El hijo libertad; Margarita Mainé

Padres. Filosofía. Libertad. Pedro Rosinde

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

Resumen: EL (H)IJO DE LA LIBERTAD

Capítulo 1 : A sus 3 o 4 años, en una de sus primeras salidas a la casa de su amigo Pablo, se da cuenta que su familia no era parecida a la de cualquier otro niño. En su caso, el no tenía papá.

Capítulo 2 : Como tenía sus dudas, empezó preguntando por su papá a su abuela. Que mucho no pudo sacarle la información que él quería. Entonces preguntó a su mamá. Que le explicó bien cuál era la situación por la que estaban pasando. En el momento, no le afectó que no tuviera papá. Él estaba contento con lo que tenía y un papá no le parecía algo importante.

Capítulo 3: Mientras su mamá salía, él quedaba con sus abuelos. Le gustaba mucho, porque todo lo hacía a su gusto. Pero hubo una salida que no le cayó muy bien. Era la primera vez que se trataba de una salida con un ``amigo``. Por los celos del momento, antes de que se fuera le dijo que le dolía la panza. Más tarde, preocupada llamó por teléfono para saber cómo estaba, aunque él no lo quiso atender.

Capítulo 4: El día en que el ``amigo`` (Martín) de su mamá vino por primera vez a su casa, ella estaba muy nerviosa. Se empezaba a dar cuenta de que ya se empezaba a enamorar. A el le gustaba que venga gente a su casa, asique se puso contento por esa ida.

Capítulo 5: Después de esa vez, Martín iba casi todas las noches. A Santiago le gustaba tanto que valla, que hasta pensaba que podría remplazar a su padre biológico. Aunque la primera vez que se quedó a dormir, se porto mal. Quería seguir con él, pero su mamá quería privacidad.

Capítulo 6: Años después, cuando ya tenía 8 años, su mamá decidió casarse con Martín. En luna de miel, le prometieron regalos. Hubo un regalo sorpresa, que era una hermana. No se sintió cómodo al saber que su mamá tendría una beba, ya que tendría que compartir a sus padres.

Capítulo 7: Pasaron unos días y se le ocurrió preguntar por su apellido. Al no tener el apellido de su papá, Martín se sintió obligado a ofrecerle su apellido entre lágrimas de su mamá.

Capítulo 8: A sus 9 años, ya sentía celos de su hermanita por el simple hecho de que le prestaban más atención. A veces se encerraba en su cuarto para pensar en su papá. Pensaba que era una especie de súper héroe muy ocupado, y que por eso no lo iba a ver, o era viajero, entre otros…

Capítulo 9: Su familia quedo más integrada; Su mamá, Martín, Candela (su hermana) y él. Con sus 18 años cumplidos empieza a cursar Filosofía en la facultad, al llegar a su casa, tenía que escribir un ensayo sobre la libertad, lo cual no tenía muchas ideas en ese momento. Justo tocan el timbre del portero eléctrico. Su hermana lo avisa que lo buscaban. Santiago baja por las escaleras y vé afuera a un hombre. Ese hombre se presentó, diciendo que era su papá. (Pedro Rosinde)

Capítulo 10: No lo podía creer, después de tanto tiempo, lo tenía cara a cara. Se fueron a un bar. Todavía dudaba si realmente valía la pena tener que ir a tomar algo con ese ``extraño`` que decía ser su padre.

Capítulo 11: El tiempo, parecía interminable y las preguntas que le hacía él, les parecía bastante tontas. Tenía ganas de preguntarle tantas cosas, pero a la vez no se animaba.

Capítulo 12: Ya no lo aguanta, el silencio de los dos era insoportable. Es ahí cuando Santiago le pregunta por qué lo abandonó y así se animó a seguir preguntando. Él metía escusas. Una de ellas, era el estudio. Prefirió dedicarle tiempo a eso, que a su hijo que estaba por venir. Por cierto, no fue una escusa muy buena, ya que no completó su carrera y trabaja por ahora en un taxi. Otra, era que al ser muy joven, no se animaba a asumir semejante responsabilidad. Llegó un momento en que se cansó de escucharle a Pedro, así que prefirió irse, y terminar esa charla en otro momento. ``Hasta pronto`` fue la última palabra de Santiago, que dio a pensar a Pedro si lo volvería a ver.

Capítulo 13: Después de ese encuentro, se armó una discusión en su casa por culpa de Candela, que le había comentado a su mamá que salió con Pedro. Hacía poco de que le contaron a ella que su hermano no era hijo de Martín, por eso le dio un gran impacto esa respuesta y a la primera que se lo contó fue a su mamá. Santiago prefirió mentir, y dejarla como mentirosa a ella. Aunque luego le dio pena escuchar como la retaban en la cena, asique declaró que lo que dijo era cierto, pero solo mintió para que no le vuelva a preguntar más, porque ya le cansaban sus preguntas. La reacción de su madre, no fue muy buena. Ya que le dio a entender que todo era un chiste amargo.

