El guardián entre el centeno; Jerome David Salinger

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Narrativa. Novela. Adolescencia. Nueva York de Posguerra. Vida y obra. Argumento. Contexto

  • Enviado por: Antonio Benavides
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

  • Información

  • (marco histórico y social)

    La obra está situada cronológicamente a finales de la década de los 40.

    El mundo entero, está en una fase de recuperación tras los múltiples desastres que ha traído la recién concluida segunda guerra mundial.

    Volviendo la vista un poco atrás, es necesario mencionar cómo acabó la segunda guerra mundial, ya que más adelante nos será de gran utilidad para comentar el marco social en el que transcurre la obra.

    En el año 1945, Europa está dividida en dos bandos: uno el de los aliados, formado por EEUU, Inglaterra y Francia, y otro bando formado por Alemania, Italia, Rusia y Japón, que entró a formar parte de la guerra con posterioridad.

    EEUU, de donde procede Salinger, es un país muy fortalecido después de la primera guerra mundial, y eso lo pone de manifiesto mostrando una supremacía tanto económica como militar durante la segunda guerra mundial.

    Finalmente, el bando que contaba con Alemania como primera cabeza, se hundió, y fue derrotado, quedando vencedor el bloque aliado, con EEUU al frente sin duda alguna.

    E incluso, y quizás saliéndome del tema, me atrevo a decir, que el vencedor de la segunda guerra mundial fue EEUU, pues fue el país que definitivamente puso fin a la guerra mediante el lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre Japón, y más concretamente sobre Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 9 de agosto de 1945 respectivamente.

    Las consecuencias de la guerra fueron múltiples: 55 millones de muertos, la desarticulación de las economías mundiales, y la migración obligada de millones de personas en el este de Europa.

    Dentro del marco social, y en relación a la sociedad en la que se desarrolla la obra, hay que destacar que la guerra hace varios años que ha finalizado, además en la obra no se toca en absoluto ni un ápice del tema, lo que nos da a entender que ya ha finalizado.

    La sociedad norteamericana, esta en un período de florecimiento nunca antes conocido debido a su victoria en la segunda guerra mundial. Ésta victoria sin duda alguna lo sitúa como primer país mundial, ya no sólo militarmente hablando, sino económicamente también.

    La renta nacional del país se triplicó en cuestión de un par de años, y la sociedad americana se hacía cada vez más rica, y tenía más poder de persuasión en todo el mundo. En efecto, la sociedad americana se convirtió en ejemplo a seguir por todas las sociedades occidentales, que veían y deseaban el estilo de vida de la sociedad americana, y su buena salud económica. A esta sociedad, se la llamaría más tarde sociedad de consumo.

    El guardián entre el centeno; J D Salinger

    (sobre el autor y su obra)

    Su nombre completo es Jerome David Salinger.

    Nacido en Nueva York el 1 de enero de 1919. Sus cuentos y novelas, que ilustran el esteticismo a la vez irónico y simbólico de la revista New Yorker, expresan las obsesiones y las preocupaciones de la juventud norteamericana.

    Su obra se caracteriza por la mezcla de ternura, humor y nostalgia.

    Entre sus obras cabe destacar:

    -El guardián entre el centeno (1951)

    -Nueve cuentos (1953)

    Recoge las nueve historias cortas más importantes de las 35 que Salinger compuso.

    -Franny y Zooey (1961)

    -Levantad, carpinteros la viga del tejado (1963)

    Estudio de la obra

  • Estructura de la obra:

  • La obra, tiene una estructura muy compleja, pues los saltos en el tiempo son continuos. Pero aún así, podemos dividir la obra en tres partes esenciales:

    La primera parte narra los últimos momentos de Holden Caufield (protagonista) en Pencey, colegio privado donde hasta el momento estudiaba, y donde ya no lo hará más debido a su expulsión.

    Esta primera parte, comprendería los capítulos que van desde: 1º hasta 8º, éste último no incluido)

    En esta primera parte de la obra, como ya se ha descrito antes a breves pinceladas, Holden Caufield, un adolescente americano de 17 años, recibe la noticia de su expulsión del centro privado donde estudiaba debido a sus malos resultados académicos.

    Holden es un chico ya de por sí acostumbrado a que le suceda esto, pues ya ha estado en otros muchos colegios, como Princetown, de los cuales no guarda un buen recuerdo…

    Pero esta vez es distinto, ya que se mezclan otros aspectos de la vida de Holden, tales como: la advertencia de su padre de mandarlo a un reformatorio militar si sus resultados eran malos, y la enfermedad depresiva de su madre, lo que hace sentir verdaderamente mal a Holden.

