadie antes que los cantó y por eso se llaman a sí mismo muy apropiadamente, “los quendi”, los parlantes, porque enseñaron a hablar a todas las razas de la tierra.

En la historia encontramos entre los elfos a Elrond, el cual se caracterizaba por la buena hospitalidad que le ofrecía a los viajeros, ya que alojó y dio provisiones a Thorin y compañía. Pero no solo Elrond era así, sino que todos los elfos del valle de Rivendel, que eran muy alegres también. No así los elfos del Bosque, que eran un poco más cerrados y ayudaban más motivados por conveniencia, como cuando ayudaron a Bardo a reconstruir su ciudad, pero a cambio de una parte de lo que consiguiera del tesoro de Smaug.

Wargos:

Eran lobos salvajes, a los que se les llamaba “los salvajes wargos”, y se encontraba más allá del Yermo, al otro lado de las Montañas Nubladas en donde habitaban los trasgos. Éstos aullaban a la luna para llamar a la manada. Además odiaban a los enanos, a tal punto de que se unían a los trasgos para atacarlos.

Los Wargos poseían un olfato muy fino, superior al de los trasgos y no era necesario para ellos tener que ver para poder atacar.

El claro, en el anillo de los árboles, era el lugar de reunión de los wargos. Ellos se sentaban en un gran círculo y en el centro de éste se ubicaba un gran lobo gris, el llamado Jefe Gris.

Su idioma era solo entendido por Gandalf.

Estos lobos, forman un personaje colectivo, que no presenta una evolución, siendo así un personaje estático.

Águilas:

Habitaban en las Montañas Nubladas. Las águilas no eran aves bondadosas, algunas eran cobardes y crueles, pero la raza ancestral de las Montañas del Norte era la más grande de todas; eran altivas, fuertes y de noble corazón. Esta raza tenía un jefe, el Señor de las Águilas. Éste tenía ojos capaces de mirar al sol sin un parpadeo y podía ver un conejo a gran altura.

Las águilas odiaban a los trasgos y no les temían. Aparecen en el momento oportuno para salvar a los personajes, y esto es tanto en El claro, contra wargos y trasgos, como en la Batalla de los Cinco Ejércitos, contra los mismos enemigos.

Trolls:

J.R.R Tolkien define a los trolls como seres despreciables y tontos, seres de gran talla pero de corto entendimiento. Con esto, el autor nos transmite su idea de que es más fuerte la inteligencia, seas como seas físicamente, que la fuerza física, ya que tres grandes trolls son derrotados por un pequeño mago simplemente usando su inteligencia.

Las arañas:

Eran gigantes, de largas patas peludas y habitaban en el interior del bosque Negro.

Las arañas no tienen un papel primordial en la novela, pero tienen una simbología muy importante no sólo en el relato sino en la vida en general. Las arañas aparecen como el resultado fatal si te desvías del camino, es decir, son las redes que te atrapan y no te dejan salir hasta que ya no les sirves de nada

Ambiente

Ambiente Físico-sicológico:

La Comarca:

La Comarca, que había formado parte en otros tiempos del reino de Arnor, a lo largo de siglos de guerra había quedado desierta y fue entregada a los hobbits en 1601. Las costumbres modestas de los hobbits se adaptaban bien a estas fértiles tierras y con sus pequeñas granjas y duro trabajo prosperaron. Crecieron las aldeas y pueblos de La Comarca a base de agujeros-hobbits y cabañas. La Comarca fue una región pacífica, cuyos habitantes no sabían casi nada del mundo exterior; consiguió escapar a casi todos los conflictos de la Tercera Edad, hasta la Guerra del anillo, cuando esta tierra tranquila fue súbitamente víctima de los acontecimientos de este conflicto.