Capítulo 14: Quedó un poco confundido después de eso. No le gustaba mentir, y mucho menos a su mamá. Pero como no le convencía tener que compartir todo con ella, prefirió lo más fácil. No era lo único que lo dejo confuso, también la aparición de su padre, que desde el primer día ya le estaba trayendo problemas en vez de soluciones.

Capítulo 15: Al día siguiente, cuando toda su familia se fue, Pedro lo visita por segunda vez. Pero esta vez fue para pedirle ayuda. Le entregó una valija, lo cual le recomendó que no la abriera y en lo posible que la esconda en un lugar seguro. Luego, se marchó, y en el momento que subía las escaleras, se choca con su nueva vecina. Una chica alta y rubia que llevaba un aroma muy rico.

Capítulo 16: No le gustaba la idea de tener que hacerle favores a su papá. Si el primer día ya le trajo problemas, esa valija no sabría si sería peor. Después de sus clases de inglés, se disculpó con su mamá por el ``chiste amargo’’. Estaba más que seguro de que seguiría con sus mentiras. Al rato se fue con Martín a mirar el noticiero. La noticia de la semana trataba de un secuestro de un empresario llamado ``Clawe’ ’ que últimamente habían estado acordando los secuestradores con la familia el dinero del rescate. Luego de que el hijo del empresario dejo el dinero, cinco minutos más tarde pasa un taxi con un acompañante. Inmediatamente alzan la valija para huir con ella. La policía permaneció oculta para observar quien la llevaba. No pudieron alcanzar al sospechoso que se llevo la valija, pero pudieron anotar la patente y avisar a las unidades para que investiguen sobre ello.

Capítulo 17: En medio de las noticias tocan el timbre y era la nueva vecina, Dolores. La chica del perfume. Fue a agradecerle a Candela por darle la bienvenida a su familia. En eso, preguntó a Santiago por la valija, creyendo que se fue de viaje. La miró fijamente, así no seguiría hablando. Eso dio a pensar a su mamá muchas cosas, asique volvió a mentir, diciendo que era sobre el viaje en colectivo. Después de que se fue, cada uno siguió en lo suyo. Martín armó una picada mientras todos se sentaron a mirar el noticiero nuevamente. En noticias de último momento arrestaron a los secuestradores de “Clawe" y al taxista que los ayudo en ello. Ese taxista que resultó ser Pedro Rosinde (El papá biológico de Santiago).

Capítulo 18: Su mamá quedó pálida. Se le notaba en la cara. Santiago disimuló, e hizo como si nada hubiese pasado. Ella en cambio, se encerró en su habitación sin comer la cena, Ese día fue muy incómodo para los dos. Al día siguiente, cuando se fueron todos, aprovechó para ir a abrir la valija y poder sacarse todas las dudas. Pero fue una misión imposible, ya que se cruzó con Dolores. Y para cuando se había ido, sonó el teléfono de su casa. Se le hizo una mañana complicada.

Capítulo 19: Era Pedro quien llamaba. Lo llamo en apuros y con una voz medio rara. Quería saber que tal estaba la valija. Mucho no pudieron hablar, ya que se cortó inesperadamente. Atrás se escucharon gritos, y luego el teléfono le daba como ocupado. Aprovechó el momento en que cortó para llevar la valija a su cuarto y abrirla. Cuando la abrió, no sabía qué hacer teniendo tantos billetes juntos. Sintió como una descarga eléctrica al tocarlos. Luego, volvieron a llamar. Pero esa vez era Francisco (un amigo), que llamo para que preguntarle sí iría esa tarde a su casa a estudiar. No le pudo decir que no, ya que perdió toda la mañana por el tema de la valija, y no pudo ir a la facultad.

Capítulo 20: En la casa de su amigo, lo notaban raro. No quiso contarle sobre la aparición de su papá, así que prefirió zafar contándole de Dolores, esa chica que le daba vueltas en su cabeza. En un momento, se puso a pensar las consecuencias que tendría en el momento de que contaría la verdad de un día para el otro a su familia. Además de ser todo un caos, todos se enterarían que su verdadero papá es un delincuente por medio del noticiero y por chismes. Así que decir la verdad, no sería una tarea fácil. Tenía que elegir el momento indicado y con mucha delicadeza.

Capítulo 21: Al día siguiente, vuelve a sonar el teléfono. Eran los secuestradores. Tenía que llevar la valija para que puedan soltarle a Pedro. No sabía si “tenía” o más bien “quería” ayudarlo, pero de todos modos lo hizo. En el camino la encontró a su vecina (Dolores). Que en el momento, lo ayudó muchísimo al acompañarlo a entregar la valija.