    El hecho de que lo expulsaran del colegio en sí, no le suponía un grava trastorno a Holden, pero el mal rato que le haría pasar a sus padres sí, sobre todo a su madre. Hay que destacar, que aunque a simple vista Holden parezca un chico algo “malo”, tiene un corazón muy grande, como más adelante se comprobará.

    Esta primera parte, continua con la última noche de estancia en el centro, hay que recordar que es un colegio privado, y que los estudiantes duermen en el propio colegio, en este caso compartiendo habitación, lo que da un juego tremendo para la imaginación del autor.

    Así pues, Holden comienza a reflexionar siempre en un tono muy crítico, a veces demasiado, otras muy poco, sobre todos los compañeros de cuarto y pasillo.

    Narra todo lo que les ha tenido que aguantar, y debido a que esa noche era la última y no iba a volver a verles otra vez, decide vengarse de sus compañeros, pero esto es lo curioso de todo, nunca con una maldad intencionada, sino que se dan las situaciones y Holden las aprovecha.

    Por ejemplo, la última noche, Holden comienza a criticar mentalmente eso sí, a su compañero de habitación, Stradlater, y critica sobre todo su falsedad infinita, y si hay algo que reviente a Holden es la falta de sinceridad y la falsedad de las personas.

    Y todo es peor, teniendo en cuenta, que Stradlater se acostó con su antigua novia, y es un chico de éstos típicos que se creen muy guapos y están siempre mirándose en el espejo, y eso revienta a Holden.

    Stradlater es un impertinente, y siempre está molestando a Holden, en parte debido a su superioridad física, pero esa noche, Holden ya no tenía nada que perder allí, así que comienza a plantar cara a Stradlater, y al final se enzarzan en una pelea.

    Pero el resultado final no es nada positivo para Holden, como era de esperar, así que sin más, coge sus cosas y se va a la habitación de al lado, donde duerme un chico muy, muy guarro, lo cuál también revienta a Holden, y le intenta explicar lo ocurrido, pero éste, no se interesa lo más mínimo, e incluso pide a Holden que se vaya de la habitación, a lo cual, Holden, responde y se marcha movido por la tristeza de que no tiene a nadie en aquel sitio, es un momento muy triste en la obra.

    Y así Holden escapa del colegio. Éste es el final de la primera parte, que me he aventurado a llamarla: “últimos momentos en el centro”

    La segunda parte, comprende los capítulos 8 hasta 23, y narra los dos días que tiene que pasar Holden en la calle, y a continuación explico el por que.

    Faltaban dos días para el final del primer trimestre, y Holden prefirió esperar a que dieran las vacaciones para contárselo a sus padres, y por lo tanto no podía aparecer por casa. Pero Holden era un chico de familia rica, así que no tenía problemas financieros para permanecer varios días en un hotel.

    Pero lo que realmente si preocupaba a Holden era su soledad.

    Cuando salió del colegio era de noche, y hacía un tiempo muy malo, como en toda la obra, y Holden, se siente un poco aturdido en parte por la soledad, por el frío, y por la tremenda derrota que ha sufrido su honor en la pelea con Stradlater.

    Pero aún así, el estado de ánimo de Holden es bueno, lo que no ocurrirá más adelante en la obra, ya que cada vez, el chico comienza a sumirse en la desesperación y en casi una depresión.

    Bueno, pues Holden, al salir del colegio, decide hacer unas visitas a antiguos profesores y demás, quizás para matar el tiempo, y luego, se dirige al hotel. Allí, y en toda la obra, da un papel importante a su soledad, y entran en escena otros personajes, pero sólo aparecen en la memoria de Holden, como su hermano Allie, fallecido hace tiempo, y su antigua y primera novia, Sally.

    Holden, muestra en sí el espíritu de la juventud, quizás es lo que atrae aún más del libro, que he de reconocer que me ha encantado, es más, y aunque no venga a cuento, me lo voy a comprar sólo por el placer de tenerlo. Bueno, pues respecto al espíritu de la juventud, y… ¡¡¡ ojo, esto no quiere decir que todos los jóvenes sean así!!!, Holden es un chico algo pasota, y que al principio no da mucha importancia a las cosas. Tiene pequeños detalles, que hacen al personaje muy humano, por ejemplo su vicio por el tabaco, o también por el alcohol, éste último en menor medida, pero Holden tiene 17 años, y en ningún sitio le dejan tomar alcohol, lo que le obliga a pensar extrañas artimañas para conseguirlo, lo cuál hace la obra también divertida.