Montañas Nubladas:

Con una longitud de casi 1.500 kilómetros, esta cordillera discurría desde el lejano norte de la Tierra Media en dirección sur, hasta el paso de Rohan, y separaba las regiones de Eriador y Rhovanion. Las Montañas Nubladas albergaban a orcos, grandes águilas y enanos

Bosque Negro:

En el año 1050 de la Tercera Edad del Sol, un poder maligno llegó al enorme Bosqueverde de Rhovanion, al este de las Montañas Nubladas y el río Anduin. La magia maligna de Sauron era tan poderosa, que convirtió el hermoso bosque en un lugar de terror y penumbra, por lo que durante más de 2000 años fue llamado el Bosque Negro. A mediados de la Tercera Edad, pocos eran los que se atrevían a frecuentar sus oscuros senderos. El Bosque Negro era uno de los mayores obstáculos que se interponía en el largo camino a la Montaña Solitaria del grupo de enanos de Thorin. Pero con astucia y valor, el hobbit Bilbo Bolsón guió al grupo a través de muchos peligros.

El nombre de este Bosque, no se refiere solo a su color, sino que representa una condición innata del ser humano, que es la sensación de temor frente a la oscuridad, pues siempre hay desconfianza de lo que hay más allá de lo que uno puede ver. Por lo mismo, la oscuridad se asocia con la maldad, pues lo maligno siempre es muy poco transparente, es oscuro, por lo tanto, la idea de que sea “Bosque Negro”, es para dar la impresión de que se trata de una oscuridad que no solo abarca el aspecto física, sino que también el sicológico, pues es un lugar de perdición y tentación. Se puede establecer un paralelo entre la vida y el sendero del bosque, el cual es el camino correcto que se debe seguir, pero siempre sujeto a tentaciones que nos puede llevar a un mal fin.

Esgaroth:

Existía una ciudad de hombres durante la Tercera Edad, justo al noroeste del Bosque Negro y al sur de Erebor, la Montaña Solitaria. Era Esgaroth, la ciudad de los hombres del Lago Largo. La ciudad estaba edificada sobre pilares clavados en el fondo del Lago Largo y se accedía a ella a través de tierra, por un puente de madera. Dado que Esgaroth se encontraba justo al sur del reino enano de Erebor y río debajo de los elfos del bosque, los hombres del Lago se convirtieron en ricos comerciantes. La ciudad estaba regida por un gobernador elegido por el pueblo.

En 2770 cesó el comercio con los enanos de Erebor cuando Smaug el dorado se apoderó de la montaña, pero Esgaroth sobrevivió aunque la vecina ciudad de Valle resultó completamente arrasada.

En el año 2941, smaug llegó poseído por la furia y atacó a Esgaroth, aunque este murió. Esgaroth quedó arrasada, pero no todo estaba perdido, porque con las enormes riquezas del tesoro del dragón la ciudad fue reconstruida y recobró su prosperidad.

Erebor:

En la Tercera Edad del Sol, Erebor, la Montaña Solitaria, se encontraba en Rhovanion, al sur de las Montañas Grises, entre el Bosque Negro y las Colinas de Hierro. En el año 1999 fue colonizada por el rey enano Thrain I y se la conoció como el Reino Bajo la Montaña. Durante 7 siglos el Reino de Erebor se hizo rico y poderoso, pero en el año 2770, Smaug, el Dragón dorado, entró, destruyó el reino y expulsó a los enanos. Durante casi 200 años, Smaug, vivió en Erebor y durmió sobre un enorme tesoro, en una gran guarida. En la cuarta Edad, Erebor aún conservaba su riqueza e independencia, pero se convirtió en un estrecho aliado del reino unificado de Gondor y Arnor.

Ambiente Sociológico

En el hobbit la diferencia entre los personajes no se basa en el estrato socioeconómico, sino que en las diferencias de raza de cada uno de los que participan en la historia.

Así es como Bilbo es considerado como un hobbit respetable, al ser descendiente de los Tuk por parte de la madre y de los Bolsón por parte del padre.