Capítulo 22: Al llegar, no pasaba nada, Dolores se quedó escondida, para ver si por las dudas si le pasaba algo a él. Luego de 15 minutos largos, se abrió una puerta de un auto verde. El hombre que salió de ahí lo golpeó a Santiago en la cara, subió la valija al auto y huyó. Ella aprovechó ese tiempo y anotó la patente del auto verde que fue de gran ayuda. Tomaron un taxi y lo persiguieron a los secuestradores hasta que llego un momento que lo perdieron de vista. Pararon en un barrio de casas bajas, un lugar muy despejado. Había unos chicos tomando cerveza al lado de unas motos. Dolores preguntó por el auto verde y se quedó a hablar un rato.

Capítulo 23: Justo cuando se estaban por ir, aparecen de nuevo los 3 hombres a quienes perseguían. Rápido, subieron en las motos con los chicos arriba, que los acercaron a la comisaría.

Capítulo 24: En plena declaración, tenían que llamar a un adulto responsable para que vaya a firmar. No le quedó alternativa que Martín, ya que si llamaban a su mamá sería un escándalo, y si bien llamaban a los padres de Dolores sería peor todavía, porque la imaginaban en el colegio.

Capítulo 25: Cuando llegó Martín, no le quedó otra opción que contarle todo desde hace 2 días atrás.

Capítulo 26: Ya habían pasado 3 meses del problema de la valija. Las cosas seguían como antes, pero con menos mentiras. Lo mucho que cambió fue su relación con su vecina. Que no le costó pasar de ser amigos a algo más.

Una mañana Santiago recibe una carta de parte de Pedro.

Capítulo 27: La abrió en el colectivo, después de dejar a Dolores en la escuela. En la carta escribió no más que disculpas y arrepentimientos. Por el abandono, por lo tonto que fue al no seguir su carrera. En fin, lo hecho, hecho está, y por más que se arrepienta, no se podía volver el tiempo atrás y además, seguía preso.

Capítulo 28: Había escrito más, pero el colectivo llego a la parada y se tenía que bajar. Llegó a su casa como un día normal, su mamá sospechaba que algo le pasaba, estaba raro y un poco distraído por culpa de Dolores, esa chica que le encantaba. Ni bien terminó de cenar, volvió a abrir la carta para seguir leyendo.

Capítulo 29: Pedro seguía sosteniendo su palabra. Esa valija no la robó, sino que la encontró. Ese día se propuso un cambio en su vida y el primer paso, podría ser con un buen dinero. El concepto que él creía el ‘’correcto’’ en su juventud sobre la libertad era hacer lo que quiera y cuando quiera. Pero ese concepto ya no lo utilizaba. Poder gozar de la libertad en ese momento era salir de la cárcel y nada más.

Capítulo 30: Santiago quedo con algo de pena después de leer la carta. Pero no se le confundían los conceptos, sentía pena pero no amor. De eso estaba seguro. Los días pasaban rápido y él todavía no había terminado su ensayo sobre la libertad. No dejaba de pensar en su papá, ya que el jueves tenía la última audiencia en tribunales para que lo dejen libre condicionalmente y si quería darle otra oportunidad, podía ir a buscarlo.

Capítulo 31: Ese día, el ensayo ocupó toda su cabeza. Tomó como referencia algunas palabras de la carta de Pedro pero más que nada, prefirió escribir lo que pensaba. Trabajó toda la noche hasta la madrugada y casi estaba listo. A la mañana llevó a Dolores al colegio que terminó su despedida con una tonta pelea por la carta de la vez pasada. Según Santiago, esa carta era sobre una novia de París, así que Dolores se enojó y entro directamente al colegio sin mirar atrás. Todo eso terminó en una difícil decisión. Estaba en buscarle a la salida del colegio para deshacer su pelea y pensar en el futuro con ella o volver al pasado y buscarle a su papá en Tribunales para ofrecerle otra oportunidad.

Capítulo 32: Una disculpa era fácil de pedirle a Dolores, así que pensaría mejor el futuro en otro momento y optó por ir a buscarle a su padre en Tribunales. Quizás Pedro no se merecía una oportunidad más como padre, pero Santiago necesitaba una para él.

Capítulo 33: Se reencuentra con su papá después de 3 meses en cárcel. Se saludaron junto a Martín y se sentaron en la plaza de enfrente en un banco a hablar sobre la familia. Después de todo no había perdido nada. Papá siempre tuvo y era Pedro. Pero quien realmente era un padre de corazón a quién llevaba dentro para toda la vida y era Martín.