    Pues aquí se cuenta los dos días que Holden vive, por el día, sale de paseo y duerme, e incluso sale con una chica, y por la noche, se dedica a ir a los vestíbulos de los hoteles a pasar la noche de marcha…

    Allí, tiene experiencias un tanto adultas, no hay que olvidar que Holden está en pleno desarrolló hormonal, y su cuerpo sólo pide una cosa: cachondeo y sexo (aunque suene un poco basto), como por ejemplo aquel baile con tres chicas de veintitantos años, a una de las cuales Holden intenta llevárselas al huerto, pero no lo consigue, o aquella otra como cuando el botones del ascensor le ofrece a Holden los servicios de una prostituta para la noche, a lo cuál Holden responde afirmativamente. Pero esta experiencia no llegaría a buen puerto, ya que Holden comienza a sentirse cada vez peor anímicamente, y decide no acostarse con aquella chica, pero sin embargo le paga para quedar bien, ante todo, Holden es un caballero.

    A partir de aquí, el estado anímico de Holden comienza a caer, y ya no tiene ganas de cachondeo ni nada, y sólo bebe para pasar las penas.

    Holden comienza a caer en la depresión y comienza a recordar de nuevo a su hermano Allie y a Sally, la soledad cada vez hace más mella sobre Holden, que comienza a reflexionar sobre su vida, y llega a la conclusión de que su vida es una mierda, lo cuál le hunde aún más.

    Pero aparece en la mente de Holden, otro personaje que le marcará, y que también marcará la obra: su hermana Phoebe.

    Este personaje, ya ha salido antes en la obra, pero su importancia fue escasa. Ahora, Holden piensa que la única persona que puede hacerle compañía, y que de hecho a sido la única que a lo largo de su vida se la ha hecho. Es su hermana pequeña, a la cuál añora muchísimo, y decide ponerse en contacto con ella para verla aunque sea un momento.

    Aquí comienza la tercera y última parte de la obra, en la que se narra cómo Holden se las apaña para ponerse en contacto con su hermana.

    Esta parte de la obra, es quizás la más triste, pues Holden ya ha tocado fondo, su autoestima está por los suelos, piensa que no vale nada, que nadie le comprende, que está sólo, y que la sociedad en la que vive es una mierda; como se puede comprobar, el estado de ánimo de Holden no parece muy bueno…

    Pero realmente lo único que puede ayudarle en estos momentos tan críticos es la compañía de Phoebe, su hermana pequeña.

    Así que Holden comienza a pensar cómo podía reunirse con ella y charlar un poco aunque sólo fuera en el parque, cuando saliera del colegio.

    Así que se marcha al colegio de Phoebe, para entregar en secretaría una nota, para que a su vez se la entregaran a ella.

    Holden consigue reunirse con su hermana en el parque, y éste le cuenta lo sucedido. Phoebe afirma que los padres le iban a matar, pero decide hablar de otra cosa más amena, tanto es así, que le propone a su hermano visitar juntos el museo de ciencias naturales, y así lo hacen.

    Estas horas con Phoebe, resultan un bálsamo para el pobre Holden, que ve a Phoebe ya como único estímulo para seguir viviendo.

    Llega la noche, y Holden vuelve a sentir la soledad de nuevo.

    Su cabeza comienza a volverse loca, apenas le queda dinero para el hotel, es más, no le queda nada, así que tiene que pasar la noche en la calle.

    Por la mente de Holden pasan muchas ideas, tales como desde irse a la otra orilla de los estados Unidos a un rancho de la tía de un amigo, hasta el suicidio.

    Poco a poco, la idea del rancho comienza a asentarse más en la cabeza de Holden, así que decide en plena madrugada ir a despedirse de la única persona que quiere, Phoebe.

    Holden, no piensa en lo que hace, y decide ir a su propia casa (con sus padres dentro), y hablar con su hermana.

    Y así lo hace. Entra en la casa haciendo el mínimo ruido, y sin luz ni nada que se le parezca entra en el cuarto de Phoebe y la despierta.

    Como no podía ser de otra manera, Phoebe se alegra de que esté allí, y le pregunta a Holden el por que de su visita.