Estas dos familias eran respetadas; los Bolsón no solo porque casi todos eran ricos, sino que también porque nunca tenían ninguna aventura ni hacían algo inesperado. Y los Tuk, porque eran muy adinerados, pero de vez en cuando algunos descendientes de esta estirpe salían a correr aventuras, lo que hacía de esta familia menos respetable que los Bolsón.

Otra raza respetable era la de los enanos, de la que sobresale Thorin Escudo de Roble, por pertenecer a 2 razas nobles; una por ser nieto del rey Thror que gobernaba bajo la Montaña y también por ser hijo de Thrain II.

Gandalf, por ser un mago muy importante entre sus conocidos, además de ser guía y ayuda de Bilbo, posee gran poder, inteligencia y astucia, lo que le otorga cierto peso entre los personajes dentro de la obra.

Otras criaturas como los trasgos, wargos y trolls, son consideradas como seres bajos, por tener un prontuario oscuro y criminal.

A pesar de esto, la importancia de las clases sociales es mínima, ya que no afectan directamente a los personajes o lo que pasa con ellos. Es más bien una mera distinción entre distintas formas de vida.

Tiempo

Tiempo de escritura:

“El Hobbit” fue escrito entre 1932 y 1937. Esta época es de posguerra, marcada por la depresión y crisis económica provocadas por la Primera Guerra Mundial, que había finalizado hace poco tiempo.

Antes de la guerra la gente confiaba en la ciencia como una manera de resolver los problemas, pero después de ésta, esa confianza desapareció, ya que el pueblo perdió su fe al ver que la ciencia no pudo evitar una lucha inminente. De esta manera se puede pensar que de alguna forma la idea de la lucha entre el bien y el mal presente en el libro, puede ser el reflejo de la guerra que había sacudido al mundo, y el concepto de héroe, es lo que Tolkien sintió que faltaba para resolver esa guerra, que trajo tanta destrucción y que demostró la falta de seres que fueran capaces de sufrir cambios, para ser más dignos y mejores, y ayudar en la solución del conflicto.

Tiempo de lectura:

La forma en que se entiende e interpreta un libro, varía según la época en que es leído y las características que tiene la sociedad y su cultura. Por esto a “El Hobbit” se le puede dar otro sentido debido a las influencias del mundo exterior sobre el lector. De partida. En nuestro caso, la cultura, tecnológica y avanzada, nos permite darnos cuenta que lo que se relata en el libro es un mundo ficticio, aunque posee características comunes para un hombre primitivo, uno medieval y otro contemporáneo.

El realismo del relato. En tiempos anteriores, pudo haber logrado que el lector hubiese creído en la historia y en la existencia de los seres extraños que aparecen. Pero en la época contemporánea, en nuestra cultura y sociedad, sabemos que todo el libro es irreal y los acontecimientos que allí ocurren también lo son, salvo algunas ideas y motivos.

Tiempo de relato:

“El Hobbit” se desarrolla en la Tercera Edad Media del sol, en la Tierra Media.

La disposición narrativa es “ad ovo”, es decir, el relato comienza desde el inicio de la historia, cuyo punto de partido está claramente señalado con la cena que celebra Bilbo en su casa, y el final, es el retorno de este hobbit a su casa.

Esta obra presenta anacronías restrospectivas, como el raconto, que son recuerdos más o menos extensos. Un ejemplo de esto es el relato de Thorin acerca de la destrucción de Valle, su pueblo natal:

“..Hace mucho, en tiempos de mi abuelo Thror, nuestra familia fue expulsada

del lejano Norte y vino con todos sus bienes y herramientas a esta

Montaña del mapa. La había descubierto mi lejano antepasado,

Thrain el Viejo, ...” (2)

Estas anacronías ayudan a completar la historia, dando a conocer nuevos datos.

El tiempo que transcurre desde la cena en casa de Bilbo hasta su regreso abarca alrededor de un año. Esto se ve marcado por las épocas de cosecha.

Durante la historia hay momentos en que se presentan condensaciones y distensiones de tiempo. Las condensaciones de tiempo es cuando el relato nos da la idea de que el tiempo ha pasado más rápidamente que en la “realidad”. Un ejemplo de esto, es la estadía de la Compañía en el Valle de Rivendel, en la Última Morada.

“Se quedaron muchos días en aquella casa agradable,

catorce al menos, y les costó irse”(3)

Las distensiones es cuando el relato distorsiona el tiempo, haciéndolo parecer más largo de lo que en verdad es. Esto ocurre, por ejemplo, en la cena en casa de Bilbo, que solo dura una noche, pero se siente como si fuera mucho más tiempo.

Es difícil poner un cita para la distensión, ya que no hay algún hecho o frase que nos indique esta distorsión de tiempo, sino que es percibida por la extensión del relato de un hecho en particular, que en este casi sería la cena en casa de Bilbo.

Narrador

El narrador que se encuentra en esta historia es omnisciente, ya que las características con las que se presenta como no participar en la historia, saber todo lo que va a ocurrir, conocer los pensamientos de cada personaje y hablar en 3ª persona gramatical nos lleva a esta conclusión. El narrador omnisciente es necesario en esta obra para indicar más claramente la evolución del personaje hasta ser héroe, porque es capaz de mostrar los cambios interiores, de pensamientos, sentimientos, etc.

Durante el transcurso de la historia el narrador relata los hechos en 3ª persona gramatical, porque da la idea de que está fuera del mundo narrativo, aunque muchas veces pareciera que estuviera adentro, pues el sentimiento con el que relata los acontecimientos son detallados y muy específicos.

La forma en que ayuda este narrador es que nos muestra más de cerca los acontecimientos que llevan al personaje a evolucionar, además que al seguir los movimientos de una forma más próxima la historia se hace más activa y entretenida.

El narrador en “El Hobbit” relata los hechos de una forma más interesante y dinámica, dando indicios de sucesos que van a ocurrir en un futuro próximo, creando un suspenso y mayor interés de parte del lector.

La utilidad de este estilo de narración es poder tener una idea más global de lo que va ocurriendo a través del relato. Esto permite que el libro, pese a ser un obra extensa, no se haga larga ni aburrida.

Al igual que el narrador sabe acerca de lo que va a ocurrir en el futuro de la historia, conoce los sucesos anteriores a esta, es decir, lo que originó el conflicto, la historia de los personajes, la historia de los padres de los personajes, relatos y leyendas antiguas anexas a la narración principal.

“...Como iba diciendo, la madre de este hobbit -o sea, Bilbo Bolsón-

era la famosa Belladona Tuk, una de las tres extraordinarias hijas del Viejo Tuk,

patriarca de los hobbits que vivían al otro lado de Delagua, el riachuelo que

corría al pie de La Colina. Se decía a menudo (en otras familias) que tiempo atrás

un antepasado de los Tuk se había casado sin duda con un hada...” (4)

En este libro predomina el estilo indirecto, que se refiere a las ocasiones en que el narrador nos relata los sucesos, sin intercambio directo entre los personajes.

“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango , ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad”(5)

Pero los diálogos se producen en estilo directo, es decir, hay contacto e intercambio directo entre los personajes.

“-Esto te da diez minutos. Tendrás que correr -dijo Gandalf.

-Pero... -dijo Bilbo

-No hay tiempo para eso -dijo el mago.

-Pero... -dijo otra vez Bilbo-

-Y tampoco para eso otro. ¡Vamos, adelante!”(6)

El narrador omnisciente de la obra le da paso a diversos narradores secundarios como Thorin, cuando relata el desastre de su ciudad , o como Gandalf que reiteradamente narraba historias del pasado.

El héroe mítico

Esta obra tiene algunas características épicas, por lo que se puede considerar una “epopeya”.

Una de estas características se ve reflejada en Gandalf, el Anillo Único, etc., ya que cumplen el papel de “Máquina o maravilloso”, que se refiere a la aparición de elementos fantásticos o sobrenaturales.