    Holden le explica que estaba aburrido, cansado, mareado y triste, y que tenía ganas de hablar con alguien.

    Phoebe comienza a hablarle sobre lo que según ella debería hacer con su situación. Le recomienda hablar con los padres y que aguantara la bronca, y que después se aplicara bien en los estudios. La bronca duraría una semana, pero después todo iría mucho mejor.

    Los padres de Holden, estaban en una fiesta, así que Holden pudo hablar más tiempo con Phoebe, pero los padres llegaron, y como pudo se marchó de casa con la máxima cautela que pudo, no sin antes quedar con su hermana para la tarde siguiente en el parque.

    Holden pasó la noche en la calle, y por la tarde se reunió con la hermana y le explica que está decidido a irse al rancho a la costa oeste.

    Phoebe no se lo cree, y reacciona de forma negativa a la idea de Holden.

    Primero se pelea con él, y luego le ignora.

    Una y otra vez pide a Holden que no lo haga, pero Holden está dispuesto.

    Pero todo cambia cuando Phoebe le pide marchar con él, a lo que Holden se opone rotundamente.

    Phoebe poco a poco comienza a comprender la situación, pero no la comparte, así que poco a poco se la pasa el enfado.

    Llegaron a un tiovivo, y Holden invitó a subir a Phoebe, pero ésta se negó, entonces Holden le vuelve a preguntárselo esta vez haciéndola cosquillas, y consigue convencerla, quizás Phoebe también acepta porque piensa que ésta, puede ser la última vez que esté junto a él, así que decide ser amable y se monta.

    De repente, y viendo a Phoebe y su alegría en el tiovivo, Holden recapacita sobre toda su vida, y decide volver a casa.

    Y así acaba la obra, con una despedida que Holden hace desde un centro psiquiátrico donde está internado.

    2)Visión de la sociedad:

    La sociedad que nos muestra “el guardián entre en centeno”, es una sociedad rica, y en la todo el mundo se mueve por intereses, o al menos eso es lo que Holden piensa.

    Es una sociedad en la que el dinero es lo más importante, y se gasta con mucha facilidad, también hay que atender a la situación de que la sociedad americana era en aquellos momentos la más rica del mundo.

    Esta sociedad tan rica, y que tanto dinero gasta, se llamaría más tarde “sociedad del consumismo”.

    Pero quizás la cara que más destaca Holden de la sociedad es su falsedad.

    Es una falsedad en la que todo el mundo busca su beneficio propio, sin importar a quién tengas que pisar, eso es lo que continuamente le pasa a Holden, y por eso es un hecho muy destacable de la sociedad americana en el libro.

    3) Tiempo y espacio:

    En la obra no se aprecian grandes saltos en el tiempo.

    El tiempo transcurre de manera continua, y el personaje nunca vuelve atrás en el tiempo para recordar una cita o pensamiento.

    Todo transcurre siguiendo una línea temporal, en la que se narra todos los hechos del personaje desde que amanece hasta que anochece.

    Por tanto podemos decir que el tiempo en el texto es objetivo.

    Y en cuanto a su lentitud o rapidez, no cabe duda alguna de que es lento, pues todo el libro se desarrolla en tres días, con sus tres noches, y se explican los días desde que el protagonista se levanta, hasta que se acuesta, todo sigue un orden, y se hace un recorrido por todo el día, por tanto decimos que el tiempo es lento.

    Por otra parte, refiriéndonos al espacio, en la obra se pone de manifiesto claramente que es objetivo, aunque en algunas situaciones, pocas pero algunas, también el tiempo actúa como factor subjetivo. A continuación explicaremos esta contradicción.

    Durante toda la obra, el espacio más utilizado en la obra es la calle, pero a medida que avanza la obra, la propia calle se ve de distinta manera.

    Estamos en pleno invierno, y el frío reina en Nueva York, y casi toda la obra se desarrolla por la noche.

    El frío y la nieve reinan en toda la obra, pero a medida que avanza el libro, el paisaje hace sentir de forma distinta a Holden.

    Al principio, el estado de ánimo de Holden es muy bueno, no le importa que le hayan echado, y la verdad es que incluso podemos llegar a decir que estaba contento, así que el paisaje (el frío) no influye nada en el personaje.

    Pero a medida que avanza la obra, el estado de ánimo de Holden es peor, su crisis nerviosa y su depresión comienzan ya a hacer mella en él, y se vuelve más sensible.