Además, la obra se concentra alrededor de una personaje principal que recibe el nombre de héroe épico

El héroe es un ser común y corriente, que sufre toda una evolución y desarrollo personal, intelectual, espiritual, etc. y llega a ser un ser más digno, un modelo a imitar.

Este proceso se produce a lo largo del viaje mítico, camino espiritual, acompañado por uno físico, en el que las cualidades, habilidades y valores se desarrollan para superar dificultades.

El viaje mítico se divide en llamada, que es el momento en que el personaje recibe la invitación a la aventura. Después de cuestionamiento interior, acepta el desafío y se produce el cruce del umbral. Luego, en el camino de las pruebas, se descubren capacidades y fuerza interior, y en conjunto con los valores, el personaje logra superar los obstáculos y tentaciones que se le presentan.

Finalmente se llega al término aparente, que pone fin a la aventura. El personaje ya ha evolucionado y se le considerar un héroe, porque a pesar de las dificultades, pudo llegar a un buen final. Este término es “aparente” porque al personaje lo seguirán llamando, para perfeccionares y ser aún mejor.

También está presente el “mago amigo”, que en este caso sería Gandalf, que actúa en los momentos más importante, en los momentos en que Bilbo necesita ayuda. Esto es así para no quitarle el protagonismo al héroe.

Es importante destacar que la evolución sufrida por Bilbo, no es física, sino que interior. Las capacidades que desarrolla se refiere a valores, virtudes, habilidades, etc., y no va dirigida mayormente a cambios externos. Esto es, porque para Tolkien, el progreso interior es más importante que el exterior, porque este perfeccionamiento interior, nos da la oportunidad de superarnos, ser más dignos, cosa que un cambio exterior no logra.

En “El Hobbit” todo esto se nos muestra claramente y es fácil de identificar cada etapa.

La llamada se produce cuando Gandalf invita a Bilbo a su aventura, a buscar el tesoro de Smaug.

“...De hecho iré tan lejos como para embarcarme en esa aventura. Muy divertida para mí, muy buena para ti...y quizá también muy provechosa, si

sales de ella sano y salvo....” (7)

En la reunión con los 13 enanos se reafirma esta invitación.

Después de pensar en el asunto y de un debate interior, acepta, y el cruce del umbral va acompañado de un hecho físico, como lo es la salda de Bilbo de su casa.

“...Hasta el final de sus días Bilbo no alcanzó a recordar cómo se encontró

fuera, sin sombrero, bastón o dinero, o cualquiera de las cosas que acostumbraba llevar cuando salía, dejando el segundo desayuno a medio terminar, casi sin lavarse

la cara, y poniendo las llaves en manos de Gandalf, corriendo callejon abajo tanto como se lo permitían los pies peludos, dejando atrás el Gran Molino, cruzando

el río, y continuando durante una milla o más” (8)

Luego viene la etapa más extensa del viaje mítico, el camino de las pruebas, que comprende casi todo el desarrollo. Durante este período, se presentan diversas dificultades y tentaciones en el viaje de Bilbo, quien las enfrenta y resuelve con astucia y dedicación. Toda la serie de obstáculos que debe superar el protagonista, tiene la finalidad de conseguir que éste vaya evolucionando, mejorando, aprendiendo cosas que le serán indispensables.

La primera prueba que enfrentó Bilbo es la de los trolls, a los que se acercó imprudente e impulsivamente, y por su falta de experiencia y nerviosismo, comprometió a sus amigos.

Un poco por adaptación a la situación, Bilbo comenzó a ser un poco más prudente en sus movimiento, actuando con mayor inteligencia.

Su segunda prueba vendría de la mano de una gran tentación, el Anillo Único. Esta prueba ocurrió cuando la Compañía fue capturada por los trasgos, y al escapar, Bilbo se quedo solo y desorientado. Al avanzar encontró el Anillo Único, que pertenecía a Gollum, mounstro con el que mantuvo una contienda de acertijos, en la que ganó el hobbit. A pesar de esto, Gollum igualmente lo quiso atacar, pero involuntariamente, Bilbo conoció uno de los poderes del Anillo, que era hacer a la persona que se pusiera el anillo invisible. Gracias a este descubrimiento, Bilbo salió con vida de la caverna de Gollum y de la de los trasgos.

En esta prueba, el hobbit demostró gran inteligencia, porque Gollum también era astuto, pero el usaba sus capacidades para beneficio propio, a diferencia de Bilbo, que usaba sus capacidades para ayudar a sus amigos. Además, Bilbo sintió que era capaz de hacer cosas nuevas, que se atrevía a enfrentar los obstáculos sin la ayuda de Gandalf, ya que todos sus actos anteriores los había cometido con la presencia de Gandalf cerca, para que lo pudiera ayudar o aconsejar.

Luego de un par de aventuras, que sirvieron para acostumbrarlo y adiestrarlo más con respecto a ellas, viene el mayor obstáculo en su camino a Erebor, el Bosque Negro. Este lugar encierra todo lo que se pueda interpretar como maligno; criaturas perversas, situaciones límites de hambre y cansancio, etc. En la tarea de superar esta gran dificultad, Bilbo juega un papel importante, ya que es indispensable en cada prueba, y las capacidades que fue desarrollando en el viaje se ponen a prueba para ayudar y salvar a sus amigos. Este es el caso del ataque de las arañas, en el que Bilbo por iniciativa propia, comienza una lucha en contra de ellas, para socorrer a sus amigos.

Este acto de valentía y astucia, le valió el reconocimiento de los demás, que le comenzaron a tomar más confianza y poco a poco se fue convirtiendo en el líder del grupo, que dirigía los movimientos y estrategias. El hobbit también empezó a creer en el, a sentirse más capaz y a confiar en sus habilidades.

Luego viene la captura de la Compañía por parte de los Elfos del Bosque. Nuevamente Bilbo es fundamental, ya que esta vez, con la ayuda de el anillo, logra resolver el problema de cómo sacar a los enanos del Palacio elfo. Este desafío, resuelto positivamente, nos demuestra que Bilbo ya tiene confianza en sí mismo y una gran capacidad para solucionar problemas y tomar decisiones, dándose cuenta de que no saca nada con añorar su agujero-hobbit o desear que Gandalf esté allí para ayudarlo, porque es imposible, y solo él puede decidir qué es lo correcto. Después de esto, su ingenio es elogiado por todos, incluso por Thorin, que en un comienzo lo menosprecia, pero que lentamente comienza a reconocer los méritos de Bilbo y a depositar más confianza en él.

La última prueba corresponde al enfrentamiento con Smaug. Primero que nada, ser él el que descubrió el cómo entrar a la Montaña lo ayudó a tener un extraordinaria confianza en sí mismo y a aprender a controlar su miedo en momentos importantes. Luego, su intervención en las negociaciones entre los Hombres del Lagos y Thorin, fue decisiva y muy sabia, ya que lo hizo para evitar una batalla inútil y sangrienta, y lo hizo merecedor de las felicitaciones de Gandalf.

Luego del extenso camino de las pruebas, viene el término aparente, que es el momento en que Bilbo vuelve a su hogar, donde nos es bien recibido por su familiares y amigos. El término es “aparente”, porque el héroe va a seguir siendo llamado, porque “basta con ser bueno”, sino que se debe seguir perfeccionando, para ser cada vez mejor, ser más digno y tener la fuerza para seguir adelante a pesar de la adversidad.