    El frío, la nieve, la soledad en la calle, poco a poco influyen más en el estado de ánimo de Holden, y agravan más su situación.

    Por tanto podemos decir que el tiempo es objetivo a la vez que subjetivo, pero sólo depende de la parte de la obra que estemos leyendo.

    Así ya para concluir finalmente el capítulo del tiempo en la obra, podemos decir que el tiempo es objetivo y subjetivo, y que ninguno predomina sobre otro.

    4) Investigación sobre la historia del libro:

    Este libro se ha empapado en controversia desde que fue prohibido en América después de su primera publicación.

    El por que de su prohibición viene dado por la temática, considerada obscena y mala educadora y por estar el libro envuelto sin querer en un oscuro y famoso asesinato.

    En cuanto a la temática, no estaba bien visto en aquella sociedad que la juventud bebiera alcohol, de hecho estaba prohibido, al igual que ahora, pero en aquella época las restricciones eran mayores, y Holden, se pasaba las noches enteras a pesar de su corta edad, diecisiete, bebiendo en cantidades mayores.

    Por otra parte, y lo que más daño su imagen fue la muerte de un conocido cantante de nacionalidad inglesa y componente del quizás grupo inglés de más renombre e importancia en la historia, Los Beatles.

    En efecto, y aunque pueda parecer extraño, este libro estuvo mezclado en la muerte del cantante John Lennon.

    Mark Chapman, quién más tarde sería su asesino, pidió en la mañana del asesinato al propio Lennon que le firmara un ejemplar del Guardián entre el centeno.

    La policía arrestó a Mark Chapman, que estaba perturbado psicológicamente en su domicilio tras haber asesinado a Lennon, y entre sus pertenencias se encontró el libro.

    Y como quiera que el libro narra la situación de un joven en estado de depresión nerviosa, los medios de comunicación, especularon que quizás la lectura del libro fue lo que llevó a Chapman a asesinar a Lennon, quizás se sentía identificado con el protagonista de la obra, y eso le hizo asumir más aún el papel de desequilibrado mental.

    Los medios de comunicación especularon sobre la posible conexión entre el libro y la actitud de Chapman, y rápidamente se tomó la decisión de prohibir el libro.

    Sin embargo, estudios posteriores revelaron que el libro no podía haber influido en la conducta de Chapman, pues en ningún momento el personaje de la obra, (Holden Caufield) se plantea la situación de matar a nadie, ni hace mención alguna a algún componente de los Beatles, así que el libro no pudo influir ni animar a Chapman a asesinar a Lennon. Quizás fue simple casualidad.

    Pero estudios posteriores también realizados, demostraron que “El guardián entre el centeno”, era el libro preferido por personas con problemas psicológico-maníacos, y también por presidiarios, entre ellos principalmente los asesinos.

    Este último estudio, volvió a levantar un gran revuelo alrededor del libro, que estaba a punto de volver a ser publicado ya que los anteriores estudios no revelaban conexión alguna entre el libro y el asesinato de John Lennon.

    Pero con este último estudio, los medios de comunicación alertaron nuevamente a la sociedad americana de los poderes tan fatales que tenía el libro, y de esta forma, el libro tampoco pudo salir a la calle.

    El temor principal que este libro infundía a la sociedad, es que no era muy famoso, por lo que anteriormente, cuando Chapman mató a Lennon, no lo tenía mucha gente.

    Pero ahora, con la publicidad, aunque negativa pero publicidad, mucha más gente se podía haber hecho con ediciones piratas y clandestinas del libro, entre los que figuraban principalmente los depresivos nerviosos, que tenían grandes riesgos de ser asesinos por una depresión.

    Así que la alarma social se expandió por todos los Estados Unidos, porque se esperaba una gran ola de asesinatos, pero sin embargo, no fue así.

    Estudio realizado por Ruth Sheppard.

    5) Material de trabajo:

    Título de la obra: “El guardián entre el centeno”

    Autor: Jerome David Salinger

    Editorial: Alianza

    Año de edición: 1995

    6) Bibliografía:

    • Diccionario enciclopédico Larousse

    • Enciclopedia ilustrada Monitor

    • Enciclopedia multimedia VOX

    • Enciclopedia multimedia Encarta99

    • Internet:

    www.babelfish.altavista.com/salinger

    www.arrakis.es

    www.litera.com/The catcher in the rye

    www.geocities.com/3126/theme,html

    www.eduplace.com/tviews/nicks6.html

    etc.