Terminado el relato, podemos apreciar claramente los múltiples cambios sufridos por Bilbo a lo lago de su viaje. Desde una tímida, irresponsable e impulsiva acción contra los trolls, logra actitudes sabias y responsables, como actuar de mediador entre los hombres y los enanos. De sentirse inútil y desamparado sin las instrucciones y consejos de Gandalf, pasa a creer en si mismo, a ser capaz de tomar decisiones propias, actuando en el momento oportuno. Supo lo que era la amistad, el compañerismo, la lealtad, etc., obteniendo valores y principios, que lo ayudarían a superar los obstáculos, y a ser mejor, ser una persona más digna de la que salió de su casa, para llegar al nivel de héroe, después toda una larga, pero importante evolución.

Conclusión

Al finalizar este análisis de “El Hobbit”, podemos afirmar que nuestra hipótesis inicial, acerca de la evolución del personaje a lo largo de la obra hasta llegar a ser héroe, es correcta, ya que los aspectos analizados nos plantean la posibilidad de esta evolución. Es decir, tanto los diferentes tipos de ambiente, tiempo y personajes, son los adecuados para la evolución de nuestro personaje.

Además, el narrador tiene ciertas características, como ser omnisciente para mostrarnos los pensamientos, sentimientos y cambios interiores del personaje, y así plantearnos la evolución que sufre en el transcurso de la obra.

En cuanto al ambiente, el físico está relacionado con el sicológico, y muchas veces el ambiente facilita o estimula este desarrollo, sobre todo en los ambientes donde abunda la maldad, ya que son en esos momentos cuando más fuerzas se necesitan sacar, y es cuando la evolución muestra sus frutos, que son las capacidades, valores, habilidades, principios, etc.

Los personajes también influyen mucho en esta evolución, ya que pueden ayudar, apoyando al ser que está evolucionando, o bien, poniéndolo a prueba, lo que al igual que en el ambiente, estimula a sacar lo mejor de uno, para superar el obstáculo.

A través de toda la obra, se nos presentan ideas que Tolkien nos quiso transmitir, como la de héroe, que es la de un ser común y corriente, que es elegido para sufrir todo este cambio interior, llegando a ser un persona más digna, elevándola a una categoría de héroe. Este cambio no es exterior o físico, porque para Tolkien, ese tipo de cambio no te llevan a ser mejor, sino que son los progresos espirituales, intelectuales, morales, etc. los que nos hace más dignos, y que lo físico no representa tanta grandeza como lo interior.

Este rechazo a lo que es aspecto físico también lo plasma en su idea de héroe, ya que para Tolkien, el héroe está destinado a ser héroe, a pesar de las apariencias. Por lo tanto, cualquiera puede dar un vuelco a su vida y convertirse en un héroe, no importa si uno no es un reflejo o tiene actitudes de héroe, porque basta tener fuerza de voluntad y estar dispuesto a sufrir toda esa evolución para convertirse en uno.

Citas

(1).”El Hobbit” J.R.R Tolkien, Ediciones Minotauro, 1995, Capítulo 10, pág. 208

(2). Op. Cit, Capítulo 1, pág. 32

(3). Op. Cit, Capítulo 3, pág. 61

(4). Op. Cit, Capítulo 1, pág. 12

(5). Op. Cit, Capítulo 1, pág. 11

(6). Op. Cit, Capítulo 2, pág. 39

(7). Op. Cit, Capítulo 1, pág. 16

(8). Op. Cit, Capítulo 2, pág. 39-40

Bibliografía

  • “El Hobbit” J. R.R Tolkien, Ediciones Minotauro, 5ª Edición, España, 1995

  • http://mural.uv.es/pemojuan/amntol2.html

Índice

Introducción.......................................................................... pág. 1

Argumento............................................................................ pág. 4

Personajes............................................................................. pág. 8

Ambiente............................................................................... pág. 19

Tiempo.................................................................................. pág. 23

Narrador................................................................................ pág. 25

Tema Específico

“El héroe”.............................................................................. pág. 27

Conclusión............................................................................. pág. 31

Citas...................................................................................... pág. 33

Bibliografía............................................................................ pág. 34

Colegio Hispano Americano

Análisis

“EL HOBBIT”